¿Va­le la pe­na endeudarse?

Es una du­da ha­bi­tual en­tre las py­mes, a la ho­ra de de­ci­dir su ex­pan­sión. El au­tor pro­po­ne una se­rie de pa­sos que ayu­dan a ca­li­brar me­jor la de­ci­sión.

Pymes - - COLUMNISTA INVITADO -

Un mul­ti­pli­ca­dor de fuer­zas” sue­le res­pon­der un in­ge­nie­ro a la pre­gun­ta de lo que es una pa­lan­ca. Po­de­mos de­cir que nos per­mi­te lo­grar ob­je­ti­vos que sin su ayu­da hu­bie­sen si­do ca­si inal­can­za­bles. En el mun­do em­pre­sa­rial exis­te una gran can­ti­dad de “pa­lan­cas”, don­de el hom­bre de ne­go­cios pue­de apo­yar­se y lo­grar re­sul­ta­dos me­jo­res a los es­pe­ra­dos.

Una de las más co­no­ci­das son las “pa­lan­cas fi­nan­cie­ras”. Su téc­ni­ca de uso es muy sim­ple: con­se­guir fon­dos de un ter­ce­ro, ha­bi­tual­men­te un ban­co, que me ayu­de a ha­cer in­ver­sio­nes que me den una ren­ta su­fi­cien­te que su­pere el cos­to del prés­ta­mo. Así plan­tea­do, sue­na ob­vio y sen­ci­llo, pe­ro la du­ra reali­dad es que la ma­yo­ría de los em­pre­sa­rios del mun­do py­me aún tie­nen re­ser­vas de avan­zar por es­te an­dén.

Los se­cre­tos de to­mar deu­da no es­tán en el pa­sa­do sino en las ex­pec­ta­ti­vas de fu­tu­ro. A pe­sar de va­rios años don­de el cre­ci­mien­to ha si­do ba­jo o ca­si nu­lo, las ex­pec­ta­ti­vas de ex­pan­sión pue­den ser una reali­dad en el sec­tor don­de ope­ra­mos. Si uno no es­tá pre­pa­ra­do pa­ra afron­tar las in­ver­sio­nes que de­man­de un nue­vo ni­vel de ac­ti­vi­dad, pue­de per­der par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do y po­ner en ries­go la sus­ten­ta­bi­li­dad de la em­pre­sa en el me­diano pla­zo.

Por ese mo­ti­vo, no hay que des­car­tar es­ce­na­rios don­de la fi­nan­cia­ción con deu­da sea una al­ter­na­ti­va. Pa­ra ello hay que afron­tar una se­rie de eta­pas:

1) Desa­rro­llar un pre­su­pues­to anual de ven­tas y gas­tos, mes a mes, pa­ra co­no­cer los re­sul­ta­dos fu­tu­ros es­pe­ra­dos del año y así de­ter­mi­nar los re­cur­sos que ge­ne­ra­rá la com­pa­ñía pa­ra afron­tar sus in­ver­sio­nes.

2) Es­ti­mar las in­ver­sio­nes que se­rán ne­ce­sa­rias pa­ra lle­var ade­lan­te ese plan de ven­tas. Es muy im­por­tan­te te­ner en cuen­ta no só­lo la ne­ce­si­dad de in­ver­tir en equi­pos o ma­qui­na­ria, si fue­se ne­ce­sa­rio, sino en ac­ti­vos co­rrien­tes: cuen­tas a co­brar de clien­tes, in­ven­ta­rios, sin ol­vi­dar la fi­nan­cia­ción de pro­vee­do­res, etc. Re­cor­de­mos que uno pue­de de­mo­rar la in­ver­sión en equi­pos por un tiem­po de­ter­mi­na­do, pe­ro an­te la ex­pan­sión, hay in­ver­sio­nes –co­mo son las co­rrien­tes– que son im­pos­ter­ga­bles y que ha­bi­tual­men­te no se eva­lúan con la re­le­van­cia que tie­nen en nues­tro flu­jo de fon­dos.

3) Lle­var de ma­ne­ra men­sual un es­ta­do real de re­sul­ta­do pa­ra com­pa­rar con el pre­su­pues­to. Qui­zás las di­fe­ren­cias lle­guen a ser im­por­tan­tes. Con el tiem­po y la ex­pe­rien­cia, esas di­fe­ren­cias se van a em­pe­zar a ajus­tar y apren­de­re­mos a ser más pre­ci­sos en la ges­tión pre­su­pues­ta­ria, pe­ro re­cor­de­mos que es “me­jor te­ner un mal pre­su­pues­to que no te­ner pre­su­pues­to”.

4) Si las in­ver­sio­nes que de­man­da esa ges­tión no pue­den ser cu­bier­tas por los re­sul­ta­dos, de­be­re­mos pen­sar en bus­car una for­ma de fi­nan­cia­ción ex­ter­na. Pe­ro re­cor­de­mos al­go im­por­tan­te: nun­ca to­me­mos deu­da de ma­ne­ra ha­bi­tual pa­ra pa­gar gas­tos co­rrien­tes de ges­tión.

Esos gas­tos de­ben ser afron­ta­dos con los in­gre­sos de las ven­tas, y si no es así, se es­ta­ría ope­ran­do con dé­fi­cit, lo que se de­be­ría re­ver­tir pa­ra no trans­for­mar la em­pre­sa en una or­ga­ni­za­ción ame­na­za­da por los que­bran­tos. La deu­da de­be­ría­mos des­ti­nar­la pa­ra in­ver­sio­nes co­rrien­tes o fi­jas que per­mi­tan el cre­ci­mien­to. Con bue­nas ex­pec­ta­ti­vas de mer­ca­do y el con­ven­ci­mien­to de que los re­sul­ta­dos de la ges­tión sir­ven pa­ra po­der afron­tar el en­deu­da­mien­to pa­ra fi­nan­ciar las in­ver­sio­nes ne­ce­sa­rias, la deu­da es un vehícu­lo ade­cua­do. ¿Y el cos­to de esa deu­da es re­le­van­te? ¡Cla­ro que sí! Cuan­do ha­ya­mos desa­rro­lla­do el há­bi­to de una bue­na ges­tión pre­su­pues­ta­ria, el re­pa­go de la deu­da se­rá par­te de los cos­tos a afron­tar y la res­pues­ta es­ta­rá al al­can­ce de la mano.

Gui­ller­mo Frai­le es di­rec­tor Aca­dé­mi­co de Cé­lu­la Py­me y pro­fe­sor de Fi­nan­zas de la Es­cue­la de Ne­go­cios IAE Bu­si­ness School.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.