In­no­var: ¿mo­da o so­lu­ción?

En es­ta pri­me­ra no­ta se mues­tran los paí­ses y las em­pre­sas más in­no­va­do­res, que pue­den ins­pi­rar a las py­mes a in­cor­po­rar­se y per­du­rar en un mun­do glo­ba­li­za­do.

Pymes - - TECNOLOGIA - por Ali­cia Gior­get­ti

Tal vez sea la pa­la­bra más usa­da en el ám­bi­to em­pre­sa­rial cuan­do se ha­bla de in­ser­tar­se en el mun­do glo­bal. Se­gún el dic­cio­na­rio de la Real Aca­de­mia Es­pa­ño­la (RAE), in­no­var sig­ni­fi­ca “mu­dar o al­te­rar al­go, int ro­du­cien­do no­ve­da­des”. Na­da que las py­mes no ha­gan ca­si a dia­rio: cam­bian su for­ma de re­la­cio­nar­se con clien­tes, cam­bian sus pro­ce­sos, cam­bian sus prác­ti­cas ha­bi­tua­les.

Pa­re­ce­ría que la de­fi­ni­ción de la RAE es in­su­fi­cien­te pa­ra las nor­mas del mun­do ac­tual en el que, ade­más, es ne­ce­sa­rio que las no­ve­da­des in­cor­po­ra­das res­pon­dan a una ne­ce­si­dad del mer­ca­do o a un nue­vo ni­cho, e in­ter­pre­ten lo que los con­su­mi­do­res pi­den a ca­da mo­men­to.

His­tó­ri­ca­men­te, la in­no­va­ción pro­ve­nía de aden­tro de la em­pre­sa. Es lo que se lla­ma “in­no­va­ción ce­rra­da”. Es­te mo­de­lo re­quie­re una es­truc­tu­ra em­pre­sa­rial fle­xi­ble, que es­ti­mu­le a los em­plea­dos a ani­mar­se a ge­ne­rar y pro­po­ner nue­vas ideas.

Pe­ro, ha­ce unos años, sur­gió un mo­de­lo in­ver­so: la in­no­va­ción abier­ta. En es­te ca­so, las em­pre­sas apo­yan ideas y pro­yec­tos de em­pren­de­do­res ex­ter­nos, en los que ven po­ten­cial de desa­rro­llo y que pue­den ge­ne­rar un ne­go­cio pa­ra la com­pa­ñía. Es de­cir, se con­vier­ten ca­si en an­gels in­ves­tors.

Es­te mo­de­lo de in­no­va­ción es fa­ci­li­ta­do por la tec­no­lo­gía, por­que ya no es ne­ce­sa­rio que to­dos los pro­fe­sio­na­les que tra­ba­jan pa­ra una em­pre­sa lo ha­gan des­de un mis­mo es­pa­cio fí­si­co. Una va­rian­te del mo­de­lo abier­to es que la in­no­va­ción sur­ja de una ne­ce­si­dad plan­tea­da por un clien­te.

Pe­ro, ¿có­mo sa­ber cuál es la no­ve­dad, la idea o el pro­yec­to más ati­na­do? Una for­ma es, tal vez, ob­ser­var de­te­ni­da­men­te lo que ha­cen las gran­des em­pre­sas... y tra­tar de imi­tar­lo.

PAÍ­SES

A es­ca­la glo­bal, un gru­po de en­ti­da­des pu­bli­ca anual­men­te –y des­de ha­ce 10 años– el lla­ma­do Ín­di­ce Mun­dial de In­no­va­ción.

Con­cre­ta­men­te, es con­fec­cio­na­do por la Uni­ver­si­dad Cor­nell, la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Pro­pie­dad In­te­lec­tual (OMPI),

la es­cue­la de ne­go­cios fran­ce­sa INSEAD, la Con­fe­de­ra­tion of In­dian In­dustry, la con­sul­to­ra es­ta­dou­ni­den­se PwC Stra­tegy&, la Con­fe­de­ra­ción Na­cio­nal de In­dus­tria (CNI) y el Ser­vi­cio Bra­si­le­ño de Apo­yo a las Mi­cro y Pe­que­ñas Em­pre­sas (Se­brae).

El Ín­di­ce Mun­dial de In­no­va­ción, o Glo­bal In­no­va­tion In­dex, ana­li­za el desem­pe­ño de 127 paí­ses a tra­vés de 81 in­di­ca­do­res, que in­clu­yen la nor­ma­ti­va, la edu­ca­ción, la in­fra­es­truc­tu­ra, la so­li­ci­tud de pa­ten­tes, el nú­me­ro de pu­bli­ca­cio­nes cien­tí­fi­cas y el gra­do de desa­rro­llo em­pre­sa­rial, en­tre otros ám­bi­tos.

