Ser vi­si­ble tie­ne pre­cio en In­ter­net

Ca­da vez es más di­fí­cil lo­grar que los con­te­ni­dos de las re­des so­cia­les lle­guen a los se­gui­do­res si no se in­vier­te en pu­bli­ci­dad. Qué con­si­de­rar pa­ra ele­gir la pla­ta­for­ma ade­cua­da.

Pymes - - TECNOLOGÍA - Por Jo­sé María La­mor­te

Ya pa­só el tiem­po en que las vi­si­tas y los Li­kes en un per­fil de las re­des so­cia­les se con­se­guían só­lo con te­ner pre­sen­cia en los bus­ca­do­res y una can­ti­dad acep­ta­ble de se­gui­do­res. Las re­des so­cia­les mo­di­fi­ca­ron sus al­go­rit­mos con el ob­je­ti­vo de que las em­pre­sas y pro­fe­sio­na­les que quie­ran te­ner con­te­ni­dos con mu­cho trá­fi­co in­vier­tan en pu­bli­ci­dad. Es­pe­cial­men­te en la Argentina, don­de los usua­rios de In­ter­net son de los que más pa­san co­nec­ta­dos a re­des so­cia­les. És­te es un da­to cla­ve pa­ra una py­me que quie­ra ar­mar una es­tra­te­gia de mar­ke­ting di­gi­tal.

Ac­tual­men­te, lo­grar que un con­te­ni­do sea “vi­ral” tie­ne su pre­cio. Se cal­cu­la que só­lo ocho de ca­da 100 se­gui­do­res ven el con­te­ni­do or­gá­ni­co que se pu­bli­ca en una pá­gi­na de em­pre­sa o pro­fe­sio­nal. Por lo tan­to, pa­ra lle­gar a ma­yor can­ti­dad de per­so­nas, hay que ha­cer pu­bli­ci­dad on li­ne.

En 2016, al­re­de­dor de 30 mi­llo­nes de ar­gen­ti­nos se co­nec­ta­ron a

In­ter­net y se in­vir­tie­ron apro­xi­ma­da­men­te US$ 1.000 mi­llo­nes en pu­bli­ci­dad on li­ne.

Es­ta ci­fra crece cons­tan­te­men­te, has­ta tal pun­to que Goo­gle –que con su pla­ta­for­ma Ad­words y con Youtu­be se lle­va la ma­yor par­te de la tor­ta pu­bli­ci­ta­ria– en­car­gó un es­tu­dio a la con­sul­to­ra De­loit­te pa­ra

es­ti­mar el im­pac­to eco­nó­mi­co de in­ver­sión pu­bli­ci­ta­ria en su pla­ta­for­ma. Una de las con­clu­sio­nes fue que “por ca­da pe­so in­ver­ti­do en Ad­words, las em­pre­sas que uti­li­za­ron esa pla­ta­for­ma re­ci­bie­ron un pro­me­dio de has­ta ocho pe­sos”. Otro da­to re­le­van­te fue que ese im­pac­to eco­nó­mi­co “sus­ten­tó en­tre 20.000 y 70.000 pues­tos de tra­ba­jo en dis­tin­tos sec­to­res de la eco­no­mía argentina”.

En el eco­sis­te­ma de Goo­gle, una em­pre­sa que ha­ce pu­bli­ci­dad en la pla­ta­for­ma Ad­words con­si­gue me­jor pre­sen­cia en su bus­ca­dor y en si­tios “aso­cia­dos”, que son los que in­ser­tan avi­sos en sus pá­gi­nas pa­ra ob­te­ner al­gún in­gre­so ex­tra.

En el ca­so de las re­des so­cia­les, la pu­bli­ci­dad per­mi­te pro­mo­cio­nar un pro­duc­to o ser­vi­cio, el per­fil de la em­pre­sa, o im­pul­sar un con­te­ni­do pa­ra que lle­gue a un uni­ver­so de­ter­mi­na­do de po­ten­cia­les clien­tes.

ADS VER­SUS AD­WORDS

Al­re­de­dor del 80% del trá­fi­co en In­ter­net pro­vie­ne de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y ca­da vez es más sen­ci­llo pa­ra los usua­rios to­mar de­ci­sio­nes de com­pra. Goo­gle ya tie­ne bue­na cuo­ta de mer­ca­do con su sis­te­ma ope­ra­ti­vo An­droid y op­ti­mi­zó su pla­ta­for­ma de pu­bli­ci­dad pa­ra sa­car pro­ve­cho.

