La eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va

Pymes - - DOSSIER -

Des­de que la tec­no­lo­gía re­du­jo cos­tos, com­par­tir el au­to pa­ra via­jar o tras­la­dar­se al tra­ba­jo, al­qui­lar una ha­bi­ta­ción de hués­pe­des en el ho­gar, ha­cer cur­sos, in­ter­cam­biar ro­pa, li­bros o tic­kets de es­pec­tácu­los es ca­da vez más sen­ci­llo. El boom de la “eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va”, ba­sa­da en re­la­cio­nes en­tre con­su­mi­do­res, es­tá re­vo­lu­cio­nan­do la for­ma de ad­qui­rir y com­par­tir bie­nes y ser­vi­cios, pa­gan­do por su uso en lu­gar de por su te­nen­cia, o echan­do mano del true­que, en ope­ra­cio­nes que no in­vo­lu­cran di­ne­ro y don­de am­bas par­tes ga­nan.

Con­cep­tos co­mo “eco­no­mía cir­cu­lar” (aque­lla que reu­ti­li­za, re­ci­cla y re­va­lo­ri­za los ma­te­ria­les, pa­ra con­ver­tir los re­si­duos en re­cur­sos pa­ra un nue­vo pro­ce­so pro­duc­ti­vo) y “fi­nan­zas éti­cas” tam­bién for­man par­te de es­te nue­vo pa­ra­dig­ma.

Ac­tual­men­te, hay va­rios pro­yec­tos en el Con­gre­so pa­ra pro­mo­ver las em­pre­sas BIC (de be­ne­fi­cio e in­te­rés co­mu­ni­ta­rio). Se tra­ta de em­pren­di­mien­tos que re­suel­ven un pro­ble­ma so­cial o am­bien­tal uti­li­zan­do los me­ca­nis­mos de la “eco­no­mía co­la­bo­ra­ti­va”, ba­sa­da en In­ter­net y las re­des so­cia­les.

Du­ran­te la cri­sis de 2001 en la Ar­gen­ti­na, los clu­bes del True­que fue­ron los pre­cur­so­res de es­ta ver­tien­te.

jun­to a otros fui­mos avan­zan­do”, cuen­ta hoy Ma­ría Ro­sa, que aun­que es ju­bi­la­da de la do­cen­cia, si­gue muy ac­ti­va tra­ba­jan­do en el ta­ller. “Una fun­da­ción de­di­ca­da al me­dioam­bien­te nos pres­tó un es­pa­cio, y em­pe­za­mos a am­pliar los ta­lle­res, don­de tra­ba­jan ca­si 20 per­so­nas”, cuen­ta la em­pren­de­do­ra, que el año pa­sa­do re­ci­bió el pre­mio “Mu­jer So­li­da­ria” de la Fun­da­ción Avon.

“Hoy tam­bién ha­ce­mos eco­bol­sas de te­la, y se­pa­ra­mos y aco­pia­mos re­si­duos só­li­dos (plás­ti­cos, pa­pe­les, me­ta­les) pa­ra ven­der­los a la in­dus­tria co­mo ma­te­rias pri­mas”, ex­pli­ca. “Pe­ro nues­tro prin­ci­pal pro­duc­to si­guen sien­do los eco­le­ños, un pro­yec­to que se es­tá re­pli­can­do en otras zo­nas del país, co­mo Córdoba, Ju­juy y la pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res”, cuen­ta Ten­ti. En 2003, un es­tu­dio rea­li­za­do por la Di­rec­ción Pro­vin­cial de Ener­gía y la Fa­cul­tad de In­ge­nie­ría de la Uni­ver­si­dad del Co­mahue de­ter­mi­nó que el po­der ca­ló­ri­co de los eco­le­ños es de 4.180 cal/g, cer­cano al del que­bra­cho co­lo­ra­do.

