“Di­gi­ta­li­zar una py­me no es ca­ro y es muy ven­ta­jo­so”.

El rec­tor del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Bue­nos Aires (ITBA) plan­tea que el um­bral de ac­ce­so a las nue­vas tec­no­lo­gías es más al­can­za­ble que en el pa­sa­do. Tra­ba­jos en pe­li­gro de ex­tin­ción: las ta­reas “re­pe­ti­ti­vas”. En as­cen­so: em­pleos que in­clu­yen aná­li­sis y

Pymes - - NEWS - por Lau­ra An­daha­zi fo­to­gra­fía Sil­va­na Boe­mo

La trans­for­ma­ción di­gi­tal que el mun­do es­tá vi­vien­do trae apa­re­ja­do cam­bios in­elu­di­bles pa­ra las em­pre­sas. No só­lo es­tá cam­bian­do la ma­ne­ra de ha­cer ne­go­cios sino tam­bién la for­ma de ar­mar los equi­pos de tra­ba­jo. Los es­pe­cia­lis­tas coin­ci­den en que las nue­vas tec­no­lo­gías van a ge­ne­rar nue­vos pues­tos de tra­ba­jo, pe­ro al mis­mo tiem­po ha­rán des­apa­re­cer otros. Jo­sé Luis Ro­ces, rec­tor del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Bue­nos Aires (ITBA) advierte acer­ca de la im­por­tan­cia de que las py­mes no se que­den al mar­gen de es­ta trans­for­ma­ción, pa­ra no per­der ren­ta­bi­li­dad o que­dar ob­so­le­tas con tra­ba­ja­do­res que po­co ten­gan que ver con el fu­tu­ro.

¿Cuá­les son las com­pe­ten­cias ne­ce­sa­rias de los nue­vos equi­pos de tra­ba­jo del mun­do di­gi­tal?

El prin­ci­pio to­das las que tie­nen que ver con el con­cep­to de tra­ba­jo co­la­bo­ra­ti­vo. El mo­de­lo bá­si­co por el que mu­chas ve­ces las py­mes fa­llan es que es­tán muy cen­tra­das en lo in­di­vi­dual y en li­de­raz­gos uni­per­so­na­les y au­to­crá­ti­cos. Un de las me­jo­ras que trae apa­re­ja­da la trans­for­ma­ción es que el mo­de­lo se ba­sa en la po­si­bi­li­dad de es­ti­mu­lar las com­pe­ten­cias co­la­bo­ra­ti­vas que im­pli­can el tra­ba­jo en equi­po, el apren­di­za­je co­lec­ti­vo, la op­ción de ha­cer di­se­ños don­de par­ti­ci­pen mu­chos sec­to­res, la po­si­bi­li­dad de per­ma­nen­te me­jo­rar las co­sas o pro­ce­sos, sin dar­las nun­ca por ter­mi­na­das. El fe­nó­meno de la in­no­va­ción y de la crea­ti­vi­dad es un fe­nó­meno de na­tu­ra­le­za co­lec­ti­va.

Otra ca­pa­ci­dad tie­ne que ver con la adap­ta­ción de un pen­sa­mien­to más cir­cu­lar y no tan li­neal, por­que ya no se tra­ta de ob­te­ner in­for­ma­ción sino de sa­ber qué ha­cer con ella. La in­for­ma­ción es un com­mo­dity.

¿Cuán cier­tos son los pro­nós­ti­cos que au­gu­ran el fin de al­gu­nos pues­tos de tra­ba­jo y pro­fe­sio­nes?

