Una cues­tión de gé­ne­ro

Las py­mes es­tán fren­te a la opor­tu­ni­dad de in­cluir me­jo­res prác­ti­cas y es­tar más cer­ca de las ne­ce­si­da­des de sus em­plea­das.

Pymes - - COLUMNISTAS INVITADAS -

El tra­ba­jo es la he­rra­mien­ta de as­cen­so so­cial más im­por­tan­te en las so­cie­da­des mo­der­nas. En la Ar­gen­ti­na, de to­dos las in­cor­po­ra­cio­nes que rea­li­za el sec­tor pri­va­do, el 66% son mas­cu­li­nas y el 34% fe­me­ni­nas, se­gún da­tos del Mi­nis­te­rio de Tra­ba­jo. ¿Có­mo se ex­pli­ca es­ta de­sigual­dad?

Las em­pre­sas sue­len ser es­pa­cios don­de pre­va­le­cen cul­tu­ras de tra­ba­jo que fa­vo­re­cen a los va­ro­nes: ho­ra­rios ex­ten­sos de ofi­ci­na, es­ca­sas po­lí­ti­cas pa­ra la con­ci­lia­ción de la vi­da la­bo­ral y per­so­nal, es­pa­cios de so­cia­li­za­ción fue­ra del horario de tra­ba­jo. Es­to, jun­to con ses­gos que aso­cian a las mu­je­res con de­ter­mi­na­das ca­pa­ci­da­des y ca­rac­te­rís­ti­cas emo­cio­na­les, li­mi­ta el ac­ce­so de las mu­je­res a las mis­mas opor­tu­ni­da­des de tra­ba­jo y desa­rro­llo. En es­te mar­co, las em­pre­sas mul­ti­na­cio­na­les es­tán desa­rro­llan­do me­di­das pa­ra ge­ne­rar es­pa­cios in­clu­si­vos de tra­ba­jo. ¿Cuál es el rol de las py­mes?

En la Ar­gen­ti­na, las py­mes con­tri­bu­yen con el 52% del PBI y re­pre­sen­tan el 70% del em­pleo for­mal, se­gún da­tos de la Fun­da­ción Me­di­te­rrá­nea; son una par­te fun­da­men­tal del desa­rro­llo eco­nó­mi­co. Sin em­bar­go, es­tas or­ga­ni­za­cio­nes po­seen al­gu­nas ca­rac­te­rís­ti­cas que au­men­tan los ries­gos y vul­ne­ra­bi­li­da­des de las mu­je­res tra­ba­ja­do­ras. La fal­ta de es­truc­tu­ras for­ma­les y pro­ce­sos, la au­sen­cia de áreas co­mo Re­cur­sos Hu­ma­nos, lle­va a cier­ta ar­bi­tra­rie­dad en la to­ma de de­ci­sio­nes. La es­ca­sa pre­sen­cia de mu­je­res en pues­tos de de­ci­sión en aso­cia­cio­nes em­pre­sa­ria­les y sin­di­ca­tos cons­ti­tu­yen fac­to­res de ries­go pa­ra su desa­rro­llo. Ade­más, la cul­tu­ra del “día a día” de las py­mes las lle­va a de­di­car po­co tiem­po al lar­go pla­zo y a la pro­mo­ción de cul­tu­ras de tra­ba­jo in­clu­si­vas.

El he­cho de que cer­ca del 80% de las em­pre­sas re­gis­tra­das en Amé­ri­ca La­ti­na sean fa­mi­lia­res apor­ta un con­di­men­to in­tere­san­te. En em­pre­sas fa­mi­lia­res de áreas tra­di­cio­nal­men­te mas­cu­li­nas, co­mo es el ca­so del agro o las ma­nu­fac­tu­re­ras, se plan­tean el pro­ble­ma de la he­ren­cia cuan­do hay hi­jas mu­je­res. Asu­mir que hay áreas don­de las mu­je­res no es­tán in­tere­sa­das, o que no se pue­den desem­pe­ñar con ido­nei­dad, da cuen­ta de la exis­ten­cia de ses­gos en re­la­ción con aque­llo que es pro­pio de las mu­je­res. En ese sen­ti­do, in­cor­po­rar una mi­ra­da de gé­ne­ro a los ne­go­cios fa­mi­lia­res se­ría de gran uti­li­dad.

Otro ries­go de las em­pre­sas fa­mi­lia­res es la na­tu­ra­li­za­ción de al­gu­nos ro­les, co­mo el del hom­bre pro­duc­tor y la mu­jer cui­da­do­ra. En aque­llos ca­sos don­de la mu­jer tra­ba­ja, sue­le te­ner la do­ble car­ga, tan­to la la­bor pro­duc­ti­va co­mo la re­pro­duc­ti­va. En mu­chos ca­sos, los apor­tes de las mu­je­res no son mo­ne­ti­za­dos por­que son con­si­de­ra­dos una “ayu­da” al ne­go­cio fa­mi­liar, y por lo tan­to no cuen­tan con suel­dos, pe­ro al mis­mo tiem­po no de­jan de rea­li­zar las ta­reas de cui­da­do.

La informalidad es­tá muy pre­sen­te en las py­mes: 66% de los em­plea­dos no cuen­ta con al­gún ni­vel de pro­tec­ción so­cial, se­gún da­tos del PNUD. Es­te ni­vel de informalidad hace que los em­plea­dos y las em­plea­das no es­tén pro­te­gi­dos por los de­re­chos del tra­ba­ja­dor y no go­cen de be­ne­fi­cios co­mo la li­cen­cia por ma­ter­ni­dad pa­ga, la ex­ce­den­cia, lac­tan­cia y de­más.

Las py­mes, co­mo em­plea­do­res so­cial­men­te res­pon­sa­bles, es­tán fren­te a una gran opor­tu­ni­dad: in­cluir me­jo­res prác­ti­cas que pro­mue­van el cam­bio cul­tu­ral fa­vo­re­ce­rá la in­clu­sión de más mu­je­res, per­mi­tién­do­les es­tar más cer­ca de las ne­ce­si­da­des de sus em­plea­das, im­pac­tan­do di­rec­ta­men­te en sus vi­das.

Es­to trae­rá apa­re­ja­dos otros be­ne­fi­cios, co­mo dis­mi­nu­ción de la ro­ta­ción del per­so­nal, em­plea­dos y em­plea­das más com­pro­me­ti­dos y más re­pre­sen­ta­ti­vos de su mer­ca­do, y su­mar equi­pos más di­ver­sos, que ge­ne­ren nue­vas ideas pa­ra el ne­go­cio.

Ca­ro­li­na Vi­lla­nue­va y Geor­gi­na Sticco son fun­da­do­ras de la agen­cia Grow, Gé­ne­ro y Tra­ba­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.