“Soy fun­da­do­ra de Los Gro­bo”

Fue el ce­re­bro fi­nan­cie­ro de una py­me agro­pe­cua­ria que hoy es si­nó­ni­mo de “pool” so­je­ro. Ale­ja­da del ge­ren­cia­mien­to co­ti­diano, se de­di­ca a su fun­da­ción y a dar char­las pa­ra em­pren­de­do­ras. por

Pymes - - NOTA DE TAPA - Ste­lla bin

ase­gu­ra que siem­pre es­tá ha­cien­do por lo me­nos dos co­sas a la vez y es muy per­se­ve­ran­te, al­go que sus­cri­ben sus her­ma­nos, sus co­la­bo­ra­do­res, sus ami­gas. Du­ran­te las ca­si dos ho­ras que du­ró la entrevista, mien­tras con­tes­ta­ba pre­gun­tas o po­sa­ba pa­ra las fo­tos, An­drea Grobocopatel apro­ve­chó pa­ra es­tar con su es­po­so –a quien no iba a ver por algunos días– y dar­le par­ti­ci­pa­ción en las res­pues­tas, ce­bar­nos ma­te y che­quear su mail. Es due­ña de una fi­gu­ra ele­gan­te, un tra­to ama­ble, ale­gre, muy fe­me­nino y fir­me a la vez.

Lle­ga­mos a la ofi­ci­na que Los Gro­bo tie­ne en Bue­nos Ai­res, en el edi­fi­cio que fue de la Bol­sa de Ce­rea­les, con el ob­je­ti­vo de ha­blar so­bre su vi­da ac­tual, don­de su rol co­mo em­pre­sa­ria e im­pul­so­ra de las mu­je­res en los ne­go­cios se en­tre­cru­za con

el de pri­me­ra da­ma. Su es­po­so, Wal­ter Tor­chio, es des­de 2009 el in­ten­den­te del par­ti­do de Car­los Ca­sa­res, ubi­ca­do en el oes­te bo­nae­ren­se, al bor­de la Ru­ta 5. Sal­vo sus años uni­ver­si­ta­rios, An­drea siem­pre vi­vió allí.

Jun­to a su pa­dre, Adol­fo, y su her­mano, Gus­ta­vo Grobocopatel –hoy pre­si­den­te de la com­pa­ñía–, crea­ron el Gru­po Los Gro­bo, que co­men­zó a me­dia­dos de los años 80 co­mo un em­pren­di­mien­to agro­pe­cua­rio am­bi­cio­so, pe­ro mo­des­to, has­ta trans­for­mar­se en si­nó­ni­mo de lo que se co­no­ce co­mo “pool” de so­ja.

Du­ran­te las dos dé­ca­das ini­cia­les, el rol de An­drea fue cla­ve: hi­zo de to­do, co­mo en to­do em­pren­di­mien­to fa­mi­liar, pe­ro ade­más fue es­pe­cí­fi­ca­men­te la en­car­ga­da de orien­tar al gru­po en el te­rreno fi­nan­cie­ro. Aho­ra, a 32 años de los co­mien­zos, es­tá ale­ja­da de su rol co­mo ge­ren­te y con­ser­va una si­lla en el di­rec­to­rio de la em­pre­sa. Y ocu­pa sus días en­tre la Fun­da­ción FLOR, des­de don­de apun­ta al cre­ci­mien­to de las mu­je­res en la di­rec­ción de em­pre­sas, has­ta ta­reas es­pe­cí­fi­cas co­mo el Fon­do de Ga­ran­tías Re­cí­pro­cas, en­car­ga­do de otor­gar ava­les a em­pre­sas chi­cas y me­dia­nas. –¿Có­mo co­men­za­ron?

–Em­pe­za­mos en 1984, pro­du­cien­do en las 4.000 hec­tá­reas de cam­po que te­nía la fa­mi­lia. La em­pre­sa se lla­mó Los Gro­bo Agro­pe­cua­ria. La ini­cia­mos cuan­do mi pa­dre de­ci­dió se­pa­rar­se de su her­mano, pa­ra dar­nos es­pa­cio a no­so­tros en la em­pre­sa. Gus­ta­vo se ha­bía re­ci­bi­do de In­ge­nie­ro Agró­no­mo y yo de Eco­no­mis­ta. Tan­to mi pa­pá co­mo mi ma­má siem­pre fue­ron muy abier­tos, de ha­cer su­ce­sio­nes tem­pra­nas, de dar­nos mu­cho lu­gar. Co­sa que no es nor­mal en las em­pre­sas fa­mi­lia­res.

