AP y con­trol nu­mé­ri­co.

Te pre­sen­ta­mos desa­rro­llos en agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión y en con­trol nu­mé­ri­co pa­ra re­cu­pe­rar má­qui­nas. En­ca­ra­mos así la pri­me­ra de va­rias no­tas que mos­tra­rán in­no­va­cio­nes ba­sa­das en tec­no­lo­gía.

Pymes - - EDITORIAL - por ali­cia gior­get­ti

m udar o al­te­rar al­go, in­tro­du­cien­do no­ve­da­des”, di­ce el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la cuan­do se bus­ca el sig­ni­fi­ca­do de la pa­la­bra in­no­var. Pe­ro bien po­dría de­cir: “Aque­llo que se ne­ce­si­ta pa­ra pro­gre­sar”. Es­tá cla­ro: a me­nos que se es­té en un mer­ca­do mo­no­pó­li­co, la in­no­va­ción es lo úni­co que apun­ta­la el cre­ci­mien­to de una em­pre­sa. Y la tec­no­lo­gía pue­de co­la­bo­rar mu­cho en es­ta ta­rea.

La in­no­va­ción pue­de apli­car­se a pro­duc­tos, ser­vi­cios o pro­ce­sos de fa­bri­ca­ción o de dis­tri­bu­ción. Pe­ro, en cual­quier ca­so, de­be te­ner re­la­ción con al­go nue­vo. Aun­que una idea o in­ven­ción no­ve­do­sa re­cién se con­vier­te en in­no­va­ción cuan­do es im­ple­men­ta­da exi­to­sa­men­te.

El sur­gi­mien­to de una in­no­va­ción pue­de ser es­pon­tá­neo o ca­sual –como el des­cu­bri­mien­to de la pe­ni­ci­li­na– o a tra­vés de Investigación y Desa­rro­llo (I+D). Por lo tan­to, a ve­ces es ne­ce­sa­rio ges­tio­nar las di­ver­sas eta­pas de la in­no­va­ción y, pa­ra ello, hay apli­ca­cio­nes de soft­wa­re pa­ra vi­gi­lan­cia tec­no­ló­gi­ca (per­mi­ten co­no­cer las ten­den- cias tec­no­ló­gi­cas en un seg­men­to de mer­ca­do), pa­ra ges­tión de ideas (reúnen las ideas de so­cios, em­plea­dos, clien­tes, pro­vee­do­res, etc., con el fin de con­ver­tir­las en in­no­va­ción), pa­ra ges­tión de co­no­ci­mien­to (do­cu­men­tan los sa­be­res in­ter­nos de una em­pre­sa, pa­ra apli­car­los a nue­vas ideas) y pa­ra ges­tión de pa­ten­tes (ge­ne­ran una ba­se de da­tos con las pa­ten­tes ob­te­ni­das, las que es­tán en trá­mi­te y las ad­qui­ri­das).

A CA­DA ZO­NA, LO QUE NE­CE­SI­TA

El mun­do agrí­co­la es uno de los seg­men­tos que más in­no­vó a par­tir de un tri­ple desafío: pro­du­cir más, op­ti­mi­zar el uso de in­su­mos y cui­dar el me­dio am­bien­te. Así sur­gió lo que se co­no­ce como agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión (AP), que con­sis­te en apli­car can­ti­da­des va­ria­bles de in­su­mos –fer­ti­li­zan­tes, se­mi­llas y her­bi­ci­das– se­gún sean las con­di­cio­nes de ca­da zo­na de un cam­po. Pe­ro pa­ra sa­ber qué ne­ce­si­ta ca­da área, hay que ob­te­ner in­for­ma­ción a tra­vés de ma­pas, imá­ge­nes sa­te­li­ta­les y otras he­rra­mien­tas, y pro­ce­sar­la con soft­wa­re es­pe­cí­fi­co pa­ra de­fi­nir zo­nas con ca­rac­te­rís­ti­cas si­mi­la­res (lla­ma­das zo­nas ho­mo­gé­neas).

