Re­por­ta­jes de Fon­te­vec­chia. Al eco­no­mis­ta Bran­co Mi­la­no­vic y al intendente Gus­ta­vo Pos­se.

Perfil (Sabado) - - PORTADA - JOR­GE FON­TE­VEC­CHIA

La voz de re­fe­ren­cia aca­dé­mi­ca so­bre inequi­dad. El in­tro­duc­tor de Tho­mas Pi­ketty en EE.UU. re­fle­xio­na so­bre la me­jo­ra de las con­di­cio­nes en Asia y en el Bra­sil pre Bol­so­na­ro y so­bre lo que pue­de es­pe­rar­se de un go­bierno de Joe Bi­den. Di­ce que lo peor que pue­de ha­cer una iz­quier­da de­mo­crá­ti­ca es te­ner nos­tal­gia del Es­ta­do de bie­nes­tar de la pos­gue­rra. Se pre­ci­sa una nue­va agen­da, que en­tien­da la glo­ba­li­za­ción y las nue­vas for­mas del tra­ba­jo.

—Man­tie­ne el blog Glo­bal Ine­qua­lity des­de 2014. ¿Qué cam­bió en ma­te­ria de inequi­dad en los úl­ti­mos seis años?

—Es un te­ma com­ple­jo. Cuan­do ha­bla­mos de de­sigual­dad, te­ne­mos que ser muy pre­ci­sos, es­pe­cial­men­te res­pec­to del ti­po de de­sigual­dad que te­ne­mos en men­te.

Si nos fi­ja­mos en la de­sigual­dad glo­bal, lo que sig­ni­fi­ca de­sigual­dad en­tre to­dos los in­di­vi­duos del mun­do, te­ne­mos en­cues­tas cons­tan­tes de la ma­yo­ría de los paí­ses del mun­do. Esa de­sigual­dad dis­mi­nu­yó des­de apro­xi­ma­da­men­te el fi­nal del si­glo an­te­rior. Eso se de­be esen­cial­men­te a la muy al­ta ta­sa de cre­ci­mien­to de Chi­na, que hi­zo ba­jar la de­sigual­dad mun­dial por­que sus po­bres se vol­vie­ron me­nos po­bres. Hoy en día, ese pa­pel ha si­do asu­mi­do

la In­dia, que tam­bién tu­vo an­tes de la cri­sis del co­ro­na­vi­rus ta­sas de cre­ci­mien­to muy al­tas. Pe­ro cuan­do mi­ra­mos a los paí­ses in­di­vi­dual­men­te, la si­tua­ción es un po­co di­fe­ren­te, por­que la ma­yo­ría de los paí­ses gran­des tu­vie­ron un au­men­to en su de­sigual­dad. Si mi­ra­mos a los Es­ta­dos Uni­dos, In­gla­te­rra, Ru­sia, in­clu­so si nos fi­ja­mos en la Chi­na de hoy, ve­mos el au­men­to. En Amé­ri­ca La­ti­na hay paí­ses con una de­sigual­dad muy al­ta que a prin­ci­pios del si­glo XXI tu­vie­ron una dis­mi­nu­ción en es­te ín­di­ce. El ca­so más co­no­ci­do es el de Bra­sil, que re­du­jo sus­tan­cial­men­te la de­sigual­dad has­ta cier­to pun­to. No sa­be­mos qué su­ce­de con Jair Bol­so­na­ro. Pe­ro an­tes de su go­bierno la de­sigual­dad ca­yó.

—Su te­sis de doc­to­ra­do en Eco­no­mía fue “De­sigual­dad en Yu­gos­la­via en 1987”, cuan­do to­da­vía no se ha­bía de­sin­te­gra­do ese país ni caí­do el Mu­ro de Ber­lín. ¿Có­mo era la de­sigual­dad en un ré­gi­men, aun­que se­pa­ra­do de la ex URSS, co­mu­nis­ta?

—Es una bue­na pre­gun­ta. 1987 fue an­tes del fin del co­mu­nis­mo y de la gue­rra ci­vil

“Hay po­si­bi­li­dad de que vol­va­mos a for­mas de la po­bre­za de si­glos an­te­rio­res.”

“Por las con­di­cio­nes de Ar­gen­ti­na, los in­gre­sos de su po­bla­ción de­be­rían ser el do­ble.”

en Yu­gos­la­via. La te­má­ti­ca tie­ne mu­chas im­pli­ca­cio­nes. Yu­gos­la­via co­mo un to­do es­ta­ba com­pues­to por seis re­pú­bli­cas. De acuer­do al coe­fi­cien­te de Gi­ni (N. de la R.: la for­ma más acep­ta­da pa­ra me­dir la de­sigual­dad) es­ta­ba al­re­de­dor del ni­vel es­tán­dar de un país eu­ro­peo oc­ci­den­tal. Era un Gi­ni ra­zo­na­ble. Paí­ses co­mo Uru­guay pue­den te­ner un Gi­ni li­ge­ra­men­te más al­to. No era una de­sigual­dad muy sig­ni­fi­ca­ti­va, aun­que no ten­día a des­apa­re­cer. Pe­ro el pun­to im­por­tan­te es que si se di­vi­de el país en seis re­pú­bli­cas, en­cuen­tra en ca­da una de es­tas re­pú­bli­cas de­sigual­dad. Sir­ve pa­ra for­mar­se una idea de lo que su­ce­de cuan­do se ana­li­za la de­sigual­dad ge­ne­ral de un país. Allí apa­re­cen di­fe­ren­cias muy gran­des en los ni­ve­les me­dios de in­gre­so en­tre las re­pú­bli­cas. Ha­bía re­pú­bli­cas en el nor­te, co­mo Es­lo­ve­nia, que prác­ti­ca­men­te es­ta­ban cer­ca del ni­vel de in­gre­sos aus­tría­cos de la mis­ma épo­ca. Tam­bién es­ta­ba la pro­vin­cia au­tó­no­ma de Ko­so­vo, que aho­ra es un país in­de­pen­dien­te, que te­nía un ni­vel de in­gre­sos no muy su­pe­rior e in­clu­so por de­ba­jo de los in­gre­sos de Al­ba­nia. A me­di­da que se so­fis­ti­ca el aná­li­sis apa­re­cen de­sigual­da­des sig­ni­fi­ca­ti­vas. Sin en­trar en la dis­cu­sión so­bre la igual­dad en el co­mu­nis­mo, tam­bién es im­por­tan­te cuan­do se pien­sa en la Unión Eu­por ro­pea. La UE tie­ne aho­ra un ni­vel de de­sigual­dad muy si­mi­lar a los EE.UU. Eso pue­de ser un da­to sor­pren­den­te, da­da la tra­di­ción igua­li­ta­ria de ese con­ti­nen­te. Es cier­to que ca­da país in­di­vi­dual­men­te es mu­cho más igual que los Es­ta­dos Uni­dos. Pe­ro cuan­do se reúnen 27 paí­ses y se tie­nen paí­ses más po­bres co­mo Bul­ga­ria y Ru­ma­nia y otros su­ma­men­te ri­cos co­mo Lu­xem­bur­go y los Paí­ses Ba­jos, la de­sigual­dad ge­ne­ral se tor­na ma­yor. Es el pro­ble­ma de la com­po­si­ción. No es lo mis­mo la de­sigual­dad en pro­me­dio que la ana­li­za­da en de­ta­lle.

—Juan Pe­rón sim­pa­ti­za­ba con el ma­ris­cal Ti­to, el lí­der yu­gos­la­vo, y de­fen­día el mo­vi­mien­to de no ali­nea­dos y el Ter­cer Mun­do. La ter­ce­ra po­si­ción fue una uto­pía, la Chi­na de Mao y los paí­ses que an­tes in­te­gra­ban Yu­gos­la­via pa­sa­ron a un ca­pi­ta­lis­mo aún más li­be­ral que los de la so­cial­de­mo­cra­cia eu­ro­pea. ¿Qué su­ce­dió?

—Si bien es fac­ti­ble pen­sar­lo, no creo que Pe­rón ha­ya si­do real­men­te ami­go de Ti­to. De he­cho, no creo que Pe­rón ha­ya vi­si­ta­do Yu­gos­la­via. Del mis­mo mo­do, la re­la­ción de Ti­to y Mao nun­ca fue cer­ca­na. Mao en reali­dad siem­pre te­nía a mano a Yu­gos­la­via. Pe­ro tam­po­co hu­bo vi­si­tas al más al­to ni­vel has­ta que Mao mu­rió. La pri­me­ra vi­si­ta que tu­vie­ron los chi­nos fue la de Hua Kuo-feng a Bel­gra­do a fi­nes de los 70. Yo aún vi­vía allí. Pro­ba­ble­men­te fue el 78 o 77 cuan­do lle­gó a Bel­gra­do. Chi­na con­si­de­ra­ba a Yu­gos­la­via co­mo una es­pe­cie de país re­vi­sio­nis­ta. Lue­go, ca­bría pre­gun­tar­se por el co­lap­so del co­mu­nis­mo. ¿Se de­rrum­bó a me­di­da que ca­yó en la

Unión Soviética y en otros lu­ga­res? Po­de­mos en­trar en una lar­ga dis­cu­sión. En to­do eso hu­bo ra­zo­nes eco­nó­mi­cas, sin du­das. Pe­ro el co­lap­so del país es un asun­to di­fe­ren­te. Es un asun­to po­lí­ti­co. No se tra­ta tan­to de eco­no­mía. Hay que pen­sar en los antecedent­es his­tó­ri­cos. Yu­gos­la­via fue cons­ti­tui­da en 1918. No se lle­gó a tra­vés de una uni­dad co­mo en la de Ita­lia en 1860; la de Ale­ma­nia en 1870; o la de Ru­ma­nia tam­bién en 1860. Fue una suer­te de re­jun­te de paí­ses que eran his­tó­ri­ca­men­te di­fe­ren­tes, in­clu­so te­nían di­fe­ren­tes re­li­gio­nes. Por eso se lle­gó a una gue­rra ci­vil, a las tres re­li­gio­nes prin­ci­pa­les lu­chan­do en­tre sí. La gue­rra ci­vil en el sur del país fue esen­cial­men­te una gue­rra re­li­gio­sa en­tre ca­tó­li­cos, or­to­do­xos y mu­sul­ma­nes. Nin­gún ban­do quie­re acep­tar­lo por­que sue­na muy mal. Pe­ro cuan­do se mi­ra quién lu­chó con­tra quién es­tá muy cla­ro. Era un país di­fí­cil de ar­mar. Du­ran­te la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial tu­vi­mos un pe­río­do muy ma­lo de un ré­gi­men croa­ta que es­ta­ba alia­do con el po­der na­zi y se su­mó a los múl­ti­ples ge­no­ci­dios na­zis.

