Al­ma­ce­na­mien­to.

El men­sa­je “es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to in­su­fi­cien­te” es co­no­ci­do por quie­nes usan al­gún dis­po­si­ti­vo in­for­má­ti­co. Pe­ro hay tru­cos sen­ci­llos pa­ra am­pliar­lo... un po­co. Por ali­cia gior­get­ti

Pymes - - CONTENTS -

Es así no­más: siem­pre el es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to es es­ca­so. Ade­más, es una ca­rac­te­rís­ti­ca que los usua­rios de dis­po­si­ti­vos tec­no­ló­gi­cos de­man­dan más y más. Y, a pe­sar de la exis­ten­cia de la nu­be y de su es­pa­cio ca­si ili­mi­ta­do, es útil te­ner al­gu­nos da­tos de for­ma lo­cal, es­pe­cial­men­te en lu­ga­res don­de la co­nec­ti­vi­dad es in­su­fi­cien­te o nu­la. ¿Có­mo op­ti­mi­zar ese bien li­mi­ta­do? Hay cier­tas tác­ti­cas y ac­cio­nes que ca­da usua­rio pue­de uti­li­zar.

PA­RA AL­MA­CE­NAR MÁS EN LA PC

Ac­tual­men­te, la ma­yo­ría de las compu­tado­ras de es­cri­to­rio tie­nen Win­dows 10 co­mo sis­te­ma ope­ra­ti­vo. Y en­tre do­cu­men­tos de tra­ba­jo, ar­chi­vos per­so­na­les y fo­tos, el es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to se re­du­ce y és­ta es una de las va­rias ra­zo­nes pa­ra que el equi­po se pon­ga ca­da vez más len­to. ¿Qué ha­cer?

En prin­ci­pio, va­ciar la pa­pe­le­ra de re­ci­cla­je. Ca­da vez que se borra un ar­chi­vo, és­te no se eli­mi­na au­to­má­ti­ca­men­te, sino que se al­ma­ce­na en la pa­pe­le­ra, don­de con­ti­núa ocu­pan­do es­pa­cio. Un buen há­bi­to es va­ciar­la ca­da vez que se apa­ga la compu­tado­ra, por ejem­plo. El ícono es­tá en el es­cri­to­rio de Win­dows, hay que cli­quear so­bre él con el bo­tón de­re­cho del mou­se y ele­gir la op­ción Va­ciar. Lis­to.

Por otro la­do, la PC no só­lo al­ma­ce­na los ar­chi­vos que el usua­rio le in­di­ca, tam­bién guar­da ar­chi­vos tem­po­ra­les, en­tre otros do­cu­men­tos que, al ca­bo de un tiem­po, pue­den ocu­par un enor­me es­pa­cio en el disco y que no son úti­les. Pa­ra eli­mi­nar­los es­tá el Li­be­ra­dor de Es­pa­cio en Disco, una he­rra­mien­ta pro­vis­ta por el sis­te­ma ope­ra­ti­vo, a la que se ac­ce­de cli­quean­do en el bo­tón Ini­cio y es­cri­bien­do “Li­be­ra­dor” en el cua­dro de tex­to que apa­re­ce. Una vez abier­ta la apli­ca­ción, hay que se­guir los pa­sos que in­di­ca, acep­tar y es­pe­rar a que ha­ga el tra­ba­jo, ya que sue­le tar­dar unos mi­nu­tos. In­di­ca­rá la can­ti­dad de es­pa­cio a li­be­rar, que sue­le ser mu­cho.

Cuan­do ese pro­ce­so fi­na­li­zó, den­tro del mis­mo cua­dro de la apli­ca­ción es­tá la op­ción Lim­piar Ar­chi­vos de Sis­te­ma. Al eje­cu­tar­la, se eli­mi­nan las ac­tua­li­za­cio­nes ins­ta­la­das des­de Win­dows Up­da­te, que ya no son ne­ce­sa­rias por­que fue­ron re­em­pla-

za­das por ver­sio­nes más re­cien­tes. Es­te pro­ce­so tam­bién pue­de du­rar unos mi­nu­tos y pue­de pe­dir re­ini­ciar la PC.