En la edi­ción 2017, el ran­king es­tá en­ca­be­za­do por Sui­za –por sép­ti­mo año con­se­cu­ti­vo– y mues­tra que los paí­ses con eco­no­mías de ma­yo­res in­gre­sos ocu­pan las pri­me­ras 24 po­si­cio­nes. En 2016, Chi­na in­gre­só a ese Top 25, y es des­ta­ca­ble por­que, por pri­me­ra vez, as­cien­de un país de in­gre­sos me­dios a ese gru­po de eco­no­mías muy desa­rro­lla­das que, his­tó­ri­ca­men­te, do­mi­nan las pri­me­ras po­si­cio­nes.

Otro he­cho no­ta­ble es que si­gue am­plián­do­se la bre­cha en­tre los paí­ses asiá­ti­cos y los la­ti­noa­me­ri­ca­nos. Hay 17 paí­ses con eco­no­mías de in­gre­sos me­dios y ba­jos que me­jo­ra­ron sus re­sul­ta­dos y es­te año fue­ron ca­li­fi­ca­dos co­mo “ar­tí­fi­ces de in­no­va­ción” por sus ni­ve­les de edu­ca­ción, de in­ves­ti­ga­ción y desa­rro­llo (I+D), de cre­ci­mien­to de la pro­duc­ti­vi­dad y de las ex­por­ta­cio­nes de al­ta tec­no­lo­gía: nue­ve pro­ce­den del Áfri­ca Sub­saha­ria­na (en­tre ellos, Ken­ya y Rwan­da) y tres son de Eu­ro­pa del Es­te. El res­to son asiá­ti­cos: In­do­ne­sia, Ma­la­sia, Sin­ga­pur, Tai­lan­dia y Fi­li­pi­nas.

En­tre los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos, Chi­le se ubi­ca en el pues­to 46, Mé­xi­co en el 58, Pa­na­má en el 63, Co­lom­bia en el 65, Uru­guay en el 67, Bra­sil en el 69, y Pe­rú en el 70. La Ar­gen­ti­na pa­só del pues­to 81 al 76 en­tre 2016 y 2017. Es de­cir, me­jo­ró. No obs­tan­te, en cier­tos pa­rá­me­tros es­tá muy atra­sa­da. Por ejem­plo, en So­fis­ti­ca­ción del Mer­ca­do, ocu­pa el pues­to 104, y lo que peor “no­ta” se lle­va son las Ins­ti­tu­cio­nes, con el pues­to 109.

Se­gún Sou­mit­tra Dut­ta, de­cano del Cor­nell SC John­son Co­lle­ge of Bu­si­ness de la Uni­ver­si­dad Cor­nell, “los es­fuer­zos pa­ra col­mar la bre­cha en ma­te­ria de in­no­va­ción de­ben cen­trar­se en ayu­dar a las eco­no­mías emer­gen­tes a com­pren­der dónde re­si­den sus pun­tos fuer­tes y sus pun­tos dé­bi­les, y en có­mo crear po­lí­ti­cas y pa­rá­me­tros ade­cua­dos”. Ni más ni me­nos.

Otro in­di­ca­dor de la bre­cha en in­no­va­ción en­tre los paí­ses de Asia y Amé­ri­ca lo ofre­ce la Ofi­ci­na de Pa­ten­tes y Mar­cas de Es­ta­dos Uni­dos. En los úl­ti­mos 10 años, la can­ti­dad de pa­ten­tes re­gis­tra­das por los paí­ses asiá­ti­cos au­men­tó 73% mien­tras que la de los paí­ses la­ti­noa­me­ri­ca­nos subió 34%. En 2015, los paí­ses asiá­ti­cos re­gis­tra­ron ca­si 80.000 pa­ten­tes de nue­vos pro­duc­tos en Es­ta­dos Uni­dos, y los la­ti­noa­me­ri­ca­nos, un po­co más de 500. Só­lo Co­rea del Sur –que ha­ce 50 años era más po­bre que to­dos los paí­ses sud­ame­ri­ca­nos– re­gis­tró 13.000 pa­ten­tes en 2015. Y Bra­sil re­gis­tró 230, Mé­xi­co ob­tu­vo 115 y la Ar­gen­ti­na, ape­nas 50.

EM­PRE­SAS

Tam­bién hay un ran­king de in­no­va­ción pa­ra el ám­bi­to em­pre­sa­rial. Des­de 2001, el Ins­ti­tu­to de Tec­no­lo­gía de Mas­sa­chu­setts (MIT) iden­ti­fi­ca las 50 em­pre­sas más in­no­va­do­ras y pu­bli­ca el ran­king en su MIT Tech­no­logy Re­view.