—Es­cri­bió An Es­ti­ma­te of Ave­ra­ge In­co­me and Ine­qua­lity in By­zan­tium Around Year 1000 . ¿Cuá­les son las di­fe­ren­cias es­truc­tu­ra­les de la po­bre­za en el si­glo X y las de fi­nes del si­glo XX?

—Em­pe­cé a in­tere­sar­me

“En diez años Chi­na ten­drá un ni­vel me­dio de vi­da si­mi­lar al de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal.”

“La glo­ba­li­za­ción es un

pro­ce­so muy si­mi­lar a

lo que su­ce­dió con la

pri­me­ra Re­vo­lu­ción

In­dus­trial en In­gla­te­rra.”

en la cues­tión en par­te por la gue­rra ci­vil yu­gos­la­va. His­tó­ri­ca­men­te, es­tas es­ci­sio­nes se re­mon­ta­ban a la di­vi­sión en­tre la Igle­sia Ca­tó­li­ca y la Or­to­do­xa del si­glo XI. No me re­mon­té a Jus­ti­niano, sino a Ba­si­lio II, que co­men­zó su rei­na­do en 946. Me ba­sé en da­tos re­co­gi­dos por otros. Hay diez vo­lú­me­nes de da­tos eco­nó­mi­cos bi­zan­ti­nos. Es una gran des­gra­cia que mu­chos do­cu­men­tos bi­zan­ti­nos ha­yan si­do des­trui­dos cuan­do los oto­ma­nos con­quis­ta­ron Cons­tan­ti­no­pla. Bi­zan­cio re­pre­sen­ta la eta­pa fi­nal del Im­pe­rio Ro­mano. Los da­tos de­be­rían re­mon­tar­se al año 300, pe­ro esos ca­si diez si­glos se per­die­ron. Aun­que pu­di­mos re­cons­truir la dis­tri­bu­ción en aque­lla Bi­zan­cio y los tiem­pos ac­tua­les. Lo pri­me­ro que hay que de­cir es que el ni­vel de in­gre­sos era mu­cho me­nor. El ni­vel de in­gre­sos en tér­mi­nos ac­tua­les es­ta­ba por de­ba­jo del de los paí­ses afri­ca­nos más po­bres. En se­gun­do lu­gar, la dis­tri­bu­ción era re­la­ti­va­men­te igua­li­ta­ria en el sen­ti­do de que ca­si to­do el mun­do se en­con­tra­ba en un ni­vel de sub­sis­ten­cia muy ba­jo. No exis­tía la cla­se me­dia, y lue­go es­ta­ba la par­te su­pe­rior. No exis­tía la es­truc­tu­ra de las so­cie­da­des de hoy. Muy ra­ra­men­te en­con­tra­rá esa es­truc­tu­ra en so­cie­da­des ac­tua­les. Qui­zás uno pue­da ha­llar al­go así en Co­rea del Nor­te: mu­cha gen­te en un ni­vel muy ba­jo y au­sen­cia de la cla­se me­dia. Tam­bién es­tu­dié la de­sigual­dad ro­ma­na. La di­fe­ren­cia era que en el ce­nit del im­pe­rio, al­re­de­dor del año cien, exis­tía una cla­se me­dia. Pe­ro aun así los ni­ve­les de in­gre­sos de to­das las ci­vi­li­za­cio­nes eran muy ba­jos com­pa­ra­dos con nues­tra pers­pec­ti­va ac­tual.

—Tam­bién es­cri­bió que du­ran­te la dé­ca­da de glo­ba­li­za­ción que va des­de 1998 a 2008 hay dos gru­pos so­cia­les que fue­ron los au­tén­ti­cos ga­na­do­res de la glo­ba­li­za­ción: el 1% de la po­bla­ción más ri­ca, que au­men­tó su ri­que­za en un 60%, y las cla­ses me­dias de los paí­ses emer­gen­tes, es­to es, unos 200 mi­llo­nes de chi­nos, 90 mi­llo­nes de in­dios y unos 30 mi­llo­nes de in­do­ne­sios, bra­si­le­ños y egip­cios . Tras la cri­sis de 2009 y la ba­ja del pre­cio de las ma­te­rias pri­mas, ¿las cla­ses me­dias de los paí­ses emer­gen­tes per­die­ron lo que ha­bían ga­na­do?

—No, no per­die­ron. Hi­ci­mos una ac­tua­li­za­ción de una idea que us­ted se­gu­ra­men­te co­noz­ca, la de la cur­va de ele­fan­tes, con Ch­ris­toph Lak­ner, pa­ra el pe­río­do pos­te­rior a 2008, que lle­gó a 2013-2014. En ese pe­río­do, las cla­ses me­dias de Asia si­guie­ron cre­cien­do muy sus­tan­cial­men­te. La lla­ma­da cri­sis fi­nan­cie­ra mun­dial de la deu­da nun­ca fue una cri­sis glo­bal, fue la cri­sis fi­nan­cie­ra del Atlán­ti­co Nor­te, que lue­go tu­vo al­gu­nas re­per­cu­sio­nes en otros lu­ga­res, muy po­co en Asia. El cre­ci­mien­to de los paí­ses de aque­lla re­gión no se ra­len­ti­zó en ab­so­lu­to. En cuan­to al gru­po pro­me­dio de las cla­ses me­dias de Chi­na, In­dia, In­do­ne­sia, Viet­nam, Tai­lan­dia, no de­tu­vie­ron su cre­ci­mien­to en ab­so­lu­to, lo que re­per­cu­tió en el cre­ci­mien­to ge­ne­ral. No su­ce­dió lo mis­mo con las cla­ses me­dias de los paí­ses de Oc­ci­den­te. Se man­tu­vie­ron en un ni­vel muy al­to, con ta­sas muy ba­jas de cre­ci­mien­to. Sus in­gre­sos si­guie­ron sien­do más al­tos que en Asia. Pe­ro la cri­sis tu­vo un efec­to sig­ni­fi­ca­ti­vo en el 1% su­pe­rior. Du­ran­te el pe­río­do an­te­rior a 19882008 ha­bían per­di­do bas­tan­te. Has­ta 2013 ese 1% su­pe­rior real­men­te no se re­cu­pe­ró. Fue un mo­vi­mien­to pos­te­rior.

—En coin­ci­den­cia con Tho­mas Pi­ketty, us­ted di­jo que la de­sigual­dad pro­pi­ció la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial:

“La edu­ca­ción pú­bli­ca

co­mo ele­men­to

la enor­me de­sigual­dad hi­zo que las eli­tes en los paí­ses ri­cos no pu­die­ran en­con­trar la de­man­da agre­ga­da su­fi­cien­te pa­ra “co­lo­car” su ca­pi­tal den­tro del país. Por eso se vie­ron ten­ta­das a ex­por­tar el ca­pi­tal y lue­go con­tro­lar po­lí­ti­ca­men­te a los paí­ses en los que lo ha­bían in­ver­ti­do. Eso lle­vó a una lu­cha por el te­rri­to­rio y, en con­se­cuen­cia, a la gue­rra. ¿Po­dría vol­ver a su­ce­der des­pués del co­ro­na­vi­rus?

