Ojo con los hí­bri­dos

Pymes - - DOSSIER - Juan Pa­blo Mo­nas­tirsky

Con la ex­pe­rien­cia de algunos años rea­li­zan­do lo­ca­les co­mer­cia­les, he ob­ser­va­do erro­res muy co­mu­nes que co­me­ten los pro­pie­ta­rios o ge­ren­tes al mo­men­to de “mo­der­ni­zar” el lo­cal, pues ter­mi­nan per­dien­do iden­ti­dad y que­da una es­pe­cie de hí­bri­do en­tre lo ori­gi­nal y una ma­la op­ción de re­no­va­ción. El ac­ce­so a la Web ha ge­ne­ra­do un cambio cul­tu­ral muy pro­fun­do, con pros y con­tras, co­mo el que se ha­ya ba­na­li­za­do el di­se­ño de ca­li­dad, con to­do lo que ello im­pli­ca. La pro­li­fe­ra­ción de blogs y tu­to­ria­les, mu­chas ve­ces muy úti­les, han ju­ga­do en con­tra a la ho­ra de re­no­var la ima­gen de un lo­cal de mo­do pro­fe­sio­nal, so­bre to­do cuan­do lo que es­tá en jue­go es el éxi­to de un ne­go­cio.

Las re­no­va­cio­nes o re­for­mas de­ben tra­tar­se res­pe­tan­do la esen­cia del lu­gar, te­nien­do en cuen­ta quién es y qué bus­ca el clien­te y có­mo se le pue­de en­tre­gar una me­jor aten­ción, sin per­der de vis­ta la me­ta. Ge­ne­ral­men­te, no se les da im­por­tan­cia a dos co­sas fun­da­men­ta­les: la acús­ti­ca y la ilu­mi­na­ción, va­ria­bles que no im­pli­can un pro­ble­ma en tér­mi­nos de in­ver­sión y que pue­den me­jo­rar y re­no­var un res­tau­ran­te, sin cam­biar su iden­ti­dad.

Si el co­mer­cio es nue­vo, se de­be con­tra­tar a un pro­fe­sio­nal que ten­ga ex­pe­rien­cia en lo­ca­les gas­tro­nó­mi­cos y ma­ne­je las pre­mi­sas an­tes men­cio­na­das. Lo mis­mo si es tra­di­cio­nal y se quie­re re­no­var, só­lo que en ese ca­so el desafío se­rá me­jo­rar to­do lo po­si­ble, sin que se pier­da la per­so­na­li­dad. Si un res­tau­ran­te per­ma­ne­ce por va­rios años, no es me­ra for­tu­na, sin du­da, al­gu­na o va­rias pau­tas han si­do cum­pli­das en for­ma efi­cien­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.