La bre­cha pro­duc­ti­va.

Di­fe­ren­cias en­tre gran­des y chi­cos

Pymes - - CONTENTS - Por Nino Fer­nán­dez

“Las gran­des em­pre­sas ope­ran en to­do el mun­do y eso les da una enor­me fle­xi­bi­li­dad pa­ra cam­biar la pro­duc­ción en­tre lu­ga­res” (Co­lin Ma­son).

Es un dato po­co co­no­ci­do, pe­ro tam­bién en el mun­do desa­rro­lla­do exis­ten cre­cien­tes di­fe­ren­cias de pro­duc­ti­vi­dad en­tre gran­des em­pre­sas (GE) y py­mes. Una asi­me­tría que tie­ne im­pli­can­cias eco­nó­mi­cas, y que in­ci­de en cues­tio­nes co­mo la sus­ten­ta­bi­li­dad de las em­pre­sas y la crea­ción de em­pleo.

El con­tras­te no só­lo se ad­vier­te en las es­ca­las de pro­duc­ción y en la com­pe­ti­ti­vi­dad de las fir­mas, sino tam­bién en la ca­pa­ci­dad de ges­tión, de in­no­var, de in­ver­tir en In­ves­ti­ga­ción y Desa­rro­llo (I+D) e, in­clu­so, en los suel­dos que sue­len pa­gar unas y otras.

“Las gran­des em­pre­sas son más pro­duc­ti­vas, por­que in­vier­ten más por tra­ba­ja­dor y son me­nos in­ten­si­vas en mano de obra que las pe­que­ñas em­pre­sas. Ade­más, las GE ope­ran en múl­ti­ples ubi­ca­cio­nes en to­do el mun­do y eso les da una enor­me fle­xi­bi­li­dad pa­ra cam­biar la pro­duc­ción en­tre lu­ga­res, per­der em­pleo en al­gu­nos lu­ga­res y crear pues­tos de tra­ba­jo en otros”, sos­tie­ne Co­lin Ma­son, do­cen­te de En­tre­pre­neurs­hip, de la Adam Smith Bu­si­ness School, de la Uni­ver­si­dad de Glas­gow (Es­co­cia).

El en­san­cha­mien­to de la “bre­cha” con­lle­va el ries­go de ma­yor con­cen­tra­ción de los gran­des ju­ga­do­res y un de­bi­li­ta­mien­to del en­tra­ma­do py­me.

Pa­ra los ex­per­tos, re­ver­tir es­te pa­no­ra­ma es res­pon­sa­bi­li­dad de las pro­pias em­pre­sas, pe­ro tam­bién de los go­bier­nos. Así se ex­pre­sa­ron al­gu­nos de los in­ves­ti­ga­do­res y es­pe­cia­lis­tas que se die­ron ci­ta en la 62ª Con­fe­ren­cia del ICSB (In­ter­na­tio­nal Coun­cil for Small Bu­si­ness), rea­li­za­da en Bue­nos Ai­res, a fi­nes de ju­nio.

Dis­tin­tos ex­po­si­to­res abor­da­ron los desafíos que re­pre­sen­tan pa­ra las py­mes las tec­no­lo­gías aso­cia­das a la “Cuar­ta Re­vo­lu­ción In­dus­trial”: la ro­bo­ti­za­ción, la trans­for­ma­ción di­gi­tal, la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial y la im­pre­sión 3D, coin­ci­die­ron, tien­den a pro­fun­di­zar la bre­cha pro­duc­ti­va.

“Es­tá en mar­cha un cam­bio de pa­ra­dig­mas, que va a de­jar nue­vos ga­na­do­res y per­de­do­res. Hace po­co ca­mi­na­ba por una ciu­dad de Kenia, y uno po­día com­prar pe­que­ñas co­sas a los ven­de­do­res am­bu­lan­tes y pa­gar con tar­je­ta de cré­di­to a tra­vés de un dis­po­si­ti­vo apli­ca­do al ce­lu­lar del ven­de­dor”, con­tó Wins­low Sar­geant, vi­ce­pre­si­den­te en ejer­ci­cio de ICSB.