—Con dos co­la­bo­ra­do­res to­ma­mos las de­cla­ra­cio­nes que hi­cie­ron en el mo­men­to de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial,

y aún an­tes, tres au­to­res im­por­tan­tes. El pri­me­ro fue Job Hob­son, un eco­no­mis­ta in­glés; el se­gun­do Vla­di­mir Le­nin, el re­vo­lu­cio­na­rio ru­so y lue­go lí­der del Par­ti­do Bol­che­vi­que; tam­bién ana­li­za­mos a Ro­sa Lu­xem­bur­go, una co­mu­nis­ta ale­ma­na ase­si­na­da más tar­de por los de­re­chis­tas en Ale­ma­nia en 1919. To­dos es­cri­bie­ron li­bros so­bre el im­pe­ria­lis­mo, su di­ná­mi­ca de fun­cio­na­mien­to. Ellos no con­ta­ban con nues­tros da­tos ac­tua­les, in­clui­do el he­cho de que ar­gu­men­ta­ban que la de­sigual­dad era muy al­ta en sus paí­ses, por lo que no ha­bía de­man­da efec­ti­va. La ma­ne­ra de re­sol­ver esa fal­ta de de­man­da efec­ti­va y de em­plear ca­pi­tal era ex­pan­dir­se pa­ra ex­por­tar­lo. En se­gun­do lu­gar, tam­bién afir­ma­ron que sus ri­cos, muy ri­cos, eran en su ma­yo­ría los due­ños de ese ca­pi­tal, que se ex­pan­dió fue­ra. Ar­gen­ti­na es un ejem­plo muy útil por­que hu­bo gran­des in­ver­sio­nes in­gle­sas en fe­rro­ca­rri­les. En ter­cer lu­gar, la ta­sa de ren­di­mien­to de es­tas in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras era muy al­ta. In­ten­ta­mos lle­var to­do es­to a da­tos em­pí­ri­cos ve­ri­fi­ca­bles. Y re­sul­ta que, con los da­tos que te­ne­mos aho­ra, to­das es­tas afir­ma­cio­nes re­sul­ta­ron cier­tas. Si nos fi­ja­mos en paí­ses co­mo Reino Uni­do, Fran­cia y Ale­ma­nia, exis­tía un ni­vel muy al­to de de­sigual­dad de in­gre­sos y ri­que­za. En In­gla­te­rra, el 1% su­pe­rior te­nía el 70% de la ri­que­za. Los ac­ti­vos ex­tran­je­ros con­tri­buían a esa es­truc­tu­ra eco­nó­mi­ca. Los da­tos de la bol­sa de va­lo­res de­mues­tran que el ren­di­mien­to de es­tos ac­ti­vos in­ver­ti­dos en el ex­tran­je­ro era sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te ma­yor que el de los ac­ti­vos na­cio­na­les. De mo­do que las afir­ma­cio­nes son ver­da­de­ras. Así sur­gió la ne­ce­si­dad de un cier­to con­trol so­bre los go­bier­nos de esos te­rri­to­rios. Se po­dría pen­sar que la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial fue inevi­ta­ble por la com­pe­ten­cia im­pe­ria­lis­ta en­tre es­tos gran­des paí­ses. El desencaden­ante de la gue­rra, co­mo sa­be­mos muy bien, po­dría ha­ber si­do otra co­sa que el ase­si­na­to en Sa­ra­je­vo. Pe­ro Ro­sa Lu­xem­bur­go se­ña­ló al me­nos dos po­si­bles des­en­ca­de­nan­tes. To­do ese con­tex­to hoy no exis­te. Por eso es di­fí­cil es­ta­ble­cer un pa­ra­le­lo con 1914. Pe­ro sí hay acon­te­ci­mien­tos muy se­rios en­tre Es­ta­dos Uni­dos y Chi­na. No po­de­mos ex­cluir la al­ter­na­ti­va de un con­flic­to en­tre ellos.

—Par­te de la inequi­dad sur­ge cuan­do se ex­pan­de el mer­ca­do la­bo­ral al Es­te y el tra­ba­jo pier­de po­der en re­la­ción con el ca­pi­tal. Pe­ro en es­tos úl­ti­mos años en los cua­les la enor­me can­ti­dad de ca­pi­tal acu­mu­la­do hi­zo que los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros pa­sa­ran de 1 a 5 ve­ces el PBI mun­dial, ¿no se ha­ce ca­da vez me­nos re­le­van­te el ca­pi­tal por una re­la­ción de ofer­ta y de­man­da?

—Con la caí­da del co­mu­nis­mo y el cam­bio de en­fo­que en Chi­na, y tam­bién con la li­be­ra­li­za­ción en In­dia, sur­gió una gran fuer­za la­bo­ral a ni­vel mun­dial de 3 mil mi­llo­nes de per­so­nas. Al­re­de­dor de la mi­tad de la po­bla­ción

de igua­la­ción de

opor­tu­ni­da­des es­tá

per­dien­do in­fluen­cia.”

La so­cial­de­mo­cra­cia de­be re­co­no­cer

mun­dial se tras­la­dó re­pen­ti­na­men­te al mo­do de pro­duc­ción ca­pi­ta­lis­ta. Hay mu­chas per­so­nas en la In­dia que tra­ba­jan to­da­vía por su cuen­ta, en es­pe­cial quie­nes es­tán en el sec­tor de la agri­cul­tu­ra. Pe­ro par­te im­por­tan­te de la fuer­za de tra­ba­jo chi­na, de la fuer­za la­bo­ral de Eu­ro­pa orien­tal y ru­sa y de la mano de obra in­dia pa­só a in­te­grar las re­la­cio­nes ca­pi­ta­lis­tas de pro­duc­ción. Eso cam­bió la re­la­ción en­tre el tra­ba­jo y el ca­pi­tal. Y creo que en gran me­di­da ex­pli­ca mu­cho la de­bi­li­ta­da po­si­ción de ne­go­cia­ción de los tra­ba­ja­do­res. La

de los 60 y 70 no

“Es un pro­ble­ma gra­ve que no exis­ta mo­vi­li­dad so­cial. El coe­fi­cien­te de Gi­ni em­peo­ra año a año.”

de los pre­cios. Por aho­ra no se ve que ha­ya apa­re­ci­do in­fla­ción.

—¿Hay una mi­ra­da so­bre lo que es el ca­pi­tal pre­via a Bre­ton Woods, de cuan­do el ca­pi­tal te­nía un pa­trón oro y era li­mi­ta­do, que hoy re­sul­ta an­ti­gua? ¿No ca­bría pen­sar que gran par­te del ca­pi­tal es­tá com­pues­to por pa­pe­li­tos de co­lo­res?

—No lo sé. Pe­ro ju­gue­mos con la idea. Qui­zás en el lar­go pla­zo el ca­pi­tal se con­vier­ta en otra co­sa, más allá del di­ne­ro. Los bie­nes de ca­pi­tal es­tán, per­ma­ne­cen, in­clu­yen­do bie­nes co­mo los que usa­mos en es­te re­por­ta­je, co­mo elec­tró­ni­ca y la ca­pa­ci­dad de co­mu­ni­car­se a dis­tan­cia. To­do eso es ca­pi­tal. Ese ca­pi­tal se vuel­ve más y más abun­dan­te. En pa­ra­le­lo, la ta­sa de cre­ci­mien­to de la po­bla­ción se ra­len­ti­za y pro­ba­ble­men­te lle­ga­rá a ce­ro. No se ex­pan­de la mano de obra. Po­dría su­ce­der que den­tro de cin­cuen­ta años nos en­fren­te­mos a la mis­ma si­tua­ción. Y qui­zás lle­gue­mos a una si­tua­ción in­ver­sa a la de 1989. Lo que pa­só en ese mo­men­to es que hu­bo un gran au­men­to en la ofer­ta de mano de obra y el ca­pi­tal era más o me­nos fi­jo. Si la mano de obra es re­la­ti­va­men­te es­ca­sa, po­dría­mos real­men­te te­ner un cam­bio sig­ni­fi­ca­ti­vo en las re­la­cio­nes de pro­duc­ción. Po­dría ser si­mi­lar a lo que te­ne­mos aho­ra con el ca­pi­tal de ini­cio. Ve­mos que hay un cam­bio de pa­ra­dig­ma en las startups. Allí la to­ma de de­ci­sio­nes no re­cae en el due­ño del ca­pi­tal, sino en quien desa­rro­lla y tra­ba­ja en el pro­yec­to. Allí hay una va­ria­ción en la tí­pi­ca si­tua­ción ca­pi­ta­lis­ta. Se tra­ta de que crez­ca el ca­pi­tal so­cial, no el di­ne­ro im­pre­so.

—¿Qué pa­pel ju­gó en las dis­tin­tas épo­cas en el au­men­to y la dis­mi­nu­ción de la de­sigual­dad el in­cre­men­to de la po­bla­ción? En los úl­ti­mos años hu­bo un cre­ci­mien­to del 50% en la po­bla­ción mun­dial.

—Es­ta es una bue­na pre­gun­ta. No sé si es­toy en con­di­cio­nes de dar una res­pues­ta de­fi­ni­ti­va. Es­tá cla­ro que hay una in­ci­den­cia en el as­pec­to po­bla­cio­nal. La po­bla­ción cre­ce más en los paí­ses más po­bres. Su­ce­de en Asia y en los paí­ses afri­ca­nos. Y eso ge­ne­ra un im­pac­to en lo que ocu­rre con la de­sigual­dad glo­bal. Pe­ro no se ob­ser­va una co­rre­la­ción di­rec­ta, ni real­men­te se pue­de vin­cu­lar lo que su­ce­de en cuan­to a la de­sigual­dad glo­bal con la ta­sa de cre­ci­mien­to de la po­bla­ción. Pe­ro ob­via­men­te hay un rol, que no sé si supera a la cues­tión es­ta­dís­ti­ca. Los pro­ble­mas de­mo­grá­fi­cos son muy com­ple­jos. En los años 50 y 60, mu­chos eco­no­mis­tas, en­tre ellos el fa­mo­so Ro­bert Mun­dell, que en 1979 ob­tu­vo el Pre­mio No­bel de Eco­no­mía, pen­sa­ron que no ha­bía ma­ne­ra de que paí­ses asiá­ti­cos co­mo In­dia, Ban­gla­desh o Chi­na se desa­rro­lla­ran sin un con­trol sig­ni­fi­ca­ti­vo de la po­bla­ción. En Chi­na, en reali­dad te­nía­mos con­trol de­mo­grá­fi­co. Pe­ro in­cluía so­lo a la po­bla­ción ur­ba­na. Una si­tua­ción que lle­ga has­ta hoy. Pe­ro en la In­dia, con la ex­cep­ción del ré­gi­men de emer­gen­cia de In­di­ra Gand­hi, eso no pa­só. Aun así, la In­dia fue ca­paz de desa­rro­llar­se sus­tan­cial­men­te y de cre­cer an­tes de la pan­de­mia a ta­sas de al­re­de­dor del 8%. Me pa­re­ce que el cre­ci­mien­to del por­cen­ta­je de po­bla­ción no ha­ce las co­sas mu­cho más di­fí­ci­les.

