In­dus­trias crea­ti­vas.

Fac­tu­ran en con­jun­to unos 15.000 mi­llo­nes de dó­la­res al año. Si se las ex­pan­de, ade­más, pue­den me­jo­rar el desem­pe­ño de em­pre­sas con­ven­cio­na­les. Por Walter Duer

Pymes - - CONTENTS -

Una mis­ma obra in­fan­til hoy se mul­ti­pli­ca en un li­bro, una ani­ma­ción, un vi­deo­jue­go, una se­rie Web, in­du­men­ta­ria. La cla­ve, en­ton­ces, es ha­ber ori­gi­na­do esa obra. Y ha­cer hin­ca­pié en el con­cep­to de la pro­pie­dad in­te­lec­tual.

En el mi­nis­te­rio de Cul­tu­ra de la Na­ción iden­ti­fi­can con la eti­que­ta de “in­dus­trias crea­ti­vas” a la pro­duc­ción de con­te­ni­dos tan­to cul­tu­ra­les co­mo aque­llos que es­tán vin­cu­la­dos de ma­ne­ra más o me­nos in­di­rec­ta: in­dus­tria edi­to­rial y mu­si­cal, ar­tes es­cé­ni­cas, ci­ne, pu­bli­ci­dad, te­le­vi­sión, ani­ma­ción, vi­deo­jue­gos, la mo­da y el di­se­ño. Se­gún sus es­ti­ma­cio­nes, las ac­ti­vi­da­des vin­cu­la­das a las in­dus­trias crea­ti­vas ge­ne­ran en­tre 2,6% y 2,7% del Pro­duc­to Bru­to (PBI) de la Ar­gen­ti­na. Y su pe­so en los gran­des cen­tros ur­ba­nos se mul­ti­pli­ca, has­ta lle­gar a al­re­de­dor de 10% de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res, por ejem­plo.

“Es un sec­tor de la eco­no­mía po­co vi­si­ble. Al dar­le vi­si­bi­li­dad, y en­ten­der sus ca­rac­te­rís­ti­cas, te­ne­mos la po­si­bi­li­dad de desa­rro­llar el sec­tor y que ha­ga una fuer­te con­tri­bu­ción a la crea­ción de em­pleo de al­to

“Nues­tro tra­ba­jo no es só­lo ayu­dar a las in­dus­trias cul­tu­ra­les, sino co­nec­tar­las con las em­pre­sas, pa­ra que és­tas pue­dan me­jo­rar su pro­pues­ta de va­lor”.

va­lor agre­ga­do”, plan­tea Enrique Avo­ga­dro, se­cre­ta­rio de Cul­tu­ra y Crea­ti­vi­dad del Mi­nis­te­rio.

La po­si­bli­dad de otor­gar ma­yor vi­si­bi­li­dad y pon­de­ra­ción eco­nó­mi­ca a es­tas ac­ti­vi­da­des es una de las pa­tas so­bre las que se asien­ta la idea de las “in­dus­trias crea­ti­vas”. La Gran Bre­ta­ña de co­mien­zos de si­glo (épo­ca de Tony Blair) alum­bró es­te con­cep­to. El si­guien­te pa­so con­sis­te en to­mar ese con­jun­to de em­pren­di­mien­tos in­vi­di­dua­les (e in­clu­so in­di­vi­dua­lis­tas, por su pro­pia na­tu­ra­le­za), e in­ten­tar mul­ti­pli­car su im­pac­to den­tro de la eco­no­mía con­ven­cio­nal: ahí aso­ma, aun sin un mo­de­lo pro­ba­do en el mun­do que pue­da ser­vir co­mo re­fe­ren­cia, la eta­pa que si­gue: la eco­no­mía crea­ti­va.

“Nues­tro tra­ba­jo no es só­lo có­mo ayu­dar a es­tos sec­to­res a cre­cer y desa­rro­llar­se, sino co­nec­tar­los con em­pre­sas no crea­ti­vas pa­ra que, a tra­vés de la in­cor­po­ra­ción de crea­ti­vi­dad, pue­dan me­jo­rar su pro­pues­ta de va­lor y su pro­duc­ti­vi­dad”, agre­ga Avo­ga­dro.

El fun­cio­na­rio apor­ta ejem­plos en dos sec­to­res que se vin­cu­lan de ma­ne­ra la­te­ral a las in­dus­trias cul­tu­ra­les, co­mo son la crea­ti­vi­dad pu­bli­ci­ta­ria y el di­se­ño. Cuen­ta que en Cen­tro Me­tro­po­li­tano de Di­se­ño de la Ciu­dad de Bue­nos Ai­res -don­de fue fun­cio­na­rio an­tes de des­em­bar­car en Na­ción- ana­li­za­ron el ren­di­mien­to de una em­pre­sa don­de ha­bía di­se­ño con­tra una del mis­mo ru­bro que no lo te­nía. “La que te­nía di­se­ño pa­ga me­jo­res suel­dos y ex­por­ta a más paí­ses que la que no”.

En el ca­so de la pu­bli­ci­dad, Avo­ga­dro des­ta­ca el rol de las agen­cias de pu­bli­ci­dad ar­gen­ti­na y su desem­pe­ño en al pri­me­ra lí­nea de en­cuen­tros in­ter­na­cio­na­les, co­mo el Fes­ti­val In­ter­na­cio­nal de Crea­ti­vi­dad Can­nes Lions y el ran­king mun­dial The Gunn Re­port, don­de la Ar­gen­ti­na que­dó quin­ta en 2016. “Te­nés una do­ta­ción de fac­to­res que per­mi­te que ocu­pes esa po­si­ción. En­ton­ces no se tra­ta só­lo de ayu­dar al sec­tor pa­ra que si­ga sien­do re­le­van­te a ni­vel glo­bal, sino ade­más bus­car có­mo apro­ve­char­lo, pa­ra que to­dos los sec­to­res que no tie­nen crea­ti­vi­dad la pue­dan in­cor­po­rar”.

Esa tran­si­ción des­de el sec­tor pú­bli­co, pa­ra in­te­grar a la “in­dus­tria crea­ti­va” en un cir­cui­to de “eco­no­mía crea­ti­va”, es lo que aho­ra es­tán en­ca­ran­do des­de el Go­bierno.

