Hi­jos de em­pre­sa­rios: el pro­yec­to pro­pio

Des­pren­di­mien­tos (du­ros o “light”) de la em­pre­sa fa­mi­liar.

Pymes - - PYMES -

Al­gu­nos eli­gen se­guir en la em­pre­sa fa­mi­liar, otros se abren por com­ple­to y, tam­bién, hay ca­sos en los que la es­truc­tu­ra de la em­pre­sa fa­mi­liar les pro­por­cio­na una pla­ta­for­ma in­va­lua­ble pa­ra po­der lan­zar sus pro­pios pro­yec­tos. En es­te in­for­me, in­da­ga­mos so­bre diez his­to­rias: las geo­gra­fías, la di­men­sión de los em­pren­di­mien­tos y, so­bre to­do, los de su pla­ta­for­ma de des­pe­gue (la em­pre­sa fa­mi­liar) son muy di­fe­ren­tes. Hay des­de star­tups has­ta mar­cas ya con­so­li­da­das, to­das con san­gre nue­va en su con­duc­ción.

Más allá de las anéc­do­tas, de las di­fe­ren­cias y se­me­jan­zas, es­tos em­pre­sa­rios eli­gie­ron un ca­mino di­fe­ren­te. Y si bien en el es­pe­jo re­tro­vi­sor siem­pre es­tá la em­pre­sa pa­ter­na, ellos bus­can di­fe­ren­ciar­se de las ex­pe­rien­cias fa­mi­lia­res. No só­lo son otros tiem­pos. Tam­bién hay otros desafíos.

APO­YO

Na­ta­lia Fra­ta­mi­co es hi­ja del fun­da­dor de Don An­to­nio Ali­men­tos, una em­pre­sa con plan­ta pro­duc­to­ra de pas­tas en Ju­nín, Bue­nos Ai­res, y un mo­lino ha­ri­ne­ro y pro­duc­ción de ali­men­tos ba­lan­cea­dos, en Ge­ne­ral Pi­co, La Pam­pa. Hoy es la ge­ren­ta de Re­cur­sos Hu­ma­nos del gru­po.

“No ha­bía mu­cho que pen­sar. Sa­bía­mos que si no que­ría­mos es­tu­diar, mis her­ma­nos y yo, te­nía­mos que tra­ba­jar en la fá­bri­ca. Y de­ci­di­mos es­tu­diar, por­que ade­más que­ría­mos ayu­dar a mi pa­pá a sos­te­ner su pro­yec­to de tan­tos años. Así que en el 2001 le di­je a mi pa­dre que iba a es­tu­diar Re­la­cio­nes del Tra­ba­jo en la UBA y él tra­tó de no in­fluen­ciar­me, pe­ro me lla­mó a la re­fle­xión. Es que en ese mo­men­to la ca­rre­ra se co­no­cía po­co y na­da”, re­cuer­da. A Na­ta­lia le cos­tó bas­tan­te con­ven­cer a su pa­dre de que va­lía la pe­na es­tu­diar Re­la­cio­nes del Tra­ba­jo en la UBA. De he­cho tie­ne fres­co el re­cuer­do de aque­lla char­la.

“Cuan­do le co­men­té de la de­ci­sión, mi pa­pá me di­jo: ‘¿Es­tás se­gu­ra que que­rés es­tu­diar eso? Mi­rá que tra­tar con gen­te es di­fí­cil... no es fá­cil te­ner tan­ta gen­te a car­go, no es co­mo pa­re­ce, son mu­chas his­to­rias dis­tin­tas que hay que acom­pa­ñar.

–Sí pa­pá, eso es jus­ta­men­te lo que me gus­ta.

–OK, si a vos te gus­ta, yo te voy a apo­yar.’ La­men­ta­ble­men­te mi vie­jo mu­rió en el 2001 y no pu­di­mos ha­cer el ca­mino jun­tos, pe­ro con mis her­ma­nos he­mos po­di­do se­guir ade­lan­te y cre­cer a ba­se de muy bue­nas de­ci­sio­nes.”

Ac­tual­men­te, Don An­to­nio ma­ne­ja una do­ta­ción de más de 100 em­plea­dos.