—En el si­glo XIX la de­sigual­dad era ha­cia den­tro de los paí­ses, ha­bía aris­tó­cra­tas y cam­pe­si­nos, mien­tras que la de­sigual­dad en­tre paí­ses era mu­cho me­nor. En el si­glo XX la de­sigual­dad pa­só a ser en­tre paí­ses, ¿po­de­mos vol­ver a for­mas de de­sigual­dad análo­gas a las de los si­glos an­te­rio­res?

—Hay una po­si­bi­li­dad real de que po­da­mos vol­ver a eso. Los paí­ses asiá­ti­cos se es­tán po­nien­do al día con Eu­ro­pa. Es­pe­ra­mos que en al­gún mo­men­to se dé el mis­mo fe­nó­meno en Áfri­ca. En Asia, ese po­ner­se al día lle­va­rá se­gu­ra­men­te unos vein­te o trein­ta años. Hay pro­yec­cio­nes que afir­man que Chi­na en me­nos de diez años po­dría si­tuar­se

“La Unión Eu­ro­pea tie­ne ni­ve­les si­mi­la­res de de­sigual­dad que los Es­ta­dos Uni­dos.”

en el ni­vel me­dio de los paí­ses de Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, de los paí­ses de la Unión Eu­ro­pea. Si eso su­ce­de, ten­dre­mos el com­po­nen­te de las de­sigual­da­des en los paí­ses. Una si­tua­ción, de al­gu­na ma­ne­ra, di­fe­ren­te. Al mis­mo tiem­po, po­dría­mos ver un au­men­to en el com­po­nen­te na­cio­nal que con­si­de­ra­mos, lo que sig­ni­fi­ca de­sigual­da­des, co­mo us­ted ha di­cho an­tes, un po­co di­fe­ren­tes. No se­ría ya en­tre aris­to­cra­cia y cam­pe­si­nos ni en­tre ca­pi­ta­lis­tas y tra­ba­ja­do­res, pe­ro po­dría ha­ber for­mas de de­sigual­dad. Las dis­cu­tí en mi li­bro Ca­pi­ta­lis­mo, na­da más, don­de pue­de ver­se có­mo las de­sigual­da­des na­cio­na­les au­men­tan sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te. Un ejem­plo no muy di­fun­di­do se da en los Es­ta­dos Uni­dos: en la par­te su­pe­rior de la dis­tri­bu­ción del in­gre­so se en­cuen­tra una pro­por­ción cre­cien­te de per­so­nas que tie­nen in­gre­sos muy al­tos. Eso sig­ni­fi­ca que tie­nen gran­des pro­pie­da­des y ca­pi­tal. Tam­bién ma­yo­res in­gre­sos de la mano de obra en tra­ba­jos muy ca­li­fi­ca­dos. Per­so­nas muy edu­ca­das que tra­ba­jan en pues­tos muy bien re­mu­ne­ra­dos. Es­te es un desa­rro­llo real­men­te nue­vo. Ya no es el ca­pi­ta­lis­mo del pa­sa­do, cuan­do ha­bía ca­pi­ta­lis­tas con ca­pi­tal que eran ri­cos. Aho­ra hay gen­te que al mis­mo tiem­po es ca­pi­ta­lis­ta y re­la­ti­va­men­te ri­ca, pe­ro tam­bién tra­ba­ja mu­chas ho­ras al día. Es el na­ci­mien­to de una nue­va cla­se. Y esa nue­va cla­se, creo, es­tá trans­fi­rien­do es­tas ven­ta­jas de ri­que­za e in­gre­sos y co­ne­xio­nes a sus hi­jos, des­pués de ha­ber ido a es­cue­las muy bue­nas y con­se­guir tra­ba­jos muy bien pa­gos y ge­ne­ran­do una nue­va for­ma de he­ren­cia. Exis­te el pe­li­gro de que sur­ja una nue­va cla­se al­ta en el ca­pi­ta­lis­mo mo­derno. Al­go análo­go a la aris­to­cra­cia en el pa­sa­do.

—Ex­pli­có que has­ta 1700 la di­fe­ren­cia de ren­ta me­dia en­tre Chi­na y Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal era muy pe­que­ña, no su­pe­ra­ba el 30 o 40%. Que es­tas di­fe­ren­cias al­can­za­ron ni­ve­les de has­ta quin­ce a uno por­que con la Re­vo­lu­ción In­dus­trial el no­roes­te eu­ro­peo, Amé­ri­ca del Nor­te y Ja­pón se en­ri­que­cie­ron mu­cho. Úl­ti­ma­men­te se ve la ten­den­cia opues­ta: los paí­ses asiá­ti­cos re­cor­tan la di­fe­ren­cia de ren­ta que los se­pa­ra de Oc­ci­den­te. Aho­ra, ¿la ter­ce­ra re­vo­lu­ción in­dus­trial, la de las compu­tado­ras e in­ter­net, vol­vió a en­ri­que­cer a unos paí­ses en de­tri­men­to de otros?

—El se­gun­do pe­río­do se ca­rac­te­ri­za por la cues­tión asiá­ti­ca y se vin­cu­la a la glo­ba­li­za­ción, pe­ro tam­bién in­ci­de el cam­bio tec­no­ló­gi­co que ex­pe­ri­men­ta­mos ac­tual­men­te. Gran par­te de las in­ver­sio­nes en Asia fue­ron po­si­bles gra­cias a la ca­pa­ci­dad de con­tro­lar la pro­duc­ción a dis­tan­cia. En el pa­sa­do era muy di­fí­cil pro­du­cir así por di­ver­sas ra­zo­nes. Pri­me­ro, pre­ci­sa­men­te por las dis­tan­cias. No se te­nía ni in­for­ma­ción ni con­trol so­bre lo que su­ce­día le­jos. Lue­go, ha­bía un te­mor a la si­tua­ción po­lí­ti­ca a dis­tan­cia. Te­mor a las na­cio­na­li­za­cio­nes y ex­pro­pia­cio­nes. Son dos co­sas que ya no es­tán. El cam­bio tec­no­ló­gi­co de los úl­ti­mos años per­mi­te pro­du­cir a dis­tan­cia. Tam­bién te­ner reunio­nes glo­ba­les. In­clu­so, ver la si­tua­ción en los de­pó­si­tos o en las fá­bri­cas. Se pue­de con­tro­lar la pro­duc­ción a dis­tan­cia. Ade­más, gra­cias a los or­ga­nis­mos in­ter­na­cio­na­les, te­ne­mos cier­ta se­gu­ri­dad de que no ha­brá re­pen­ti­nas na­cio­na­li­za­cio­nes o la ex­pro­pia­ción de la pro­pie­dad. Lo iró­ni­co es que aho­ra el pro­tec­cio­nis­mo es de Do­nald Trump, que apli­ca so­bre Chi­na po­lí­ti­cas pro­tec­cio­nis­tas, co­mo las que se le cri­ti­ca­ba a Cu­ba en los 60. Al cam­bio tec­no­ló­gi­co si­guió el cam­bio ins­ti­tu­cio­nal. El as­cen­so de Asia le dio un nue­vo lu­gar, ba­jo la ter­ce­ra re­vo­lu­ción tec­no­ló­gi­ca. Ade­más, mu­cha gen­te no es­pe­ra­ba en­con­trar­se con la ca­pa­ci­dad de Chi­na de pro­du­cir los me­jo­res pro­duc­tos tec­no­ló­gi­cos, in­clu­yen­do la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial que he­mos vis­to, o la tec­no­lo­gía ver­de. To­do eso en un lap­so bre­ví­si­mo. Al­go que se de­mues­tra en el éxi­to en la lu­cha con­tra la pan­de­mia. Hay cua­tro em­pre­sas chi­nas tra­ba­jan­do en la va­cu­na y com­pi­ten con las em­pre­sas oc­ci­den­ta­les so­bre cuál se­rá el pri­me­ro en te­ner una. Chi­na de­mos­tró que pue­de ir muy rá­pi­do en ma­te­ria de tec­no­lo­gía.

—¿Hay un con­flic­to in­ter­ge­ne­ra­cio­nal en­tre los baby boo­mers que go­za­ron de em­pleos y se­gu­ri­dad so­cial cre­cien­tes y los mi­llen­nials que ven un fu­tu­ro la­bo­ral de tra­ba­jos pre­ca­rios?