Con es­tos da­tos, se ha­cen ma­pas di­gi­ta­les de apli­ca­ción va­ria­ble de in­su­mos que se in­cor­po­ran a sem­bra­do­ras y pul­ve­ri­za­do­ras, equi­pa­das con GPS, mo­ni­tor de siem­bra, ban­de­ri­lle­ro sa­te­li­tal o guía au­to­má­ti­ca, en­tre otros.

Por ejem­plo, se tra­ba­ja con una pul­ve­ri­za­do­ra que só­lo apli­ca her­bi­ci­da don­de hay ma­le­zas. Pre­via­men­te, se ha­ce el ma­pa de ma­le­zas a par­tir de un GPS y de imá­ge­nes sa­te­li­ta­les. Es­to aho­rra in­su­mos y cui­da el me­dio am­bien­te al no apli­car her­bi­ci­das don­de no se ne­ce­si­tan. El mis­mo con­cep­to se usa pa­ra fer­ti­li­za­ción y siem­bra: se apli­can fer­ti­li­zan­tes y se­mi­llas se­gún la ca­pa­ci­dad pro­duc­ti­va de ca­da lo­te.

Pa­ra los téc­ni­cos de la cor­do­be­sa Es­ta­ción Ex­pe­ri­men­tal Agro­pe­cua­ria Man­fre­di del Ins­ti­tu­to Na­cio­nal de Tec­no­lo­gía Agro­pe­cua­ria (INTA), la Ar­gen­ti­na es el se­gun­do país más tec­ni­fi­ca­do del mun­do: en el 21,6% de las más de 30 mi­llo­nes de hec­tá­reas sem­bra­das –más de sie­te mi­llo­nes de hec­tá­reas–, se tra­ba­ja con he­rra­mien­tas de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión.

Y, de acuer­do con el in­for­me del INTA so­bre Agri­cul­tu­ra de Pre­ci­sión, con una sem­bra­do­ra de do­sis va­ria­ble, pue­de ha­ber be­ne­fi­cios de has­ta US$ 8.155 en un lo­te de 40 hec­tá­reas, du­ran­te seis cam­pa­ñas de siem­bra.

DO­SIS VA­RIA­BLES

La Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Pam­pa apli­có es­tos con­cep­tos pa­ra ra­cio­na­li­zar el uso de la tie­rra y del agua en la pro­vin­cia, cu­yo sue­lo tie­ne va­ria­cio­nes que in­flu­yen en el ren­di­mien­to de los cul­ti­vos.

Así, do­cen­tes e in­ves­ti­ga­do­res de la ins­ti­tu-

ción usa­ron imá­ge­nes sa­te­li­ta­les, da­tos de los sis­te­mas de po­si­cio­na­mien­to glo­bal (GPS) y sis­te­mas de po­si­cio­na­mien­to glo­bal di­fe­ren­cial (DGPS), sis­te­mas de in­for­ma­ción geo­grá­fi­ca (SIG), va­rios mé­to­dos de pro­ce­sa­mien­to y soft­wa­re. De­tec­ta­ron que, por ejem­plo, las lomas son muy are­no­sas y con baja dis­po­ni­bi­li­dad de agua, y los cul­ti­vos se desa­rro­llan me­nos. Con­fec­cio­na­ron ma­pas de apli­ca­ción va­ria­ble de in­su­mos, que se in­cor­po­ran a sem­bra­do­ras equi­pa­das con GPS, mo­ni­to­res de den­si­dad de siem­bra y de fer­ti­li­za­ción va­ria­ble.

