Mu­je­res, del em­pren­di­mien­to a la em­pre­sa

Las mu­je­res en­fren­tan obs­tácu­los adi­cio­na­les a la ho­ra de bus­car fi­nan­cia­mien­to e in­ver­so­res. La con­tra­ca­ra: sue­len for­mar equi­pos só­li­dos y lo­grar un buen ba­lan­ce en­tre su vi­da per­so­nal y la­bo­ral.

Pymes - - GESTIÓN - Por Ma­ría Na­ran­jo

Al ce­rrar el co­mer­cio tex­til fa­mi­liar don­de tra­ba­ja­ba, tras una de las re­cu­rren­tes cri­sis eco­nó­mi­cas ar­gen­ti­nas, Jua­ni­ta Kro­chik em­pe­zó a te­jer pu­ló­ve­res y ven­der­los en­tre ami­gas y co­no­ci­das. Se­pa­ra­da, y con dos hi­jos a car­go, pen­só que és­ta era una for­ma de ob­te­ner un in­gre­so y po­der or­ga­ni­zar sus ho­ra­rios.

Pron­to, los pu­ló­ve­res fue­ron un éxi­to y de­ci­dió con­tra­tar a otras te­je­do­ras que, co­mo ella, tra­ba­ja­ban des­de sus ca­sas. La ma­yo­ría si­guen en City Ar­gen­ti­na, la em­pre­sa de in­du­men­ta­ria fe­me­ni­na que creó for­mal­men­te en 1985, in­cor­po­ran­do al ne­go­cio tan­to a su her­mano, que por en­ton­ces es­tu­dia­ba Eco­no­mía en la fa­cul­tad, co­mo a sus pa­dres. De los te­ji­dos, pa­sa­ron a las pren­das de ves­tir, siem­pre di­se­ña­das por Jua­ni­ta y fa­bri­ca­das lo­cal­men­te en ta­lle­res de con­fian­za, al man­do de las te­je­do­ras que se ca­pa­ci­ta­ron pa­ra cor­tar y co­ser a má­qui­na.

Hoy, la fir­ma pro­du­ce unas 60.000 pren­das por tem­po­ra­da, que ven­de en cua­tro lo­ca­les ex­clu­si­vos en la ciu­dad de Bue­nos Ai­res y una vein­te­na de mul­ti­mar­cas a lo lar­go del país. La crea­ti­vi­dad y la cons­tan­cia fue­ron las claves pa­ra la per­ma­nen­cia de la mar­ca a lo lar­go de 30 años en los que pa­só de to­do: “Des­de la aper­tu­ra im­por­ta­do­ra de los 90 has­ta la cri­sis del 2001, en la que ca­si per­de­mos lo que nos ha­bía lle­va­do quin­ce años cons­truir”, cuen­ta Kro­chik, cu­ya mi­ra­da se en­som­bre­ce al re­cor­dar la ma­ña­na de 2001 en que reunió a sus em­plea­dos en su ofi­ci­na-ta­ller del ba­rrio de On­ce y les di­jo que les te­nía que ba­jar el suel­do pa­ra no ce­rrar la em­pre­sa. “To­dos acep­ta­ron. Era eso o que­dar­se sin trabajo. Tam­bién nos ayu­da­ron los pro­vee­do­res, que nos es­ti­ra­ban los pla­zos pa­ra pa­gar­les la mer­ca­de­ría. De a po­co, fui­mos sal­dan­do las deu­das y sal­va­mos la em­pre­sa”, afir­ma.

Ro­dea­da de mues­tras de sus co­lec­cio­nes, afi­ches de mo­de­los lu­cien­do sus pren­das y fo­tos fa­mi­lia­res, Jua­ni­ta sos­tie­ne: “Cre­ci­mos a ba­se de rein­ver­tir uti­li­da­des. Los ban­cos me pres­tan pa­ra pa­gar agui­nal­dos o ca­pi­tal de trabajo, pe­ro el año pa­sa­do com­pra­mos una má­qui­na, y nos la fi­nan­ció el fa­bri­can­te. No hay cré­di­to ni sal­va­ta­je pa­ra las py­mes. Só­lo pa­ra las gran­des que, cuan­do les va mal, ame­na­zan con echar de a cien per­so­nas”, se la­men­ta.