Mu­cho, por­que hoy hay que ro­dear­se de gen­te con ca­pa­ci­da­des dis­tin­tas a las que se ne­ce­si­ta­ban con la otra tec­no­lo­gía analó­gi­ca, que hi­zo én­fa­sis en las ca­pa­ci­da­des ope­ra­ti­vas, ma­nua­les, re­pe­ti­ti­vas y ru­ti­na­rias. La in­dus­tria de la tec­no­lo­gía di­gi­tal, a par­tir de la au­to­ma­ti­za­ción, la ro­bo­ti­za­ción y la po­si­bi­li­dad de po­der tra­ba­jar con mo­de­los del ti­po pre­dic­ti­vos van a cam­biar el ti­po tra­ba­jo en los pues­tos. Lo in­dis­cu­ti­ble es que van a des­apa­re­cer tra­ba­jos. ¿Por ejem­plo? En prin­ci­pio to­dos aque­llos que im­pli­quen ta­reas re­pe­ti­ti­vas y ru­ti­na­rias. Des­de una per­so­na en una lí­nea de mon­ta­je has­ta el vi­gi­lan­te que te to­ma los da­tos de en­tra­da a un edi­fi­cio. Los da­tos van a es­tar en el smartp­ho­ne de ca­da uno y -se­gu­ra­men­te acer­cán­do­lo a al­gún otro dis­po­si­ti­vo- vas a po­der en un se­gun­do re­cep­cio­nar­te. To­dos es­tos pues­tos de­jan de te­ner sen­ti­do.

Sin em­bar­go, ¿de­be­rían apa­re­cer nue­vos tra­ba­jos?

Exac­to, to­das las que po­ten­cian las ca­pa­ci­da­des ana­lí­ti­cas por­que con la digitalización lo que so­bra es in­for­ma­ción, en­ton­ces lo que el em­pre­sa­rio va a te­ner que en­con­trar son las ca­pa­ci­da­des que le per­mi­tan apro­ve­char esa in­for­ma­ción. Lo que se em­pie­za a ge­ne­ra son tra­ba­jos que tie­nen que ver con el aná­li­sis pa­ra la to­ma de de­ci­sio­nes. ¿Qué ejem­plos de tra­ba­jos del fu­tu­ro pue­de enu­me­rar?

Co­mo di­je to­do es­to afec­ta a to­dos los sec­to­res y em­pre­sas, por lo es una res­pues­ta in­com­ple­ta. So­lo por dar al­gu­nos ejem­plos: en el agro, se ne­ce­si­ta­rán es­pe­cia­lis­tas en agro in­for­má­ti­ca; en lo­gís­ti­ca, téc­ni­cos de trans­por­te in­ter­mo­dal; en me­ta­lúr­gi­ca, es­pe­cia­lis­tas en eco re­ci­cla­dos; en ro­bó­ti­ca di­se­ña­do­res de ro­bots in­dus­tria­les; en tex­til, di­se­ña­do­res 3D; en edu­ca­ción, coor­di­na­do­res de pla­ta­for­mas edu­ca­ti­vas y en salud, ope­ra­do­res de ro­bots mé­di­cos.

¿Qué ta­ma­ño de em­pre­sas o sec­to­res son los se ve­rán afec­ta­dos por la trans­for­ma ción di­gi­tal?

To­das. Es­ta tran­si­ción de la tec­no­lo­gía analó­gi­ca a la di­gi­tal, es­tá cam­bian­do la ló­gi­ca de to­dos los ne­go­cios sin ex­cep­ción. La evo­lu­ción y la ve­lo­ci­dad en que ocu­rra de­pen­de­rán de mu­chos fac­to­res, pe­ro es in­elu­di­ble. En los paí­ses desa­rro­lla­dos, los sec­to­res que ya avan­za­ron en la apli­ca­ción de la tec­no­lo­gía di­gi­tal son los ser­vi­cios fi­nan­cie­ros y los más re­za­ga­dos son los de ma­nu­fac­tu­ra; en el me­dio los ser­vi­cios. Por lo tan­to, si sos una py­me in­dus­trial y es­tás un po­co dis­traí­da te­nés la ven­ta­ja de que tus com­pe­ti­do­res es­tán tan dis­traí­dos co­mo vos y po­des con­ver­tir­te en pio­ne­ro de tu área, pe­ro no así si sos una py­me que es­tás en las áreas de ser­vi­cios o fi­nan­cie­ros.