Lue­go, se mo­ni­to­reó la evo­lu­ción del cul­ti­vo a tra­vés de imá­ge­nes sa­te­li­ta­les que cap­tan el re­fle­jo de la luz so­lar y per­mi­ten co­no­cer el es­ta­do, la pre­sen­cia de agua y de pla­gas, y el por­cen­ta­je de co­ber­tu­ra de la su­per­fi­cie. Como co­ro­la­rio, se re­du­je­ron los in­su­mos to­ta­les apli­ca­dos, en es­pe­cial de se­mi­llas, en áreas con ero­sión eó­li­ca.

Por otro la­do, al sur de Cór­do­ba, en Jo­vi­ta, Ed­gar­do Mar­tín siem­bra 800 hec­tá­reas con maíz, so­ja y sor­go, y uti­li­za he­rra­mien­tas de agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión des­de 2001, año en que ob­tu­vo los pri­me­ros ma­pas de ren­di­mien­to, a par­tir de en­sa­yos rea­li­za­dos por téc­ni­cos del INTA. Así, vio “que ha­bía mu­cha va­ria­ción y muy mar­ca­da: la so­ja pa­sa­ba de una lo­ma de 500 ki­los a un ba­jo de más de 4.000 ki­los por hec­tá­rea. Y en el ca­so del maíz, de 1.500 a 10.000”, ex­pli­ca Mar­tín. Los en­sa­yos mos­tra­ron que al ba­jar la can­ti­dad de se­mi­lla –y, por lo tan­to, el cos­to– don­de el maíz ren­día po­co, ob­te­nía igua­les o me­jo­res re­sul­ta­dos. Así fue que en­tre 2008 y 2010 ad­qui­rió un pul­ve­ri­za­dor au­to­pro­pul­sa­do con pi­lo­to au­to­má­ti­co, cor­te por sec­cio­nes y do­si­fi­ca­ción va­ria­ble pa­ra fer­ti­li­za­ción, y un trac­tor con pi­lo­to au­to­má­ti­co, mo­ni­tor de siem­bra y den­si­dad va­ria­ble.

EX­PER­TOS Y PRO­DUC­TOS

En la ac­tua­li­dad, hay mu­chos equi­pos pa­ra apli­car do­sis va­ria­bles de in­su­mos en el cam­po, ba­sa­dos en tec­no­lo­gía. Los mo­ni­to­res de siem­bra con­tro­lan la sem­bra­do­ra, a par­tir de la aper­tu­ra o

el cie­rre en tiem­po real de los ca­ños de ba­ja­da, el ni­vel de in­su­mo den­tro de ca­da ca­jón fer­ti­li­za­dor o de se­mi­lla, la ve­lo­ci­dad de siem­bra, las alar­mas y otras ac­cio­nes. Los sis­te­mas de do­si­fi­ca­ción va­ria­ble evo­lu­cio­na­ron has­ta ofre­cer el cam­bio de do­sis en apro­xi­ma­da­men­te dos se­gun­dos. Los pi­lo­tos automáticos con co­rrec­ción de la se­ñal GPS brin­dan un gran cam­bio en la efi­cien­cia de siem­bra al man­te­ner la mis­ma efec­ti­vi­dad du­ran­te lar­gas jor­na­das de tra­ba­jo y per­mi­tir que el ope­ra­rio ha­ga otras ta­reas.

Ade­más, en pul­ve­ri­za­do­ras y sem­bra­do­ras se im­ple­men­tan sis­te­mas de cor­te por sec­ción, que op­ti­mi­zan la efi­cien­cia de­bi­do al aho­rro de fer­ti­li­zan­te o se­mi­llas, por­que evi­tan la apli­ca­ción don­de la má­qui­na ya pa­só, por ejem­plo, en ca­be­ce­ras y lo­tes irre­gu­la­res.