“Las gran­des em­pre­sas, por su fa­ci­li­dad de ac­ce­der al ca­pi­tal y a la ofer­ta de re­cur­sos hu­ma­nos, en­tran al mer­ca­do des­de una po­si­ción de for­ta­le­za”, di­jo Sar­geant a Py­mes. “Eso las ayu­da a abor­dar el pro­ble­ma de la cre­di­bi­li­dad y, ade­más, sue­len te­ner in­ven­ta­rio su­fi­cien­te pa­ra sa­tis­fa­cer la de­man­da del mer­ca­do. Mien­tras que las py­mes mu­chas ve­ces en­fren­tan al mer­ca­do des­de una po­si­ción de de­bi­li­dad o in­cer­ti­dum­bre, por­que siem­pre es­tán lu­chan­do por ac­ce­der al ca­pi­tal y en­ten­der las nor­mas la­bo­ra­les y de mer­ca­do.”

Sar­geant, ex Abo­ga­do Prin­ci­pal de la Small Bu­si­ness Ad­mi­nis­tra­tion (SBA) de Es­ta­dos Uni­dos, ase­gu­ra que las py­mes, ade­más de es­tar siem­pre com­pi­tien­do con las GE por la par­ti­ci­pa­ción de mer­ca­do, tam­bién de­ben pug­nar por el cré­di­to, lo que las lle­va a ser cui­da­do­sas al lan­zar nue­vos pro­duc­tos o ser­vi­cios al mer­ca­do.

Sin em­bar­go, re­cuer­da Sar­geant, en cier­tas in­dus­trias las py­mes son más fle­xi­bles que las GE.

Aní­bal Co­fo­ne, di­rec­tor de la ca­rre­ra de In­ge­nie­ría In­dus­trial de la UBA, ase­gu­ra que la pro­duc­ti­vi­dad in­dus­trial es un in­di­ca­dor de cum­pli­mien­to de re­sul­ta­dos y de co­rrec­ta uti­li­za­ción de re­cur­sos e in­su­mos.

“Con­flu­yen dis­tin­tas va­ria­bles, co­mo tiem­po, cos­to, ca­li­dad, pro­tec­ción del ser hu­mano y del am­bien­te. Tér­mi­nos co­mo efi­cien­cia y efi­ca­cia se cru­zan con el con­cep­to de com­pe­ti­ti­vi­dad, que no re­fie­re a lo que ocu­rre den­tro de las pa­re­des de la em­pre­sa, sino en­tre la em­pre­sa y el pla­ne­ta, con sus ac­to­res de to­do ti­po.”

Agre­ga el es­pe­cia­lis­ta que el ni­vel de com­ple­ji­dad que re­quie­re tra­ba­jar en for­ma pro­duc­ti­va, ex­ce­de ge­ne­ral­men­te los re­cur­sos que apli­ca una py­me. En tan­to, una GE glo­ba­li­za­da mi­ra to­do el glo­bo, pa­ra ve­ri­fi­car la com­pe­ti­ti­vi­dad tan­to de los si­tios don­de se abas­te­ce, co­mo don­de pro­du­ce y ven­de. Y no pue­de per­der de vista el ori­gen de sus fuen­tes de fi­nan­cia­mien­to de lar­go pla­zo cuan­do se tra­ta de gran­des in­ver­sio­nes.

En Chi­le, la bre­cha en­tre GE y py­mes es sig­ni­fi­ca­ti­va, has­ta el pun­to de me­re­cer una aten­ción per­ma­nen­te por par­te de las au­to­ri­da­des, se­gún Clau­dio Mag­gi, ge­ren­te de Desa­rro­llo Com­pe­ti­ti­vo de Cor­fo, la agen­cia de desa­rro­llo y fo­men­to de la pro­duc­ción que de­pen­de del Mi­nis­te­rio de Eco­no­mía chi­leno. “En nues­tro país, la GE es 2,5 ve­ces más pro­duc­ti­va la­bo­ral­men­te que la me­dia­na em­pre­sa y 4 ve­ces más pro­duc­ti­va que el pro­me­dio del to­tal de em­pre­sas”, di­ce Mag­gi. “Es­to ge­ne­ra, por ejem­plo, que una de ca­da dos py­mes cu­yos pro­duc­tos lle­gan a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les uti­li­za un in­ter­me­dia­rio, mien­tras que só­lo una de ca­da diez GE re­quie­re la ins­tan­cia de intermediación. Só­lo en­tre 15 y 20% de las pe­que­ñas y