—Ese con­flic­to exis­te, es­pe­cial­men­te en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal, y de al­gu­na ma­ne­ra tam­bién en Amé­ri­ca del Nor­te. Los baby boo­mers se be­ne­fi­cia­ron de un muy buen pe­río­do de cre­ci­mien­to en Oc­ci­den­te des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial. Ese pe­río­do de cre­ci­mien­to tu­vo su re­fle­jo en el au­men­to de los in­gre­sos de las per­so­nas. Y al mis­mo tiem­po, de­bi­do a la pre­sión de los sin­di­ca­tos, los par­ti­dos so­cia­lis­tas, co­mu­nis­tas, se es­ta­ble­ció al­go que no exis­tía an­tes, un Es­ta­do de bie­nes­tar en di­ver­sos ni­ve­les. El Es­ta­do de bie­nes­tar, par­ti­cu­lar­men­te en Eu­ro­pa Oc­ci­den­tal, se ba­só en el su­pues­to de que en reali­dad se re­ci­bi­rían trans­fe­ren­cias ge­ne­ro­sas a lo lar­go de la vi­da, al­go que se de­mues­tra por ejem­plo en las pen­sio­nes. A par­tir de allí la es­pe­ran­za de vi­da au­men­tó. Al­go muy bueno, pe­ro que tam­bién sig­ni­fi­ca­ba un au­men­to del tiem­po de las ju­bi­la­cio­nes y las trans­fe­ren­cias es­ta­ta­les. A eso se su­ma que las ta­sas de cre­ci­mien­to des­pués de los años 80 fue­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más ba­jas que las ob­ser­va­das en­tre 1945 y 1973. Los baby boo­mers te­nían bas­tan­te or­ga­ni­za­da su vi­da. En cam­bio, los mi­llen­nials co­men­za­ban la­bo­ral­men­te de ma­ne­ra muy pre­ca­ria. Un ejem­plo de la nue­va si­tua­ción es que mu­chos mi­llen­nials lle­gan a eda­des al­tas vi­vien­do con sus pa­dres. Tie­nen tra­ba­jos pre­ca­rios con in­gre­sos más ba­jos que sus pa­dres a su edad. Ese es el ger­men de un con­flic­to

“Tan­to en Chi­na co­mo en Es­ta­dos Uni­dos exis­te un ma­tri­mo­nio en­tre po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co.”

ge­ne­ra­cio­nal.

—Di­jo que se pue­de in­ten­tar que la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio le­van­te nue­vas mu­ra­llas. Pe­ro no creo que sea pro­ba­ble y no creo que sea desea­ble. El pro­ble­ma es que es­tas fuer­zas tie­nen per­de­do­res y ga­na­do­res. No es ver­da­de­ra­men­te po­si­ble creer que pue­den es­tar to­dos en­tre los ga­na­do­res. ¿Si pier­den más de los que ga­nan no sur­gi­rá el ries­go de reac­cio­nes vio­len­tas e in­clu­so de gue­rras?

—Mu­chos de los pro­ble­mas de la glo­ba­li­za­ción pro­vie­nen de una creen­cia im­plí­ci­ta, ali­men­ta­da por los po­lí­ti­cos, de que la glo­ba­li­za­ción es una si­tua­ción en la que to­dos ga­nan. Pe­ro des­de Da­vid Ri­car­do sa­be­mos que las ga­nan­cias del co­mer­cio no se di­vi­den siem­pre equi­ta­ti­va­men­te. De to­do intercambi­o hay ga­nan­cias. Y la pre­sun­ción se tras­la­dó al mun­do glo­bal. La glo­ba­li­za­ción es un pro­ce­so enor­me, muy si­mi­lar a lo que su­ce­dió con la pri­me­ra Re­vo­lu­ción In­dus­trial en In­gla­te­rra, que lue­go, por su­pues­to, lle­vó a la glo­ba­li­za­ción tam­bién en el res­to del mun­do. Se per­ci­ben desa­rro­llos des­ga­rra­do­res, con un de­te­rio­ro sig­ni­fi­ca­ti­vo del ni­vel de in­gre­sos en gran­des gru­pos de per­so­nas en In­gla­te­rra du­ran­te la Re­vo­lu­ción In­dus­trial. Otro ejem­plo: an­tes de la Re­vo­lu­ción Fran­ce­sa, cuan­do ha­bía vi­si­tan­tes in­gle­ses, cuan­do el fa­mo­so Art­hur Young fue a Fran­cia, no­tó que los cam­pe­si­nos fran­ce­ses eran mu­cho más po­bres que los ben­sons in­gle­ses. Ape­nas cin­cuen­ta años des­pués, Ale­xis de Toc­que­vi­lle via­jó a In­gla­te­rra, por­que la Aca­de­mia Fran­ce­sa de Cien­cias le pi­dió que ave­ri­gua­ra por qué In­gla­te­rra, un país tan avan­za­do tec­no­ló­gi­ca­men­te, te­nía una po­bre­za tan ho­rri­ble y abis­mal y mu­cho peor que la en Fran­cia. Lo que ha­bía pa­sa­do era una va­ria­ción en cier­tos sec­to­res, que in­flu­yó a los de­más. Hoy pa­sa al­go si­mi­lar con la glo­ba­li­za­ción. Ha­brá pro­ble­mas muy gran­des con la cla­se me­dia y una cla­se obre­ra en los paí­ses oc­ci­den­ta­les que no pue­den com­pe­tir con mano de obra mu­cho más ba­ra­ta en Asia. Es un pro­ce­so que no re­sul­ta no­ve­do­so pa­ra la hu­ma­ni­dad. Pe­ro los po­lí­ti­cos nos pro­me­tie­ron que la glo­ba­li­za­ción nos fa­vo­re­ce­ría a to­dos. No fue así. Hay mu­chos gru­pos que per­die­ron. El PBI mun­dial subió, pe­ro no be­ne­fi­ció a to­dos. No po­de­mos es­pe­rar que es­tos gran­des cam­bios sean bue­nos pa­ra to­dos.

—Al igual que Ber­nie San­ders, el pre­si­den­te ar­gen­tino Al­ber­to Fer­nán­dez pro­po­ne el mo­de­lo de los paí­ses nór­di­cos. Us­ted di­jo que “los gran­des Es­ta­dos del bie­nes­tar a la vie­ja usan­za, de los que los es­can­di­na­vos son el ejem­plo más es­pec­ta­cu­lar, su­fren una enor­me pre­sión de­bi­do a la glo­ba­li­za­ción y tam­bién a las mi­gra­cio­nes”. Ar­gen­ti­na fue el país más ri­co de Su­da­mé­ri­ca y hoy se ha igua­la­do a los de­más, ¿se po­dría de­cir que así co­mo las cla­ses me­dias de Es­ta­dos Uni­dos y Eu­ro­pa su­frie­ron más la caí­da de la ca­li­dad de vi­da, Ar­gen­ti­na, por ser el país la­ti­noa­me­ri­cano con ma­yor cla­se me­dia, pa­de­ció el mis­mo pro­ce­so? Uru­guay, el otro país con cla­se me­dia de Su­da­mé­ri­ca, tie­ne hoy los mis­mos 3 mi­llo­nes de ha­bi­tan­tes de ha­ce cua­tro dé­ca­das, mien­tras que Ar­gen­ti­na du­pli­có su po­bla­ción en ese pe­río­do, tam­bién por la in­mi­gra­ción de paí­ses li­mí­tro­fes sin cla­se me­dia.

—La cla­se me­dia la­ti­noa­me­ri­ca­na es­tá su­frien­do al­gu­nos de los mis­mos efec­tos que men­cio­nan pa­ra la cla­se me­dia oc­ci­den­tal. Pe­ro en Ar­gen­ti­na se dan al­gu­nas par­ti­cu­la­ri­da­des. Es un rom­pe­ca­be­zas en­ten­der que Ar­gen­ti­na no ten­ga un in­gre­so que de­be­ría ser de por lo me­nos el do­ble de lo que es aho­ra. Si nos fi­ja­mos en los in­di­ca­do­res ob­je­ti­vos de la po­bla­ción, el ni­vel educativo, las ha­bi­li­da­des, los antecedent­es y los nú­me­ros de ur­ba­ni­za­ción, la ri­que­za del país per se per­mi­ti­ría pen­sar in­gre­sos sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más al­tos de los que tie­ne.

“A di­fe­ren­cia del pa­sa­do, las per­so­nas que tra­ba­jan más ho­ras son las más ri­cas.”

