Pin­dó: la ho­ra de la ener­gía

DE LA AD­MI­NIS­TRA­CIÓN DE CAM­POS, A SU PRO­PIA PLAN­TA­CIÓN Y SECADERO DE YER­BA MA­TE. AHO­RA GE­NE­RAN ENER­GÍA DES­DE SU ASE­RRA­DE­RO.

Pymes - - PREMIOS PYME -

Pin­dó es­tá ubi­ca­da en Puerto Es­pe­ran­za, pro­vin­cia de Mi­sio­nes. Es una em­pre­sa ad­mi­nis­tra­da por la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de la fa­mi­lia, los her­ma­nos e In­ge­nie­ros An­drés y Rafael Sche­rer, que se de­di­can a la ad­mi­nis­tra­ción de cam­pos y ope­ran con plan­ta­cio­nes de yer­ba ma­te, pi­nos y arau­ca­ria. Tam­bién ha­cen ac­ti­vi­da­des de ex­plo­ta­ción sus­ten­ta­ble de mon­tes na­ti­vos. Los Sche­rer eran co­lo­nos sui­zos que lle­ga­ron a Puerto Es­pe­ran­za en 1926. An­drés y Rafael in­te­gran la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción. Pin­dó co­men­zó co­mo una em­pre­sa con­tra­tis­ta que se de­di­ca­ba a ha­cer fo­res­ta­cio­nes, plan­ta­cio­nes pa­ra ter­ce­ros y ad­mi­nis­tra­ción de cam­pos en los años ’70. Con el tiem­po, co­men­zó a ca­pi­ta­li­zar­se, tu­vo su pri­me­ra plan­ta­ción pro­pia y, lue­go, un secadero de yer­ba ma­te. “Fui­mos el pri­mer secadero del mun­do cer­ti­fi­ca­do por ISO 9002 pa­ra la pro­duc­ción de yer­ba ma­te can­cha­da en 1994”, cuen­ta Rafael Sche­rer. “No­so­tros no te­ne­mos mar­ca pro­pia, pe­ro le ven­de­mos to­da nues­tra pro­duc­ción a Pla­ya­di­to, de la coope­ra­ti­va Lei­big. Tam­bién plan­ta­mos pi­nos, y en 2002 com­pra­mos un ase­rra­de­ro e ini­cia­mos la cons­truc­ción de una plan­ta de re­ma­nu­fac­tu­ra”, di­ce.

El ase­rra­de­ro de Pin­dó re­sul­tó se­lec­cio­na­do por los ex­per­tos de la Agen­cia de Coope­ra­ción In­ter­na­cio­nal de Ja­pón (JI­CA) pa­ra ana­li­zar las opor­tu­ni­da­des del mer­ca­do en Pro­yec­tos de Me­ca­nis­mo de Desa­rro­llo Lim­pio (MDL) a tra­vés de ge­ne­ra­ción de ener­gía me­dian­te la uti­li­za­ción de bio­ma­sa. “Tra­ba­ja­mos un año con Ja­pón pa­ra en­trar a Na­cio­nes Uni­das y po­der cer­ti­fi­car es­te pro­yec­to co­mo MDL pa­ra ven­der bo­nos de car­bono. Ahí sur­gió la idea de ha­cer una plan­ta de ener­gía”, cuen­ta Sche­rer. “Ob­via­men­te pa­ra no­so­tros, co­mo py­me, es muy di­fí­cil con­se­guir fi­nan­cia­mien­to pa­ra una in­ver­sión tan gran­de”. El ca­mino, agre­ga Sche­rer, fue pre­sen­tar el pro­yec­to pa­ra con­se­guir un sub­si­dio del Fon­do Ar­gen­tino Sec­to­rial (Fo­nar­sec). “Nos aso­cia­mos a la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal de Mi­sio­nes, pre­sen­ta­mos el pro­yec­to y ga­na­mos. En el me­dio, nos aga­rra­ron tres de­va­lua­cio­nes, pe­ro eso nos alen­tó a se­guir. Des­pués con­se­gui­mos cré­di­tos en Ban­co Na­ción y lo de­más lo pu­si­mos no­so­tros. Era una ne­ce­si­dad, por­que el te­ma de la ener­gía es uno de los gran­des cos­tos pa­ra afron­tar”, di­ce. Se­gún la Agen­cia Na­cio­nal de Pro­mo­ción Cien­tí­fi­ca y Tec­no­ló­gi­ca, ór­gano de­pen­dien­te del Mi­nis­te­rio de Cien­cia, Tec­no­lo­gía e In­no­va­ción Pro­duc­ti­va, al pro­yec­to Pin­dó Eco Ener­gía “se le ad­ju­di­có un sub­si­dio de $ 17.466.751,12 de un to­tal de $ 34.980.606 pa­ra la cons­truc­ción de una plan­ta ge­ne­ra­do­ra de ener­gía a par­tir de re­si­duos de bio­ma­sa in­dus­trial”. “Veía­mos que en otros lu­ga­res del mun­do era nor­mal que los ase­rra­de­ros apro­ve­cha­ran la ener­gía y nos de­ci­di­mos por tra­tar de pro­du­cir la ener­gía no­so­tros”, sin­te­ti­za Sche­rer.

AN­DRÉS Y RAFAEL SCHE­RER

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.