Avo­ga­dro di­ce que es­tán en una eta­pa ini­cial, ya que el fo­co ori­gi­nal del pro­gra­ma has­ta aho­ra ha­bía si­do pro­mo­ver el desa­rro­llo de las in­dus­trias cul­tu­ra­les y crea­ti­vas. Pe­ro ya hu­bo ex­pe­rien­cias con­cre­tas en la Ciu­dad, en­tre em­pre­sas con­ven­cio­na­les y es­tu­dios de di­se­ño. “Des­de la Ciu­dad pa­gá­ba­mos una par­te de esa in­ter­ac­ción: por ejem­plo, una re­in­ge­nie­ría de tres me­ses so­bre un pro­ce­so, o una re­vi­sión del di­se­ño in­dus­trial de los pro­duc­tos, pa­ra lan­zar una nue­va lí­nea. O una nue­va pro­pues­ta de co­mu­ni­ca­ción, más aco­ta­da a lo que bus­cás ser co­mo em­pre­sa”. Esa

ex­pe­rien­cia po­dría co­men­zar aho­ra a ser re­pli­ca­da a ni­vel na­cio­nal, en el mar­co de la Red de Ciu­da­des Crea­ti­vas (ver Co­lum­na).

Ya hay otros paí­ses en la re­gión que es­tán tra­ba­jan­do al­re­de­dor de la eco­no­mía crea­ti­va. Chi­le es­tá lle­van­do ade­lan­te su Plan Na­cio­nal de la Eco­no­mía Crea­ti­va, des­de el Con­se­jo de la Cul­tu­ra y las Ar­tes, que in­vo­lu­cra a dis­tin­tos mi­nis­te­rios. Tam­bién hay ini­cia­ti­vas en ese sen­ti­do en Co­lom­bia y Bra­sil. Pe­ro Avo­ga­dro se­ña­la que las po­lí­ti­cas de “eco­no­mía crea­ti­va” son una ho­ja en blan­co, don­de hay que avan­zar sin po­der ca­pi­ta­li­zar ex­pe­rien­cias aje­nas.

“El Ban­co In­te­ra­me­ri­cano de Desa­rro­llo (BID) lla­ma a es­te sec­tor la Eco­no­mía Na­ran­ja, pe­ro se que­dan en lo con­cep­tual, no hay una so­la re­co­men­da­ción de po­lí­ti­ca pú­bli­ca. En­ton­ces pa­ra no­so­tros es com­ple­jo: ¿qué es lo que fun­cio­na y lo que no? Lo que uno ha­ría si es­tu­vie­ra en un plan de py­mes más tra­di­cio­nal es ver có­mo lo ha­cen los que lo ha­cen bien, adap­tán­do­lo por su­pues­to a nues­tra reali­dad. Acá no hay bi­blio­gra­fía”.

En el si­guien­te informe, in­da­ga­mos so­bre el “día a día” de 14 em­pren­di­mien­tos vin­cu­la­dos con la “eco­no­mía crea­ti­va”. La ma­te­ria pri­ma con la cual se pue­de en­ca­rar una nue­va ma­ne­ra de ge­ne­rar va­lor den­tro de la so­cie­dad.

NIPPUR MEDIA

En 2010, cuan­do de­jó su tra­ba­jo en la con­sul­to­ra Cua­tro Ca­be­zas, Ge­rar­do Brandy acu­mu­la­ba quin­ce años de ex­pe­rien­cia, los úl­ti­mos ocho en con­tac­to di­rec­to con las gran­des ca­de­nas in­ter­na­cio­na­les de te­le­vi­sión. De esa ex­pe­rien­cia sur­gió Nippur Media, una pro­duc­to­ra in­de­pen­dien­te ca­paz de ocu­par­se de to­do el re­co­rri­do, des­de la ge­ne­ra­ción de una idea has­ta su en­tre­ga, pa­san­do por el desa­rro­llo, el guión, la gra­ba­ción y la post­pro­duc­ción.

En­se­gui­da lle­ga­ron los pri­me­ros con­tra­tos con Dis­co­very Chan­nel y The His­tory Chan­nel. Un po­co des­pués se su­ma­ron MTV, FOX Li­fe y

“Un li­bre­ro nun­ca de­be es­tar de­trás del mos­tra­dor. Es ne­ce­sa­rio mo­ver­se y cap­tar nue­vos lec­to­res”.

Nat Geo. “Al no tra­ba­jar con la es­truc­tu­ra de Cua­tro Ca­be­zas, mis pre­su­pues­tos se ha­bían vuel­to más com­pe­ti­ti­vos”, se­ña­la Brandy. “En los ’90 se pro­du­jo un fe­nó­meno pro­pio de la Ar­gen­ti­na, por las ca­rac­te­rís­ti­cas de la te­le­vi­sión lo­cal, que fue la apa­ri­ción de mu­chas pro­duc­to­ras in­de­pen­dien­tes al­ta­men­te pro­fe­sio­na­li­za­das y eso si­gue sien­do una gran ven­ta­ja aún hoy, a pe­sar de que el ni­vel de otros paí­ses em­pa­re­jó al nues­tro”, sos­tie­ne Brandy.

Tras un des­pe­gue ex­plo­si­vo, el ne­go­cio su­frió un de­cai­mien­to ha­cia 2012. Le­jos de ami­la­nar­se, la de­ci­sión em­pre­sa­ria fue cre­cer. “Abri­mos nues­tras dos pri­me­ras ofi­ci­nas en el ex­te­rior: una en Es­ta­dos Uni­dos, que nos fa­ci­li­ta­ba la ope­ra­to­ria co­mer­cial in­ter­na­cio­nal en épo­cas de res­tric­cio­nes cam­bia­rias, y otra en Mé­xi­co, don­de de­tec­ta­mos un po­ten­cial muy in­tere­san­te que se com­pro­bó con el tiem­po, ya que hoy es nues­tro prin­ci­pal mer­ca­do”, de­ta­lla Brandy.