Al mis­mo tiem­po, Fa­ce­book es una de las apps más usa­das en mó­vi­les, y de he­cho al­re­de­dor del 70% de su trá­fi­co pro­vie­ne de esos dis­po­si­ti­vos.

Uno de los ma­yo­res atrac­ti­vos de la pu­bli­ci­dad en re­des so­cia­les pa­ra las py­mes es la po­si­bi­li­dad de ar­mar cam­pa­ñas con muy po­ca in­ver­sión, y seg­men­tar­las pa­ra que lle­guen a las per­so­nas y a las zo­nas geo­grá­fi­cas ele­gi­das.

Con Fa­ce­book Ads y Goo­gle Ad­words, dos mo­de­los en apa­rien­cia com­ple­men­ta­rios, am­bas em­pre­sas se re­par­ten ca­si la mi­tad de to­da la pu­bli­ci­dad di­gi­tal. Pe­ro los dos tie­nen ven­ta­jas y des­ven­ta­jas.

To­do de­pen­de del ob­je­ti­vo y del pre­su­pues­to. Des­de Ad­words se pue­den crear anun­cios de ma­ne­ra sen­ci­lla, es­ta­ble­cer un pre­su­pues­to, seg­men­tar su lle­ga­da a tra­vés de to­do ti­po de va­ria­bles, apro­ve­char la si­ner­gia con su pla­ta­for­ma de ne­go­cios pa­ra apun­tar a una zo­na de­ter­mi­na­da, y ana­li­zar la cam­pa­ña y el trá­fi­co con Goo­gle Analy­tics.

Sin em­bar­go, ad­mi­nis­trar to­do ese uni­ver­so no es sen­ci­llo. En prin­ci­pio, el sis­te­ma de pu­jas por clics o im­pre­sio­nes de Ad­words es com­ple­jo y muy com­pe­ti­ti­vo, y el cos­to es más al­to que en las re­des so­cia­les. En es­ta pla­ta­for­ma, hay lí­mi­tes de ca­rac­te­res y es­pe­ci­fi­ca­cio­nes de con­fec­ción de avi­sos que hay que res­pe­tar ri­gu­ro­sa­men­te, y pa­ra que una cam­pa­ña fun­cio­ne hay que seg­men­tar y op­ti­mi­zar co­rrec­ta­men­te los anun­cios.

Fa­ce­book Ads, la pla­ta­for­ma de anun­cios de la red so­cial, tie­ne a su fa­vor el tiem­po que sus usua­rios pa­san co­nec­ta­dos, es­pe­cial­men­te en la Argentina. Ha­ce un tiem­po, la em­pre­sa in­te­gró su ad­mi­nis­tra­dor de sus anun­cios con Ins­ta­gram, lo que la ha­ce aún más atrac­ti­va por­que am­plía el pú­bli­co ob­je­ti­vo y ma­xi­mi­za la efec­ti­vi­dad de las cam­pa­ñas.

To­da­vía no tie­ne un ad­mi­nis­tra­dor de anun­cios tan ela­bo­ra­do y pre­ci­so co­mo el de Goo­gle, es­pe­cial­men­te cuan­do se bus­ca ar­mar cam­pa­ñas seg­men­ta­das. Pe­ro es mu­cho más sen­ci­llo de ma­ne­jar pa­ra el usua­rio co­mún y re­sul­ta más fá­cil per­ci­bir los re­sul­ta­dos de ca­da cam­pa­ña de anun­cios a tra­vés de la can­ti­dad de se­gui­do­res, los Li­kes o los men­sa­jes re­ci­bi­dos.

Lo que jue­ga en con­tra de cual­quier pu­bli­ci­dad en re­des so­cia­les es que los usua­rios pue­dan per­ci­bir los anun­cios co­mo in­va­si­vos.

Pa­ra man­te­ner ese de­li­ca­do equi­li­brio, las re­des so­cia­les han me­jo­ra­do sus he­rra­mien­tas ad­mi­nis­tra­ti­vas. De to­dos mo­dos, si se bus­ca una es­tra­te­gia pre­ci­sa, lo óp­ti­mo es con­tra­tar a un pro­fe­sio­nal de re­des que ges­tio­ne to­das las cam­pa­ñas, tal co­mo se ha­ría en el ca­so de una cam­pa­ña pu­bli­ci­ta­ria tra­di­cio­nal, por­que las fron­te­ras que se­pa­ran el mun­do del mar­ke­ting di­gi­tal del mun­do del mar­ke­ting fí­si­co son ca­da vez más es­tre­chas.

c

vs

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.