DIS­TAN­CIA

Ese pro­ce­so tu­vo un cos­to. Cuan­do Adol­fo Grobocopatel y su her­mano Jor­ge di­sol­vie­ron su so­cie­dad, co­men­za­ron a com­pe­tir y, en un pue­blo pe­que­ño, eso hi­zo que las fa­mi­lias se fue­ran ale­jan­do. “La dis­tan­cia que se in­ter­pu­so en­tre no­so­tros y mis pri­mos no me agra­dó en ab­so­lu­to. Cuan­do nos aso­cia­mos con mi her­mano y mis her­ma­nas pu­si­mos es­pe­cial cui­da­do en que los con­flic­tos la­bo­ra­les no in­ter­fi­rie­ran en los víncu­los fa­mi­lia­res. Hoy, nues­tros 14 hi­jos, que tie­nen en­tre 26 y 12 años, com­par­ten mu­cho. Y no­so­tros, con nues­tros pri­mos, tam­bién nos lle­va­mos fan­tás­ti­co”.

Cuan­do co­men­za­ron con la em­pre­sa, An­drea te­nía 21 años. Ha­bía he­cho muy rá­pi­do su ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria –es li­cen­cia­da en Eco­no­mía, de la UBA– por­que que­ría vol­ver­se al pue­blo. Sos­tie­ne que siem­pre le gus­tó el cam­po, la em­pre­sa fa­mi­liar.

“Cuan­do co­men­za­mos, mi her­mano Gus­ta­vo era el que sa­bía de cam­po, jun­to con mi pa­dre. Pe­ro yo era la que sa­bía de con­ta­bi­li­dad y fi­nan­zas”.

Cuan­do se in­cor­po­ró a la fir­ma, es­ta­ban su pa­dre, su her­mano y dos per­so­nas más.

Em­pe­za­ron con pro­duc­ción agrí­co­la, “que era lo que más le gus­ta­ba a Gus­ta­vo, y al­go de co­mer­cia­li­za­ción, que era lo que le gus­ta­ba a mi pa­pá”, de­ta­lla. Ella se su­mó pa­ra aten­der, en prin­ci­pio, las ta­reas ad­mi­nis­tra­ti­vas y fi­nan­cie­ras. Pe­ro, co­mo en cual­quier py­me, cuen­ta que al prin­ci­pio co­rría mu­cho y ha­cía de to­do: li­qui­dar suel­dos, ir al ban­co, con­ta­bi­li­zar, aten­der el te­lé­fono, aten­der a los clien­tes. Des­pués de 10 años, du­ran­te los cua­les Los Gro­bo se ha­bían he­cho fuer­tes en cul­ti­vos de gi­ra­sol y tri­go, co­men­za­ron a re­em­pla­zar el gi­ra­sol por la so­ja. Un cambio que ter­mi­na­ría ca­ta­pul­tan­do a la em­pre­sa co­mo la fir­ma lí­der en el sec­tor.

Esa pri­me­ra dé­ca­da de vi­da de la com­pa­ñía coin­ci­de, tam­bién, con el ar­ma­do de la fa­mi­lia de An­drea con Tor­chio y la lle­ga­da de su pri­me­ra hi­ja, que na­ció con mu­chos pro­ble­mas de sa­lud. En to­tal, tie­nen cua­tro hi­jos.

A me­dia­dos de los años 90, Los Gro­bo co­men­za­ron a ex­pan­dir­se a Uru­guay y Pa­ra­guay. Y eso a An­drea le im­pli­ca­ba via­jar mu­cho más. “Éra­mos in­no­va­do­res, tra­tá­ba­mos de ha­cer mu­cho en te­mas de tec­no­lo­gía, en te­mas pro­duc­ti­vos, en te­mas de or­ga­ni­za­ción; cer­ti­fi­ca­mos las nor­mas ISO en 2001. Y nos di­mos cuen­ta de que si no nos or­ga­ni­zá­ba­mos de otra ma­ne­ra, li­mi­tá­ba­mos el cre­ci­mien­to”, ex­pli­ca. Co­men­za­ron a con­tra­tar di­rec­to­res ex­ter­nos y con­for­man­do el Gru­po Los Gro­bo. –¿Có­mo fue ese pro­ce­so?

–Mi pa­dre ha­bía ido pre­pa­ran­do las em­pre­sas de for­ma tal que, si hu­bié­ra­mos que­ri­do se­pa­rar­nos, ca­da uno pu­die­ra ir­se con su pro­pia em­pre­sa y su pro­pio cam­po. En vez de eso, de­ci­di­mos que lo que que­ría­mos era cons­ti­tuir una gran em­pre­sa, de mo­do que du­ran­te el pe­río­do en­tre 2001 y 2002, nos re­ele­gi­mos co­mo so­cios.

–¿Y qué cam­bió?