La apues­ta dio sus fru­tos y en

2014 se ex­pe­ri­men­tó un re­pun­te que si­guió su­bien­do has­ta ha­cer de 2016 el me­jor año en la historia de la com­pa­ñía, con una fac­tu­ra­ción de 34 mi­llo­nes de pe­sos só­lo en Ar­gen­ti­na y una do­ta­ción de unas 80 per­so­nas, muy por en­ci­ma del pro­me­dio de 30 em­plea­dos con que se ma­ne­jó his­tó­ri­ca­men­te. En ese sen­ti­do, Brandy ex­pli­ca que “tra­ta­mos de man­te­ner la es­truc­tu­ra fi­ja con­tro­la­da, pa­ra que no sea una car­ga a sos­te­ner, y va­mos in­cor­po­ran­do re­cur­sos a me­di­da que los pro­yec­tos lo demandan”.

En el me­dio se pro­du­jo una mu­dan­za a un es­pa­cio más gran­de den­tro de Bue­nos Ai­res y la aper­tu­ra de dos nue­vas filiales: en Co­lom­bia, pa­ra apro­ve­char una ten­den­cia ex­plo­si­va en ese mer­ca­do, y en Bra­sil, pa­ra to­mar ven­ta­ja de la par­ti­cu­lar ley de cuo­ta que ri­ge en ese país, por la cual to­dos los ca­na­les in­ter­na­cio­na­les de­ben te­ner ho­ras de pro­duc­ción lo­ca­les, lo que ge­ne­ra una de­man­da al­ta es­ta­ble.

La irrup­ción de Net­flix cam­bió el pa­no­ra­ma den­tro de la in­dus­tria y mien­tras los ca­na­les analizan qué es­tra­te­gia se­guir, sa­can el pie del ace­le­ra­dor y ba­ja el vo­lu­men de pro­duc­cio­nes. “En es­tos con­tex­tos lo me­jor es adap­tar­se y, en ese sen­ti­do, es­ta­mos por fir­mar nues­tro pri­mer con­tra­to pa­ra un pro­yec­to no te­le- vi­si­vo”, ase­gu­ra Brandy. “De to­das ma­ne­ras, uno de nues­tros má­xi­mos lo­gros co­mo em­pre­sa es, en un mer­ca­do vo­lá­til, te­ner clien­tes du­ra­de­ros: con al­gu­nos de ellos tra­ba­ja­mos des­de nues­tros ini­cios y nos si­guen lla­man­do… se­gu­ra­men­te al­go bien es­ta­mos ha­cien­do”.

HADDOCK FILMS

Va­nes­sa Ra­go­ne y Ge­rar­do He­rre­ro, ti­tu­lar de la pro­duc­to­ra es­pa­ño­la Tor­na­sol Films, se co­no­cie­ron co­pro­du­cien­do la pe­lí­cu­la Her­ma­nas, di­ri­gi­da por Ju­lia So­lo­mo­noff, en 2004.“En­con­tra­mos mu­chos pun­tos de coin­ci­den­cia en nues­tra mi­ra­da del mun­do del au­dio­vi­sual ibe­roa­me­ri­cano y de­ci­di­mos es­ta­ble­cer la­zos más es­tre­chos de co­la­bo­ra­ción en­tre nues­tras paí­ses”, cuen­ta Ra­go­ne. El re­sul­ta­do fue Haddock Films, una pro­duc­to­ra crea­da en 2006 que ya reali­zó más de 20 pro­yec­tos au­dio­vi­sua­les, en­tre pe­lí­cu­las de lar­go­me­tra­je y se­ries de te­le­vi­sión.

La in­ver­sión ini­cial fue un apor­te con­jun­to de ca­pi­tal y tra­ba­jo en­tre am­bos so­cios pa­ra es­ta­ble­cer la em­pre­sa y desa­rro­llar los pri­me­ros

“No hay una so­la re­co­men­da­ción de po­lí­ti­cas pú­bli­cas pa­ra la eco­no­mía crea­ti­va. En es­to no hay bi­blio­gra­fía”.

pro­yec­tos. “No re­ci­bi­mos fo­men­tos ni sub­si­dios ni ayu­das pa­ra el ini­cio de nues­tra em­pre­sa: fue una in­ver­sión pri­va­da”, en­fa­ti­za Ra­go­ne. La em­pre­sa cuen­ta con cin­co em­plea­dos fi­jos, aun­que las con­tra­ta­cio­nes es­pe­cí­fi­cas pa­ra ca­da pro­yec­to pue­den su­pe­rar las 100 per­so­nas.

En 2009, Haddock Films al­can­zó su má­xi­mo hit: El se­cre­to de sus ojos, di­ri­gi­da por Juan José Cam­pa­ne­lla, que ga­nó el Os­car. “Fue una pe­lí­cu­la muy im­por­tan­te pa­ra nues­tro cre­ci­mien­to, ya que nos dio pre­sen­cia in­ter­na­cio­nal, re­cu­pe­ro de in­ver­sión en la ta­qui­lla y po­si­bi­li­dad de te­ner un mar­gen de ma­nio­bra pa­ra desa­rro­llar pro­yec­tos más pe­que­ños”, re­la­ta Ra­go­ne. Su si­guien­te film fue Sin re­torno, una ópe­ra pri­ma.“Te­nía ma­yo­res ries­gos en re­la­ción a su pun­to de equi­li­brio eco­nó­mi­co y pu­di­mos asu­mir­los gra­cias a que con­tá­ba­mos con un re­ma­nen­te eco­nó­mi­co de las ven­tas de El se­cre­to”.

Ra­go­ne ex­pli­ca que los pro­yec­tos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, in­clu­sos los de vo­ca­ción más in­dus­trial y co­mer­cial, son de muy lar­go alien­to, tie­nen mo­men­tos in­ten­si­vos de gas­to y re­cu­pe­ros de lar­go pla­zo. “Por es­ta razón, una pe­lí­cu­la que tie­ne éxi­to en ta­qui­lla le per­mi­te a la pro­duc­to­ra rein­ver­tir más pron­to en el si­guien­te pro­yec­to”.

En­tre los prin­ci­pa­les desafíos que en­fren­ta Had­dok fi­gu­ra la dis­tri­bu­ción co­mer­cial de los con­te­ni­dos. “El cir­cui­to de sa­las ci­ne­ma­to­grá­fi­cas de Ar­gen­ti­na no al­can­za pa­ra ex­hi­bir la enor­me can­ti­dad de ci­ne es­ta­dou­ni­den­se que lle­ga y cum­plir en si­mul­tá­neo con la cuo­ta de pan­ta­lla del ci­ne na­cio­nal”, di­ce Ra­go­ne, quien ase­gu­ra que la te­le­vi­sión tie­ne una par­ti­ci­pa­ción es­ca­sa co­mo com­pra­do­ra de con­te­ni­dos ci­ne­ma­to­grá­fi­cos he­chos en el país. En cuan­to a las pla­ta­for­mas di­gi­ta­les -con Net­flix a la ca­be­za- di­ce que es­tán muy po­co re­gu­la­das.