Ini­cia­ti­vas co­mo la de Ma­ría Ro­sa, que más allá del be­ne­fi­cio eco­nó­mi­co bus­can un im­pac­to so­cial y am­bien­tal, no te­nían has­ta el mo­men­to un en­cua­dre le­gal. A me­dio ca­mino en­tre una ONG y una em­pre­sa, los lla­ma­dos “em­pren­di­mien­tos de be­ne­fi­cio e in­te­rés co­mu­ni­ta­rio (BIC)” tie­nen ac­tual­men­te va­rios pro­yec­tos de Ley en el Con­gre­so que “bus­can iden­ti­fi­car­los y po­ten­ciar­los a par­tir de su in­clu­sión en la ca­de­na de va­lor y po­lí­ti­cas es­pe­cí­fi­cas de apo­yo”, cuen­ta Flo­ren­cia Güen­za­ni, coor­di­na­do­ra de Sis­te­ma B Ar­gen­ti­na, una en­ti­dad que cer­ti­fi­ca a aque­llas em­pre­sas que “es­tán en el mer­ca­do pa­ra re­sol­ver pro­ble­mas so­cia­les y am­bien­ta­les”, se­gún ella mis­ma de­fi­ne.

HIS­TO­RIAS QUE INS­PI­RAN

A par­tir de una his­to­ria fa­mi­liar di­fí­cil y de la ne­ce­si­dad de sa­lir a

co­sas des­de su ado­les­cen­cia pa­ra man­te­ner­se, Martín Par­la­to creó Po­sibl, una pla­ta­for­ma mul­ti­me­dia que pro­du­ce y dis­tri­bu­ye con­te­ni­dos y even­tos de im­pac­to so­cial.

“Tra­ba­ja­mos pa­ra ins­pi­rar im­pac­to so­cial”, cuen­ta Par­la­to. “Em­pe­cé a los 16 años por ne­ce­si­dad y, en es­te ca­mino, co­no­cí a mu­cha gen­te que hace co­sas que va­len la pe­na, que lu­cha con­tra el tra­ba­jo es­cla­vo, que bus­ca re­ge­ne­rar bos­ques en la sel­va mi­sio­ne­ra o en el Áfri­ca, que lle­va edu­ca­ción a co­mu­ni­da­des ais­la­das, o cons­tru­ye ca­sas pa­ra los que no tie­nen. Esas his­to­rias exis­ten, y hay que con­tar­las pa­ra con­ta­giar a otros.”

Par­la­to cuen­ta que es­tu­dió Ad­mi­nis­tra­ción de Em­pre­sas pa­ra de­di­car­se al “ac­ti­vis­mo so­cial” y tra­ba­ja pa­ra más de 350 fun­da­cio­nes y ONG en 30 paí­ses, ar­man­do do­cu­men­ta­les y cam­pa­ñas pa­ra vi­si­bi­li­zar dis­tin­tas pro­ble­má­ti­cas y sus so­lu­cio­nes.

Con ape­nas 21 años, Gino Tu­ba­ro ya tie­ne una ex­ten­sa tra­yec­to­ria en el em­pren­de­do­ris­mo so­cial. A los 18 fa­bri­có su pri­me­ra im­pre­so­ra en 3D. Al año si­guien­te, con 19, creó jun­to a un so­cio un la­bo­ra­to­rio pa­ra desa­rro­llar pró­te­sis a me­di­da. A los 20 ga­nó el con­cur­so in­ter­na­cio­nal “Una idea pa­ra cam­biar el mun­do”. El pro­pio ex pre­si­den­te nor­te­ame­ri­cano Ba­rack Oba­ma lo fe­li­ci­tó cuan­do es­tu­vo de vi­si­ta en la Ar­gen­ti­na, co­mo uno de los “jó­ve­nes em­pren­de­do­res que es­tán cons­tru­yen­do un me­jor fu­tu­ro”.

La pri­me­ra pró­te­sis di­se­ña­da por Gino fue a pe­di­do de la ma­má de Fe­li­pe, un ni­ño de 11 años que ha­bía na­ci­do sin una mano. La fa­mi­lia no po­día ac­ce­der a un dis­po­si­ti­vo or­to­pé­di­co con un cos­to su­pe­rior a US$ 40.000, y el jo­ven em­pren­de­dor desa­rro­lló una pró­te­sis elec­tró­ni­ca que per­mi­te el mo­vi­mien­to, por só­lo $ 2.000 en aquel mo­men­to, uti­li­zan­do una tec­no­lo­gía eco­nó­mi­ca y sus­ten­ta­ble.