me­dia­nas em­pre­sas ac­ce­de a los pro­gra­mas de apo­yo di­se­ña­dos pa­ra es­te seg­men­to. Y si de fi­nan­cia­mien­to se tra­ta, se­gún la OCDE, las py­mes ac­ce­den al cré­di­to tres ve­ces más ca­ro que las GE”, agre­ga.

En la Ar­gen­ti­na, el pa­no­ra­ma no es muy di­fe­ren­te. Ma­tías Kul­fas, in­ves­ti­ga­dor de la Uni­ver­si­dad de

San Martín y ex se­cre­ta­rio Py­me de la Na­ción, ase­gu­ra que la pro­duc­ti­vi­dad de las gran­des fir­mas in­dus­tria­les es 45% más al­ta que la co­rres­pon­dien­te a las py­mes.

“La bre­cha se ex­pli­ca por el uso de tec­no­lo­gías me­nos avan­za­das y des­ba­lan­ces in­ter­nos en las py­mes, que se agre­gan a de­fi­cien­cias en los sis­te­mas or­ga­ni­za­ti­vos, li­mi­ta­do ac­ce­so a la in­for­ma­ción y, fre­cuen­te­men­te, pro­ble­mas en la ad­mi­nis­tra­ción fi­nan­cie­ra. Es­to im­pac­ta en los ni­ve­les de em­pleo, don­de la ro­bo­ti­za­ción y la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial es­tán mo­di­fi­can­do drás­ti­ca­men­te el es­ce­na­rio. Tam­bién se ad­vier­te en el ta­ble­ro sa­la­rial: una fir­ma me­dia­na pa­ga sa­la­rios que equi­va­len al 62-65% del que pa­gan las GE y en la pe­que­ña em­pre­sa esa re­la­ción se re­du­ce a 47-52%”, di­ce.

Des­de el De­par­ta­men­to Py­me de la Unión In­dus­trial Ar­gen­ti­na (UIA) ad­vier­ten so­bre la re­cu­rren­te di­fi­cul­tad de las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas pa­ra to­mar de­ci­sio­nes de in­ver­sión e in­no­va­ción, en un con­tex­to de ac­ce­so al cré­di­to ge­ne­ral­men­te ad­ver­so.

“En la Ar­gen­ti­na, só­lo 19 de ca­da 100 pe­sos que se pres­tan al sec­tor pri­va­do no fi­nan­cie­ro es­tán des­ti­na­dos a fi­nan­ciar a una py­me, mien­tras que en Corea el equi­va­len­te es de 74%, en Ja­pón es de 65%, e in­clu­so en Co­lom­bia es de 49%”, se­ña­ló un vo­ce­ro de la en­ti­dad. “En tan­to la ma­yo­ría de las GE cuen­tan

con más in­for­ma­ción y ca­pa­ci­dad ope­ra­ti­va, y ac­ce­so a los mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les del cré­di­to. Pro­duc­to de es­ta fal­ta de fi­nan­cia­mien­to, las pe­que­ñas y me­dia­nas ven re­du­ci­da su ca­pa­ci­dad de in­no­var en pro­duc­tos y pro­ce­sos.”

DE­MA­SIA­DO PO­CAS

Se­gún el úl­ti­mo in­for­me de Fun­da­ción Ob­ser­va­to­rio Py­me, 32% de las py­mes in­dus­tria­les ar­gen­ti­nas rea­li­za al­gu­na ac­ti­vi­dad de in­no­va­ción, in­clu­yen­do com­pra de ma­qui­na­ria, hard­wa­re y soft­wa­re, trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía o ac­ti­vi­da­des de in­ge­nie­ría y di­se­ño in­dus­trial. Agre­ga que es­te seg­men­to em­pre­sa­rial só­lo des­ti­na el 4% de las ven­tas a in­ver­sión en In­ves­ti­ga­ción, Desa­rro­llo e In­no­va­ción (I+D+i), y que no su­pera el 1% la can­ti­dad de fir­mas que tie­ne al­gu­na re­la­ción pro­fe­sio­nal con el Co­ni­cet.