El cri­te­rio pa­ra se­lec­cio­nar se ba­sa en la me­jor com­bi­na­ción de tec­no­lo­gía y mo­de­lo de ne­go­cio efec­ti­vo. El re­nom­bre, la po­pu­la­ri­dad o el va­lor de mer­ca­do no son pa­rá­me­tros a con­si­de­rar pa­ra es­te ran­king.

En la edi­ción 2017, hu­bo al­gu­nas sorpresas ya que los pri­me­ros pues­tos los ocu­pan em­pre­sas de­di­ca­das a la bio­me­di­ci­na y a la co­nec­ti­vi­dad. Só­lo dos de las “es­tre­llas” tec­no­ló­gi­cas es­tán en­tre los pri­me­ros 10 pues­tos: Nvi­dia, que li­de­ra el ran­king, y Amazon, que se ubi­ca en el ter­cer pues­to. Los otros ocho lu­ga­res es­tán ocu­pa­dos

“La pri­me­ra se­ñal de que es­tás in­no­van­do es que la gen­te no te en­tien­de". Fe­rrán Adriá, co­ci­ne­ro ca­ta­lán crea­dor del res­tau­rant El Bu­lli, ba­sa­do en el con­cep­to de gas­tro­no­mía mo­le­cu­lar.

por cua­tro em­pre­sas de la in­dus­tria bio­mé­di­ca, dos de co­nec­ti­vi­dad, una de­di­ca­da a apa­ra­tos in­te­li­gen­tes y una en­fo­ca­da en el trans­por­te.

De las 10 pri­me­ras, ocho tie­nen se­de en Es­ta­dos Uni­dos –prin­ci­pal­men­te en Ca­li­for­nia– y las dos res­tan­tes son chi­nas.

Las gran­des com­pa­ñías de tec­no­lo­gía es­tán fue­ra del Top 10. Así, In­tel se ubi­ca en el pues­to 13, Ap­ple en el 16, Fa­ce­book en el 23, Mer­ca­doLi­bre en el 26, Mi­cro­soft en el 27, IBM en el 39 y Sa­le­sFor­ce en el 47. Y Goo­gle no es­tá en la lis­ta des­de 2015.

Tam­bién hay al­gu­nas em­pre­sas que tie­nen una lar­ga ac­tua­ción en el mun­do de los ne­go­cios –Merck, Adi­das, Ge­ne­ral Elec­tric, en­tre otras– pe­ro en pues­tos in­fe­rio­res.

Las ver­da­de­ras es­tre­llas de la in­no­va­ción son star­tups co­mo Spa­ceX –ubi­ca­da en el se­gun­do pues­to– que es­tá mo­di­fi­can­do los via­jes es­pa­cia­les a par­tir de cohe­tes re­uti­li­za­bles; Fa­ce++ –en el pues­to 11–, que se de­di­ca al re­co­no­ci­mien­to fa­cial, o Car­bon –en el lu­gar 18–, que fa­bri­ca adi­ti­vos.

Son em­pre­sas muy po­co co­no­ci­das, pe­ro que apro­ve­chan tec­no­lo­gías co­mo la in­te­li­gen­cia ar­ti­fi­cial, por ejem­plo, en for­ma in­no­va­do­ra y tie­nen po­ten­cial pa­ra ser do­mi­nan­tes en el futuro.

Es­to es si­mi­lar a lo que hi­cie­ron ha­ce al­gu­nos años los gi­gan­tes tecnológicos: apro­ve­cha­ron la in­ci­pien­te In­ter­net pa­ra ofre­cer ser­vi­cios que en ese mo­men­to no exis­tían. Ac­tual­men­te, las tec­no­lo­gías a apro­ve­char son otras, y po­der de­tec­tar­las y uti­li­zar­las efi­cien­te­men­te pue­de ha­cer la di­fe­ren­cia pa­ra una pe­que­ña em­pre­sa.

A ES­CA­LA LO­CAL

Se­gún la con­sul­to­ra PwC Stra­tegy&, so­lo un 6% de las em­pre­sas ar­gen­ti­nas in­no­van pa­ra man­te­ner­se com­pe­ti­ti­vas o pa­ra se­guir las ten­den­cias im­pues­tas por la in­dus­tria. Y la ma­yo­ría re­co­no­ció que no cuen­ta con una es­tra­te­gia de in­no­va­ción ex­plí­ci­ta y cla­ra.

Los da­tos sur­gen del es­tu­dio “In­no­va­ción en Ar­gen­ti­na”, en el que par­ti­ci­pa­ron más de 300 re­fe­ren­tes y eje­cu­ti­vos lo­ca­les.