Otro re­to lo cons­ti­tu­ye man­te­ner una es­truc­tu­ra fi­ja de gas­tos, “en especial cuan­do los in­gre­sos nun­ca son fi­jos y en mu­chos ca­sos, di­fí­ci­les de pre­ver en el plan de ne­go­cios”, in­di­ca Ra­go­ne. “Una pe­lí­cu­la es una cons­truc­ción que lle­va años y ca­da es­treno im­pli­ca ha­ber po­di­do sos­te­ner una es­truc­tu­ra enor­me, ha­ber da­do tra­ba­jo a cien­tos de per­so­nas vin­cu­la­das, ha­ber ge­ne­ra­do un pro­duc­to ar­tís­ti­co, cul­tu­ral e in­dus­trial que se va­lo­ra en nues­tro país y el ex­te­rior”, di­ce. “Nues­tras pe­lí­cu­las se ubi­can ca­da año en­tre las 10 más vis­tas por el pú­bli­co ar­gen­tino y ob­tie­nen pre­mios y re­co­no­ci­mien­tos in­ter­na­cio­na­les: ca­da una de esas co­sas son hi­tos pa­ra nues­tra em­pre­sa”, agre­ga.

PE­RRO EN LA LUNA

La pro­duc­ción au­dio­vi­sual de­be ser en­ten­di­da en la ac­tua­li­dad co­mo un aba­ni­co sin lí­mi­tes. Así, al me­nos, lo en­tien­de El pe­rro en la luna, el em­pren­di­mien­to fun­da­do por Se­bas­tián Mig­no­na en 2004, pa­ra el cual in­vir­tió los 5.000 dó­la­res que le ha­bía da­do su abue­la Est­her, su “úni­co me­ce­nas”, se­gún él mis­mo la des­cri­be. “Ex­plo­ra­mos la te­le­vi­sión, el ci­ne, el documental, la reali­dad vir­tual, las pla­ta­for­mas so­cia­les, la reali­dad au­men­ta­da, los even­tos per­for­má­ti­cos…”, enu­me­ra.

El es­tu­dio, des­de su con­cep­ción, ar­ti­cu­la los con­te­ni­dos cul­tu­ra­les y edu­ca­ti­vos, por un la­do, con pro­yec­tos pa­ra clien­tes pri­va­dos, en­tre los que se cuen­tan Co­ca-Co­la y Ame­ri­can Ex­press. “Des­de el ini­cio nues­tro es­pí­ri­tu prin­ci­pal es­tu­vo de­fi­ni­do por lo in­ter­dis­ci­pli­na­rio, por la in­cor­po­ra­ción de un es­pec­tro de ca­pa­ci­da­des que van de la poe­sía al mar­ke­ting.

Ese es el es­ti­lo que nos de­fi­ne y que lo­gra­mos pu­lir a lo lar­go de es­tos años”, de­fi­ne Mig­no­na.

Los dos pri­me­ros pro­yec­tos mar­can, pre­ci­sa­men­te, la am­pli­tud de ran­go: por un la­do, un tra­ba­jo pa­ra el Plan na­cio­nal de Al­fa­be­ti­za­ción, an­te­rior al sur­gi­mien­to de los ca­na­les de te­le­vi­sión edu­ca­ti­va y cul­tu­ral,

“lo que su­pu­so un gran desafío pa­ra una pro­duc­to­ra tan jo­ven”. El otro pro­yec­to fue apor­tar crea­ti­vi­dad y pro­duc­ción pa­ra Uni­le­ver. Otros pro­yec­tos co­mo Ofi­cios o El Asom­bro­so Mun­do de Zam­ba, rea­li­za­dos pa­ra el ca­nal En­cuen­tro, mar­ca­ron la con­so­li­da­ción de la pro­duc­to­ra. “Pa­ra no­so­tros fue­ron pro­yec­tos im­por­tan­tí­si­mos por su ma­si­vi­dad, la in­no­va­ción que su­pu­sie­ron, la ca­pa­ci­dad dis­rup­ti­va que tu­vie­ron en su ám­bi­to”, in­di­ca Mig­no­na. “Inau­gu­ra­ron al­go en la te­le­vi­sión ar­gen­ti­na y nos die­ron la con­fian­za ne­ce­sa­ria pa­ra creer en nues­tro es­ti­lo y nues­tras in­tui­cio­nes”.

En el plano in­ter­na­cio­nal rea­li­za­ron Sies­ta, una se­rie de ani­ma­ción in­fan­til en co­pro­duc­ción con so­cios de Co­lom­bia, Ecua­dor y Pe­rú. Otra es La no­via del de­sier­to, film de Ce­ci­lia Atán y Va­le­ria Pi­va­to, co­pro­du­ci­do con Chi­le. “Pa­ra el sos­te­ni­mien­to y la evo­lu­ción de una pro­duc­to­ra py­me au­dio­vi­sual es ne­ce­sa­ria la in­ter­na­cio­na­li­za­ción de su ca­pa­ci­dad crea­ti­va y de pro­duc­ción”, de­fi­ne Mig­no­na y acla­ra que no es ta­rea fá­cil. “Hay que per­sis­tir pa­ra lo­grar fi­de­li­zar cier­ta re­la­ción con so­cios co­pro­duc­to­res y pan­ta­llas en el ex­te­rior”.