¿Por qué hay que su­mar­se a la di­gi­ta­li­za ción y có­mo be­ne­fi­cia a una py­me? Pri­me­ro por­que el mun­do va ha­cia eso, pe­ro ade­más por­que la digitalización per­mi­te co­sas que si se las apro­ve­cha traen ven­ta­jas com­pe­ti­ti­vas que im­pli­can al­tas ta­sas de ren­ta­bi­li­dad a muy ba­jo cos­to. Un ejem­plo es el ac­ce­so a da­tos: to­das las nue­vas tec­no­lo­gías ge­ne­ran son gran­des can­ti­da­des de da­tos que, si se pro­ce­san, per­mi­ten en­ten­der cual­quier ti­po de com­por-

ta­mien­to o con­duc­ta de los clien­tes: qué con­su­me, cuán­to, có­mo, et­cé­te­ra. Cuan­do se ana­li­zan al­go­rit­mos y mo­de­los, lo que se ob­tie­ne tam­bién es más pre­vi­si­bi­li­dad de lo que pue­de ocu­rrir a fu­tu­ro y ade­lan­tar es­tra­te­gias. Acá los ga­na­do­res no son los que sim­ple­men­te tie­nen la ini­cia­ti­va de in­ver­tir en tec­no­lo­gía di­gi­tal, sino aque­llos que ade­más pre­pa­ra­ron su or­ga­ni­za­ción y a su gen­te. La ca­pa­ci­dad po­ten­cial de uso de ca­da tec­no­lo­gía de­pen­de enor­me­men­te del usua­rio.

¿Cuán avan­za­das es­tán las py­mes en cuan­to a la tran­for­ma­ción di­gi­tal y su im­pac­to en los re­cur­sos hu­ma­nos?

La tec­no­lo­gía di­gi­tal es­tá to­da­vía en es­ta­do em­brio­na­rio. Las or­ga­ni­za­cio­nes to­da­vía no cam­bia­ron ni bus­ca­ron la gen­te pa­ra sa­car pro­ve­cho a la tec­no­lo­gía di­gi­tal. En ese sen­ti­do, las py­mes tie­nen po­si­bi­li­da­des im­por­tan­tes de ha­cer­lo por­que en gran par­te es­ta tec­no­lo­gía, a di­fe­ren­cia de la analó­gi­ca del pa­sa­do, es ca­da vez más ba­ra­ta. Los equi­pos son ca­da vez más po­de­ro­sos, vie­nen en un for­ma­to ca­da vez más eco­nó­mi­cos y es mu­cho más ac­ce­si­ble. Por lo tan­to, una py­me no po­dría ar­gu­men­tar que no se su­ma a la trans­for­ma­ción di­gi­tal por un pro­ble­ma de cos­tos; es más, yo creo que se­ría por fal­ta de co­no­ci­mien­tos y de en­ten­der que ine­vi­ta­ble­men­te va­mos ha­cia la tec­no­lo­gía di­gi­tal. Cuan­to más rá­pi­do en­tien­dan qué tec­no­lo­gía se adap­ta a su in­dus­tria y la adop­ten, más rá­pi­do van a sa­car ven­ta­jas, pe­ro si­mul­tá­nea­men­te van a te­ner que so­lu­cio­nar el pro­ble­ma de la or­ga­ni­za­ción y de tus re­cur­sos hu­ma­nos.

¿Qué ti­po de li­de­raz­go es el que se ne­ce­si­ta en es­te nue­vo con­tex­to?

Los em­pleos mu­chas ve­ces son con­se- cuen­cia de có­mo los que di­ri­gen las em­pre­sas creen que de­ben ha­cer las co­sas. A ve­ces lo ha­cen tras­la­dan­do pro­ce­sos de mo­de­los de em­pre­sas más avan­za­das y otros pre­fie­ren in­no­var con, por ejem­plo, el in­tra­pre­neurs­hip. Par­ti­cu­lar­men­te creo que la me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad argentina va a ve­nir cuan­do las py­mes se pro­fe­sio­na­li­cen y cuan­do sus lí­de­res ten­gan ca­pa­ci­dad de ge­ne­rar am­bien­tes in­no­va­do­res, que es­ti­mu­len el ha­cer de ma­ne­ra dis­tin­ta y que ten­gan más to­le­ran­cia al fra­ca­so.

¿Qué rol tie­nen las uni­ver­si­da­des y del ITBA en par­ti­cu­lar?

La edu­ca­ción en el mun­do es­tá en cri­sis por­que tie­ne que ade­cuar­se a es­tos pa­tro­nes. Des­de ITBA es­ta­mos tra­ba­jan­do en la in­no­va­ción edu­ca­ti­va, cam­bian­do mé­to­dos de en­se­ñan­za y

aca­dé­mi­ca.c re­vi­san­do la ofer­ta

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.