El ran­king de em­pre­sas ar­gen­ti­nas in­no­va­do­ras es­tá en­ca­be­za­do por Mer­ca­do

Li­bre (por crear un mo­de­lo de ne­go­cios que re­vo­lu­cio­nó la for­ma de com­prar y ven­der) y le si­guen Ar­cor (por el lan­za­mien­to cons­tan­te de pro­duc­tos y las mejoras que le per­mi­tie­ron lle­gar a mer­ca­dos in­ter­na­cio­na­les) y Glo­bant (por su crea­ti­vi­dad en el desa­rro­llo de pro­duc­tos y ser­vi­cios tecnológicos, y su mo­de­lo de re­cur­sos hu­ma­nos en­fo­ca­do en el ta­len­to). En el cuar­to lu­gar se ubi­ca Goo­gle, y si­guen Te­chint, Co­ca-

Co­la, In­vap, La Na­ción, Des­pe­gar y Uni­le­ver.

Si bien el 54% de las em­pre­sas ar­gen­ti­nas coin­ci­de con la ten­den­cia glo­bal re­fe­ri­da a que pa­ra al­can­zar re­sul­ta­dos exi­to­sos es cla­ve ali­near la in­no­va­ción con la es­tra­te­gia em­pre­sa­rial, só­lo el 35% de las em­pre­sas que di­cen te­ner al­gu­na es­tra­te­gia en in­no­va­ción afir­ma que es­tá muy ali­nea­da con la es­tra­te­gia ge­ne­ral del ne­go­cio.

En­tre los obs­tácu­los pa­ra in­no­var, el 32% de los em­pre­sa­rios ar­gen­ti­nos des­ta­có la fal­ta de or­ga­ni­za­ción y de pro­ce­sos ex­plí­ci­tos pa­ra in­cor­po­rar nue­vas ideas.

No obs­tan­te, el 60% de los eje­cu­ti­vos lo­ca­les ase­gu­ra que en su em­pre­sa se fo­men­ta la in­no­va­ción en to­da la ca­de­na pro­duc­ti­va, y un 75% afir­ma que im­pul­sa la in­no­va­ción co­mo res­pues­ta a la de­man­da de di­gi­ta­li­za­ción.

Pa­ra Ariel Fleich­man, so­cio de PwC Stra­tegy& Ar­gen­ti­na, “los en­cues­ta­dos con­si­de­ran que el país re­pre­sen­ta un en­torno fér­til pa­ra la in­no­va­ción, fun­da­men­tal­men­te por dos fac­to­res: bue­nos re­cur­sos hu­ma­nos y ge­ne­ra­ción de ta­len­tos; y el ‘in­ge­nio ar­gen­tino’, pro­duc­to de la cam­bian­te co­yun­tu­ra eco­nó­mi­ca”.

A pe­sar de es­to, só­lo 18% de las em­pre­sas en­tre­vis­ta­das des­ti­nan más de 4% de sus in­gre­sos a in­no­va­ción y di­se­ño. Es­te por­cen­ta­je coin­ci­de con el pro­me­dio que mues­tran las em­pre­sas a es­ca­la mun­dial, pe­ro en aque­llas que son in­no­va­do­ras, es­te in­di­ca­dor su­pera el 8%.

Del aná­li­sis del es­tu­dio, sur­ge que hay tres for­mas de in­no­var: es­tu­diar el mer­ca­do y de­tec­tar la ne­ce­si­dad del con­su­mi­dor; ha­llar las ten­den­cias y pro­du­cir rá­pi­da­men­te lo que vie­ne; e in­cor­po­rar tec­no­lo­gía pa­ra ha­cer más efi­cien­te el pro­duc­to. “Hay que de­fi­nir el mo­de­lo de in­no­va­ción y en qué se de­be in­ver­tir pa­ra con­cre­tar­lo.

Por ejem­plo, si se va a in­no­var a par­tir de las ne­ce­si­da­des del clien­te, se de­ben ha­cer cons­tan­tes es­tu­dios de mer­ca­do. Si se eli­ge de­tec­tar las ten­den­cias, hay que te­ner un de­par­ta­men­to de In­ge­nie­ría que per­mi­ta adap­tar ve­loz­men­te los pro­duc­tos. Y si se va a in­no­var a par­tir de la tec­no­lo­gía, ha­brá que con­tra­tar cien­tí­fi­cos pa­ra de­fi­nir có­mo desa­rro­llar y qué uso dar­le al pro­duc­to o ser­vi­cio”, di­ce Fleich­man.

Sin du­da, la in­no­va­ción de­be­ría ser vis­ta co­mo una opor­tu­ni­dad de ne­go­cio. In­ver­tir en in­no­va­ción es cla­ve pa­ra im­pul­sar el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co de em­pre­sas y paí­ses. Y uno de los ca­mi­nos pa­ra al­can­zar­lo es en­fo­car­se en la edu­ca­ción y en la in­ves­ti­ga­ción. El mun­do no es­pe­ra.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.