Por su­pues­to que otros fac­to­res tam­bién con­tri­bu­yen a ex­pli­car por qué las gran­des em­pre­sas son más efi­cien­tes que las pe­que­ñas y me­dia­nas.

En pri­mer lu­gar, la ma­yo­ría de las GE lo­gran ca­pi­ta­li­zar en ven­ta­jas las ca­rac­te­rís­ti­cas de un mun­do ca­da vez más di­ná­mi­co, al­go que pa­ra las py­mes mu­chas ve­ces se tra­du­ce en obs­tácu­los a sor­tear.

Otro fac­tor es la fa­ci­li­dad de las GE pa­ra “leer” un es­ce­na­rio en el que cre­ce el pro­tec­cio­nis­mo, con cam­bios en los acuer­dos de in­te­gra­ción eco­nó­mi­ca, que mo­di­fi­can los flu­jos co­mer­cia­les. O fe­nó­me­nos co­mo el cre­cien­te co­mer­cio elec­tró­ni­co, que re­co­no­ce po­cas ba­rre­ras. O la men­cio­na­da apa­ri­ción de la cuar­ta re­vo­lu­ción in­dus­trial, que im­pli­ca un pro­fun­do cam­bio de pa­ra­dig­mas.

Con to­do, mu­chas py­mes, en la Ar­gen­ti­na y en el ex­te­rior, lo­gran al­can­zar al­tos es­tán­da­res de efi­cien­cia, por ejem­plo cuan­do lo­gran con­so­li­dar­se co­mo ex­por­ta­do­res o for­man par­te de la ca­de­na de va­lor de GE.

PER­TE­NE­CER

“El prin­ci­pal in­con­ve­nien­te y di­fe­ren­cia de la py­me con la GE, en un es­ce­na­rio com­pe­ti­ti­vo, es su ais­la­mien­to, la au­sen­cia de una red de sta­kehol­ders, con­cep­to que alu­de a los dis­tin­tos ac­to­res que ac­túan en el

mar­co de su ne­go­cio: des­de el clien­te y el pro­vee­dor, has­ta los go­bier­nos y sus ac­cio­nes, las es­cue­las téc­ni­cas y los con­su­mi­do­res”, di­ce Co­fo­ne. “Por eso, cuan­do se or­ga­ni­zan en ca­de­nas de va­lor y re­des que per­mi­ten es­pe­cia­li­zar­se y lle­gar a eco­no­mías de es­ca­la, lo­gran ser com­pe­ti­ti­vas.”

Mag­gi ase­gu­ra que, en Chi­le, las em­pre­sas que par­ti­ci­pan de ca­de­nas de va­lor glo­ba­les o son ex­por­ta­do­ras, son más pro­duc­ti­vas, por­que de­ben adap­tar­se a las exi­gen­cias de sus clien­tes. “Sin em­bar­go, son po­cas las que lo­gran in­gre­sar a la ca­de­na de va­lor, es­pe­cial­men­te aque­llas ges­tio­na­das de un mo­do tra­di­cio­nal o con­ser­va­dor, que ado­le­cen de com­pe­ten­cia de in­no­va­ción y de apren­di­za­je tec­no­ló­gi­co.”

Des­de la UIA lo­cal, des­ta­can que las ca­de­nas de va­lor pue­den ser un vehícu­lo que per­mi­ta a las py­mes me­jo­rar su pro­duc­ti­vi­dad, en la me­di­da en que las GE se dis­pon­gan a trans­fe­rir­les know-how y tec­no­lo­gía.