ME­NOS DEL 20%

Las mu­je­res ar­gen­ti­nas ocu­pan só­lo el 18% de los pues­tos eje­cu­ti­vos en las gran­des com­pa­ñías (en­cues­ta Grant Thorn­ton 2014), pe­ro son pro­pie­ta­rias o tie­nen car­gos ge­ren­cia­les en el 50% de las py­mes in­dus­tria­les, se­gún un re­le­va­mien­to de 2012 del Mi­nis­te­rio de In­dus­tria (hoy Mi­nis­te­rio de Pro­duc­ción).

Los em­pren­di­mien­tos fe­me­ni­nos sue­len ini­ciar­se con me­nor ca­pi­tal

y te­ner me­no­res es­ti­ma­cio­nes de ven­tas que los crea­dos por va­ro­nes, de acuer­do con el in­for­me We Grow, del Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de De­sa­rro­llo (BID). “Nos te­ne­mos me­nos con­fian­za que los va­ro­nes, y es­to se re­fle­ja a la ho­ra de pe­dir fi­nan­cia­ción y pro­yec­tar el cre­ci­mien­to del ne­go­cio”, apun­ta Vir­gi­nia Por­ce­lla, au­to­ra del li­bro Fe­mi­no­mics, de la eco­no­mía per­so­nal al em­pren­di­mien­to pro­pio (Pla­ne­ta).

Mu­chos em­pren­di­mien­tos fe­me­ni­nos es­tán li­ga­dos a te­má­ti­cas co­mo de­co­ra­ción, belleza, or­ga­ni­za­ción de even­tos o in­du­men­ta­ria. Pe­ro tam­bién un cre­cien­te nú­me­ro de em­pren­di­mien­tos de ba­se tec­no­ló­gi­ca son li­de­ra­dos por mu­je­res. Un 63% de las em­pren­de­do­ras tie­ne es­tu­dios uni­ver­si­ta­rios, fren­te al 53% de los em­pren­de­do­res va­ro­nes, se­gún el es­tu­dio del BID.

LAS CHI­CAS DE VA­RE­LA

El la­bo­ra­to­rio geo­ló­gi­co LCV ex­por­ta ser­vi­cios pa­ra la in­dus­tria del pe­tró­leo, gas, mi­ne­ría y cons­truc­ción. Fun­da­do en 1992 por seis geó­lo­gas que fue­ron des­vin­cu­la­das de YPF tras su pri­va­ti­za­ción, hoy es re­fe­ren­te mun­dial en es­tu­dios de ex­plo­ra­ción de hi­dro­car­bu­ros.

Lo que po­cos sa­ben es que la si­gla LCV no es una fór­mu­la quí­mi­ca ni las ini­cia­les de ape­lli­dos: res­pon­de al nom­bre que “Las Chi­cas de Va­re­la” se die­ron a sí mis­mas, en es­ta aven­tu­ra de crear la pro­pia em­pre­sa pa­ra en­fren­tar la de­socu­pa­ción.

“To­das nos re­ci­bi­mos de geó­lo­gas en la Uni­ver­si­dad de La Pla­ta y tra­ba­já­ba­mos jun­tas en el la­bo­ra­to­rio de ex­plo­ra­ción de YPF. Cuan­do nos avi­sa­ron que iban a ce­rrar­lo, fue un do­lor muy gran­de”, re­cuer­da Clau­dia Agui­rre, una de las cua­tro fun­da­do­ras que con­ti­núan a car­go de la com­pa­ñía.