–Re­dac­ta­mos un pro­to­co­lo don­de acor­da­mos ba­jo qué con­di­cio­nes íba­mos a ser so­cios. És­tos fue­ron los pri­me­ros pa­sos pa­ra ar­mar un di­rec­to­rio pro­fe­sio­nal. En 2003, in­cor­po­ra­mos tres di­rec­to­res ex­ter­nos pa­ra pro­fe­sio­na­li­zar las re­la­cio­nes. Na­tu­ral­men­te, uno se co­mu­ni­ca co­mo her­ma­na, her­mano o pa­dre, no con el CEO o el pre­si­den­te de una com­pa­ñía. In­cor­po­ra­mos a es­tos di­rec­to­res, pa­ra pro­fe­sio­na­li­zar no só­lo la em­pre­sa sino nues­tras re­la­cio­nes.

“Si hu­bié­ra­mos que­ri­do, ca­da uno po­día ir­se con su pro­pia em­pre­sa. En vez de eso, re­dac­ta­mos un pro­to­co­lo fa­mi­liar y nos re­ele­gi­mos co­mo so­cios.”

–Y aña­die­ron asam­bleas fa­mi­lia­res…

–A par­tir de ahí, em­pe­za­mos a ha­cer las asam­bleas fa­mi­lia­res, don­de íba­mos to­das la fa­mi­lias. Les con­tá­ba­mos a nues­tros cón­yu­ges e hi­jos ha­cia dón­de íba­mos, qué ha­cía­mos, qué ha­bía pa­sa­do du­ran­te el año. A los chi­cos les gus­ta­ba sa­ber. De he­cho, al día de hoy, nos si­guen pi­dien­do reunio­nes, que les con­te­mos ha­cia dón­de va la em­pre­sa.

Tor­chio, que par­ti­ci­pó en bue­na par­te de la entrevista, cuen­ta que era una mez­cla en­tre asam­blea de ac­cio­nis­tas y en­cuen­tro fa­mi­liar. Co­men­za­ban un sá­ba­do a la ma­ña­na con la reunión

“dura”, don­de se ha­bla­ba del ne­go­cio, y se­guía con un al­muer­zo en fa­mi­lia: “Lo hi­ci­mos du­ran­te va­rios años, en el cam­po de mis vie­jos, o en otra es­tan­cia, o en al­gún ho­tel”.

Pa­ra en­ton­ces, Los Gro­bo se en­ca­mi­na­ban ha­cia las dos dé­ca­das co­mo em­pre­sa. “Cuan­do cam­bia­mos la es­truc­tu­ra, tam­bién de­fi­ni­mos qué que­ría ha­cer ca­da uno y quién es­ta­ba me­jor ca­pa­ci­ta­do pa­ra ocu­par ca­da rol. Has­ta un de­ter­mi­na­do mo­men­to, no nos ha­bía­mos po­di­do ni si­quie­ra pre­gun­tar qué era lo que que­ría­mos ha­cer –agre­ga An­drea–. Hu­bo tres pa­sos en la pro­fe­sio­na­li­za­ción de la em­pre­sa. El pri­me­ro fue cuan­do em­pe­za­mos a po­ner­nos el som­bre­ro de ge­ren­tes y te­ner gen­te a car­go. Lue­go, cuan­do in­cor­po­ra­mos di­rec­to­res ex­ter­nos. Y, fi­nal­men­te, cuan­do ele­gi­mos in­cor­po­rar so­cios ex­ter­nos.”

–Hoy, ¿la fa­mi­lia si­gue te­nien­do el con­trol?

–La fa­mi­lia tie­ne la ma­yo­ría ac­cio­na­ria, pe­ro a ni­vel ge­ren­cial, es una em­pre­sa to­tal­men­te pro­fe­sio­nal, no es­ta­mos en la ope­ra­ción. Gus­ta­vo es el pre­si­den­te y yo la vi­ce­pre­si­den­ta, pe­ro no so­mos eje­cu­ti­vos. Por un la­do, por­que que­ría­mos dis­fru­tar a la em­pre­sa des­de otro lu­gar. Pe­ro tam­bién por­que pa­ra los que no son fa­mi­lia­res, a ve­ces con­di­cio­na te­ner a un fa­mi­liar sen­ta­do al la­do, en tu me­sa de ge­ren­tes. Por eso, yo ar­mé mi su­ce­sión tem­pra­na. En 2005, cuan­do te­nía 40 años, bus­qué un di­rec­tor de fi­nan­zas pa­ra que me su­ce­die­ra, al­guien que se ocu­pa­ra de es­tar de­trás de los ban­cos. Eso me per­mi­tió via­jar más a Pa­ra­guay y Uru­guay, y pre­si­dir la em­pre­sa que crea­mos en Pa­ra­guay.