Si bien el “nú­cleo du­ro” de co­la­bo­ra­do­res de la com­pa­ñía es­tá por de­ba­jo de la de­ce­na de per­so­nas, Mig­no­na ex­pli­ca que la can­ti­dad de per­so­nal em­plea­do es al­ta­men­te va­ria­ble, al­go muy co­mún en una pro­duc­to­ra au­dio­vi­sual, “en especial cuan­do es py­me”. Pa­ra la pro­duc­ción de una se­rie de ani­ma­ción hay in­vo­lu­cra­das en­tre 30 y 40 per­so­nas, cuen­ta, mien­tras que pa­ra un documental no sue­len su­pe­rar las 15. Los pe­río­dos de pro­duc­ción, di­ce, pue­den ex­ten­der­se en­tre los seis me­ses y los dos años. La fac­tu­ra­ción de la pro­duc­to­ra pro­me­dió los $16 mi­llo­nes en los úl­ti­mos dos años, “con una no muy bue­na re­la­ción en­tre fac­tu­ra­ción y ga­nan­cias y már­ge­nes que, en

“Ca­da es­treno im­pli­ca ha­ber sos­te­ni­do una es­truc­tu­ra enor­me, ha­ber da­do tra­ba­jo a cien­tos de per­so­nas y ge­ne­rar un pro­duc­to ar­tís­ti­co”. Va­nes­sa Ra­go­ne

pro­me­dio, se en­cuen­tran en­tre el 8% y el 12%”, de­ta­lla.

El gran desafío pa­ra su seg­men­to, ex­pli­ca Mig­no­na, “es ir más allá de lo me­ra­men­te au­dio­vi­sual, aun­que sue­ne pa­ra­dó­ji­co”. Ex­pli­ca: en un con­tex­to de trans­ver­sa­li­dad de pla­ta­for­mas y for­ma­tos y de mul­ti­pli­ca­ción de los dis­po­si­ti­vos me­dian­te los que se con­su­men con­te­ni­dos, el re­to es pen­sar mo­de­los de ne­go­cios y de pro­duc­ción pa­ra esa nue­va reali­dad. “No­so­tros, en es­te sen­ti­do, bus­ca­mos tras­pa­sar los lí­mi­tes de lo que tra­di­cio­nal­men­te es el ám­bi­to de tra­ba­jo de una em­pre­sa de nues­tro sec­tor”. Tam­bién re­cla­ma que des­de el Es­ta­do y las pro­pias pro­duc­to­ras se ar­ti­cu­len las con­di­cio­nes es­truc­tu­ra­les que pro­te­jan e im­pul­sen a las em­pre­sas py­mes au­dio­vi­sua­les. “Hoy esas con­di­cio­nes no exis­ten, o, en to­do ca­so, no con­ver­gen en un sen­ti­do es­truc­tu­ral, pe­ro son las que van a per­mi­tir un for­ta­le­ci­mien­to lo­cal del sec­tor y la po­si­bi­li­dad de ex­plo­tar nues­tro po­ten­cial a ni­vel in­ter­na­cio­nal”, en­fa­ti­za.

K&S FILMS

En 2005, Os­car Kra­mer es­ta­ba con­so­li­da­do co­mo uno de los pro­duc­to­res más re­le­van­tes de la in­dus­tria del ci­ne lo­cal. Hu­go Sig­man, por su par­te, era un re­co­no­ci­do em­pre­sa­rio de los seg­men­tos far­ma­céu­ti­co y fo­res­tal que ha­bía mos­tra­do siem­pre in­te­rés por la cul­tu­ra. Sus caminos pro­fe­sio­na­les se cru­za­ron du­ran­te el ro­da­je de la pe­lí­cu­la Pla­ta Que­ma­da: Kra­mer fue el pro­duc­tor y Sig­man, uno de los pro­duc­to­res aso­cia­dos. Des­de ese mo­men­to co­ci­na­ron a fuego len­to la po­si­bi­li­dad de dar­le for­ma em­pre­sa­ria a esa pa­sión com­par­ti­da y fun­dar una em­pre­sa a par­tir de eso. Así na­ció

K&S Films, en 2005.

Des­de en­ton­ces, fil­ma­ron 16 tí­tu­los pro­pios (15 pe­lí­cu­las de fic­ción y un documental), a los que hay que su­mar dos en pro­duc­ción pa­ra 2017 y otros tres pa­ra 2018. Ade­más, la com­pa­ñía ex­por­ta ser­vi­cios de pro­duc­ción. Al­gu­nas de las pro­duc­cio­nes fue­ron El Clan y Re­la­tos Sal­va­jes. “Ca­da pe­lí­cu­la con­du­ce a la si­guien­te, no só­lo en tér­mi­nos de di­ná­mi­ca fi­nan­cie­ra, sino por el he­cho de que pa­ra ge­ne­rar nue­vos pro­yec­tos es im­pres­cin­di­ble es­tar en ac­ti­vi­dad”, ex­pli­ca Ma­tías Mos­tei­rin, miem­bro de K&S Films des­de 2007 y ac­tual di­rec­tor de la pro­duc­to­ra. “Las pa­rá­li­sis son re­gre­si­vas en em­pre­sas de un sec­tor co­mo és­te, que de­pen­den de de­sa­rro­llos crea­ti­vos”, agre­ga.

Lue­go del fa­lle­ci­mien­to de Kra­mer, en 2010, Sig­man co­men­zó a in­vo­lu­crar­se más. “Es una pie­za cla­ve en la to­ma de de­ci­sio­nes”, cuen­ta Mos­tei­rin. En es­tos mo­men­tos la pro­duc­to­ra cuen­ta con una plan­ta fi­ja de 10 em­plea­dos y co­la­bo­ra­do­res que son su­ma­dos de acuer­do a las ne­ce­si­da­des de ca­da pro­yec­to. Mos­tei­rin des­ta­ca la re­le­van­cia de que siem­pre ha­ya un pro­yec­to en dan­za. “Al te­ner los equi­pos de tra­ba­jo ac­ti­vos, lo­gra­mos ge­ne­rar un pro­ce­so ci­ne­ma­to­grá­fi­co co­lec­ti­vo, en el que la ma­yor con­cen­tra­ción y el fo­co de los pro­fe­sio­na­les en nues­tras ini­cia­ti­vas de­ri­va en una ma­yor ca­li­dad en el in­ter­cam­bio de ideas y del pro­duc­to fi­nal”, des­cri­be.

¿Qué ocu­rre si apa­re­ce un pro­yec­to que se mues­tra co­mo una ma­ra­vi­lla crea­ti­va pe­ro que de­mues­tra un po­ten­cial de ne­go­cios ba­jo? “Si es en ver­dad un pro­di­gio ar­tís­ti­co, se­gu­ra­men­te ha­brá al­gu­na ma­ne­ra pa­ra trans­for­mar­lo en un éxi­to co­mer­cial”, de­fi­ne el di­rec­tor de K&S Films. “De to­das for­mas, no exis­ti­ría el buen ci­ne si no hu­bie­se pro­duc­to­ras dis­pues­tas a co­rrer un ries­go”, con­clu­ye.