“Las gran­des ne­ce­si­tan ase­gu­rar­se que los in­su­mos y ser­vi­cios que ad­quie­ren a las py­mes sean com­pa­ti­bles con sus pro­pios pro­ce­sos de pro­duc­ción”, ase­gu­ran en la en­ti­dad fa­bril. “Pa­ra las py­mes, es­ta si­tua­ción les apor­ta ga­nan­cia en pro­duc­ti­vi­dad y una ma­yor repu­tación co­mo pro­vee­do­res, fa­ci­li­tan­do nue­vas re­la­cio­nes co­mer­cia­les y opor­tu­ni­da­des de ne­go­cios. Pe­ro la sim­ple in­te­gra­ción a una ca­de­na no es ga­ran­tía de ac­ce­so a esos be­ne­fi­cios.”

APER­TU­RA

Un vie­jo de­ba­te, que ca­da tan­to re­cu­pe­ra vi­gen­cia en al­gu­nos paí­ses, hace fo­co en la ne­ce­si­dad de abrir la eco­no­mía a efec­tos de so­me­ter a los ac­to­res em­pre­sa­rios, a la com­pe­ten­cia ex­ter­na, pa­ra in­du­cir­los a me­jo­rar su pro­duc­ti­vi­dad.

“La ex­pe­rien­cia in­di­ca que los pro­ce­sos de aper­tu­ra co­mer­cial no me­jo­ra­ron las prác­ti­cas pro­duc­ti­vas

de las py­mes lo­ca­les”, di­ce Kul­fas.

“Por el con­tra­rio, alen­ta­ron la re­con­ver­sión de mu­chas em­pre­sas en me­ros im­por­ta­do­res o li­cen­cia­ta­rios, lo cual sir­ve pa­ra la su­per­vi­ven­cia de la em­pre­sa, pe­ro al cos­to de pér­di­das de ca­pa­ci­da­des pro­duc­ti­vas y desar­me de re­des de pro­vee­do­res.”

Otra dis­cu­sión vi­gen­te es el rol de los go­bier­nos en aco­tar la bre­cha pro­duc­ti­va en­tre GE y py­mes. “Las py­mes son la co­lum­na ver­te­bral de las eco­no­mías. Pro­por­cio­nan em­pleo y ser­vi­cios vi­ta­les en las eco­no­mías emer­gen­tes y desa­rro­lla­das”, ase­gu­ra Sar­geant. “Pe­ro pa­ra que pue­dan cre­cer y com­pe­tir de­ben sa­ber que los go­bier­nos son so­cios y no ad­ver­sa­rios. Y pa­ra ser so­cios, los go­bier­nos de­ben lle­var a ca­bo po­lí­ti­cas de apo­yo a es­tas em­pre­sas des­de un mi­nis­te­rio de­di­ca­do ex­clu­si­va­men­te a es­tas em­pre­sas.”

Pa­ra el es­pe­cia­lis­ta es­ta­dou­ni­den­se, la en­ti­dad a car­go de ge­ne­rar po­lí­ti­cas de ayu­da a las py­mes de­be fa­ci­li­tar el ac­ce­so al ca­pi­tal, pro­mo­vien­do ba­jas en las ta­sas de in­te­rés, me­no­res car­gas im­po­si­ti­vas y de re­gu­la­cio­nes y pro­por­cio­nar ta­reas de apren­di­za­je y en­tre­na­mien­to pa­ra em­pre­sa­rios y tra­ba­ja­do­res.

Des­de el De­par­ta­men­to Py­me de la UIA, coin­ci­den en el rol pro­ta­gó­ni­co de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas en el ob­je­ti­vo de achi­car la bre­cha, pe­ro ad­vier­ten so­bre la ne­ce­si­dad de ha­cer hin­ca­pié en la eco­no­mía real.

“Si se quie­re im­pul­sar el desa­rro­llo de las py­mes, es ne­ce­sa­rio con­tar con un Es­ta­do que pro­mue­va el desa­rro­llo in­dus­trial y es in­dis­pen­sa­ble con­tar con una co­yun­tu­ra ma­cro­eco­nó­mi­ca es­ta­ble y un cre­ci­mien­to que per­du­re en el tiem­po.”