An­drés Mén­dez, es­pe­cia­lis­ta en agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión del INTA Man­fre­di, di­ce: “Hoy, lo más ven­di­do es la guía au­to­má­ti­ca, lo que más mar­ke­ting tie­ne es el uso de dro­nes con cá­ma­ras mul­ti­es­pec­tra­les, y lo que vie­ne es el ma­ne­jo de da­tos. En­tre los desafíos, es­tá lo­grar la adop­ción to­tal en el país, la pro­duc­ción ‘des­de el cam­po a la gón­do­la’ con tra­za­bi­li­dad de los pro­ce­sos y, por úl­ti­mo, la in­te­li­gen­cia pre­car­ga­da en las má­qui­nas, pa­ra que de­ci­dan so­las an­te di­ver­sas si­tua­cio­nes”.

Uno de los in­con­ve­nien­tes que en­fren­ta la AP es la in­com­pa­ti­bi­li­dad del hard­wa­re –los mo­ni­to­res de siem­bra, pul­ve­ri­za­ción y co­se­cha no son in­ter­cam­bia­bles– y del soft­wa­re, ya que ca­da fa­bri­can­te uti­li­za uno pro­pio. Pa­ra so­lu­cio­nar­lo, es­tá la nor­ma ISO-BUS (ISO 11783), que es un pro­to­co­lo de co­mu­ni­ca­ción de equi­pa­mien­to elec­tró­ni­co de AP. “No hay una de­ci­sión glo­bal que obli­gue su uso pa­ra to­da la ma­qui­na­ria y los mo­ni­to­res. Creo que es muy di­fí­cil que se glo­ba­li­ce. Mu­chas ve­ces la in­com­pa­ti­bi­li­dad es una es­tra­te­gia pa­ra pro­te­ger los da­tos que lo­gra ca­da em­pre­sa”, opi­na Mén­dez. Y agre­ga que, en al­gu­nos ca­sos, no ha­ce fal­ta in­ver­sión pa­ra uti­li­zar la AP, “da­do que se pue­de ac­ce­der a par­tir de con­tra­tis­tas ru­ra­les que ofre­cen ser­vi­cios de siem­bra, pul­ve­ri­za­ción, co­se­cha, et­cé­te­ra”.

En la ciu­dad cor­do­be­sa Mar­cos Juá­rez, es­tá la em­pre­sa Abe­lar­do Cuf­fia, que en­sam­bla y re­pre­sen­ta pro­duc­tos des­ti­na­dos a AP. “Lo­grar la com­pa­ti­bi­li­dad de equi­pos no es tan fá­cil como en compu­tado­ras o ce­lu­la­res, que son pro­duc­tos ma­si­vos y sus apli­ca­cio­nes son pa­ra uso glo­bal. Pa­ra los equi­pos que con­tro­lan má­qui­nas agrí­co­las, hay po­cos clien­tes en el mun­do y en­ton­ces ca­da pro­vee­dor tie­ne su desa­rro­llo. No obs­tan­te, en al­gu­nos ca­sos hay com­pa­ti­bi­li­dad en­tre equi­pos”, di­ce Ed­gar­do Cuf­fia, di­rec­tor de la com­pa­ñía.

El eje­cu­ti­vo agre­ga que, en­tre lo más nue­vo que ofre­cen, es­tá el pi­lo­to Smar­trax MD, de

mar­ca Ra­ven, pa­ra que la ma­qui­na­ria agrí­co­la se con­duz­ca so­la, me­dian­te un GPS de al­ta pre­ci­sión, y aho­rre com­bus­ti­ble y agro­quí­mi­cos. Tam­bién, el mo­ni­tor de siem­bra y do­si­fi­ca­ción va­ria­ble AGFu­sión GPRS, de mar­ca Agro­tax, que ade­más de ha­cer la apli­ca­ción va­ria­ble de fer­ti­li­zan­tes o se­mi­llas, per­mi­te que el pro­duc­tor mo­ni­to­ree des­de su ofi­ci­na lo que ha­ce la má­qui­na, y en­vía alar­mas a la PC o al ce­lu­lar an­te fa­llas. Los pre­cios va­rían en­tre US$ 1.500 y 15.000, se­gún el equi­po.