PROFESIONALIZACIÓN

So­fía Pes­car­mo­na tie­ne 44 años y ha­ce 23 que em­pe­zó a tra­ba­jar en las em­pre­sas del gru­po fa­mi­liar. “Em­pe­cé en Im­psat, una em­pre­sa en la

que el gru­po te­nía par­ti­ci­pa­ción en ese mo­men­to, pe­ro nun­ca tra­ba­jé a las ór­de­nes de mi pa­dre. Sí re­cuer­do la cul­tu­ra de tra­ba­jo que nos in­cul­có nues­tro pa­dre: cre­ci­mos sa­bien­do que de­bía­mos tra­ba­jar y ser res­pon­sa­bles.”

Tras va­rios años en Im­psat, la hi­ja de En­ri­que Pes­car­mo­na en­ca­ró un gol­pe de ti­món den­tro del ne­go­cio fa­mi­liar, pe­ro con un per­fil pro­pio: se hi­zo car­go de las rien­das de La­gar­de, la co­no­ci­da bo­de­ga que es pro­pie­dad del gru­po men­do­cino. “Fue por ini­cia­ti­va pro­pia, en par­te por mi ne­ce­si­dad de cam­biar de ai­re y por­que tam­bién La­gar­de es­ta­ba ne­ce­si­tan­do un cam­bio. Y de­bo de­cir que es­toy or­gu­llo­sa de las co­sas que se lo­gra­ron ba­jo mi ges­tión, so­bre to­do a par­tir de la profesionalización de la em­pre­sa y de los pues­tos ge­ren­cia­les. Tam­bién ha si­do im­por­tan­te la in­ver­sión en in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo, así co­mo la adop­ción de cri­te­rios de sus­ten­ta­bi­li­dad.”

Del le­ga­do de Pes­car­mo­na pa­dre, So­fía des­ta­ca –no sin hu­mor– la con­fian­za que le de­le­gó. “Lo que más res­ca­to de lo que me en­se­ñó mi pa­dre es la des­fa­cha­tez de po­ner­me en cual­quier la­do, o ti­rar­me a la pi­le­ta pa­ra que sal­ga na­dan­do. Es al­go que siem­pre es­tá vol­vien­do a mi ca­be­za: só­lo se apren­de ha­cien­do y él me en­se­ñó que hay que tra­ba­jar pa­ra apren­der”, ase­gu­ra.

DOS CACIQUES

Ca­ro­li­na Bandoli es in­ge­nie­ra de Sis­te­mas y lle­gó a se­cun­dar a su pa­dre, Ivo Bandoli, en su em­pre­sa de soft­wa­re Hi­per­net. Sin em­bar­go, en 2011 Ca­ro­li­na se ale­jó de Hi­per­net y fun­dó su pro­pia fir­ma, Mar­ke­tic, que pres­ta ser­vi­cios pa­ra el seg­men­to del Soft­wa­re y Ser­vi­cios In­for­má­ti­cos a las áreas de Mar­ke­ting y Mar­ke­ting Di­gi­tal de las em­pre­sas.

“Mi pa­pá es un hom­bre muy tem­pe­ra­men­tal y la con­vi­ven­cia no era sen­ci­lla, por lo que el des­gas­te se hi­zo sen­tir –cuen­ta–. No ha­bía lu­gar pa­ra dos caciques: él me da­ba mu­cho lu­gar, pe­ro tam­bién me ha­cía no­tar que era un prés­ta­mo, que el po­der lo te­nía siem­pre él. Ese com­bo fue ge­ne­ran­do la sen­sa­ción de que no era mi lu­gar y, de pron­to, su­pe que no que­ría di­ri­gir la em­pre­sa. Cuan­do en­ten­dí eso y lo su­mé a mis ga­nas de ha­cer mi ca­mino, su­pe que de­bía par­tir. Y así fue.”

Pa­ra ese mo­men­to, cuen­ta, ya ha­bía in­cor­po­ra­do del ba­ga­je pa­terno des­de ins­tru­men­tos de ges­tión, has­ta las fór­mu­las pa­ra sor­tear las cri­sis. “Por es­tar tan cer­ca de las de­ci­sio­nes apren­dí de las di­fi­cul­ta­des por las que pa­sa una py­me y com­pren­dí la tem­plan­za que re­quie­re di­ri­gir una em­pre­sa. Es­to ha­ce que sea muy pru­den­te al to­mar de­ci­sio­nes en Mar­ke­tic”, di­ce.