Hoy, Gino cur­sa la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría Elec­tró­ni­ca en la UTN, di­ri­ge Ato­mic Lab, un cen­tro de in­no­va­ción don­de se di­se­ñan y fa­bri­can pró­te­sis y otros dis­po­si­ti­vos co­mo una re­me­ra que, al me­dir cier­tos pa­rá­me- tros co­mo el pul­so y la pre­sión ar­te­rial, de­tec­ta po­si­bles dis­fun­cio­nes car­día­cas y en­vía un alerta a pa­cien­tes y mé­di­cos.

Su com­pa­ñía es­tá sien­do in­cu­ba­da en el Cen­tro Me­tro­po­li­tano del Di­se­ño, en el ba­rrio de Ba­rra­cas, y su ob­je­ti­vo es “pro­du­cir a es­ca­la dis­po­si­ti­vos mé­di­cos pa­ra me­jo­rar la ca­li­dad de vi­da de aque­llos que los ne­ce­si­tan”, des­ta­ca el fu­tu­ro in­ge­nie­ro.

TEC­NO­LO­GÍAS CON IM­PAC­TO

En la Ar­gen­ti­na, se ti­ran por día unas 12 mi­llo­nes de bo­te­llas PET, de las cua­les só­lo se re­cu­pe­ra un 30%. En­fo­ven­der

ca­dos en es­te pro­ble­ma, Martín Pé­rez Men­do­za y San­tia­go Ca­rri­llo, alum­nos del Ins­ti­tu­to Tec­no­ló­gi­co de Bue­nos Ai­res (ITBA), de­ci­die­ron –co­mo par­te de su te­sis– desa­rro­llar una má­qui­na com­pac­ta­do­ra de bo­te­llas, a la que bau­ti­za­ron ComBot.

“Di­se­ña­mos un pro­to­ti­po pa­ra el bar de la fa­cul­tad, que sir­va no só­lo pa­ra re­ci­clar, sino pa­ra con­cien­ti­zar. El pro­ble­ma es que, si bien ha­bía ta­chos de di­fe­ren­tes co­lo­res, la gen­te ti­ra­ba to­do jun­to y es­to di­fi­cul­ta­ba la se­pa­ra­ción pos­te­rior. Hoy, con la má­qui­na, se lo­gra re­cu­pe­rar ca­si el 100% de las bo­te­llas, y una vez com­pac­ta­das, las coo­pe­ra­ti­vas de re­ci­cla­do­res pa­san a bus­car el ma­te­rial”, cuen­ta Pé­rez Men­do­za.

“Aho­ra es­ta­mos tra­ba­jan­do en un agre­ga­do elec­tró­ni­co que per­mi­te con­ta­bi­li­zar las bo­te­llas y su­mar pun­tos pa­ra pre­miar a los usua­rios que más reciclan. La idea es pro­du­cir es­tas má­qui­nas a es­ca­la, pa­ra em­pre­sas, ba­res y es­pa­cios pú­bli­cos”, co­men­ta.

Ver­de al Cu­bo es otro em­pren­di­mien­to que bus­ca so­lu­cio­nar un pro­ble­ma am­bien­tal y so­cial, en es­te ca­so uti­li­zan­do la hi­dro­po­nía. Se tra­ta de una téc­ni­ca muy an­ti­gua, que per­mi­te cul­ti­var plan­tas uti­li­zan­do nu­trien­tes en agua en lu­gar de tierra, y sin uti­li­zar agro­quí­mi­cos. Agus­tín Ca­sa­lins, que prac­ti­ca­ba la téc­ni­ca co­mo un hobby, se ins­cri­bió en 2012 en el con­cur­so Bue­nos

Ai­res Em­pren­de, don­de ob­tu­vo el

se­gun­do pre­mio por su di­se­ño de “huer­ta ur­ba­na”. De­ci­di­do a es­ca­lar el pro­yec­to, con­vo­có a Flo­ren­cia Ba­rrei­ra, Ra­mi­ro Et­che­ga­ray y Fe­de­ri­co Ner­vi, con quie­nes es­tá tra­ba­jan­do en un Cen­tro de Agri­cul­tu­ra Ur­ba­na, jun­to a la Agen­cia de Pro­tec­ción Am­bien­tal por­te­ña.