Por otro la­do, des­de la bo­nae­ren­se Tan­dil, el Es­tu­dio G&D ofre­ce ser­vi­cios de imá­ge­nes aé­reas y de vi­deo geo­rre­fe­ren­cia­do a par­tir de dro­nes, pa­ra ver el ín­di­ce verde de los cul­ti­vos y de­ter­mi­nar con qué fuer­za cre­cen; y la con­fec­ción de ma­pas de tos­ca y de na­pas. “En el sud­es­te de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, la li­mi­ta­ción es la exis­ten­cia de tos­ca, ya que la ca­pa­ci­dad pa­ra al­ma­ce­nar agua de­pen­de de la pro­fun­di­dad a la que és­ta se en­cuen­tre. El ma­pa se ha­ce con un equi­po hi­dráu­li­co y con­sis­te en la to­po­gra­fía de la tos­ca, geo­rre­fe­ren­cia­da. Así, se sa­be qué sem­brar y dón­de, por­que la so­ja no es sen­si­ble a la pro­fun­di­dad, pe­ro sí lo son el gi­ra­sol y el maíz. En cam­bio, en la zo­na nú­cleo, el sue­lo es are­no­so, el agua de llu­via en­tra rá­pi­da­men­te y ge­ne­ra una fal­sa na­pa, de la que se ha­ce un ma­pa geo­rre­fe­ren­cia­do, con un geo ra­dar. El ser­vi­cio de imá­ge­nes con dro­nes se usa pa­ra gran­des su­per­fi­cies”, cuen­ta Ma­riano Del­buono, so­cio de la em­pre­sa.

Los pre­cios son por hec­tá­rea: US$ 6,5 pa­ra el ma­peo de tos­ca, US$ 15 pa­ra el ma­peo de na­pas y en­tre US$ 2 y 3 pa­ra el ser­vi­cio de dro­nes. “Ba­jan a par­tir de 400 hec­tá­reas. Los pro­duc­to­res py­mes se jun­tan pa­ra lo­grar ma­yor vo­lu­men de hec­tá­reas y ac­ce­der a los des­cuen­tos”, di­ce el em­pren­de­dor.

DE MA­NI­VE­LA A CNC

Hoy la ma­yo­ría de los pro­duc­tos in­dus­tria­les que se co­mer­cia­li­zan pa­sa­ron por tec­no­lo­gía CNC, en al­gu­na eta­pa de su con­cep­ción. El CNC o con­trol nu­mé­ri­co compu­tari­za­do es un sis­te­ma de au­to­ma­ti­za­ción de má­qui­nas he­rra­mien­ta. Pe­ro, ac­tual­men­te, en la in­dus­tria ma­nu­fac­tu­re­ra y en ta­lle­res, hay mu­chí­si­mas má­qui­nas de muy bue­na ca­li­dad, que son an­ti­guas –como las de ma­ni­ve­la– y no in­clu­yen es­ta tec­no­lo­gía. En mu­chos ca­sos, es­tas má­qui­nas son sa­ca­das de ser­vi­cio por ser con­si­de­ra­das ob­so­le­tas des­de el pun­to de vis­ta tec­no­ló­gi­co. A par­tir de es­ta ob­ser­va­ción, Nés­tor Eduar­do González desa­rro­lló RobotMatic CNC, un sis­te­ma mo­du­lar de con­trol nu­mé­ri­co desa­rro­lla­do ín­te­gra­men­te en nues­tro país, que per­mi­te que má­qui­nas por arran­que de vi­ru­ta como tor­nos, fre­sas y me­sas de cor­te pue­dan rea­li­zar ta­reas que, nor­mal­men­te, me­dian­te ma­ni­ve­las (el ele­men­to de con­trol ori­gi­nal) no pue­den rea­li­zar­se. Así, por me­dio de la in­cor­po­ra­cióón de mo­to­res con­tro­la­dos elec­tró­ni­ca­men­te se pue­den pro­du­cir geometrias en 3D im­po­si­bles de rea­li­zar ma­nual­men­te, mo­vien­do ma­ni­ve­las. Es­to ha­ce que las py­mes pue­dan re­uti­li­zar la ma­qui­na­ria que po­seen y has­ta rea­li­zar ta­reas y pro­duc­tos que an­tes no po­dían ha­cer.

