El “Email Mar­ke­ting”, otra op­ción

Pa­ra las em­pre­sas más chi­cas, re­pre­sen­ta una for­ma de pro­mo­cio­nar­se con cos­tos más ac­ce­si­bles. Pe­ro ade­más, per­mi­te di­ri­gir con pre­ci­sión el ob­je­ti­vo: ven­der, ge­ne­rar con­cien­cia de mar­ca, in­for­mar no­ve­da­des, fi­de­li­zar, etc.

Pymes - - MARKETING - por Jé­si­ca Rych­ter

Uno de los gran­des be­ne­fi­cios del uso del co­rreo elec­tró­ni­co es la po­si­bi­li­dad de cons­truir re­la­cio­nes con clien­tes ac­tua­les y tam­bién con clien­tes po­ten­cia­les.

El Email Mar­ke­ting es una es­tra­te­gia di­gi­tal que per­mi­te pro­gra­mar cam­pa­ñas en fun­ción de las ne­ce­si­da­des de co­mu­ni­ca­ción de una py­me o de un em­pren­di­mien­to. El pri­mer pa­so es es­ta­ble­cer el ob­je­ti­vo: ven­der pro­duc­tos y ser­vi­cios, ge­ne­rar con­cien­cia de mar­ca, in­for­mar no­ve­da­des, ob­te­ner nue­vos clien­tes o fi­de­li­zar­los, en­tre otros. El se­gun­do pa­so, ad­qui­rir los ser­vi­cios de una de las pla­ta­for­mas que se in­vo­lu­cran en las tres par­tes del pro­ce­so: la seg­men­ta­ción de la ba­se de con­tac­tos, el ar­ma­do de las pie­zas per­so­na­li­za­das de en­vío y la me­di­ción de los re­sul­ta­dos. Pa­ra las em­pre­sas más pe­que­ñas, uti­li­zar una de es­tas apli­ca­cio­nes tie­ne un cos­to más ba­jo en com­pa­ra­ción con otros ca­na­les de co­mu­ni­ca­ción.

Uno de los gran­des be­ne­fi­cios del uso del co­rreo elec­tró­ni­co es la po­si­bi­li­dad de cons­truir re­la­cio­nes con clien­tes ac­tua­les y po­ten­cia­les. Es por eso que pa­ra Ju­lián Drault, di­rec­tor de emB­lue Email Mar­ke­ting, la cla­ve al mo­men­to de co­men­zar con cual­quier ti­po de em­pre­sa es en­fo­car­se en la ba­se de pros­pec­tos y apro­ve­char ca­da reunión o even­to pa­ra cap­tar los da­tos de la per­so­na. “Sa­ber quién es, qué hi­zo, có­mo la co­no­cie­ron, sus pro­pie­da­des o ca­rac­te­rís­ti­cas per­mi­te dar­le in­for­ma­ción ini­cial a la he­rra­mien­ta pa­ra ha­cer mu­cho más efi­cien­te la ges­tión del con­te­ni­do”. De acuer­do con Drault, emB­lue per­mi­te te­ner un ma­ne­jo in­te­li­gen­te de la ba­se de con­tac­tos, au­to­ma­ti­zar los pro­ce­sos de co­mu­ni­ca­ción y en­viar men­sa­jes adap­ta­dos a las ne­ce­si­da­des de ca­da uno.

Las pla­ta­for­mas tam­bién fa­ci­li­tan el ar­ma­do de las pie­zas y su adap­ta­ción a di­fe­ren­tes dis­po­si­ti­vos (ce­lu­la­res, compu­tado­ras, ta­blets).

El em­pren­de­dor que co­mien­ce con un nue­vo ne­go­cio no ne­ce­si­ta te­ner co­no­ci­mien­tos en di­se­ño o HTML, ya que las he­rra­mien­tas cuen­tan con un edi­tor pa­ra crear cam­pa­ñas con só­lo arras­trar y sol­tar ele­men­tos.

Tal es el ca­so de Dop­pler Email

Mar­ke­ting. “Nues­tra esen­cia se ba­sa en la ca­pa­ci­ta­ción, por eso crea­mos una aca­de­mia don­de brin­da­mos char­las on­li­ne to­tal­men­te gra­tis y abier­tas al pú­bli­co. Te­ne­mos un blog de ar­tícu­los so­bre to­das las te­má­ti­cas aso­cia­das al mar­ke­ting on­li­ne y un si­tio de tu­to­ria­les pa­ra apren­der to­do lo que se pue­de ha­cer con la apli­ca­ción”, pun­tua­li­za Sol Romeo, Chief Mar­ke­ting Of­fi­cer de Dop­pler.

Pa­ra los em­pren­de­do­res con más tra­yec­to­ria, Drault y Romeo su­gie­ren ge­ne­rar cam­pa­ñas de “Email Au­to­ma­tion”. ¿En qué con­sis­te? Se tra­ta de una se­cuen­cia de en­víos que se ini­cia de acuer­do con el com­por­ta­mien­to del usua­rio.

Un ejem­plo clá­si­co pa­ra es­te ti­po de con­tac­to es dar la bien­ve­ni­da co­mo sus­crip­tor, sa­lu­dar­lo en fe­chas es­pe­cia­les, re­cor­dar­le una fe­cha de ven­ci­mien­to, agra­de­cer­le por la com­pra de pro­duc­tos en el si­tio web y mos­trar­le ofer­tas que sean atrac­ti­vas de acuer­do con sus in­tere­ses.

Los ex­per­tos tam­bién alien­tan a que los em­pren­de­do­res más avan­za­dos mi­dan los re­sul­ta­dos: los ín­di­ces de aper­tu­ras, los clics que ge­ne­ran vi­si­tas o con­ver­sio­nes en el si­tio web, la des­car­ga de do­cu­men­tos, las sus­crip­cio­nes y desus­crip­cio­nes, la car­ga de da­tos en un for­mu­la­rio.

Pa­ra Drault, “la ma­yor can­ti­dad de tiem­po la de­ben po­ner en el aná­li­sis, en­ten­der có­mo las cam­pa­ñas pue­den me­jo­rar su per­for­man­ce y cuá­les son los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes pa­ra que una ac­ción sea exi­to­sa o no”. De es­te mo­do, la in­for­ma­ción re­ca­ba­da se pue­de uti­li­zar pa­ra op­ti­mi­zar fu­tu­ras cam­pa­ñas.

Romeo agre­ga que es im­por­tan­te pla­ni­fi­car las ac­cio­nes de Email Mar­ke­ting pa­ra que acom­pa­ñen a otros ca­na­les co­mo el So­cial Me­dia. “Por ejem­plo, si vas a pu­bli­car una pro­mo­ción es­pe­cial en Fa­ce­book, po­dés en­viar­la tam­bién por mail a una ba­se seg­men­ta­da, a la que pue­da in­tere­sar­le”.

A los em­pren­de­do­res más avan­za­dos se los alien­ta a que mi­dan los re­sul­ta­dos: los ín­di­ces de aper­tu­ras, los clics de vi­si­tas o con­ver­sio­nes en el si­tio.

“La ma­yor can­ti­dad de tiem­po la de­ben po­ner en el aná­li­sis, en­ten­der có­mo las cam­pa­ñas pue­den me­jo­rar su ren­di­mien­to y cuá­les son los fac­to­res de­ter­mi­nan­tes.”

SOL ROMEO

AN­DRÉS D´ELÍA

JU­LIÁN DRAULT

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.