MA­YO­RÍA DE EDAD En aquel mo­men­to, en­tran­do en la ter­ce­ra dé­ca­da, tam­bién ar­ma­ron una So­cie­dad de Ga­ran­tías Re­cí­pro­cas (SGR) y ahí es don­de An­drea Grobocopatel pro­fun­di­za su in­je­ren­cia en la pa­ta fi­nan­cie­ra y de ayu­da a las py­mes, den­tro del Gru­po Los Gro­bo. Hoy, la SGR de Los Gro­bo es la úni­ca em­pre­sa que aún pre­si­de. “Me gusta por­que es un lu­gar don­de im­pon­go mi cul­tu­ra, ar­mo mis equi­pos y reúno dos co­sas que a mí me gus­tan, las fi­nan­zas y có­mo apa­lan­car a las py­mes pa­ra que pue­dan cre­cer”, cuen­ta.

–¿A qué ti­po de py­mes apa­lan­can?

–A al­gu­nas de sec­to­res vin­cu­la­dos con el agro, pe­ro mu­chas otras que no. Hay co­mer­cios, tex­ti­les, la coope­ra­ti­va La Jua­ni­ta. Es un lu­gar don­de le abri­mos la puer­ta a las py­mes y las ayu­da­mos a cre­cer, a que pue­dan con­se­guir fi­nan­cia­mien­to acor­de a su ne­go­cio.

–Des­de un co­mien­zo, te hi­cis­te car­go de un área es­tra­té­gi­ca co­mo era la fi­nan­cie­ra, den­tro de la em­pre­sa. ¿Cuál fue tu ex­pe­rien­cia?

–En esa ins­tan­cia, yo no me di cuen­ta de que ha­bía un pro­ble­ma pa­ra la mu­jer, tra­ba­ja­ba a la par de los hom­bres y nun­ca per­ci­bí que por ser mu­jer tu­vie­ra más o me­nos lu­gar. Pe­ro me em­pe­cé a dar cuen­ta de que el estilo de li­de­raz­go era di­fe­ren­te. Que yo to­ma­ba de­ci­sio­nes de una ma­ne­ra, y mi her­mano y mi pa­dre las to­ma­ban de otra ma­ne­ra. Pe­ro es­to lo con­cep­tua­li­cé des­pués de mu­chos años. Re­cién ha­cia 2009, cuan­do em­pie­zo a ve­nir a Bue­nos Ai­res a dar char­las o me in­vi­tan a al­muer­zos de mu­je­res y em­pie­zo a con­tar y a con­cep­tua­li­zar lo vi­vi­do, me doy cuen­ta de que yo te­nía in­con­ve­nien­tes en algunos as­pec­tos.

– ¿Qué lu­gar te atri­buís en la his­to­ria de Los Gro­bo?

–Yo sien­to que fun­dé Los Gro­bo jun­to con mi pa­dre y mi her­mano, pe­ro no fui pro­ta­go­nis­ta du­ran­te mu­chos años. Te­nía una fa­mi­lia y una hi­ja con dis­ca­pa­ci­da­des, que mu­chas ve­ces nos sig­ni­fi­có es­tar un mes afue­ra. Tam­bién tu­vi­mos me­lli­zos y en algunos em­ba­ra­zos ne­ce­si­té ha­cer re­po­so por me­ses. Te­nía­mos 25 y 27 años, y en­tre la em­pre­sa y los chi­cos co­rría­mos to­do el día. Ade­más, vi­vía­mos de los suel­dos. No nos ma­ne­já­ba­mos co­mo due­ños. Pe­ro, sí, yo me sien­to fun­da­do­ra de Los Gro­bo y los que es­tu­vie­ron ahí tam­bién creo que lo sien­ten así. Ésos fue­ron años de mu­cho cre­ci­mien­to y el que an­da­ba más en la aper­tu­ra de su­cur­sa­les era Gus­ta­vo, yo es­ta­ba más en la ofi­ci­na. En esa eta­pa, los que más via­ja­ban eran mi pa­pá y mi her­mano.

Pe­ro si bien su pa­dre y su her­mano apa­re­cían abrien­do ne­go­cios, ella era el ce­re­bro del en­tra­ma­do con­ta­ble y fi­nan­cie­ro, que tu­vo que desa­rro­llar des­de ce­ro. Mien­tras, iban lle­gan­do sus hi­jos. “Gus­ta­vo sa­bía de cam­po. Yo, de con­ta­bi­li­dad y fi­nan­zas”, des­cri­be.

–En esa épo­ca, la rein­ver­sión se des­ti­na­ba a com­prar más cam­po…

–Sí, des­pués vino el ne­go­cio de sem­brar al­qui­lan­do cam­pos y au­men­tar la ca­pa­ci­dad de aco­pio. En los pri­me­ros años, la plan­ta de si­lo era pe­que­ñí­si­ma. Des­pués, du­ran­te los años que es­tu­vi­mos to­dos tra­ba­jan­do, Wal­ter y mis cu­ña­dos, cre­ci­mos ex­po­nen­cial­men­te y fui­mos montando plan­tas de si­lo en Car­los Ca­sa­res, Mag­da­la, Pehua­jó. Ahí ya sí era de­ci­dir si con las ga­nan­cias se com­pra­ba cam­po o si­los.