En su em­pren­di­mien­to, pu­do apli­car mu­cho de lo que ha­bía apren­di­do en la em­pre­sa fa­mi­liar, ase­gu­ra: “Mi pa­dre es un hom­bre bri­llan­te y ho­nes­to y un gran apa­sio­na­do por lo su­yo. Apren­dí que ser ho­nes­to es lo que te sos­tie­ne en las de­ci­sio­nes di­fí­ci­les y que, a la vez, ca­da uno tie­ne su for­ma de li­de­rar”. No di­si­mu­la que ar­mó y bus­ca li­de­rar su equi­po de tra­ba­jo de una ma­ne­ra muy di­fe­ren­te, pe­ro que a la vez pre­fie­re ca­pi­ta­li­zar lo que apren­dió con él. “Al co­no­cer a mi vie­jo, creo que co­noz­co a to­dos los em­pre­sa­rios de IT, que son mis clien­tes. De he­cho él fue mi pri­mer clien­te. ¡Y el más di­fí­cil!”

Di­ce el psi­có­lo­go Jor­ge Ham­bra, ti­tu­lar del Club Ar­gen­tino de Ne­go­cios de Fa­mi­lia, que tan­to la de­ci­sión de ar­mar el em­pren­di­mien­to pro­pio por fue­ra de la em­pre­sa fa­mi­liar re­co­no­ce orí­ge­nes di­ver­sos: “Son fe­nó­me­nos com­ple­jos, nun­ca emer­gen de cau­sas sim­ples. Pa­ra que una de­ci­sión de es­te ti­po se ins­ta­le en la men­te y en el es­pí­ri­tu de un jo­ven em­pren­de­dor hay que con­si­de­rar múl­ti­ples fac­to­res”.

El es­pe­cia­lis­ta ase­gu­ra que la lis­ta de mo­ti­va­cio­nes que ex­pli­can que el hi­jo de un em­pre­sa­rio eli­ja con­ti­nuar en la em­pre­sa pue­de ser am­plia y di­ver­sa: des­de la co­mo­di­dad y el man­da­to has­ta el ape­go emo­cio­nal a la tra­di­ción fa­mi­liar, y el de­seo de for­mar par­te de una con­ti­nui­dad his­tó­ri­ca.

EN PA­RA­LE­LO

Lean­dro Basso es hi­jo de Juan Car­los Basso, a su vez, uno de los dos her­ma­nos con­tro­lan­tes de Basso, la em­pre­sa de Ra­fae­la que fa­bri­ca y ex­por­ta vál­vu­las de mo­tor a to­do el mun­do. Lean­dro di­ce no ha­ber te­ni­do la ne­ce­si­dad de de­jar la fir­ma pa­ter­na, don­de fue cum­plien­do dis­tin­tas fun­cio­nes: “Me cos­tó un po­co adap­tar­me a la for­ma de tra­ba­jo de una em­pre­sa tan con­so­li­da­da co­mo la de mi fa­mi­lia, pe­ro con el tiem­po fui en­con­tran­do pun­tos en co­mún en­tre el desafío y la es­truc­tu­ra ac­tual. En los cua­tro años que lle­vo en la em­pre­sa pa­sé por Con­trol de Ges­tión, Fi­nan­zas y Com­pras y aho­ra en uni­da­des de ne­go­cios no­ve­do­sas, de­di­ca­do a es­tu­diar pro­yec­tos y pla­nes de cre­ci­mien­to en el mun­do”.