Así, an­te la pers­pec­ti­va de que­dar­se en la ca­lle con hi­jos pe­que­ños y sin

po­der tra­ba­jar de lo que ha­bían es­tu­dia­do, de­ci­die­ron po­ner en co­mún sus in­dem­ni­za­cio­nes y el prés­ta­mo de la ma­dre de una de ellas, pa­ra ar­mar un pe­que­ño la­bo­ra­to­rio en una ca­sa al­qui­la­da de la lo­ca­li­dad de Flo­ren­cio Va­re­la. Con el au­men­to del trabajo, fue­ron am­plian­do el la­bo­ra­to­rio y su­man­do em­plea­dos, has­ta los 50 ac­tua­les. En 1997, ini­cia­ron su ex­pan­sión re­gio­nal, con su­cur­sa­les en Bo­li­via, Pe­rú y Ecua­dor.

“En el am­bien­te del pe­tró­leo, la ma­yo­ría son hom­bres, pe­ro a los pon­cha­zos nos hi­ci­mos un lu­gar”, di­ce Agui­rre. “Fue to­do un apren­di­za­je –apun­ta Pa­tri­cia Fe­rra­re­si, otra de las fun­da­do­ras–, pa­sar del mi­cros­co­pio a abrir una cuen­ta, sa­lir a ven­der, pa­gar­le a los pro­vee­do­res… hoy se­gui­mos apren­dien­do.”

En 25 años de so­cie­dad, las Chi­cas de Va­re­la en­fren­ta­ron los al­ti­ba­jos de la eco­no­mía com­bi­na­dos con la vo­la­ti­li­dad pro­pia de la ac­ti­vi­dad pe­tro­le­ra y va­rias mudanzas (la úl­ti­ma, de un te­rreno en el que cons­truían su la­bo­ra­to­rio nue­vo, que fue ocu­pa­do por la­dro­nes de ga­na­do). Pe­ro, “más allá de nues­tras his­to­rias per­so­na­les y di­fe­ren­cias de ca­rác­ter, ja­más tu­vi­mos pro­ble­mas en­tre las so­cias”, afir­ma Agui­rre.

“Creo que, a la ho­ra de ges­tio­nar, las mu­je­res so­mos más con­des­cen­dien­tes. Te­ne­mos ho­ra­rios fle­xi­bles, por­que sa­be­mos lo que es lle­var a un hi­jo al mé­di­co, o ir a los ac­tos del co­le­gio, sin que eso im­pli­que de­jar de cum­plir con el trabajo. El me­dio pe­tro­le­ro es bas­tan­te ma­chis­ta. Por eso, si hay que ne­go­ciar nú­meros, va­mos to­das”, agre­ga Agui­rre.

PA­SAR AL MOS­TRA­DOR

Pa­ra Va­le­ria Sprin­ger, doc­to­ra en Quí­mi­ca de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal del Sur, y crea­do­ra de un kit de de­tec­ción de con­ta­mi­nan­tes en ali­men­tos, pa­sar de la me­sa­da de en­sa­yos, al mos­tra­dor de su em­pre­sa im­pli­có sor­tear al­gu­nas ba­rre­ras: “La prin­ci­pal es la fi­nan­cia­ción. Es di­fí­cil ob­te­ner fon­dos por los tiem­pos que se ma­ne­jan en es­ta in­dus­tria”.

Va­le­ria desa­rro­lló el kit a par­tir de su te­sis doc­to­ral, en­fo­ca­da en nue­vos mé­to­dos de de­tec­ción de pla­gui­ci­das y an­ti­bió­ti­cos en los ali­men­tos. Se tra­ta

de una preo­cu­pa­ción ca­da vez más fre­cuen­te, de­bi­do a las fu­mi­ga­cio­nes y uso in­ten­si­vo de pro­duc­tos quí­mi­cos en el agro. El kit que desa­rro­lló uti­li­za na­no­par­tí­cu­las (un nano mi­de la mi­llo­né­si­ma par­te del mi­lí­me­tro) que, al en­trar en con­tac­to con con­ta­mi­nan­tes, cam­bian de co­lor y pue­den re­gis­trar­se en fo­to­gra­fías to­ma­das con un smartp­ho­ne. “Es­pe­ra­mos que es­te mé­to­do pue­da ser usa­do en zo­nas re­mo­tas, ya que las fo­tos de mues­tras se en­vían al la­bo­ra­to­rio a tra­vés del te­lé­fono”, di­ce.