MÁS ES­PA­CIO PA­RA GMAIL

Lo que ocu­rre con la pro­pia compu­tado­ra, ocu­rre tam­bién con la cuen­ta de co­rreo elec­tró­ni­co de Gmail, en la nu­be. Ac­tual­men­te, Goo­gle ofre­ce 15 GB de al­ma­ce­na­mien­to gra­tui­to que, a prio­ri, pa­re­ce mu­cho, pe­ro si se em­pie­zan a su­mar emails, imá­ge­nes, vi­deos y otros ar­chi­vos pe­sa­dos, co­lap­sa en­se­gui­da. Una al­ter­na­ti­va es pa­gar por más es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to pe­ro hay otra op­ción mu­cho más sen­ci­lla, gra­tui­ta y ob­via: bo­rrar fre­cuen­te­men­te los emails que ya no son úti­les. És­te es otro há­bi­to sa­lu­da­ble que ha­bría que ad­qui­rir.

En la pá­gi­na prin­ci­pal de Gmail se in­di­ca qué por­cen­ta­je de los 15 GB es­tán en uso, y la op­ción Ad­mi­nis­trar mues­tra cuán­to de ese es­pa­cio es usa­do por Dri­ve, por Gmail, por Goo­gle Fo­tos, etc. Es­ta in­for­ma­ción da idea de qué es lo prio­ri­ta­rio pa­ra bo­rrar. Tam­bién se pue­den ad­qui­rir des­de ahí mis­mo 100 GB por US$ 2 men­sua­les o por US$ 20 anua­les, y otras op­cio­nes más de al­ma­ce­na­mien­to, que van has­ta 30 TB por US$ 300 por mes.

Pe­ro, vol­vien­do a Gmail, pa­ra evi­tar te­ner que bo­rrar uno por uno, hay he­rra­mien­tas pa­ra ha­cer­lo por pe­so má­xi­mo (Lar­ger: y Lar­ge­r_t­han:, que van se­gui­das del ta­ma­ño), por pe­so mí­ni­mo (Sma­ller: y Sma­lle­r_t­han:, ídem an­te­rior), por an­ti­güe­dad (ol­der: e in­di­ca año/mes/día) y por ti­po de ar­chi­vo ad­jun­to (fi­le­na­me: y se co­lo­ca la ex­ten­sión de los ar­chi­vos, por ejem­plo, jpg). En to­dos los ca­sos, la eli­mi­na­ción no es in­me­dia­ta, es­tas he­rra­mien­tas mues­tran to­dos los emails que co­rres­pon­den con el cri­te­rio so­li­ci­ta­do pa­ra que, lue­go, el usua­rio de­ci­da qué ha­cer.

Una op­ción que tam­bién ayu­da a re­cu­pe­rar es­pa­cio es des­car­gar a la PC los emails im­por­tan­tes que se quie­re man­te­ner. La he­rra­mien­ta Ta­keout per­mi­te crear un ar­chi­vo con los da­tos que es­tán en las apli­ca­cio­nes de Goo­gle en la nu­be, pa­ra des­car­gar. En­tre esas apli­ca­cio­nes es­tá Gmail, y es po­si­ble ba­jar to­dos los emails o se­lec­cio­nar por eti­que­ta.

Otra ob­vie­dad pa­ra aho­rrar es­pa­cio es dar­se de baja de las sus­crip­cio­nes a news­let­ters que no se leen y bo­rrar los que ya se le­ye­ron.

Y, nue­va­men­te, bo­rrar con fre­cuen­cia la pa­pe­le­ra y la car­pe­ta de Spam. To­do lo que se en­vía a la pa­pe­le­ra se borra au­to­má­ti­ca­men­te a los 30 días pe­ro, si se re­quie­re es­pa­cio, hay que va­ciar­la ma­nual­men­te. Lo mis­mo, la car­pe­ta de Spam, que pue­de va­ciar­se a tra­vés de la op­ción Eli­mi­nar to­dos los co­rreos Spam aho­ra, que es­tá en la par­te su­pe­rior, den­tro de la car­pe­ta.

