El re­gre­so de las bar­be­rías

En­tra­mos a cua­tro de es­tos lo­ca­les, nue­vos o com­ple­ta­men­te re­no­va­dos, pa­ra sa­ber có­mo fun­cio­nan. por MA­RIA­NA ROLANDI

Pymes - - CONTENTS -

Hips­ter: dí­ce­se de una tri­bu ur­ba­na que se ca­rac­te­ri­za por adop­tar un es­ti­lo de vi­da con gus­tos e in­tere­ses aso­cia­dos a lo vin­ta­ge, lo al­ter­na­ti­vo y lo in­de­pen­dien­te. Es­ta tri­bu es­tá for­ma­da por per­so­nas de al­re­de­dor de 30 años, por lo ge­ne­ral de cla­se me­dia aco­mo­da­da, que vi­ven en las gran­des ciu­da­des del mun­do. Hips­ter es una pa­la­bra in­gle­sa cu­yo uso da­ta de 1940 y es­tá aso­cia­da al ám­bi­to del jazz. Los hips­ters usan bar­bas tu­pi­das, muy bien cui­da­das.

Con es­tas de­fi­ni­cio­nes en la mano, na­cie­ron las nue­vas bar­be­rías de­di­ca­das a hom­bres que cul­ti­van mo­da, cul­tu­ra y bar­bas, y que, sin du­das, tie­nen el pre­su­pues­to su­fi­cien­te co­mo pa­ra que es­tos ne­go­cios fac­tu­ren muy bien. Se tra­ta de es­pa­cios ex­clu­si­vos pa­ra va­ro­nes, que bus­can im­pul­sar los an­ti­guos sa­lo­nes de ca­ba­lle­ros.

Aun­que el cen­tro de es­ta mo­vi­da si­gue en Lon­dres y se ro­dea no só­lo de bar­be­ros sino tam­bién de mar­cas de whisky, re­lo­jes e in­du­men­ta­ria, Man­hat­tan hace punta.

Se­gún el dia­rio New York Post, el

67% de los neo­yor­qui­nos usa bar­ba. Bue­nos Ai­res, siem­pre mi­ran­do un po­co ha­cia afue­ra, no de­jó de su­bir­se, hace unos tres años, a es­ta mo­vi­da. Y pa­re­ce que fun­cio­na.

“Los sá­ba­dos abri­mos a las 12 y es el úni­co día en que aten­de­mos sin turno, por or­den de lle­ga­da. La reali­dad es que an­tes de abrir, ya hay gen­te es­pe­ran­do en la ca­lle. Es que no es só­lo el ser­vi­cio que brin­da­mos; vie­nen pa­ra per­te­ne­cer a un gru­po de gen­te, vie­nen a so­cia­li­zar”, cuen­ta Fer­nan­do Elo, de Sa­lón Ber­lín.

Se­rá por eso que las bar­be­rías tam­bién in­cor­po­ran cier­ta mú­si­ca, to­da una es­ce­no­gra­fía ar­ma­da pa­ra dis­fru­tar de es­te via­je al pa­sa­do, así co­mo tra­gos y cer­ve­zas. “Te­ne­mos una ba­rra que in­vi­ta a los clien­tes y ami­gos a que­dar­se y com­par­tir mú­si­ca y char­la”, agre­ga Elo.

Ca­sos co­mo el de The Bar­ber Job y el de Ba­cán son mues­tras de un ti­po de ne­go­cio que es­tá en pleno au­ge: am­bos abrie­ron en 2015 y me­nos de dos años des­pués ya tie­nen so­cios in­ver­so­res y va­rias su­cur­sa­les en dis­tin­tos pun­tos de la Ciu­dad y el co­nur­bano bo­nae­ren­se. Y to­dos lle­nos de clien­tes.

En un con­tex­to de con­su­mo en caí­da en los úl­ti­mos años, no hay mu­cha más ex­pli­ca­ción que la fuer­za de una ten­den­cia que pue­de ex­ten­der­se en nue­vos em­pren­di­mien­tos y en otros lu­ga­res del país. Al cui­da­do de bar­bas y bi­go­tes, es­tas py­mes no du­da­ron en su­mar ne­go­cios. La ba­rra, con coc­te­le­ría, o bien só­lo de cer­ve­za y whisky, no só­lo sube el ni­vel de fac­tu­ra­ción, sino que ade­más ge­ne­ra fi­de­li­za­ción. Va­rias agre­gan ma­sa­jes des­con­trac­tu­ran­tes o re­vi­ta­li­zan­tes “pa­ra com­ple­tar un cir­cui­to de re­lax”, co­mo sus due­ños di­cen.

Pe­ro, ade­más, el fu­ror por la bar­ba vie­ne acom­pa­ña­do de va­rios cos­mé­ti­cos desa­rro­lla­dos es­pe­cial­men­te. Se­gún un pro­me­dio de dis­tin­tas eti­que­tas, un set de pro­duc­tos no sue­le ba­jar de los $ 2.000. Tam­bién, las mar­cas apues­tan a ge­ne­rar even­tos vin­cu­la­dos al con­su­mo mas­cu­lino, en­con­tran­do en es­tas pe­lu­que­rías de au­tor, el es­ce­na­rio ideal pa­ra pro­mo­cio­nar­se.

Ex­pe­rien­cia. El sa­lón se pro­po­ne co­mo cen­tro de reunión pa­ra un pú­bli­co mas­cu­lino, con fútbol en la tv y ba­rra de tra­gos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.