A la ho­ra de trans­for­mar su in­ves­ti­ga­ción so­bre bio­ma­te­ria­les pa­ra re­cons­truir te­ji­do óseo en un tra­ta­mien­to co­mer­cia­li­za­ble, Va­le­ria Bos­sio, bio­quí­mi­ca de la Uni­ver­si­dad de La Pla­ta, se en­con­tró con que le fal­ta­ban al­gu­nas he­rra­mien­tas en su for­ma­ción aca­dé­mi­ca. “En ge­ne­ral, la uni­ver­si­dad nos pre­pa­ra pa­ra ha­cer in­ves­ti­ga­ción o tra­ba­jar en al­gu­na em­pre­sa, pe­ro no pa­ra crear la pro­pia”, di­ce. Por eso, de­ci­dió im­pul­sar, den­tro de su fa­cul­tad, una Cá­te­dra de Em­pren­de­do­ris­mo pa­ra los es­tu­dian­tes de gra­do, con una cre­cien­te asis­ten­cia de mu­je­res.

VA­LOR DE LA TIE­RRA

Si al­go di­fe­ren­cia a los em­pren­di­mien­tos fe­me­ni­nos es la mo­ti­va­ción, que mu­chas ve­ces pa­sa por la au­to­no­mía y la po­si­bi­li­dad de ba­lan­cear su vi­da per­so­nal y la­bo­ral, di­ce Por­ce­lla. “Las em­pren­de­do­ras de hoy no es­tán dis­pues­tas a re­sig­nar su vi­da fa­mi­liar por su em­pre­sa”, des­ta­ca la au­to­ra.

La con­tra­ca­ra de es­to es que “más de la mi­tad de las em­pren­de­do­ras lo ha­cen por ne­ce­si­dad, mien­tras que la ma­yo­ría de los va­ro­nes lo ha­cen por opor­tu­ni­dad de ne­go­cio, se­gún los re­sul­ta­dos del es­tu­dio anual GEM (Glo­bal En­tre­pre­neurs­hip Mo­ni­tor). Pa­ra ellos, los fac­to­res más im­por­tan­tes son la ren­ta­bi­li­dad y las ven­tas, mien­tras que ellas sue­len prio­ri­zar que sea un ám­bi­to de ac­ti­vi­dad que les gus­te y un buen cli­ma la­bo­ral.

Crear En­can­to de Oli­vo, una mar­ca que co­mer­cia­li­za acei­te de oli­va de pe­que­ños pro­duc­to­res ca­ta­mar­que­ños, fue par­te de un cambio de vi­da que Ma­ría Ál­va­rez de­ci­dió ha­ce cin­co años, lue­go de ha­ber tra­ba­ja­do en una em­pre­sa oli­ví­co­la es­pa­ño­la. “Tu­ve que ven­der el au­to y pe­dir pres­ta­do a fa­mi­lia­res y ami­gos pa­ra pa­gar via­jes, trá­mi­tes e in­su­mos du­ran­te la pri­me­ra cam­pa­ña (co­se­cha)”, cuen­ta. Hoy, sus pro­duc­tos se co­mer­cia­li­zan en fe­rias, tien­das y res­tau­ran­tes de Ca­ta­mar­ca, Cór­do­ba y Ca­pi­tal Fe­de­ral. “Tra­ba­jan con­mi­go 50 pro­duc­to­res, y es­ta­mos en­va­san­do 16.000 li­tros al año. Con el ase­so­ra­mien­to de or­ga­nis­mos co­mo el IN­TA y el IN­TI, bus­co pro­mo­ver la ca­li­dad y un pre­cio jus­to pa­ra los pro­duc­to­res”, afir­ma.

Por­ce­lla ad­vier­te: “El pro­ble­ma no es que es­cu­cha­mos más vo­ces o que bus­ca­mos ma­yor con­sen­so, sino que esas vo­ces es­tán más de­ter­mi­na­das por el afec­to y las cues­tio­nes emo­cio­na­les que por un aná­li­sis con­cien­zu­do del ne­go­cio”.