“Nos pro­po­ne­mos con­ver­tir a los ciu­da­da­nos en agen­tes de cam­bio, pa­ra desa­rro­llar ciu­da­des ver­des e im­pul­sar huer­tas hi­dro­pó­ni­cas en ho­ga­res, es­cue­las, res­tau­ran­tes, em­pre­sas y otras ins­ti­tu­cio­nes ”, cuen­ta Ba­rrei­ra.

En 2016 el equi­po par­ti­ci­pó del Glo­bal So­lu­tion Pro­gram, en la Sin­gu­la­rity Uni­ver­sity. Re­ci­bie­ron en­tre­na­mien­to y asis­ten­cia pa­ra que es­te em­pren­di­mien­to pue­da ge­ne­rar un im­pac­to po­si­ti­vo en mi­llo­nes de per­so­nas. Por lo pron­to, sus be­ne­fi­cios so­cia­les y am­bien­ta­les son múl­ti­ples: “Nues­tro pro­yec­to per­mi­te a las per­so­nas con­su­mir sus pro­pios ali­men­tos fres­cos, de ca­li­dad, me­dian­te una ac­ti­vi­dad re­crea­ti­va que pro­mue­ve la sa­lud fí­si­ca y men­tal. Al mis­mo tiem­po, es una for­ma de acer­car­se a la com­pren­sión del ori­gen de nues­tros ali­men­tos, y ge­ne­ra opor­tu­ni­da­des la­bo­ra­les”, enu­me­ra Ba­rrei­ra. En cuan­to al im­pac­to am­bien­tal, al re­uti­li­zar­se el agua, se ge­ne­ra un 90% de aho­rro de es­te re­cur­so en com­pa­ra­ción con la hor­ti­cul­tu­ra con­ven­cio­nal; evi­ta la con­ta­mi­na­ción, ya que no uti­li­za agro­quí­mi­cos; y per­mi­te la pro­duc­ción lo­cal, con lo que se re­du­ce la hue­lla de car­bono del trans­por­te de ali­men­tos des­de zo­nas ru­ra­les, e in­cre­men­ta la ve­ge­ta­ción en las ciu­da­des, lo que au­men­ta la oxi­ge­na­ción y la ab­sor­ción de ga­ses de efec­to in­ver­na­de­ro.

ECO­NO­MÍA CIR­CU­LAR

Mu­chos de los em­pren­di­mien­tos

BIC pro­mue­ven un cam­bio del ac­tual mo­de­lo eco­nó­mi­co, que se ba­sa en au­men­tar la pro­duc­ción, el con­su­mo y el desecho, sin to­mar en cuen­ta la con­ta­mi­na­ción y el de­te­rio­ro de las con­di­cio­nes de vi­da en el pla­ne­ta. Un nue­vo mo­de­lo, el de la lla­ma­da

“eco­no­mía cir­cu­lar”, se ba­sa en el apro­ve­cha­mien­to de los ma­te­ria­les y los re­cur­sos, crean­do nue­vos em­pleos a par­tir del re­ci­cla­do y la va­lo­ri­za­ción de los re­si­duos.

My Bagy, una mar­ca tex­til crea­da por Ca­ro­li­ne La­xa­gue y su es­po­so Ho­ra­cio, na­ció ba­jo el con­cep­to de “re­uti­li­zar ma­te­ria­les des­car­ta­dos y re­cu­pe­rar téc­ni­cas an­ces­tra­les”. Crea­da en 2014, la fir­ma pro­du­ce bol­sas de dor­mir pa­ra be­bés (“por­ten­fants”), que re­em­pla­zan el uso de sá­ba­nas y fra­za­das, con una so­la pren­da.

En­tre sus be­ne­fi­cios, “con­ser­va la tem­pe­ra­tu­ra del be­bé y es un pro­duc­to se­gu­ro ya que fa­ci­li­ta la pos­tu­ra bo­ca arri­ba pa­ra dor­mir, lo que re­du­ce los ries­gos de as­fi­xia y muer­te sú­bi­ta”, enu­me­ra Ca­ro­li­na. A par­tir de un di­se­ño pro­pio pa­ra su con­fec­ción, se con­tac­ta­ron con el pro­yec­to Ro­pa Lim­pia, que lle­van ade­lan­te coo­pe­ra­ti­vas tex­ti­les con el ase­so­ra­mien­to del INTI pa­ra erra­di­car el tra­ba­jo es­cla­vo. Los so­bran­tes de pro­duc­ción son do­na­dos al pro­yec­to so­cial Qo­mi, don­de los re­uti­li­zan en la pro­duc­ción de ces­te­ría tex­til, con téc­ni­cas de los pue­blos ori­gi­na­rios.