Des­de Vi­lla Lo­ma Her­mo­sa, pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res, González cuen­ta: “Una vez que una pyme ad­quie­re un equi­po, al po­co tiem­po nos so­li­ci­ta el se­gun­do, ya que el pla­zo de amor­ti­za­ción de la in­ver­sión es de po­cos me­ses. El pre­cio de un equi­po RobotMatic ba­se es US$ 12.000, y el más com­ple­to cues­ta US$ 20.000. La di­fe­ren­cia es­tá en la fun­cio­na­li­dad que el clien­te so­li­ci­te. Si se com­pa­ra con una má­qui­na de si­mi­la­res ca­rac­te­rís­ti­cas, au­to­ma­ti­za­da de ori­gen, el pre­cio es la mi­tad. Y a me­di­da que au­men­ta el ta­ma­ño de la má­qui­na, es aún más con­ve­nien­te”.

RobotMatic fun­cio­na me­dian­te tec­no­lo­gía de PC adap­ta­da in­dus­trial­men­te. Es un pro­yec­to elec­tró­ni­co ba­sa­do en soft­wa­re li­bre. In­ter­na­men­te, se ins­ta­lan mó­du­los –como ca­jas ne­gras– que se en­car­gan de ope­rar dis­tin­tas fun­cio­nes, y una pla­ca ma­dre (o mot­her­board) desa­rro­lla­da por González y su equi­po, que ad­mi­nis­tra las ta­reas de ca­da mó­du­lo.

El desa­rro­llo lle­vó 12 años y se ini­ció en la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de La Ma­tan­za, mien­tras el gru­po de ami­gos cur­sa­ba la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría en Sis­te­mas. “Ope­ro y pro­gra­mo tec­no­lo­gía CNC des­de los 19 años y, como lí­der del pro­yec­to, lo im­pul­sé pa­ra ha­cer­lo de for­ma pre­ci­sa. Pe­ro, lue­go de unos me­ses, que­dé so­lo, tra­ba­jan­do en él du­ran­te me­dio día. RobotMatic es el primer sis­te­ma de con­trol nu­mé­ri­co preen­sam­bla­do del mun­do. No­so­tros de­fi­ni­mos es­ta for­ma de apli­car tec­no­lo­gía CNC”, se enor­gu­lle­ce González.

Agri­cul­tu­ra de pre­ci­sión y CNC preen­sam­bla­do, dos in­no­va­cio­nes que re­quie­ren de tec­no­lo­gía pa­ra exis­tir. En la pró­xi­ma edi­ción, otras dos in­no­va­cio­nes ba­sa­das en tec­no­lo­gía y al al­can­ce de las py­mes.

MA­PA DE MA­LE­ZAS Rea­li­za­do por Es­tu­dio G&D so­bre la ima­gen que brin­da Goo­gle Maps de un de­ter­mi­na­do te­rreno en es­tu­dio. Ca­da co­lor in­di­ca la ma­yor o me­nor exis­ten­cia de ma­le­zas en el te­rreno. Es­te ma­pa per­mi­te apli­car los her­bi­ci­das en for­ma se­lec­ti­va.

ROBOTMATIC El dis­po­si­ti­vo que creó Nés­tor Eduar­do González y que apor­ta ca­pa­ci­da­des de con­trol nu­mé­ri­co compu­tari­za­do. Hay mu­chos ta­lle­res y py­mes que tie­nen má­qui­nas an­ti­guas –como las de ma­ni­ve­la– y que pue­den uti­li­zar es­te dis­po­si­ti­vo pa­ra mo­der­ni­zar­las.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.