PO­LÍ­TI­CAS LO­CA­LES

Por su par­te, Ma­riano Ma­yer, se­cre­ta­rio de Em­pren­de­do­res y Py­mes de la Na­ción, rea­fir­ma la de­fi­ni­ción de que pa­ra re­du­cir la po­bre­za y crear em­pleo, las py­mes de­ben ser una po­lí­ti­ca de Es­ta­do. “He­mos im­pul­sa­do la Ley Py­mes, que ali­via la car­ga im­po­si­ti­va so­bre es­te con­glo­me­ra­do, le di­mos un nue­vo rol al Ban­co de In­ver­sión y Co­mer­cio Ex­te­rior (BICE) y re­for­za­mos la Lí­nea de Cré­di­to de In­ver­sión Pro­duc­ti­va, que obli­ga a la ban­ca a pres­tar­le más a las py­mes. Con la eli­mi­na­ción de re­ten­cio­nes, las ex­por­ta­cio­nes in­dus­tria­les bus­ca­mos re­cu­pe­rar la can­ti­dad de ex­por­ta­do­res”, di­ce el fun­cio­na­rio. “Por otra par­te, con la Aca­de­mia Py­me y pro­gra­mas co­mo In­no­va­ción Pro­duc­ti­va y Ra­dar de Pro­duc­ti­vi­dad pre­ten­de­mos sen­si­bi­li­zar a es­te seg­men­to, so­bre me­jo­res prác­ti­cas de ges­tión y de pro­duc­ción.”

Pa­ra Kul­fas, lo me­jor que pue­de ha­cer el Es­ta­do es for­ta­le­cer el mer­ca­do in­terno pe­ro sin des­cui­dar la po­si­ción com­pe­ti­ti­va de las py­mes. “Creo que es fun­da­men­tal avan­zar en es­ta vi­sión in­te­gral que apunte a una me­jo­ra en la ges­tión de es­ta co­mu­ni­dad em­pre­sa­rial”. El ex fun­cio­na­rio con­si­de­ra que las po­lí­ti­cas de aso­cia­ti­vi­dad y clus­ters de­ben dar sal­tos cua­li­ta­ti­vos, pa­ra ca­na­li­zar las po­lí­ti­cas pú­bli­cas, en coor­di­na­ción con uni­ver­si­da­des y es­cue­las de ne­go­cios.

Des­de el otro la­do de la Cor­di­lle­ra, la es­tra­te­gia de fo­men­to a las py­mes de la agen­cia de desa­rro­llo Cor­fo re­co­no­ce va­rios pi­la­res: fa­ci­li­tar el ac­ce­so a los mer­ca­dos y a las ca­de­nas de va­lor y a las re­des aso­cia­ti­vas. Otro pi­lar con­sis­te en el apo­yo a los pro­yec­tos de in­ver­sión, el for­ta­le­ci­mien­to de la ofer­ta a tra­vés de la ges­tión y el ase­gu­ra­mien­to de la ca­li­dad. Otros fac­to­res son la ab­sor­ción y trans­fe­ren­cia de tec­no­lo­gía y, tam­bién, la for­ma­ción pro­fe­sio­nal a par­tir del desa­rro­llo y cer­ti­fi­ca­ción de com­pe­ten­cias la­bo­ra­les.

“La me­ta es mo­ver los in­di­ca­do­res de pro­duc­ti­vi­dad pa­ra ce­rrar la bre­cha que re­tra­sa a la ma­yo­ría de las py­mes”, se­ña­la Mag­gi. “Ade­más, bus­ca­mos me­jo­rar in­di­ca­do­res crí­ti­cos, co­mo la ca­pa­ci­dad in­no­va­do­ra y de apren­di­za­je tec­no­ló­gi­co.”

DI­FE­REN­CIA

Clau­dio Mag­gi, de la agen­cia de desa­rro­llo Cor­fo, de Chi­le. “Las GE son 2,5 ve­ces más pro­duc­ti­vas que las me­dia­nas.”

EN DES­VEN­TA­JA Wis­low Sar­geant, del ICSB. “Las py­mes siem­pre es­tán vien­do có­mo ac­ce­der al ca­pi­tal y en­ten­der las nor­mas del mer­ca­do.”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.