Si es­tas ac­cio­nes se ha­cen a me­nu­do, es más sen­ci­llo. Cuan­do hay mi­les de emails al­ma­ce­na­dos,

la ta­rea es más en­go­rro­sa y lle­va más tiem­po. Por lo tan­to: no hay que acu­mu­lar co­rreos elec­tró­ni­cos in­ne­ce­sa­rios.

AL­MA­CE­NAR EN EL CE­LU­LAR

To­do pue­de an­dar mal si el ce­lu­lar no tie­ne es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to. Tal vez se des­ac­ti­va la sin­cro­ni­za­ción au­to­má­ti­ca o no se re­ci­ben men­sa­jes o las apli­ca­cio­nes no fun­cio­nan co­rrec­ta­men­te. Por lo tan­to, es acon­se­ja­ble che­quear más o me­nos fre­cuen­te­men­te cuán­to es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to que­da.

Pa­ra eso, en los ce­lu­la­res ba­sa­dos en An­droid hay que ir a Ajus­tes - Al­ma­ce­na­mien­to. E in­gre­san­do a Al­ma­ce­na­mien­to in­terno se ve cuán­to con­su­me ca­da apli­ca­ción y fun­ción del equi­po.

Pa­ra “lim­piar” ese es­pa­cio, un buen prin­ci­pio es bo­rrar los da­tos guar­da­dos en el ca­ché, pre­sio­nan­do en esa op­ción y acep­tan­do. Los da­tos al­ma­ce­na­dos en ca­ché pue­den aho­rrar un po­co de tiem­po pe­ro no son ne­ce­sa­rios.

Pa­ra se­guir ga­nan­do es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to hay que che­quear cuán­to pe­sa to­do lo que es­tá guar­da­do en la car­pe­ta Des­car­gas (tam­bién pue­de lla­mar­se Mis Ar­chi­vos). Allí hay vi­deos, fo­tos, au­dios, imá­ge­nes, tex­tos... to­do lo que el usua­rio ha­ya des­car­ga­do. En ge­ne­ral, son ar­chi­vos que sir­ven en un de­ter­mi­na­do mo­men­to y, lue­go, ya no son ne­ce­sa­rios. Bueno, a bo­rrar­los: den­tro de la car­pe­ta, hay que pre­sio­nar so­bre el ar­chi­vo a bo­rrar pa­ra se­lec­cio­nar­lo y lue­go to­car el ícono de la pa­pe­le­ra.

Una bue­na al­ter­na­ti­va es mo­ver las apps des­car­ga­das a la tar­je­ta mi­croSD. No obs­tan­te, no to­das las apli­ca­cio­nes lo per­mi­ten. Pa­ra sa­ber si una app pue­de mo­ver­se hay que in­gre­sar en Ajus­tes - Apli­ca­cio­nes - Des­car­ga­das. Lue­go hay que to­car la app que se desea mo­ver pa­ra se­lec­cio­nar­la, y si es po­si­ble ha­cer­lo, apa­re­ce­rá la op­ción Mo­ver a la tar­je­ta mi­croSD. Bas­ta con pre­sio­nar ese bo­tón.

Si en el ce­lu­lar hay apps que no se usan, hay que eli­mi­nar­las. En Ajus­tes - Al­ma­ce­na­mien­to - Apli­ca­cio­nes es po­si­ble ve­ri­fi­car el es­pa­cio que ocu­pa ca­da una. Y si se desea eli­mi­nar al­gu­na, hay que to­car­la, pa­ra se­lec­cio­nar­la, y nue­va­men­te to­car la op­ción De­sins­ta­lar.

En ge­ne­ral, al­gu­nas otras ac­cio­nes que per­mi­ten re­cu­pe­rar es­pa­cio son bo­rrar los men­sa­jes de tex­to y de What­sapp que ya no sean re­le­van­tes, eli­mi­nar los vi­deos e imá­ge­nes que vie­nen ad­jun­tos en esos men­sa­jes, y des­ac­ti­var las ani­ma­cio­nes.

To­das es­tas “bue­nas prác­ti­cas” pue­den ayu­dar a man­te­ner el es­pa­cio de al­ma­ce­na­mien­to de los equi­pos in­for­má­ti­cos y tam­bién de la nu­be.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.