Cual­quie­ra que vi­si­te el país per­ci­be que, co­mo en otros lu­ga­res de La­ti­noa­mé­ri­ca, exis­te una gran de­sigual­dad en­tre las cla­ses. Es es­pe­ra­ble, por tan­to, un en­fren­ta­mien­to en­tre las cla­ses. Cuan­do el pre­si­den­te Fer­nán­dez ha­bló del ejem­plo nór­di­co no es­ta­ba di­cien­do que Ar­gen­ti­na se po­drá con­ver­tir de la no­che a la ma­ña­na en un país co­mo Sue­cia o Di­na­mar­ca. A ellos les lle­vó mu­chos años lle­gar a ese Es­ta­do de bie­nes­tar. Pe­ro sí pu­do te­ner en men­te re­du­cir las di­vi­sio­nes en­tre los que más tie­nen y los que no. Esas di­vi­sio­nes son las que ha­cen que sea muy di­fí­cil pa­ra las

“Los po­lí­ti­cos ali­men­ta­ron la creen­cia de que en la glo­ba­li­za­ción to­dos ga­nan.”

per­so­nas que son ca­da vez más po­bres ac­ce­der a po­si­cio­nes más al­tas en la so­cie­dad. Pa­ra eso de­be ha­ber una po­lí­ti­ca co­mo una for­ma de qui­tar­les al­go a las per­so­nas que son ri­cas. El mal mo­de­lo se­rían los Es­ta­dos Uni­dos. No es igual, pe­ro tie­ne pun­tos de con­tac­to con lo que su­ce­dió en Ru­sia du­ran­te la tran­si­ción al ca­pi­ta­lis­mo. La gen­te cree que los oli­gar­cas ru­sos o los gran­des ca­pi­ta­lis­tas real­men­te lu­cha­rían por el im­pe­rio de la ley en Ru­sia. Pe­ro no se die­ron cuen­ta de que el mun­do es di­fe­ren­te aho­ra con la glo­ba­li­za­ción. Mu­chos de ellos real­men­te no quie­ren per­der el tiem­po lu­chan­do den­tro del país. To­ma­ron el di­ne­ro ob­te­ni­do en su país y se fue­ron a Lon­dres. Ese pro­ble­ma se no­tó en la dé­ca­da de 1960. Pa­ra los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, el pa­pel de los Es­ta­dos Uni­dos fue ne­ga­ti­vo. Mu­chas per­so­nas pue­den to­mar su di­ne­ro y lle­var­lo a Mia­mi. El te­mor de los ri­cos pue­de lle­var a for­mas de fu­ga del ca­pi­tal: lle­var­se el di­ne­ro, por te­mor a lo que pue­da pa­sar. Así se lle­ga a una suer­te de pro­fe­cía au­to­cum­pli­da.

—Us­ted sos­tu­vo que “un ele­men­to que ex­pli­ca el au­men­to de la de­sigual­dad es que hoy la gen­te más ri­ca dis­po­ne de dos ti­pos de ga­nan­cias: la del ca­pi­tal que acu­mu­ló y la de sus in­gre­sos ha­cien­do que la de­sigual­dad sea ma­yor y a la vez dán­do­le un as­pec­to más me­ri­to­crá­ti­co. Otro es la en­do­ga­mia: que la gen­te se ca­se con otras per­so­nas con un ni­vel se­me­jan­te de in­gre­sos. Es­to es con­se­cuen­cia de que las mu­je­res tie­nen mu­cha me­jor for­ma­ción . ¿Es la me­ri­to­cra­cia un va­lor de jus­ti­cia su­pe­rior al de una mí­ni­ma igual­dad so­cial?

—Es un gran pro­ble­ma que te­ne­mos que en­fren­tar en el fu­tu­ro. Y de­be pen­sar­se ya. Te­ne­mos ca­da vez más per­so­nas ri­cas en tér­mi­nos de ca­pi­tal, de sus in­gre­sos y tam­bién en tér­mi­nos de tra­ba­jo. A di­fe­ren­cia del pa­sa­do, las per­so­nas que tra­ba­jan más ho­ras son las más ri­cas. Si nos fi­ja­mos en In­gla­te­rra en el si­glo XIX, las per­so­nas muy po­bres tra­ba­ja­ban 14 ho­ras al día, seis días por se­ma­na. Hoy hay gen­te ri­ca tra­ba­jan­do diez, do­ce, ca­tor­ce ho­ras al día, tal vez sie­te días a la se­ma­na. Esas per­so­nas sien­ten que ese di­ne­ro es me­re­ci­do por­que se lo ga­na­ron tra­ba­jan­do mu­cho. Eso tam­bién abre la dis­cu­sión éti­ca so­bre los im­pues­tos que se les co­bran. Su di­ne­ro de­vie­ne de su tra­ba­jo, no tan­to de su ca­pi­tal. Y así apa­re­ce la cues­tión iró­ni­ca de que en el mun­do ac­tual el ca­pi­tal es­tá mu­cho me­nos gra­va­do que el tra­ba­jo. Es una si­tua­ción com­bi­na­da que lla­mé ho­mo con­ta­mi­nan­te: la su­ma de al­tos in­gre­sos la­bo­ra­les y ma­yor ca­pi­tal. ¿Qué su­ce­de cuan­do se com­bi­na eso con el ma­tri­mo­nio de dos per­so­nas o una aso­cia­ción de dos per­so­nas que tie­nen un ni­vel de edu­ca­ción muy si­mi­lar y tam­bién in­gre­sos si­mi­la­res? To­do eso se du­pli­ca. Con lo cual hay una do­ble ho­mo po­lu­ción. Son cua­tro fuen­tes de in­gre­sos jun­tas. Son per­so­nas que in­vier­ten mu­cho más es­fuer­zo y di­ne­ro, par­ti­cu­lar­men­te di­ne­ro, en sus hi­jos. Hay mu­chos es­tu­dios que de­mues­tran que bá­si­ca­men­te des­de el se­gun­do o ter­cer año de edad, has­ta los 18 años, an­tes de lle­gar a la uni­ver­si­dad, la in­ver­sión se en­cuen­tra en más de un mi­llón de dó­la­res pa­ra los ni­ños de ese 1% su­pe­rior. Ese ni­vel de in­ver­sión es im­po­si­ble en

“No veo que los can­di­da­tos de los EE.UU. ten­gan una agen­da más igua­li­ta­ria y so­cial­de­mó­cra­ta.”

otro sec­tor so­cial. Ahí cae­mos en el pe­li­gro real de trans­mi­sión de la de­sigual­dad a tra­vés de ge­ne­ra­cio­nes, don­de se­ría muy di­fí­cil rom­per ese víncu­lo que exis­tía en el pa­sa­do. La li­te­ra­tu­ra nos mues­tra ejem­plos de que es­to cam­bia en la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción. Pe­ro hoy en día las di­fe­ren­cias ca­da vez son más al­tas. Da­ría la im­pre­sión de que es­tán ge­ne­ran­do un po­der que va a du­rar más de tres ge­ne­ra­cio­nes. El pe­li­gro es la crea­ción de una lla­ma­da aris­to­cra­cia me­ri­to­crá­ti­ca, si se le quie­re po­ner un nue­vo tér­mino a ese fe­nó­meno.

—Tam­bién sos­tu­vo que

“has­ta el si­glo XV se ve có­mo la de­sigual­dad au­men­ta y dis­mi­nu­ye. Eso me lle­va a ser un tan­to op­ti­mis­ta en el sen­ti­do de que la de­sigual­dad tie­ne un lí­mi­te na­tu­ral. No pue­de se­guir au­men­tan­do pe­ren­ne­men­te en so­cie­da­des ri­cas”. ¿Cuán­do lle­ga­rá ese pun­to de in­fle­xión?

—Es im­po­si­ble téc­ni­ca­men­te man­te­ner el des­ba­lan­ceo. Hay un au­men­to que so­lo se­rá po­si­ble si se tie­nen cua­tro guar­dias na­va­les o una dic­ta­du­ra enor­me. Es im­po­si­ble man­te­ner esos ni­ve­les sin un au­to­ri­ta­ris­mo in­via­ble. Pe­ro sí hay un pe­li­gro de una lar­ga du­ra­ción de la de­sigual­dad. El coe­fi­cien­te de Gi­ni em­peo­ra año tras año. Aun si se tie­ne el mis­mo coe­fi­cien­te de Gi­ni y la mis­ma gen­te en la ci­ma du­ran­te dos ge­ne­ra­cio­nes, du­ran­te cua­ren­ta años, en­ton­ces cla­ra­men­te al­go es­tá mal por­que no hay mo­vi­li­dad so­cial. Los es­tu­dios de­mues­tran que en Amé­ri­ca La­ti­na es bas­tan­te li­mi­ta­da. Y el pe­li­gro se ve exa­cer­ba­do por el pa­pel de la edu­ca­ción pri­va­da y el re­tro­ce­so de la edu­ca­ción pú­bli­ca. En otras pa­la­bras, la edu­ca­ción pri­va­da re­quie­re di­ne­ro y se uti­li­za ca­si co­mo mo­no­po­lio de los ri­cos pa­ra ex­cluir de esa edu­ca­ción a per­so­nas que en reali­dad son muy há­bi­les, muy in­te­li­gen­tes, pe­ro

“No se de­be so­ñar un pa­sa­do; lo im­por­tan­te es po­der crear un fu­tu­ro.”

no pue­den pa­gar. Sus pa­dres no pue­den pa­gar. Uno de los ins­tru­men­tos de igua­la­ción de opor­tu­ni­da­des, que es la edu­ca­ción pú­bli­ca, se re­du­jo.

—Di­jo que hay dos sis­te­mas que di­vi­den al mun­do: el “ca­pi­ta­lis­mo me­ri­to­crá­ti­co” de la de­mo­cra­cia li­be­ral, con EE.UU. co­mo ada­lid, y el “ca­pi­ta­lis­mo po­lí­ti­co” de Chi­na. ¿Cuál es la su­per­es­truc­tu­ra de esas dos for­mas?