–Cuan­do co­men­za­ron ha­bía va­rios com­pe­ti­do­res en Car­los Ca­sa­res. ¿Qué par­ti­cu­la­ri­da­des de Los Gro­bo hi­cie­ron que cre­cie­ran tan­to, se di­fe­ren­cia­ran tan­to de los de­más?

“Fun­dé Los Gro­bo jun­to a mi pa­dre y mi her­mano Gus­ta­vo, pe­ro no fui pro­ta­go­nis­ta du­ran­te mu­chos años. Te­nía una fa­mi­lia y co­rría to­do el día.”

– Va­rias co­sas. Yo creo que por un la­do no­so­tros em­pe­za­mos a di­ver­si­fi­car­nos en otras zo­nas geo­grá­fi­cas, in­cor­po­ra­mos tec­no­lo­gía, in­no­va­mos per­ma­nen­te­men­te, agre­ga­mos otro ti­po de ac­ti­vi­da­des, com­pra­mos mo­li­nos ha­ri­ne­ros, nos in­te­gra­mos más en la ca­de­na de agro­ne­go­cios. Es de­cir, la di­ver­si­fi­ca­ción geo­grá­fi­ca, la in­te­gra­ción en otras ac­ti­vi­da­des, la pro­fe­sio­na­li­za­ción o prác­ti­cas de go­bierno cor­po­ra­ti­vo, el trabajo en la ca­li­dad, siem­pre preo­cu­pán­do­nos por cer­ti­fi­car nor­mas, por ver có­mo ha­cer pa­ra pre­sen­tar­nos en el Pre­mio Na­cio­nal a la Ca­li­dad.

Tor­chio aco­ta que otra cla­ve fue siem­pre que­rer ir por más. “Es cier­to”, asien­te An­drea. “Re­cuer­do his­to­rias de cuan­do mi pa­pá nos reunía y nos de­cía, ra­ti­fi­can­do esa idea de que el agro siem­pre cree que son años ma­los, que nos iba a ir mal y que ha­bía que pre­pa­rar­se por­que la co­se­cha no iba a ser bue­na. To­dos los años, lo mis­mo. En ver­dad, yo creo que era una for­ma de desafiar­nos, de pre­gun­tar­nos si íba­mos a ir por más o nos que­dá­ba­mos acá. Y no­so­tros, que te­nía­mos 25 o 30 años, que­ría­mos se­guir. Y más si te­nías a tu vie­jo al la­do, que si bien te cri­ti­ca­ba, tam­bién te mar­ca­ba el ca­mino, te acom­pa­ña­ba. Fue un mix in­tere­san­te en­tre jó­ve­nes in­no­va­do­res y el vie­jo sa­bio, pro­vo­cán­do­nos.”

DIS­TIN­TAS VO­CES

En su li­bro, An­drea cuen­ta que su pa­dre so­ña­ba con ser es­tan­cie­ro, cuan­do eso sig­ni­fi­ca­ba te­ner 10.000 hec­tá­reas de cam­po o más. Era un for­ma­to tra­di­cio­nal de ha­cer ne­go­cios agro­pe­cua­rios, in­vir­tien­do en la com­pra de tie­rras. Pe­ro ella y su her­mano pro­po­nían la in­ver­sión en tec­no­lo­gía, en ges­tión. Di­fe­ren­tes vi­sio­nes, que tu­vie­ron que apren­der a com­pa­ti­bi­li­zar.

“Siem­pre ha­bía ese ti­po de ten­sio­nes, com­prar cam­po o ar­mar em­pre­sas, ser lo­ca­les o glo­ba­les. Nun­ca de­ja­mos de ex­po­ner pun­tos de vis­ta dis­tin­tos. Por eso trabajo tan­to el te­ma de la mu­jer, el rol de la di­ver­si­dad en las or­ga­ni­za­cio­nes, por­que creo que las or­ga­ni­za­cio­nes, en la me­di­da que pue­dan dis­cu­tir las ideas, van a te­ner en cuen­ta más pun­tos de vis­ta, que ayu­dan a cons­truir de­ci-

sio­nes más sus­ten­ta­bles en el tiem­po. Yo creo que las ten­sio­nes crea­ti­vas fue­ron un be­ne­fi­cio pa­ra Los Gro­bo”, sos­tie­ne.

–¿Cuál era tu rol ahí?