Pe­ro, ade­más, Basso hi­jo des­cu­brió, a la par, cier­ta pul­sión em­pren­de­do­ra y de­ci­dió que las opor­tu­ni­da­des po­dían es­tar aden­tro o afue­ra. En for­ma pa­ra­le­la, des­de abril de 2015 di­ri­ge Smart­bio, una em­pre­sa de ba­se bio­tec­no­ló­gi­ca que “es­tu­dia, desa­rro­lla y co­mer­cia­li­za di­ver­sos pro­duc­tos, en­tre otros, una lí­nea de in­su­mos pa­ra el agro”, di­ce. Y ase­gu­ra que su rol den­tro del nue­vo em­pren­di­mien­to es una con­se­cuen­cia di­rec­ta de su tra­ba­jo en la em­pre­sa fa­mi­liar. “De ese con­jun­to de co­no­ci­mien­tos en di­fe­ren­tes áreas, sa­le mi apor­te ac­tual a la ges­tión de Smart­Bio”. La des­cri­be co­mo una em­pre­sa chi­ca, “ro­dea­da de pro­fe­sio­na­les del área de I+D”, que di­ri­ge jun­to a un so­cio, Ja­vier Bec­ca­ria.

Basso ad­mi­te que tra­ba­jar con su pa­dre y su tío en la em­pre­sa fa­mi­liar lo ex­pu­so a ro­ces, pe­ro ase­gu­ra que su­pie­ron ma­ne­jar­los: “Los con­flic­tos se dan. Yo mis­mo he te­ni­do ro­ces con mi pa­dre, por ejem­plo, por di­fe­ren­cias en las for­mas,

opor­tu­ni­da­des o cam­bios. Mi pa­dre me ha lle­ga­do a pe­dir que de­ja­ra la em­pre­sa, por­que me veía ex­pues­to, o bien com­pro­me­ti­do con una cau­sa que no me ha­cía fe­liz”. Eso fi­nal­men­te no su­ce­dió. “En mi opi­nión hay un pi­lar que me­jo­ra las re­la­cio­nes y eso es sa­ber es­cu­char y sa­ber con­ven­cer al otro sin or­gu­llos ni egos. La co­mu­ni­ca­ción es cla­ve”, di­ce.

APALANCADO

Ma­nuel Ca­bra­les eli­gió ha­cer “ran­cho apar­te” y crear su pro­pia em­pre­sa. A los 30, re­cuer­da cuan­do era chi­co y se po­nía a ju­gar al fút­bol en­tre las bol­sas de ca­fé, de la em­pre­sa fa­mi­liar ra­di­ca­da en el Par­que In­dus­trial Sa­vio, de Mar del Plata. En esa ciu­dad, un día de 1941, su bi­sa­bue­lo An­to­nio ha­bía abier­to un lo­cal de ven­ta al pú­bli­co de ca­fé en la ca­lle Ri­va­da­via, al que lla­mó La Plan­ta de Ca­fé. Con los años, la em­pre­sa em­pe­zó a im­por­tar y a to­rrar el ca­fé y po­co des­pués don An­to­nio la re­bau­ti­za­ba co­mo Ca­fé Ca­bra­les.

Ma­nuel Ca­bra­les tu­vo po­ca ex­pe­rien­cia en la em­pre­sa fa­mi­liar. Só­lo cum­plía al­gún ti­po de ta­reas en tiem­pos de va­ca­cio­nes. Na­da del otro mun­do, acla­ra. Se ra­di­có en Bue­nos Ai­res, don­de se re­ci­bió de in­ge­nie­ro en el ITBA y pos­te­rior­men­te via­jó a Mi­lán pa­ra ha­cer un pos­gra­do so­bre In­ge­nie­ría en Ges­tión In­dus­trial. Con esa for­ma­ción, su­ma­da al ba­ga­je de su ape­lli­do, en 2012 el jo­ven Ca­bra­les avan­zó en la ad­qui­si­ción de una em­pre­sa, Pa­ta­go­nia Be­rries.

“Me vi­ne (de Ita­lia) con la idea fi­ja de te­ner mi pro­pia em­pre­sa, en al­gún ru­bro de con­su­mo ma­si­vo. Y lue­go de es­tu­diar va­rias po­si­bi­li­da­des me de­ci­dí por Pa­ta­go­nia Be­rries, una fir­ma del pa­ra­je La Co­mar­ca, en­tre Chu­but y Rio Ne­gro, que pro­du­cía mer­me­la­das en for­ma ar­te­sa­nal”, cuen­ta.

IVO Y CA­RO­LI­NA BANDOLI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.