ROCK Y REAGGE

En 1998, Eduar­do Sem­pé es­tu­dia­ba pa­ra Con­ta­dor Pú­bli­co en la UBA y era re­po­si­tor en un Wal-Mart. Pe­ro la mú­si­ca se cru­zó, ca­si por ac­ci­den­te, en su ca­mino. El go­bierno de la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res res­tó el apo­yo que brin­da­ba a las bi­blio­te­cas po­pu­la­res, con lo cual la Mariano Mo­reno, de Ber­nal, que­dó al bor­de del cie­rre. Sem­pé ar­mó un fes­ti­val a be­ne­fi­cio pa­ra re­cau­dar los fon­dos ne­ce­sa­rios pa­ra que se sos­tu­vie­ra.

El show fue un éxi­to por dos mo­ti­vos: se lo­gró el ob­je­ti­vo y Sem­pé en­con­tró su vo­ca­ción. “Ape­nas ter­mi­nó, La Co­va­cha, una de las ban­das par­ti­ci­pan­tes, me pre­gun­tó si po­día ser su ma­na­ger y, a pe­sar de que no te­nía más co­no­ci­mien­to que el de ir se­gui­do a los re­ci­ta­les, acep­té”, cuen­ta. “In­ver­tí unos aho­rros que te­nía en la gra­ba­ción del dis­co, que lo hi­ci­mos en el es­tu­dio de Las Pe­lo­tas, en Cór­do­ba”, agre­ga. De a po­co, Sem­pé se fue re­la­cio­nan­do con más gen­te del am­bien­te y ter­mi­nó or­ga­ni­zan­do las fies­tas en la Fa­cul­tad de Cien­cias Eco­nó­mi­cas, ade­más de

even­tos be­né­fi­cos y so­li­da­rios pa­ra co­me­do­res y otras ins­ti­tu­cio­nes.

La tra­ge­dia de Re­pú­bli­ca de Cromañón, en di­ciem­bre de 2004, ge­ne­ró una ca­ta­ra­ta de re­gu­la­cio­nes que, en­tre otras co­sas, im­pe­dían la or­ga­ni­za­ción de fies­tas uni­ver­si­ta­rias. “En ese mo­men­to in­ven­ta­mos las ‘Fies­tas Clan­des­ti­nas’, que fue­ron to­do un desafío, por­que pa­ra cum­plir con to­das las nor­ma­ti­vas de se­gu­ri­dad te­nía­mos que lle­var la en­tra­da de un pe­so, que es lo que va­lía en las fies­tas uni­ver­si­ta­rias, a ocho”, re­la­ta Sem­pé. El éxi­to de las Fies­tas Clan­des­ti­nas, cu­yo es­lo­gan anun­cia que “na­da de­be­ría es­tar prohi­bi­do”, fue in­me­dia­to. Sem­pé co­men­zó a man­te­ner re­la­cio­nes flui­das con di­ver­sas ban­das que le so­li­ci­ta­ban ca­da vez más ser­vi­cios: el lan­za­mien­to de un dis­co, la or­ga­ni­za­ción de un re­ci­tal o la pre­pa­ra­ción de un even­to especial pa­ra un ani­ver­sa­rio.

En 2005 ya ha­bía fun­da­do Rock & Reg­gae Pro­duc­cio­nes, una pro­duc­to­ra in­de­pen­dien­te con la cual hoy ges­tio­na has­ta 250 even­tos por año en dis­tin­tos pun­tos del país y tam­bién en Uru­guay. “Es­ta­mos tra­ba­jan­do pa­ra acei­tar el fun­cio­na­mien­to de nues­tras di­fe­ren­tes uni­da­des de ne­go­cios, ya que te­ne­mos dis­tin­tas par­ti­ci­pa­cio­nes so­cie­ta­rias se­gún el ti­po de ac­ti­vi­dad una pa­ra re­ci­ta­les, una con ca­da dis­co­te­ca en la que ha­ce­mos even­tos, una pa­ra el se­llo dis­co­grá­fi­co- y ad­mi­nis­trar eso nos con­su­me mu­cha ener­gía”, ex­pli­ca Sem­pé, que tam­bién se desem­pe­ña co­mo pre­si­den­te de la Aso­cia­ción La­ti­noa­me­ri­ca­na de Ma­na­gers Mu­si­ca­les. “Es­ta­mos en una in­dus­tria muy di­fí­cil, en la que en oca­sio­nes aflo­ra la com­pe­ten­cia des­leal. Pe­ro po­de­mos es­tar or­gu­llo­sos de que es­ta­mos cre­cien­do mucho de ma­ne­ra con­ti­nua”, di­ce.

AN­DRÉS MA­YO

En 1991, ya co­mo in­ge­nie­ro eléc­tri­co (“en esa épo­ca no exis­tía la in­ge­nie­ría en au­dio”), An­drés Ma­yo par­tió pa­ra tra­ba­jar al­gu­nos me­ses en Nue­va York. Allí des­cu­brió un con­cep­to que

en La­ti­noa­mé­ri­ca no exis­tía: la mas­te­ri­za­ción de au­dio.

De nue­vo en Bue­nos Ai­res, tra­ba­jó un tiem­po en los es­tu­dios Pan­da (“el úni­co que ha­cía al­go al me­nos pa­re­ci­do”) y lue­go se mon­tó su pri­mer es­tu­dio in­de­pen­dien­te, en un de­par­ta­men­to en el ter­cer pi­so de dos am­bien­tes al que se ac­ce­día por es­ca­le­ra. Ahí tra­ba­jó con ar­tis­tas co­mo Luis Al­ber­to Spi­net­ta. “Te­nía que co­rrer la me­sa don­de co­mía pa­ra po­der ins­ta­lar los equi­pos”, evo­ca Ma­yo. En 1994 abrió en so­cie­dad Mís­ter Más­ter, una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en mas­te­ri­za­ción, que se man­tu­vo en el mer­ca­do du­ran­te 12 años y que le re­qui­rió una fuer­te in­ver­sión ini­cial.

