Tec­no­lo­gía al día pa­ra py­mes 100

Las so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas SaaS re­pre­sen­tan una opor­tu­ni­dad pa­ra ha­cer más ac­ce­si­ble aplicaciones de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción en to­do ti­po de em­pre­sas, y ol­vi­dar­se del ata­jo del soft­wa­re pi­ra­ta.

Pymes - - COLUMNISTA INVITADO -

Des­de ha­ce po­co tiem­po, las py­mes pue­den abas­te­cer­se de so­lu­cio­nes de tec­no­lo­gía des­de la “Nu­be”, lo que se co­no­ce co­mo Soft­wa­re as a Ser­vi­ce (SaaS). És­te ha re­sul­ta­do ser un ca­mino de “no re­torno” e im­pli­ca sus­cri­bir­se, por un abono mensual, por lo ge­ne­ral muy ac­ce­si­ble pa­ra las py­mes, a aplicaciones de ne­go­cio que es­tán en lí­nea las 24 ho­ras, los 365 días del año. Es­ta evo­lu­ción de los ser­vi­cios es­tá re­la­cio­na­da con la bús­que­da de pro­duc­ti­vi­dad, pro­ce­so inevi­ta­ble e im­pres­cin­di­ble que en­fren­tan las py­mes a la ho­ra de com­pe­tir en un mer­ca­do glo­ba­li­za­do.

Las so­lu­cio­nes tec­no­ló­gi­cas SaaS evi­tan la obli­ga­ción de con­tra­tar hard­wa­re, soft­wa­re de ba­se, soft­wa­re de aplicaciones o per­so­nal es­pe­cia­li­za­do. A su vez, les aho­rra el en­go­rro­so pro­ce­so de pues­ta en mar­cha y ope­ra­ción del con­jun­to de in­su­mos. Y, so­bre to­do, lo­gran evi­tar te­ner que rea­li­zar la re­no­va­ción tec­no­ló­gi­ca pe­rió­di­ca, que obli­ga a atra­ve­sar es­te mis­mo pro­ce­so una y otra vez.

Es­te úl­ti­mo pun­to no es me­nor, ya que en mu­chos ca­sos no es di­men­sio­na­do co­rrec­ta­men­te por las py­mes al mo­men­to de ha­cer la in­ver­sión original. Lue­go de un pla­zo de en­tre tres y cua­tro años, en­fren­tan el he­cho de que sus in­su­mos tec­no­ló­gi­cos que­dan sin so­por­te por par­te del pro­vee­dor, por ob­so­les­cen­cia. La so­lu­ción, en mu­chos ca­sos, ter­mi­na sien­do la ile­ga­li­dad de man­te­ner soft­wa­re “pi­ra­ta”, con el ries­go que ello con­lle­va.

En es­te sen­ti­do, ve­mos que un sin­fín de aplicaciones es­tán sien­do mi­gra­das a la Nu­be o, aun más, se es­tán desa­rro­llan­do nue­vas aplicaciones pa­ra co­rrer di­rec­ta­men­te en la Nu­be: des­de el ya an­ti­guo co­rreo elec­tró­ni­co (que ha evo­lu­cio­na­do a la lla­ma­da Sui­te de Co­la­bo­ra­ción), has­ta aplicaciones es­pe­cí­fi­cas por seg­men­to de in­dus­tria, co­mo aplicaciones de Con­trol de Dis­po­si­ti­vos de Fá­bri­ca. To­das es­tas aplicaciones de­ben es­tar pre­pa­ra­das pa­ra los con­cep­tos de mo­vi­li­dad (mi­llo­nes de usua­rios se co­mu­ni­can a la

Nu­be), de IoT (los dis­po­si­ti­vos elec­tró­ni­cos se in­ter­co­nec­tan a las apli­cio­nes de ges­tión) y el ma­ne­jo de los gran­des vo­lú­me­nes de in­for­ma­ción (Big Da­ta).

Es­tos ser­vi­cios exi­gen con­tar con re­des de mu­cha ca­pa­ci­dad y dis­po­ni­bi­li­dad. Ca­pa­ci­dad pa­ra ga­ran­ti­zar que to­do el trá­fi­co que cir­cu­la ten­ga el an­cho de ban­da y la co­nec­ti­vi­dad su­fi­cien­te pa­ra que la ex­pe­rien­cia de uso sea la ade­cua­da. Y de­ben es­tar siem­pre dis­po­ni­bles: una vez adop­ta­da es­ta tec­no­lo­gía y ma­ne­ra de tra­ba­jar, es muy di­fí­cil que se quie­ra vol­ver atrás.

En el mar­co de to­do lo ex­pues­to, hay dos con­cep­tos que re­sul­tan fun­da­men­ta­les: a) La dis­po­ni­bi­li­dad de­be ser ase­gu­ra­da el 100% del tiem­po, por­que la co­nec­ti­vi­dad a In­ter­net pa­só a ser un ser­vi­cio esen­cial en la ope­ra­ción de cual­quier py­me. b) La co­nec­ti­vi­dad de­be per­mi­tir ve­lo­ci­da­des de trans­mi­sión de los pa­que­tes de in­for­ma­ción cer­ca­nas a los 100 Mpbs.

Es­to sig­ni­fi­ca que el pres­ta­dor de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes de­be lle­gar a tra­vés de víncu­los de fi­bra óp­ti­ca al do­mi­ci­lio del clien­te. El ac­ce­so por “par tren­za­do” te­le­fó­ni­co o por ca­ble coaxil ya per­te­ne­ce a la his­to­ria de las te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes.

En es­te ca­mino de no re­torno, los pres­ta­do­res de ser­vi­cios tec­no­ló­gi­cos (evo­lu­ción de quie­nes eran pres­ta­do­res de ser­vi­cios de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes) de­ben dis­po­ner, pa­ra las em­pre­sas, ca­da vez más aplicaciones de ne­go­cios en la Nu­be, con pre­cios ca­da vez más com­pe­ti­ti­vos (por ejem­plo, en for­ma de abono mensual) que, a su vez, ge­ne­ra­rán tam­bién be­ne­fi­cios im­po­si­ti­vos. Y to­do re­dun­da en una me­jo­ra de la pro­duc­ti­vi­dad.

Mphb de­be ser la ve­lo­ci­dad de trans­mi­sión de los pa­que­tes de in­for­ma­ción. Pa­ra ello, el pres­ta­dor de­be­ría con­tar con fi­bra óp­ti­ca.

La cla­ve. El pres­ta­dor de ser­vi­cios tec­no­ló­gi­cos (evo­lu­ción de quie­nes eran pres­ta­do­res de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes) de­ben dis­po­ner ca­da vez más aplicaciones de ne­go­cio, co­brán­do­las en for­ma de un abono mensual. Gra­dua­do en Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas (UBA), Da­mián Maldini es ge­ren­te ge­ne­ral de Iplan.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.