–Pri­me­ro, dis­cu­tir bas­tan­te, po­ner mi pun­to de vis­ta. So­lía­mos te­ner di­fe­ren­tes cri­te­rios y na­die se ca­lla­ba. Una vez que se to­ma­ba la de­ci­sión, uno li­de­ra­ba y el res­to acom­pa­ña­ba. Pe­ro dis­cu­tía­mos, no nos íba­mos a dor­mir tran­qui­los si no de­cía­mos lo que pen­sá­ba­mos. Y to­dos dor­mi­mos bien.

¿Fue siem­pre así? En su li­bro, ella es­cri­be: “Pri­me­ro fue pa­pá quien te­nía la úl­ti­ma pa­la­bra, lue­go fue mi her­mano. Más de una vez, tu­ve que acom­pa­ñar sin es­tar com­ple­ta­men­te de acuer­do con el estilo de ges­tión o al­gu­na de­ci­sión to­ma­da”.

En par­te por ese ti­po de ten­sio­nes, cuan­do es­cri­bie­ron el pri­mer pro­to­co­lo fa­mi­liar, en 2002, con­tem­pla­ron la po­si­bi­li­dad de que los so­cios pu­die­ran re­ti­rar­se en cual­quier mo­men­to. Eso ha­ce que, an­te ca­da ne­go­cio que se pro­po­nen lle­var ade­lan­te, exis­ta la po­si­bi­li­dad de su­mar­se o ir­se. Cuan­do in­cor­po­ra­ron a los so­cios bra­si­le­ños, por ejem­plo, el plan­teo fue si to­dos que­rían per­ma­ne­cer o que la par­te que se ven­día fue­ra la de al­guno de los so­cios.

De allí, An­drea re­co­mien­da a las py­mes que quie­ren aso­ciar­se con al­guien que ten­gan “la puer­ta de sa­li­da” siem­pre abier­ta. “Las so­cie­da­des, al co­mien­zo, son to­das bár­ba­ras, pe­ro siem­pre te­nés que te­ner una for­ma de sa­lir de ese víncu­lo. No­so­tros, ya en el pri­mer pro­to­co­lo acor­da­mos qué iba a su­ce­der si al­guno que­ría ven­der, có­mo íba­mos a va­luar la em­pre­sa, có­mo nos íba­mos a pa­gar en­tre no­so­tros. Es­to es cla­ve pa­ra cual­quier so­cie­dad, sea o no una py­me”.

–Ha­ce algunos años se ex­pan­die­ron a Bra­sil, ¿si­gue vi­gen­te el ne­go­cio allí?

–Ya no. No­so­tros que­ría­mos ir a Bra­sil des­de 2005, pe­ro en­ten­día­mos que te­nía­mos que lle­gar con un so­cio bra­si­le­ño y cuan­do en­con­tra­mos a ese po­ten­cial so­cio di­jo que no que­ría ser so­cio só­lo en Bra­sil, sino so­cio del Gru­po Los Gro­bo. En 2003, en Uru­guay, nos aso­cia­mos con un uru­gua­yo y en Pa­ra­guay, abri­mos sin ha­ber con­se­gui­do so­cio lo­cal. El so­cio de Bra­sil, en cambio, que­ría ali­near in­tere­ses: a par­tir de 2008, te­ne­mos un so­cio bra­si­le­ño con ca­si un 22% de las ac­cio­nes del Gru­po. En Bra­sil, crea­mos una com­pa­ñía, Cea­gro, que en 2013 ter­mi­na­mos ven­dien­do a Mit­su­bis­hi.

“Me­jor ha­blar bien de uno mis­mo que mal de los de­más”. An­drea: “Mi pa­dre nos en­se­ñó a no cri­ti­car; pe­ro él se sen­tía muy or­gu­llo­so de lo que ha­cía”. “Los pro­ble­mas son lo pri­me­ro que hay que en­fren­tar, así te los sa­cás de en­ci­ma”. No pren­dió en su hi­ja: “Fue lo que me­nos pu­de apren­der y po­ner en prác­ti­ca”. “La fa­mi­lia tie­ne que dar el ejem­plo”. Un con­se­jo en la mis­ma lí­nea de ocu­par­se del ne­go­cio en for­ma per­so­nal. “Pa­ra mi pa­dre, los ge­ren­tes, si eran de la fa­mi­lia, te­nían que ser los me­jo­res. No es­ta­ban en la em­pre­sa por ser fa­mi­lia­res, sino por­que te­nían va­lor pa­ra agre­gar”. “Por don­de hay in­tere­ses, hay que pa­sar”. An­drea re­cuer­da que sien­do chi­cos, tras una ce­na o vol­vien­do de un via­je, sin im­por­tar la ho­ra que fue­ra, pa­sa­ban por al­gu­na plan­ta de si­los, o por la ofi­ci­na pa­ra ver có­mo es­ta­ba to­do. “El que tie­ne tien­da que la atien­da. Y si no, que la ven­da”. Un es­tí­mu­lo a ocu­par­se de ma­ne­ra per­so­nal de las co­sas: “Que­ría que es­tu­vié­ra­mos al fren­te, que nos ocu­pá­ra­mos se­ria­men­te del ne­go­cio”, di­ce An­drea.