—“Me­ri­to­crá­ti­co” es un tér­mino que usó John Rawls. En el len­gua­je co­rrien­te, ha­bla­mos de un ti­po de ac­ti­tud po­si­ti­va. Rawls lo de­fi­ne co­mo que no exis­te nin­gún im­pe­di­men­to pa­ra lo­grar cual­quier po­si­ción de la so­cie­dad. Hoy no hay nin­gún país en el mun­do que ten­ga im­pe­di­men­tos le­ga­les del ti­po de los que exis­tían, por ejem­plo, con la es­cla­vi­tud. O lo que su­ce­día en la Fran­cia pre­rre­vo­lu­cio­na­ria con las tres ca­pas de la so­cie­dad. O con la ser­vi­dum­bre en Ru­sia o en Eu­ro­pa del Es­te, don­de ha­bía no­ble­za y sier­vos. Eso ya no exis­te. Así que la pa­la­bra “me­ri­to­crá­ti­ca” sim­ple­men­te re­fle­ja que no hay im­pe­di­men­to le­gal. Pe­ro eso no sig­ni­fi­ca que sea un buen sis­te­ma. So­bre la pre­gun­ta de qué es una su­per­es­truc­tu­ra, una es­truc­tu­ra se­pa­ra­da, di­ría hay seis fuer­zas sis­té­mi­cas que em­pu­jan la de­sigual­dad en esa so­cie­dad. Ha­bla­mos de la ho­mo po­lu­ción más el in­tra­ma­tri­mo­nio. A eso se su­ma el au­men­to de los ren­di­mien­tos del ca­pi­tal o una ma­yor con­cen­tra­ción de la pro­pie­dad. Es in­te­re­san­te con­fron­tar esas cues­tio­nes con lo que su­ce­de en Chi­na. Ha­ce po­co hi­ci­mos un pa­per con dos coau­to­res en el que ana­li­za­mos lo que pa­só en Chi­na en­tre 1988 y 2013. Y se ob­ser­va hu­bo un cam­bio to­tal en la es­truc­tu­ra so­cial en el 5% su­pe­rior. No ve­mos en nin­gún otro mo­men­to de la his­to­ria un cam­bio tan gran­de en la es­truc­tu­ra so­cial. Vein­ti­cin­co años no es un pe­río­do muy lar­go. En 1988, mu­cha gen­te en la par­te su­pe­rior del 1% te­nía víncu­los con em­pre­sas gu­ber­na­men­ta­les o es­ta­ta­les. Eran téc­ni­cos cua­li­fi­ca­dos que tra­ba­ja­ban en em­pre­sas es­ta­ta­les, bu­ró­cra­tas del go­bierno. Si nos fi­ja­mos en el ti­po de com­po­si­ción chi­na hoy en día, nos en­con­tra­mos con una si­tua­ción com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Hay pro­fe­sio­na­les tan­to del sec­tor es­ta­tal co­mo del sec­tor pri­va­do, pe­ro se ve una pro­por­ción ca­da vez ma­yor de em­pren­de­do­res en­tre los cin­co pri­me­ros. Con el de­ta­lle de que al­gu­nos de los más al­tos son miem­bros del Par­ti­do Co­mu­nis­ta de Chi­na. Ser miem­bro del Par­ti­do Co­mu­nis­ta y ser de los prin­ci­pa­les in­dus­tria­les es ex­tre­ma­da­men­te ren­ta­ble. Se tie­ne un víncu­lo di­rec­to con el po­der y al mis­mo tiem­po se pue­de apro­ve­char mu­cho de la re­la­ción con la em­pre­sa pri­va­da. Así ve­mos que hay un ma­tri­mo­nio en­tre po­der po­lí­ti­co y eco­nó­mi­co muy si­mi­lar al que su­ce­de en los Es­ta­dos Uni­dos. No hay que ol­vi­dar que la per­so­na más ri­ca del mun­do tam­bién es due­ña de uno de los pe­rió­di­cos más pres­ti­gio­sos (N. de la R.: se re­fie­re a Jeff Be­zos, que ad­qui­rió el Wa­shing­ton Post). Do­nald Trump es otro ejem­plo. Mi­chel Bloomberg fue pre­can­di­da­to pre­si­den­cial. Joe Bi­den y Hi­llary Clin­ton re­ci­bie­ron mu­chí­si­mo di­ne­ro de es­tos sec­to­res.

—Ade­más de Chi­na, hay otros ca­sos de ca­pi­ta­lis­mo po­lí­ti­co: Viet­nam, Ma­la­sia, Laos, Sin­ga­pur y seis na­cio­nes afri­ca­nas tam­bién son paí­ses ca­pi­ta­lis­tas que, for­mal­men­te o de fac­to, son go­ber­na­dos por un par­ti­do úni­co que se per­pe­túa en el po­der. ¿Qué es más pro­ba­ble, que mu­chos más paí­ses ter­mi­nen imi­tan­do “el ca­pi­ta­lis­mo po­lí­ti­co” o que en Chi­na se ter­mi­ne im­po­nien­do el “ca­pi­ta­lis­mo me­ri­to­crá­ti­co­li­be­ral”?

—Es im­po­si­ble de­cir qué su­ce­de­rá en el fu­tu­ro. Sin du­da hay fuer­zas den­tro de Chi­na que pug­nan por una ma­yor li­be­ra­li­za­ción y de­mo­cra­cia. Es­cri­bí Ca­pi­ta­lis­mo, na­da más por­que es­ta­ba muy in­fe­liz con ese fu­ku­ya­nis­mo muy in­ge­nuo de los años 90. No nie­go que Fran­cis Fu­ku­ya­ma es una per­so­na bri­llan­te y un gran po­li­tó­lo­go. Pe­ro la gen­te con­si­de­ró eso co­mo el triun­fo fi­nal del ca­pi­ta­lis­mo. Mu­cha gen­te cre­yó que se­ría así. Pe­ro no es al­go ob­ser­va­ble en ab­so­lu­to. La ex­pe­rien­cia chi­na y de otros paí­ses lo de­mues­tra. No fun­cio­nó en Irak ni en Egip­to. No fun­cio­na prác­ti­ca­men­te en nin­gún país ára­be. Tam­po­co en mu­chos paí­ses asiá­ti­cos. No fun­cio­na en Hun­gría. No fun­cio­na en la Ser­bia de don­de ven­go. Al­go que mu­chos cre­ye­ron en los 80 nun­ca me con­ven­ció. La ven­ta­ja del ca­pi­ta­lis­mo po­lí­ti­co es la pro­me­sa del cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. Los paí­ses con ca­pi­ta­lis­mo eco­nó­mi­co par­ten de un ca­pi­tal po­lí­ti­co. Si uno ana­li­za su gé­ne­sis, son paí­ses que fue­ron co­lo­ni­za­dos, lu­cha­ron por la in­de­pen­den­cia y par­ti­dos de iz­quier­da o co­mu­nis­tas jue­gan un pa­pel fuer­te. Fi­nal­men­te se lle­ga a es­te sis­te­ma, que es for­mal­men­te un par­ti­do o es un sis­te­ma de fac­to de un so­lo par­ti­do. Es el ca­so de Ma­la­sia, de Ar­ge­lia, de An­go­la. Se pro­du­ce la ven­ta­ja de un al­to cre­ci­mien­to. Son es­truc­tu­ras po­lí­ti­cas que cuen­tan con la po­si­bi­li­dad de ma­ni­pu­lar elec­cio­nes y per­pe­tuar­se en el po­der. Pe­ro no es fá­cil man­te­ner o ma­ni­pu­lar elec­cio­nes, por ejem­plo, en paí­ses co­mo Bie­lo­rru­sia. Se pue­de ma­ni­pu­lar,

“Qui­zás den­tro de cin­cuen­ta años lle­gue­mos a una si­tua­ción en la que vuel­va a ne­ce­si­tar­se mano de obra.”

Alek­sandr Lu­kas­hen­ko consiguió su sex­ta elec­ción, por lo que ha ma­ni­pu­la­do cin­co y fun­cio­nó bas­tan­te bien. Pe­ro no pu­do se­guir ha­cién­do­lo. No es fá­cil, pe­ro creo que si se tie­ne un al­to cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co, una ad­mi­nis­tra­ción de jus­ti­cia y un con­trol más o me­nos fuer­te so­bre los prin­ci­pa­les ca­na­les de in­for­ma­ción, es­pe­cial­men­te la te­le­vi­sión y los me­dios, siem­pre se con­ta­rá con ven­ta­jas pa­ra per­ma­ne­cer en el po­der per­ma­nen­te­men­te. El ca­pi­ta­lis­mo po­lí­ti­co tie­ne ven­ta­jas y des­ven­ta­jas. Pe­ro no po­de­mos de­cir que no sea atrac­ti­vo pa­ra al­gu­nos.

—¿El ca­pi­ta­lis­mo so­cial­de­mó­cra­ta es ob­so­le­to y el po­der de los sin­di­ca­tos pa­só a ser pie­za de mu­seo?