Ma­yo apro­ve­chó un di­ne­ro que ha­bía he­re­da­do y apor­tó el equi­pa­mien­to. Su so­cio apor­tó la in­fra­es­truc­tu­ra. “Hay que con­si­de­rar que un par de par­lan­tes co­mo los que ne­ce­si­tá­ba­mos po­dían lle­gar a cos­tar unas 12.000 li­bras”, ex­pli­ca Ma­yo.

Al prin­ci­pio, afir­ma, hu­bo que “evan­ge­li­zar”, por­que las dis­co­grá­fi­cas no en­ten­dían por qué te­nían que pa­gar más di­ne­ro por ha­cer lo mis­mo que siem­pre. “Hi­ci­mos mu­chas mues­tras gra­tis, pe­ro fue­ron los mú­si­cos, que sí en­ten­dían la di­fe­ren­cia, los que in­cli­na­ron la ba­lan­za”, cuen­ta Ma­yo, que re­cuer­da esas épo­cas en las que re­co­rría las ofi­ci­nas de War­ner, Sony, Emi, Uni­ver­sal y to­das las pe­que­ñas pro­duc­to­ras, “que en ese mo­men­to eran mu­chas, por­que se ven­día una gran can­ti­dad de mú­si­ca”.

En 1996 la si­tua­ción se ha­bía in­ver­ti­do por com­ple­to. “Mu­chas dis­co­grá­fi­cas ha­bían in­cor­po­ra­do la mís­ti­ca de la mas­te­ri­za­ción sin si­quie­ra en­ten­der de qué se tra­ta­ba”, cuen­ta Ma­yo. La tec­no­lo­gía ju­gó un pa­pel cla­ve en el desa­rro­llo del ne­go­cio. Pa­ra no per­der el tren, Ma­yo se pu­so en con­tac­to con la AES (Au­dio En­gi­nee­ring So­ciety), en­ti­dad con se­de en más de 60 paí­ses y que lle­gó a pre­si­dir años más tarde.

En 2005 inau­gu­ró su pro­pia com­pa­ñía: An­drés Ma­yo Mas­te­ri­ng y Au­dio Post, que mu­dó en 2014 a su ac­tual se­de en Flo­ri­da, Vi­cen­te Ló­pez. “Es­te lu­gar lo di­se­ñé a me­di­da, con luz na­tu­ral y un es­pa­cio acús­ti­co de pri­mer ni­vel”, des­cri­be. Con el pa­so del tiem­po, ade­más, in­cor­po­ró to­da cla­se de ser­vi­cios: des­de post­pro­duc­ción de au­dio pa­ra ci­ne o do­cu­men­ta­les, has­ta au­dio pa­ra soft­wa­re de reali­dad vir­tual. Tie­ne clien­tes en Mé­xi­co, Co­lom­bia, Pe­rú, Chi­le, Uru­guay y, más es­po­rá­di­ca­men­te, en Es­ta­dos Uni­dos, Es­pa­ña y Ale­ma­nia.

Ma­yo fue el pri­mer la­ti­noa­me­ri­cano en pre­si­dir la AES, pro­du­jo el pri­mer dis­co in­ter­ac­ti­vo (“Com­fort y mú­si­ca pa­ra vo­lar”, de So­da Ste­reo, 1996), el pri­mer DVD mu­si­cal (“Eso vi­ve”, de Ca­tu­pe­cu Ma­chu, 2002) y el pri­mer con­cier­to de reali­dad vir­tual (Pe­dro Az­nar, en 2016). Y co­mo ocu­rre en otros for­ma­tos, hoy ob­ser­va la trans­for­ma­ción ra­di­cal del ne­go­cio de la ven­ta de mú­si­ca. “Si bien ba­ja­ron las ven­tas de mú­si­ca en for­ma­to tra­di­cio­nal, tam­bién re­pre­sen­ta una nue­va for­ma de de­mo­cra­cia con la que es­toy de acuer­do y

es­tu­dio per­ma­nen­te­men­te pa­ra ge­ne­rar nue­vas opor­tu­ni­da­des”, in­di­ca Ma­yo. “La gen­te no es­cu­cha mú­si­ca co­mo úni­ca ac­ción, el au­dio es un hoy un com­ple­men­to, por lo que bus­car al­ter­na­ti­vas es fun­da­men­tal”. Ha­ce po­co, ce­rró su pri­mer acuer­do pa­ra tra­ba­jar con una em­pre­sa es­pe­cia­li­za­da en vi­deo de 360º. Por­que la vo­lun­tad de ser pio­ne­ro no se di­lu­ye.

HO­MO SAPIENS

En los años ’80, José “Pe­ri­co” Pé­rez gol­pea­ba la puer­ta ca­sa por ca­sa de los ba­rrios más hu­mil­des de Ro­sa­rio pa­ra ofre­cer li­bros a cré­di­to. “Hoy se­ría im­po­si­ble ini­ciar un ne­go­cio así: na­die abri­ría”, re­la­ta. De ahí, sal­tó a te­ner un stand en la Fa­cul­tad de Hu­ma­ni­da­des de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Ro­sa­rio, en­ti­dad en la que com­ple­tó el pro­fe­so­ra­do de Historia, pri­me­ro, y la li­cen­cia­tu­ra des­pués. “Via­ja­ba mucho en tren a Bue­nos Ai­res a com­prar li­bros que lue­go ven­día allí y tam­bién sa­ca­ba fo­to­co­pias, era un tra­ba­jo muy ar­te­sa­nal que dio ori­gen a lo que hoy es mi edi­to­rial”, cuen­ta.

Su mi­li­tan­cia lo lle­vó a la pre­si­den­cia del Cen­tro de Es­tu­dian­tes y, con­se­cuen­te­men­te, a la im­po­si­bi­li­dad de se­guir ma­ne­jan­do su stand. Pe­ro los li­bros se­guían sien­do su pa­sión. Tras el na­ci­mien­to de su pri­mer hi­jo, en 1985, (Pa­blo, que hoy tra­ba­ja con él) abrió el pri­mer lo­cal de Ho­mo Sapiens, don­de plas­mó su sueño de crear una li­bre­ría uni­ver­si­ta­ria es­pe­cia­li­za­da en hu­ma­ni­da­des, cien­cias so­cia­les y so­cio­lo­gía. Su pri­me­ra ubi­ca­ción fue en el be­llí­si­mo y pe­cu­que

liar Pa­sa­je Pam de Ro­sa­rio.