Lue­go de tra­ba­jar en Ho­lan­da co­mo eje­cu­ti­va en una em­pre­sa tec­no­ló­gi­ca, Be­lén Avi­co re­gre­só a la Ar­gen­ti­na jun­to a su no­vio ho­lan­dés, pa­ra for­mar aquí una fa­mi­lia. “Pen­sé que si nos que­dá­ba­mos acá te­nía que em­pren­der al­go, por­que, pa­ra ser em­plea­da, re­gre­sa­ba a Ho­lan­da, don­de te­nía un ex­ce­len­te

trabajo y mu­chas va­ca­cio­nes”, con­fie­sa. Y así, des­pués de un via­je al nor­te del país, Be­lén tu­vo la idea de crear su pro­pio blend de té: “A me­dia­dos de

2011, so­ñé con mi mar­ca, Cu­ra Té Al­ma, y dos años des­pués se hi­zo reali­dad”.

“Em­pe­cé di­se­ñan­do blends de té en he­bras, apro­ve­chan­do que la Ar­gen­ti­na es uno de los prin­ci­pa­les pro­duc­to­res de es­ta in­fu­sión. Re­cuer­do que mis pa­dres y algunos ami­gos me di­je­ron: ¿A quién le vas a ven­der té en el país de la yer­ba ma­te? Pe­ro de­ci­dí se­guir ade­lan­te.”

Be­lén se pu­so en con­tac­to con la Con­fe­de­ra­ción de la Me­dia­na Em­pre­sa (CAME) y el Cen­tro de De­sa­rro­llo Eco­nó­mi­co de la Mu­jer, re­cien­te­men­te crea­do den­tro del Mi­nis­te­rio de la Pro­duc­ción, que la orien­ta­ron en el ar­ma­do de su ne­go­cio. Ac­tual­men­te, cuen­ta con una red de 250 pun­tos de ven­ta en to­do el país, y reali­zó la pri­me­ra ex­por­ta­ción a Uru­guay. “Creo que cuan­do al­go nos gusta y le po­ne­mos pa­sión –di­ce Be­lén–, las mu­je­res so­mos ca­pa­ces de lo­grar los ob­je­ti­vos co­mer­cia­les, man­te­nien­do la ca­li­dez y la cer­ca­nía de las re­la­cio­nes.”

DAVID FER­NÁN­DEZ

PIO­NE­RA

En 1991, Vi­via­na Ber­nath pu­so un la­bo­ra­to­rio de ge­né­ti­ca apli­ca­da. Vein­te años des­pués, abrió el cen­tro Zoi­gen.

CYN UL­RICH

EN­CAN­TO DE OLI­VO Ma­ría Ál­va­rez ven­dió su au­to pa­ra co­men­zar su em­pren­di­mien­to. Hoy tra­ba­ja con 50 pro­duc­to­res y en­va­sa 16.000 li­tros anua­les.

CON­TAC­TOS Com­pa­ra­en­ca­sa.com www.fa­ce­book.com/Pa­sa­je­sen­ca­sa elDial.com www.fa­ce­book.com/elDial.com.de­re­choac­tual Gn Mu­sic www.fa­ce­book.com/la­mu­si­caen­tus­ge­nes in­ver­ti­ren­bie­nes.com: www.in­ver­ti­ren­bie­nes.com.ar

EMILIANA MIGUELEZ

CITY AR­GEN­TI­NA Jua­na Kro­chik te­jía pu­ló­ve­res en 1985. Hoy, pro­du­ce 60.000 pren­das. Las ven­de en lo­ca­les pro­pios y mul­ti­mar­ca.

SEIS DESOCUPADAS Las Chi­cas de Va­re­la, co­men­zó con seis geó­lo­gas des­pe­di­das de YPF en los 90. Hoy, su­man 50 em­plea­dos y fi­lia­les en el ex­te­rior.

INVENTORA

Va­le­ria Sprin­ger desa­rro­lló un kit de de­tec­ción de con­ta­mi­nan­tes en ali­men­tos. “Lo di­fí­cil es ob­te­ner fi­nan­cia­ción”, di­ce.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.