—No creo que es­té ob­so­le­to. Pe­ro de­be­mos re­co­no­cer que no po­de­mos vol­ver al mun­do de los años 60 y 70. Es­cri­bí ha­ce po­co al res­pec­to. La so­cial­de­mo­cra­cia es ca­si co­mo un lu­jar le­jano. En Eu­ro­pa y Es­ta­dos Uni­dos hay per­so­nas que sue­ñan con vol­ver a ese pa­sa­do. Se ha­cen ilu­sio­nes so­bre una so­cie­dad que, en reali­dad, nun­ca fue co­mo la ima­gi­na­ron. Hay pro­ble­mas nue­vos, co­mo el de la in­mi­gra­ción, que no se pue­den de­te­ner. Aho­ra se pue­de trans­na­cio­na­li­zar la pro­duc­ción. Son co­sas que no se pue­den im­pe­dir. Aque­llas per­so­nas sue­len pen­sar que se pue­de atra­sar los re­lo­jes cin­cuen­ta años, que pue­de ha­ber sin­di­ca­tos co­mo los de en­ton­ces. Es im­po­si­ble pen­sar en fá­bri­cas co­mo las de esa épo­ca. Eso no sig­ni­fi­ca que no de­ba va­riar­se la reali­dad y que exis­tan aná­li­sis que re­sul­tan vá­li­dos. In­clu­so, que exis­ten trans­for­ma­cio­nes ne­ce­sa­rias. La pri­me­ra es la car­ga im­po­si­ti­va fuer­te a la he­ren­cia, co­mo men­cio­né an­tes, por­que es la for­ma de trans­fe­rir tu ven­ta­ja a tra­vés de ge­ne­ra­cio­nes y crear una cla­se al­ta. La se­gun­da es la ven­ta­ja que se da a la edu­ca­ción pú­bli­ca pa­ra que to­do el mun­do pue­da ac­ce­der. La edu­ca­ción pú­bli­ca tie­ne que ser me­jor que la pri­va­da pa­ra que in­clu­so la gen­te ri­ca quie­ra ir a las es­cue­las pú­bli­cas. Y se pue­de ge­ne­rar una de­mo­cra­ti­za­ción de la pro­pie­dad del ca­pi­tal. Ca­da au­men­to en la pro­por­ción del in­gre­so to­tal que se des­ti­na al ca­pi­tal sig­ni­fi­ca­rá au­to­má­ti­ca­men­te una al­ta de­sigual­dad. Si se ha­ce que es­ta pro­pie­dad de ca­pi­tal sea me­nos con­cen­tra­da, en reali­dad pue­de te­ner un au­men­to de ca­pi­tal que pro­ven­dría na­tu­ral­men­te de la au­to­ma­ti­za­ción o la ro­bó­ti­ca. Pe­ro to­do eso pue­de su­ce­der sin que au­men­te la de­sigual­dad. No se de­be so­ñar un pa­sa­do; lo im­por­tan­te es po­der crear un fu­tu­ro.

—Di­jo que “la igual­dad y la de­sigual­dad no son ca­te­go­rías bi­na­rias. Es co­mo la tem­pe­ra­tu­ra: el he­cho de que con­si­de­re que ha­ce de­ma­sia­do ca­lor con 40 gra­dos no sig­ni­fi­ca que quie­ra vi­vir en Si­be­ria. No es­toy di­cien­do que no de­be­ría ha­ber de­sigual­dad, eso se­ría im­po­si­ble de to­dos mo­dos. La re­duc­ción de la de­sigual­dad no con­du­ce al co­mu­nis­mo”. ¿Una cen­troiz­quier­da mo­der­na po­dría con­du­cir ese pro­ce­so co­mo lo hi­zo la so­cial­de­mo­cra­cia des­pués de la Se­gun­da Gue­rra Mun­dial has­ta 1980?

—Evi­den­te­men­te, con fe­nó­me­nos co­mo el cre­ci­mien­to de Asia o la eco­no­mía in­for­mal, no se pue­de vol­ver a eso. Tam­po­co son so­cial­de­mo­cra­cias las pos­tu­ras de Tony Blair o Bill Clin­ton, que nos lle­va­ron a las cre­cien­tes de­sigual­da­des que te­ne­mos, jun­to a otros fe­nó­me­nos. Lo que se ne­ce­si­ta es una vi­sión di­fe­ren­te, que con­ten­ga los pun­tos que to­qué pre­via­men­te. Tam­bién se pre­ci­sa un pro­ce­so de des­mo­no­po­li­za­ción muy im­por­tan­te. Es­ta­dos Uni­dos de­be li­mi­tar a Ama­zon y otras em­pre­sas. Así no se re­sol­ve­rían to­dos los pro­ble­mas, pe­ro sí al­gu­nos. En ese sen­ti­do, no soy to­tal­men­te pe­si­mis­ta. Pe­ro de­bo de­cir que no veo que las fuer­zas po­lí­ti­cas de los Es­ta­dos Uni­dos sean ca­pa­ces de ese cam­bio. Si Ber­nie San­ders hu­bie­ra si­do can­di­da­to y si tu­vie­ra gen­te en el Con­gre­so que es­tu­vie­ra dis­pues­ta a ha­cer cier­tas co­sas que pla­nea­ba ha­cer, la si­tua­ción ha­bría si­do me­jor. Me te­mo que vol­va­mos a una for­ma de clin­to­nis­mo en la que no pa­se gran co­sa. Sin em­bar­go, la si­tua­ción no se­ría tan ma­la co­mo hoy. En­con­trar una cu­ra pa­ra el co­ro­na­vi­rus se­ría una gran me­jo­ra. Pe­ro más allá de eso las co­sas se­gui­rían es­tan­do en esen­cia igual que an­tes. —¿El ca­pi­ta­lis­mo me­ri­to­crá­ti­co-li­be­ral en el mun­do glo­ba­li­za­do po­dría ser com­pa­ti­ble con una me­nor de­sigual­dad?

—Has­ta cier­to pun­to, sí. Me de­ten­go en un pun­to an­te­rior. La de­sigual­dad y la igual­dad no son ca­te­go­rías bi­na­rias. Es al­go me­nos ob­vio de lo que pa­re­ce. Mu­chos pien­san que re­du­cir la de­sigual­dad im­pli­ca que to­do el mun­do ten­ga los mis­mos in­gre­sos. Y no es así: un día de ca­lor de 40 gra­dos, co­mo bien de­cía us­ted, no im­pli­ca que to­do el mun­do quie­ra vi­vir en Si­be­ria. An­te la op­ción de Si­be­ria, es me­jor un cli­ma tem­pla­do, no el ca­lor ex­ce­si­vo. Lo mis­mo ca­be pa­ra la igual­dad. Es com­pa­ti­ble ca­pi­ta­lis­mo y me­nos de­sigual­dad. Sa­be­mos que el ca­pi­ta­lis­mo

“Exis­te ries­go real de que la de­sigual­dad au­men­te con los ma­tri­mo­nios y las he­ren­cias.”

una vez fue com­pa­ti­ble con de­sigual­dad de­cre­cien­te en Eu­ro­pa oc­ci­den­tal y los Es­ta­dos Uni­dos. Es lo que pa­só des­de la pos­gue­rra has­ta los 80. Pue­de fun­cio­nar. No di­go que en ese mo­men­to ha­bía una de­sigual­dad ba­ja, pe­ro sí mo­de­ra­da. De­be­mos te­ner ese ob­je­ti­vo.

—En Su­da­mé­ri­ca ha­bla­mos de “neo­li­be­ra­lis­mo”. ¿Es com­pa­ti­ble con es­ta idea de un ca­pi­ta­lis­mo mo­derno con me­nos de­sigual­dad co­mo el que us­ted men­cio­nó?

—To­do es una cues­tión se­mán­ti­ca o ter­mi­no­ló­gi­ca, pe­ro el neo­li­be­ra­lis­mo no re­pre­sen­ta pa­ra no­so­tros esa si­tua­ción, la de­sigual­dad mo­de­ra­da. El neo­li­be­ra­lis­mo po­ne mu­cho én­fa­sis en pri­va­ti­za­cio­nes, co­mo la de la sa­lud, o la del agua. El te­ma de la vi­vien­da tie­ne mu­cho que ver con la cri­sis ac­tual. La pri­va­ti­za­ción de lo que de­be ser pú­bli­co mu­chas ve­ces va en con­tra de la igual­dad. Que au­men­te la de­sigual­dad no sig­ni­fi­ca que lle­gue­mos a ni­ve­les afri­ca­nos. Pe­ro no creo que exis­ta com­pa­ti­bi­li­dad en­tre las po­lí­ti­cas neo­li­be­ra­les, la for­ma en que las per­so­nas ge­ne­ral­men­te la per­ci­ben y la re­duc­ción de la de­sigual­dad.

SIL­VES­TRO

DE­CA­DEN­CIA DE LOS SIN­DI­CA­TOS: “Al sur­gir una nue­va mano de obra más ba­ra­ta en Orien­te se de­bi­li­ta el po­der de ne­go­cia­ción de los tra­ba­ja­do­res de Oc­ci­den­te”.

SIL­VES­TRO

“LAS TA­SAS DE CRE­CI­MIEN­TO des­pués de los 80 fue­ron sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te más ba­jas que las ta­sas de cre­ci­mien­to en­tre 1945 y 1973”.

REPRODUCCI­ON

ES­CRI­TOR Y EDU­CA­DOR: “La edu­ca­ción pú­bli­ca tie­ne que ser me­jor que la edu­ca­ción pri­va­da pa­ra que in­clu­so la gen­te ri­ca real­men­te quie­ra ir a las es­cue­las pú­bli­cas”.

HIS­TO­RIA­DOR DE DE­SIGUAL­DAD: “Ar­gen­ti­na es un ejem­plo muy útil de la ex­pan­sión co­mer­cial de In­gla­te­rra en el pe­río­do de la Pri­me­ra Gue­rra Mun­dial.”

REPRODUCCI­ON

SIL­VES­TRO

“ES COM­PA­TI­BLE CA­PI­TA­LIS­MO Y ME­NOR DE­SIGUAL­DAD”. “Den­tro de 50 años el ca­pi­ta­lis­mo pue­de cam­biar sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.