La sa­li­da de Los Gro­bo al ex­te­rior coin­ci­de con la de­ci­sión de Adol­fo Grobocopatel de do­nar las ac­cio­nes de la em­pre­sa a sus hi­jos. En 2005, do­nó el 90% de las ac­cio­nes y ha­cia fi­nes de la dé­ca­da pa­sa­da, cuan­do se aso­cia­ron con los bra­si­le­ños, les do­nó el por­cen­ta­je res­tan­te. Los due­ños pa­sa­ron a ser los cua­tro her­ma­nos: Gus­ta­vo, An­drea, Ga­brie­la y Ma­til­de. Adol­fo se que­dó con las pri­me­ras hec­tá­reas de cam­po con las que ha­bían em­pe­za­do, con to­da la ga­na­de­ría y con la pri­me­ra ofi­ci­na pro­pia que tu­vo la fir­ma. Su em­pre­sa, hoy, se lla­ma Vie­jo Adol­fo.

An­drea res­ca­ta la im­por­tan­cia de es­tos cam­bios en las em­pre­sas fa­mi­lia­res. Por eso, a tra­vés de la fun­da­ción FLOR, da char­las, en dis­tin­tas par­tes del mun­do, a miem­bros de las em­pre­sas de fa­mi­lia y a py­mes que quie­ren cre­cer. Ella sos­tie­ne que en esas char­las ha­bla so­bre go­bierno cor­po­ra­ti­vo y em­pre­sas de fa­mi­lia, des­de su vi­ven­cia.

Tor­chio la in­te­rrum­pe. “Yo creo que Los Gro­bo con­tie­nen tres his­to­rias di­fe­ren­tes. Una es la de Adol­fo, otra es la de Gus­ta­vo y otra es la de An­drea”, afir­ma. “Adol­fo, cla­ra­men­te, es la se­mi­lla. Gus­ta­vo se­ría co­mo un gran fer­ti­li­za­dor, fue el que más tran­si­tó las cues­tio­nes, el pri­me­ro en ir a Uru­guay, a Pa­ra­guay. Y An­drea es la vi­sión fe­me­ni­na den­tro de la em­pre­sa que, a prio­ri, fue muy mas­cu­li­na”.

An­drea re­to­ma el hi­lo. “Sí, pe­ro pa­ra que Gus­ta­vo fue­ra a Uru­guay y a Pa­ra­guay ha­bía quie­nes, des­de acá, se­guía­mos ges­tio­nan­do las de­ci­sio­nes. Tam­bién es cier­to que hay ro­les y mo­men­tos. Hu­bo mo­men­tos, co­mo en el 2000 o el 2001, en los que te­nía­mos más ries­gos cre­di­ti­cios, ahí la que es­ta­ba más al fren­te era yo. To­dos los sec­to­res son muy de hom­bres, pe­ro el agro es te­rri­ble. El otro día hi­ci­mos el lan­za­mien­to de la pla­ta­for­ma Fron­tec (ver re­cua­dro) y ha­bía 150 hom­bres y 5 mu­je­res. Y yo pen­sa­ba, es­tos hom­bres son mor­ta­les, si se mue­ren ellas se tie­nen que ha­cer car­go, por qué no las traen. Ade­más, el po­ten­cial que se pier­de.

–¿Cuán­tos em­plea­dos tie­ne Los Gro­bo?

–Ca­si 1.000.

–¿Cuán­tas son mu­je­res?

–Mi­rá qué pre­gun­ta me ha­cés. Te voy a ave­ri­guar. –¿Y cuán­tas tie­nen car­gos ge­ren­cia­les?

–En su mo­men­to, éra­mos 60% de ac­cio­nis­tas mu­je­res: mi pa­dre, mi her­mano y tres her­ma­nas. En el di­rec­to­rio, éra­mos 50% mu­je­res y, a ni­vel ge­ren­cial, éra­mos el 30%.

(Unos días des­pués, por mail, nos en­vió las si­guien­tes es­ta­dís­ti­cas: hoy, 27% de los em­plea­dos del Gru­po son mu­je­res, ocu­pan el 17% de las ge­ren­cias y son un 35% de los man­dos me­dios.)

–Ha­blás de la ges­tión de Los Gro­bo en pa­sa­do.

¿No te­nés que sen­tar­te a to­mar al­gu­na de­ci­sión, así sea de ur­gen­cia?

