Los pa­ti­nes na­cio­na­les

Dos co­mer­cian­tes de ac­ce­so­rios pa­ra pa­ti­na­do­res de­ci­die­ron rom­per la ló­gi­ca del ru­bro: ar­ma­ron su pro­pia mar­ca, Odi­le, un mo­de­lo “lis­to pa­ra usar”y ar­ma­do só­lo con com­po­nen­tes de la in­dus­tria lo­cal.

Pymes - - EMPRENDEDORES - Por Lau­ra An­daha­zi

La bo­ta, dos plan­chas, ocho rue­das, dos fre­nos y 16 ru­le­ma­nes. No es la lis­ta de un ta­ller me­cá­ni­co o una fe­rre­te­ría, es la lis­ta con la que las per­so­nas lle­gan a Pa­ti­nes AV (Al­ta Ve­lo­ci­dad), un lo­cal de Lo­mas del Mi­ra­dor es­pe­cia­li­za­do en la ven­ta de pa­ti­nes y ac­ce­so­rios pa­ra el pa­ti­na­dor. Es que los pa­ti­nes pro­fe­sio­na­les se ar­man; el clien­te eli­ge en­tre di­fe­ren­tes mar­cas, na­cio­na­les o im­por­ta­das, ca­da par­te del pa­tín.

Cyn­tia Ios­ca y Ariel Gri­set­ti, los due­ños del lo­cal, se de­di­can hace más de 12 años a ase­so­rar a sus clien­tes so­bre las di­fe­ren­tes al­ter­na­ti­vas que tie­nen. Sin em­bar­go, cuen­tan que en to­dos es­tos años, por una u otra ra­zón, los clien­tes ter­mi­na­ban re­sig­nan­do pre­cio, ca­li­dad o es­té­ti­ca; to­do jun­to no exis­tía. Por eso, en 2009, lan­za­ron Odi­le, su pro­pia mar­ca de pa­ti­nes, que vie­nen ya ar­ma­dos y lis­tos pa­ra usar.

El ob­je­ti­vo prin­ci­pal es que los pa­ti­nes Odi­le le aho­rren al clien­te la (a me­nu­do) di­fí­cil ta­rea de ele­gir y re­du­je­ron las op­cio­nes a seis va­rian­tes en­tre dos mo­de­los de bo­ta, ca­da una con tres mo­de­los de rue­das. To­dos los ac­ce­so­rios con los que los fa­bri­can son, ase­gu­ran, pri­me­ras mar­cas de in­dus­tria na­cio­nal. Las plan­chas, por ejem­plo, son TMG y las rue­das, San­vio. “En es­te ru­bro, exis­te la fal­sa idea de que lo im­por­ta­do es me­jor que lo na­cio­nal y no es cier­to. Te­ne­mos pro­duc­tos na­cio­na­les muy bue­nos e im­por­ta­dos muy ma­los”, cuen­ta Gri­set­ti.

Se­gún los so­cios, ar­mar un pa­tín com­bi­nan­do mar­cas no baja de los $ 5.500 mien­tras que sus com­bos cues­tan $ 4.400. “Mil pe­sos me­nos pa­ra la ca­nas­ta fa­mi­liar no es po­co. En Pa­ti­nes AV se­gui­mos ven­dien­do otras mar­cas, pe­ro el 90% de las ven­tas son Odi­le y en par­te es­to se lo­gró por­que apostamos al pre­cio”, ar­gu­men­ta Gri­set­ti.

La re­ce­ta que los so­cios im­ple­men­tan pa­ra lo­grar es­tar más ba­ra­tos es re­sig­nan­do ren­ta­bi­li­dad, por­que no tie­nen po­der de ne­go­cia­ción ni vo­lu­men pa­ra abaratar cos­tos de pro­duc­ción. Ase­gu­ran que su apues­ta es a lar­go pla­zo y las ex­pec­ta­ti­vas es­tán pues­tas en el vo­lu­men, más que en la ven­ta por uni­dad. Cuan­do arran­ca­ron el pro­yec­to, pro­du­cían al­re­de­dor de 70 pa­ti­nes por mes; hoy ya es­tán en 400.

Ade­más de la ven­ta al pú­bli­co en su pro­pio lo­cal, ven­den los pa­ti­nes Odi­le en otros co­mer­cios del ru­bro y a tra­vés de In­ter­net. “Es­to nos per­mi­tió lle­gar a to­do el país. Un plan pa­ra el fu­tu­ro son las fran­qui­cias, pe­ro no aún”, agre­ga Ios­ca.

Pa­ra po­si­cio­nar la mar­ca, los so­cios par­ti­ci­pan con stands en to­dos los tor­neos que el tiem­po fí­si­co les per­mi­ten. Un desafío, di­ce Ios­ca, es el de de­rri­bar el mi­to que lo na­cio­nal y ba­ra­to es ma­lo. “Es­ta­mos tan tran­qui­los con es­to que no só­lo otor­ga­mos ga­ran­tía sino que tam­bién, an­te cual­quier fa­lla, no los re­pa­ra­mos, los cam­bia­mos di­rec­ta­men­te por otro nue­vo”, ase­gu­ra.

AN­DRÉS D’ELÍA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.