Se­cre­tos in­có­mo­dos pa­ra Ma­cri.

El ex pre­si­den­te rom­pió el si­len­cio es­ta se­ma­na con una se­rie de en­tre­vis­tas. Apun­tó al rol de la vi­ce­pre­si­den­ta en el Eje­cu­ti­vo y en los te­mas ju­di­cia­les. Me­jo­ró el víncu­lo con La­rre­ta.

Perfil (Sabado) - - PORTADA - EZE­QUIEL SPILLMAN

Mariano, su her­mano me­nor, re­ve­la ne­go­cios y de­ta­lles fa­mi­lia­res en un li­bro. Uso po­lí­ti­co del es­cán­da­lo que vie­ne. El ex pre­si­den­te si­gue su raid me­diá­ti­co, les ha­bla a sus so­cios y po­la­ri­za con los K.

De­ci­dió rom­per su au­to im­pues­to si­len­cio. Con dos ob­je­ti­vos: en pri­mer lu­gar po­ner en pa­la­bras sus ideas y pen­sa­mien­tos, que in­clu­ye­ron una au­to­crí­ti­ca so­bre su pa­so por la Pre­si­den­cia, y, a la vez, pug­nar por la uni­dad de la opo­si­ción; y por el otro la­do, de­jar sen­ta­da su crí­ti­ca al ofi­cia­lis­mo, y en es­pe­cial a la vi­ce­pre­si­den­ta, Cris­ti­na Kirch­ner.

En es­te sen­ti­do, uno de los te­mas que co­men­zó a ob­se­sio­nar­lo des­de mar­zo de es­te año fue el avance de CFK so­bre el Go­bierno. En par­ti­cu­lar, el ex pre­si­den­te es­tá con­ven­ci­do de la in­fluen­cia del bo­li­viano Evo Mo­ra­les y el ecua­to­riano Ra­fael Co­rrea, am­bos muy cer­ca­nos a ella, en las de­ci­sio­nes que vie­ne di­gi­tan­do Cris­ti­na Kirch­ner.

“Mau­ri­cio pien­sa que a ella le di­cen que si no pre­sio­na se la lle­van pues­ta”, des­cri­be un co­la­bo­ra­dor cer­cano a Ma­cri. En ese sen­ti­do, la ma­yor preo­cu­pa­ción que ex­pre­sa el ex je­fe de Es­ta­do es que la vi­ce­pre­si­den­ta si­ga “re­do­blan­do la apues­ta en lo que re­fie­re a lo ju­di­cial y en lo ins­ti­tu­cio­nal”, ex­pli­can cer­ca de él.

Es en ese mar­co en que vie­ne ex­pre­san­do que “Cris­ti­na se­cues­tró ha­ce diez años al PJ”, tal co­mo le di­jo a TN a co­mien­zos de se­ma­na. En­tre los su­yos, Ma­cri ar­gu­men­ta que hay una gran par­te del pe­ro­nis­mo que fue “coop­ta­do” por el kirch­ne­ris­mo pe­ro que “cree en las ins­ti­tu­cio­nes, en el pro­gre­so”, se­gún sue­le de­cir. Su ejem­plo nú­me­ro uno: Mi­guel Ángel Pi­chet­to.

Otra cues­tión que lo preo­cu­pa es el fren­te ju­di­cial. En par­ti­cu­lar, la cau­sa del Co­rreo, don­de ase­gu­ra que el ofi­cia­lis­mo quie­re in­vo­lu­crar a su fa­mi­lia co­mo una suer­te de “es­pe­jo” de las cau­sas que tie­ne CFK co­mo Ho­te­sur y Los Sau­ces. De es­to si­gue ha­blan­do con su ami­go Daniel An­ge­li­ci, con quien nun­ca de­jó de fre­cuen­tar­se.

Por el otro la­do, tam­bién lo preo­cu­pa la cau­sa por es­pio­na­je ile­gal. So­bre to­do por­que, ar­gu­men­ta, su ex se­cre­ta­rio pri­va­do, Da­río Nie­to, fue impu­tado pa­ra lle­gar a él. Pa­ra­le­la­men­te, Nie­to ya sue­na co­mo can­di­da­to a dipu­tado en 2021.

En tér­mi­nos po­lí­ti­cos es­tá más li­be­ra­do: aban­do­nó lo “po­lí­ti­ca­men­te co­rrec­to”, por eso re­sal­ta, co­mo nun­ca, a Pa­tri­cia Bull­rich co­mo pre­si­den­ta del PRO. Mu­chos en la opo­si­ción creen que ella ex­pre­sa lo que él vie­ne co­men­tan­do en pri­va­do.

Ha­cia el in­te­rior del PRO, me­jo­ró su víncu­lo con Ho­ra­cio Ro­drí­guez La­rre­ta. Tras dos reunio­nes ha­ce va­rios me­ses, aho­ra re­to­ma­ron una me­jor sen­da. En una de las dos el po­si­cio­na­mien­to que es­bo­zó La­rre­ta so­bre la cua­ren­te­na los lle­vó a un du­ro en­fren­ta­mien­to. Ocu­rrió en ma­yo, cuan­do Ma­cri pen­sa­ba que ha­bía que ir a ma­yo­res fle­xi­bi­li­za­cio­nes.

Si­gue dis­tan­cia­do de Emi­lio Mon­zó y Ro­ge­lio Fri­ge­rio, pe­ro en­sa­yó su res­pues­ta cuan­do le di­jo a TN que de­bió ha­cer­se car­go de las ne­go­cia­cio­nes po­lí­ti­cas y no de­le­gar­las, aun­que no sa­bía si lo hu­bie­ra he­cho me­jor. Eso sí: si­gue ha­blan­do mil ma­ra­vi­llas de Mar­cos Pe­ña, con quien ya no sos­tie­ne un día a día pe­ro man­tie­ne sus con­se­jos se­ma­na­les.

El sá­ba­do pa­sa­do, con un even­to vir­tual ti­tu­la­do “En mar­cha al fu­tu­ro” y que ideó Her­nán Lom­bar­di, el ex pre­si­den­te se mos­tró con el je­fe co­mu­nal, con Bull­rich y con Ma­ría Eu­ge­nia Vidal. Fue una se­ñal de uni­dad, una de las cues­tio­nes que lo ocu­pa. En to­do ca­so, Ma­cri ase­gu­ra que ex­pre­san­do su po­si­ción apor­ta “a la di­ver­si­dad” de Jun­tos por el Cam­bio. Aun­que una cues­tión no es­té sal­da­da: en­tre sus ase­so­res afir­ma que nun­ca es­tu­vo cla­ro en Ar­gen­ti­na qué rol de­be te­ner un ex pre­si­den­te. Pien­sa que, en to­do ca­so, de­be ser una per­so­nal de con­sul­ta y ayu­dar a cre­cer a otros.

Hoy vi­ve en la se­ma­na en su ca­so­na en Acas­su­so, don­de re­ci­bió es­ta se­ma­na al sin­di­ca­lis­ta Dan­te Ca­ma­ño, y los fi­nes de se­ma­na en Los Abro­jos. Su li­bro, en el que co­la­bo­ran va­rios de sus ase­so­res, aho­ra pa­só pa­ra enero. Tie­ne más co­sas que con­tar.

INS­TA­GRAM

FES­TE­JO. El fin de se­ma­na pa­sa­do le ce­le­bra­ron el cum­plea­ños a An­to­nia. Al­ter­na en­tre la ca­sa de Acas­su­so y la quin­ta Los Abro­jos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.