Ma­dre de cua­tro hi­jos, Ca­ro­li­ne bus­ca­ba “crear un pro­yec­to que me ge­ne­re in­gre­sos y no cul­pas. Se me ocu­rrió la idea a par­tir de un pro­duc­to que yo mis­ma ha­bía usa­do. En My Bagy no só­lo cui­da­mos a quie­nes usan las bol­si­tas de dor­mir, sino a quie­nes las pro­du­cen”, ase­gu­ra.

La pro­ble­má­ti­ca de los re­si­duos y có­mo reapro­ve­char­los lle­vó a Juan Se­bas­tián Sánchez a di­se­ñar un mé­to­do de se­pa­ra­ción e iden­ti­fi­ca­ción de los mis­mos. Es­pe­cia­li­za­do en Co­mer­cio Ex­te­rior, en 2008 lo con­tra­tó una em­pre­sa me­tal­me­cá­ni­ca pa­ra ver la po­si­bi­li­dad de ven­der equi­pos com­pos­ta­do­res de re­si­duos or­gá­ni­cos en el país.

“En aquel mo­men­to, no ha­bía un mer­ca­do lo­cal pa­ra ese desa­rro­llo, pe­ro al in­ves­ti­gar el te­ma, me lla­mó la aten­ción que no exis­tían nor­mas pa­ra re­le­var qué ti­po de desechos se ge­ne­ran en las em­pre­sas y có­mo se­pa­rar­los ade­cua­da­men­te. Em­pe­cé a tra­ba­jar en es­to, ge­ne­ran­do al­gu­nos in­di­ca­do­res, y és­te fue el ger­men de lo que hoy es IdeR, una con­sul­to­ra que ayu­da a dis­tin­tas or­ga­ni­za­cio­nes a ges­tio­nar sus re­si­duos y con­ver­tir los desechos en re­cur­sos pa­ra una nue­va ac­ti­vi­dad pro­duc­ti­va”, ex­pli­ca.

Hoy, la fir­ma tra­ba­ja pa­ra un cen­tro co­mer­cial del Co­nur­bano, que re­cu­pe­ra 80 de las 120 to­ne­la­das de re­si­duos ge­ne­ra­dos men­sual­men­te. “Lo que se re­cu­pe­ra equi­va­le a tres ca­mio­nes con re­si­duos se­cos, que son ven­di­dos a otras in­dus­trias, mien­tras que el com­post or­gá­ni­co se uti­li­za en huer­tas. Ade­más, se crea­ron 10 em­pleos pa­ra jó­ve­nes de la zo­na, que re­ci­bie­ron una ca­pa­ci­ta­ción gra­tui­ta en te­mas de se­gu­ri­dad e hi­gie­ne”. Y plan­tea que al trans­for­mar re­si­duos en re­cur­sos y crear nue­vos em­pleos “ver­des”, se cie­rra el círcu­lo vir­tuo­so de una eco­no­mía don­de los be­ne­fi­cios no son pa­ra unos po­cos, sino que se com­par­ten en la co­mu­ni­dad.

“Bus­ca­ba un pro­yec­to que me ge­ne­re in­gre­sos y no cul­pas, cui­dan­do a quie­nes lo usan y lo pro­du­cen.”

DA­VID FER­NÁN­DEZ

JUAN S. SÁNCHEZ

MA­XI FAILLA

GINO TU­BA­RO “Bus­ca­mos pro­du­cir dis­po­si­ti­vos mé­di­cos a es­ca­la, pa­ra me­jo­rar la vi­da de aque­llos que lo ne­ce­si­tan.”

GUI­LLER­MO RODRÍGUEZ ADAMI

COMBOT

TA­LLER AMU­LÉN

EMILIANA MIGUELEZ

MY BAGY

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.