Mal­dón: ju­gar en fa­mi­lia

HA­BI­TUA­DOS A COM­PAR­TIR JUE­GOS DE ME­SA, LOS HER­MA­NOS MANTILLA LE VIE­RON LA VE­TA A UN NE­GO­CIO RE­DI­TUA­BLE.

Pymes - - PREMIOS PYME -

Los her­ma­nos Can­de­la­ria y Agus­tín Mantilla se des­cri­ben co­mo fa­ná­ti­cos de los jue­gos de me­sa. Por eso, y en bus­ca de un nue­vo rum­bo pro­fe­sio­nal, en el 2007 de­ci­die­ron crear el su­yo, al que lla­ma­ron El Eru­di­to, un jue­go de pre­gun­tas y res­pues­tas don­de no ga­na el que más sa­be sino el que me­jor ra­zo­na. El jue­go cuen­ta con ilus­tra­cio­nes del di­bu­jan­te Li­niers, ami­go del co­le­gio de Agus­tín.

La idea de crear Mal­dón sur­gió un día que Can­de­la­ria, que ve­nía de tra­ba­jar más de 36 ho­ras se­gui­das en una agen­cia de pu­bli­ci­dad, de­ci­dió cam­biar de rum­bo. Por en­ton­ces, Agus­tín era es­tu­dian­te de Eco­no­mía, pe­ro com­par­tía la pa­sión por los jue­gos de me­sa.

Con la ayu­da de un prés­ta­mo fa­mi­liar de $ 100.000, en 2008 sa­ca­ron El Eru­di­to, que tu­vo una pri­me­ra ti­ra­da de 2.000 ejem­pla­res. En la ac­tua­li­dad, cuen­tan con ocho em­plea­dos y una pro­duc­ción de 30.000 jue­gos en­tre sus di­fe­ren­tes al­ter­na­ti­vas, que con­ta­bi­li­zan una fac­tu­ra­ción anual de $ 7 mi­llo­nes.

“Lan­za­mos El Eru­di­to ca­si pa­ra pro­bar y ter­mi­nó sien­do un ne­go­cio. Al ve­nir de una fa­mi­lia de cin­co her­ma­nos, so­lía­mos ju­gar mu­cho, y nos co­no­cía­mos to­dos los jue­gos del mer­ca­do. Con El Eru­di­to ar­ma­mos lo que hu­bié­se­mos que­ri­do no­so­tros, por­que veía­mos que la ofer­ta del mer­ca­do es­ta­ba me­dio es­tan­ca­da”, cuen­ta Agus­tín.

El Eru­di­to es­tá en­fo­ca­do en el di­se­ño, y en el con­cep­to de que se con­vier­ta en un ob­je­to que se quie­ra te­ner a la vista, sin guar­dar. “Ha­ce­mos nues­tro pro­pio con­te­ni­do. En tiem­pos de In­ter­net, nues­tro desafío es ge­ne­rar que la gen­te ra­zo­ne con nues­tros jue­gos. Cree­mos mu­cho en el be­ne­fi­cio de un jue­go de me­sa, por­que ge­ne­ra so­cia­bi­li­dad, no es­tás so­lo con la pan­ta­lla; que­re­mos traer de nue­vo es­ta cos­tum­bre de mi­rar­se a la ca­ra”, re­fle­xio­na.

Mal­dón hoy cuen­ta con una lí­nea de on­ce jue­gos, ocho pa­ra ado­les­cen­tes y adul­tos y tres pa­ra los más pe­que­ños. “Nues­tro pro­ce­so de desa­rro­llo pue­de lle­var en­tre seis me­ses y dos años. No sa­ca­mos jue­gos tan se­gui­dos, por­que los pro­ba­mos, ve­mos qué fun­cio­na, qué no.”

En­tre su ca­tá­lo­go fi­gu­ran pro­duc­tos co­mo: La Ma­ca­re­na, un jue­gos de car­tas don­de se tie­nen que re­co­lec­tar ele­men­tos; El Ci­né­fi­lo, pa­ra los aman­tes del ci­ne; El Ma­ca­nu­do, de aso­cia­ción li­bre; y El Ben­ja­mín, pa­ra los más pe­que­ños, que une a tres clá­si­cos: el ahor­ca­do, el do­mi­nó y el jue­go de la me­mo­ria.

Pa­ra es­te año, los her­ma­nos Mantilla pla­nean agre­gar dos jue­gos más. Uno se va a lla­mar El Camarero y el otro, ba­sa­do en co­no­ci­mien­tos de cul­tu­ra ge­ne­ral, es­tá en pro­ce­so. “El Camarero hace ho­nor a la me­mo­ria de los mo­zos”, di­ce Agus­tín. Y cuen­ta que ya co­men­za­ron a ex­por­tar sus pro­duc­tos a Pe­rú y a Chi­le.

GUI­LLER­MO RODRÍGUEZ ADAMI

AGUS­TÍN Y CAN­DE­LA­RIA MANTILLA

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.