–Las to­mo, pe­ro a ni­vel ac­cio­nis­ta o di­rec­to­ra. No me sien­to con los ge­ren­tes, sal­vo con los de la So­cie­dad de Ga­ran­tías Re­cí­pro­cas. En las otras, mi re­la­ción es con el CEO de Los Gro­bo. Por­que si me me­to, que­do en­gan­cha­da y hoy no quie­ro ser con­sul­ta­da. En­tre la fun­da­ción, la SGR, los via­jes, vi­vi­mos en Car­los Ca­sa­res, no ten­go mu­cho tiem­po. Y hoy ten­go la li­ber­tad de ele­gir don­de quie­ro es­tar, ten­go ese pri­vi­le­gio. An­tes vi­vía­mos del suel­do, hoy te­ne­mos un bie­nes­tar que nos per­mi­te ocu­par­nos de otras cues­tio­nes. Hoy, co­mo fa­mi­lia, te­ne­mos un por­fo­lio de in­ver­sio­nes y Los Gro­bo, pa­ra mí, son ac­cio­nes de una com­pa­ñía, te­ne­mos otra ten­sión, la po­lí­ti­ca, que no es po­ca co­sa.

–¿Có­mo se re­par­ten las ac­cio­nes de Los Gro­bo? –Ca­si un 22% es del gru­po bra­si­le­ño Vin­ci. El 78% so­mos los cua­tro her­ma­nos y de eso, apro­xi­ma­da­men­te, 20% es mío. Des­pués, den­tro del gru­po te­ne­mos dis­tin­tas so­cie­da­des: Los Gro­bo Agro­pe­cua­ria, Agro­fi­na, Los Gro­bo SGR, UPJ –que es­tá en Tan­dil y se de­di­ca al aco­pio de ce­rea­les–, la Fun­da­ción Los Gro­bo y el mo­lino ha­ri­ne­ro Ca­ne­pa. Ade­más, que­dan unos mo­li­nos ha­ri­ne­ros en Bra­sil. Y la nue­va com­pa­ñía, Fron­tec. Las em­pre­sas de Pa­ra­guay y Uru­guay, las ven­di­mos. Nos vol­vi­mos más na­cio­na­les.

En su li­bro, An­drea, re­mar­ca que pa­ra Los Gro­bo no fue fá­cil la con­for­ma­ción del Gru­po que hoy tie­nen: “Hu­bo mu­chos con­flic­tos, dis­cre­pan­cias, tu­vi­mos que lo­grar con­sen­sos o de­ci­dir por ma­yo­ría y, lue­go, acom­pa­ñar la de­ci­sión que se ha­bía to­ma­do y a quien de­bía eje­cu­tar­la”.

Una de las di­fe­ren­cias, ejem­pli­fi­ca, fue en el área a su car­go: “Ana­li­zá­ba­mos otor­gar cré­di­tos con una mi­ra­da fi­nan­cie­ra, de flu­jo de ca­ja, de pa­tri­mo­nio. Y no siem­pre coin­ci­día­mos con la po­si­ción de los co­mer­cia­les, área que de­pen­día de Gus­ta­vo. En­ton­ces, em­pe­za­ban las dis­cu­sio­nes. ‘Pa­ra po­der opi­nar te­nés que ve­nir al cam­po. Es muy di­fí­cil en­ten­der si te que­dás en la ofi­ci­na’, me de­cían. Y me obli­ga­ban a via­jar más con ellos. Sin em­bar­go, nun­ca lo­gré sen­tar a Gus­ta­vo y a su equi­po pa­ra ex­pli­car­les có­mo fun­cio­nan la ad­mi­nis­tra­ción y las fi­nan­zas, y que lo en­ten­die­ran”.

No de­be ha­ber si­do fá­cil pa­ra An­drea cre­cer y desa­rro­llar­se. Pe­ro lo lo­gró: “Mi pa­dre que­ría hi­jos va­ro­nes, por­que con­si­de­ra­ba que só­lo ellos po­drían lle­var ade­lan­te un em­pren­di­mien­to agro­pe­cua­rio. Pe­ro mis pa­dres tu­vie­ron un hi­jo y tres hi­jas, y ésa era la reali­dad fa­mi­liar con la que con­tá­ba­mos”. Ex­pli­ca tam­bién que siem­pre tu­vo cla­ro el lu­gar de li­de­raz­go que desea­ba ob­te­ner. Por eso y pa­ra lo­grar­lo “tra­ba­jé, de­mos­tré que era idó­nea. Me ga­né mi lu­gar”.

Tal vez ésa sea la cau­sa por la que un co­la­bo­ra­dor su­yo, es­cri­bió en Pa­sión por ha­cer: “Sé que An­drea es pi­lar fun­da­men­tal de sus her­ma­nos. Gus­ta­vo es la ‘chis­pa’ de Los Gro­bo, pe­ro An­drea es el ‘com­bus­ti­ble’”.

JU­LIO JUÁ­REZ

JU­LIO JUÁ­REZ

JU­LIO JUÁ­REZ

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.