Ya en 1992, des­cu­brió que ha­bía una ne­ce­si­dad muy gran­de en­tre edu­ca­do­res, psi­có­lo­gos y en­sa­yis­tas, que no te­nían dón­de pu­bli­car sus es­cri­tos. De­ci­dió mon­tar una edi­to­rial. “Ha­ce 18 años que par­ti­ci­po de la Fe­ria del Li­bro de Bue­nos Ai­res y siem­pre lle­vo un ejem­plar del pri­mer li­bro que edi­té, pa­ra que pue­da tra­zar­se una com­pa­ra­ción y ver­se cuán­to he­mos evo­lu­cio­na­do has­ta hoy”, cuen­ta Pé­rez. En es­te lap­so, la edi­to­rial ya lan­zó 955 tí­tu­los (es­pe­ran lle­gar a los 1.000 en el trans­cur­so de 2018), mu­chos en coedi­ción con en­ti­da­des co­mo Flac­so, la UNAM de Mé­xi­co o los mi­nis­te­rios de edu­ca­ción de dis­tin­tos paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos. “Fue un pro­ce­so de apren­di­za­je que in­vo­lu­cró a to­dos: a no­so­tros, que de­bi­mos en­con­trar el fo­co exac­to de lo que bus­cá­ba­mos, pa­ra los di­se­ña­do­res, que en Ro­sa­rio es­ta­ban ha­cien­do sus pri­me­ras ex­pe­rien­cias en el te­rreno edi­to­rial, pa­ra las im­pren­tas, que de­bie­ron adap­tar sus pro­ce­sos pa­ra ha­cer li­bros de ca­li­dad…”.

En 2001, mien­tras es­ta­ba en la Fe­ria In­ter­na­cio­nal del Li­bro de Gua­da­la­ja­ra, se en­te­ró del “co­rra­li­to” por la te­le­vi­sión, lo cual hi­zo tam­ba­lear su em­pren­di­mien­to. Con otros dos co­le­gas or­ga­ni­zó gi­ras por La­ti­noa­mé­ri­ca pa­ra co­men­zar a ven­der sus pro­duc­tos a ni­vel re­gio­nal. “No co­no­cía­mos a na­die, bus­cá­ba­mos li­bre­rías en las guías te­le­fó­ni­cas… así fue co­mo nos ‘cla­va­ron’ con al­gu­nos pa­gos, tam­bién”, evo­ca. En aqu­llas gi­ras, Pé­rez tam­bién su­po que su pro­yec­to es­ta­ba con­so­li­da­do. “Ca­mino a Co­lom­bia, me die­ron esos pa­pe­li­tos de Mi­gra­cio­nes pa­ra lle­nar con los da­tos. Don­de de­cía pro­fe­sión pu­se, por pri­me­ra vez, edi­tor”.

Lue­go de va­rias mu­dan­zas, en

2004 Ho­mo Sapiens se ins­ta­ló en su ac­tual ca­sa de Sar­mien­to 289: li­bre­ría con bar en la plan­ta ba­ja, au­di­to­rio pa­ra 120 per­so­nas en el en­tre­pi­so y edi­to­rial en las plan­tas su­pe­rio­res. Son 17 em­plea­dos: 8 en la edi­to­rial y 9

“Tra­ba­ja­mos 30 per­so­nas. Pe­ro más im­por­tan­te es el em­pleo in­di­rec­to, que es la co­mu­ni­dad ar­tís­ti­ca lo­cal”.

en la li­bre­ría.

“Or­ga­ni­za­mos con­ti­nua­men­te en­cuen­tros pa­ra docentes, fe­rias del li­bro en di­ver­sas ciu­da­des, pre­sen­ta­cio­nes y even­tos de to­do ti­po”, cuen­ta Pé­rez. “Un li­bre­ro nun­ca de­be es­tar atrás del mos­tra­dor: es ne­ce­sa­rio mo­ver­se, cap­tar nue­vos lec­to­res y acer­car­se a nue­vos pú­bli­cos de ma­ne­ra per­ma­nen­te”, agre­ga.

EL ÁR­BOL DE GA­LEANO

La Pla­za de Al­mas, un pe­que­ño es­pa­cio con seis me­si­tas en el cen­tro tu­cu­mano, se con­vir­tió en un ver­da­de­ro su­ce­so a po­co de abrir sus puer­tas, en 1999. “En esa épo­ca no eran co­mu­nes los ba­res con im­pron­ta cul­tu­ral y mucho me­nos uno que es­tu­vie­ra tan re­la­cio­na­do con la iden­ti­dad de nues­tra pro­vin­cia”, cuen­ta su ideó­lo­go, el ac­tor Fer­nan­do Ríos Kiss­ner.

El cre­ci­mien­to mo­ti­vó a bus­car un es­pa­cio más am­plio. Pri­me­ro, fue una ca­so­na de dos plan­tas en el Ba­rrio Nor­te. Allí, de a po­co, el em­pren­di­mien­to se fue con­vir­tien­do en un ícono re­gio­nal de las ar­tes plás­ti­cas: se su­ce­dían las ex­po­si­cio­nes, las mues­tras y los sa­lo­nes y lle­ga­ron a ex­hi­bir­se 300 pie­zas de ar­tis­tas de to­do el NOA. Lue­go, en 2007, Ríos Kiss­ner le pu­so el ojo a una ca­so­na desabi­ta­da en el cen­tro de Tu­cu­mán. “Una pro­pie­dad muy pe­cu­liar pa­ra esa par­te de la ciu­dad, por­que te­nía una tran­que­ra a diez me­tros del fren­te, lo que nos daba un am­plio es­pa­cio de

JUAN GARCÍA

JOSÉ “PE­RI­CO” PÉ­REZ

ENRIQUE AVO­GA­DRO

EL ÁR­BOL DE GA­LEANO En Tu­cu­mán, el com­ple­jo Pla­za de Al­mas, El Ar­bol de Ga­leano y Mu­ña Mu­ña da em­pleo a 30 per­so­nas.

6TH VOWEL

JOR­GE SÁNCHEZ

FER­NAN­DO RÍOS KISS­NER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.