“Ca­da fa­mi­lia es úni­ca”

Pymes - - NOTA DE TAPA -

Pa­ra San­tia­go An­tog­no­lli, pre­si­den­te de la con­sul­to­ra Ne­go­cios de Fa­mi­lia, en al­gu­nas em­pre­sas ri­gen ór­ga­nos de go­bierno de­fi­ni­dos, co­mo el Con­se­jo de Fa­mi­lia, que ge­ne­ran y di­se­ñan ac­cio­nes pa­ra que las ge­ne­ra­cio­nes pos­te­rio­res se en­tu­sias­men con la em­pre­sa. Pe­ro acla­ra: ca­da fa­mi­lia es úni­ca y ca­da em­pre­sa tam­bién es úni­ca.

“En el pa­so de la se­gun­da a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción em­pre­sa­ria, nor­mal­men­te las fa­mi­lias se in­tere­san en la in­cor­po­ra­ción de los hi­jos, los ca­pa­ci­tan y bus­can que los hi­jos ad­quie­ran la pro­pie­dad emo­cio­nal de la em­pre­sa”, di­ce An­tog­no­lli.

Más que cri­te­rios em­pre­sa­ria­les, pa­ra te­ner éxi­to una em­pre­sa lo que ne­ce­si­ta es gen­te con va­lo­res idén­ti­cos. Ésa es la ven­ta­ja de la em­pre­sa fa­mi­liar, agre­ga el es­pe­cia­lis­ta.

“Lo que se apren­de y se lle­va en la piel en es­tas em­pre­sas son los va­lo­res. Aque­llo que se en­se­ña, sin en­se­ñar, aque­llo que se ejer­ce, que se eje­cu­ta en ca­da ac­to de la vi­da dia­ria. Los va­lo­res que se in­cor­po­ran en la vi­da fa­mi­liar y se tras­la­dan a la em­pre­sa y al per­so­nal”, ase­gu­ra An­tog­no­lli.

“Al­gu­nos son crea­ti­vos, son bue­nos en pues­tos de ven­tas, desa­rro­llo, mar­ke­ting; otros son es­truc­tu­ra­dos y, por lo tan­to, son bue­nos pa­ra la pro­duc­ción, el con­trol de pro­ce­sos, la ad­mi­nis­tra­ción. Es al­go que tie­nen que te­ner en cuen­ta los pa­dres em­pre­sa­rios. Lo tie­nen que ver y en­ten­der por­que, si no, se co­rre el ries­go de con­flic­to”, di­ce el es­pe­cia­lis­ta San­tia­go An­tog­no­lli.

En cuan­to a los con­flic­tos, pa­ra Brea, “si no exis­te con­flic­to, no exis­te cam­bio. Y no cam­biar es des­apa­re­cer en el cor­to o me­diano pla­zo”. Brea sub­ra­ya que el con­flic­to no es pa­tri­mo­nio de las em­pre­sas de fa­mi­lia. “Siem­pre se ha­bla de los con­flic­tos en una em­pre­sa fa­mi­liar, pe­ro tam­bién hay con­flic­tos en las que no son em­pre­sas de fa­mi­lia”, di­ce. “El pro­ble­ma es que en las em­pre­sas fa­mi­lia­res el víncu­lo per­sis­te por fue­ra del ho­ra­rio de tra­ba­jo y, por otra par­te, sue­le ha­ber con­flic­tos sub­ya­cen­tes que no se aten­die­ron en el mo­men­to de­bi­do y aflo­ran en el cam­po de batalla de la pro­pia em­pre­sa”.

Ham­bra coin­ci­de en la im­por­tan­cia que ad­quie­re la co­mu­ni­ca­ción, pe­ro ad­vier­te que tam­bién es im­por­tan­te es­ta­ble­cer por es­cri­to lo que de­no­mi­na Pro­to­co­lo Fa­mi­liar, una se­rie de li­nea­mien­tos y pre­ci­sio­nes so­bre la di­ná­mi­ca de la em­pre­sa, que in­clu­yen bue­nas prác­ti­cas de con­vi­ven­cia.

de­ci­sión es­tra­té­gi­ca de mi pa­dre, pen­san­do más en el lar­go pla­zo que en el cor­to”, des­cri­be Lu­cas.

Ka­ra­go­zian hi­jo no se ha­ce pro­ble­mas con ha­blar de ne­go­cios du­ran­te los ra­vio­les del do­min­go. “A di­fe­ren­cia de otras em­pre­sas fa­mi­lia­res, a no­so­tros nos re­sul­ta muy na­tu­ral mez­clar la em­pre­sa con la fa­mi­lia. De he­cho, la nue­va ge­ne­ra­ción par­ti­ci­pa en la to­ma de de­ci­sio­nes, lo cual ade­más de un apren­di­za­je es una res­pon­sa­bi­li­dad im­por­tan­te. Y nos pre­pa­ra­mos pa­ra que no ha­ya pro­ble­mas ni con­flic­tos. Por ejem­plo, du­ran­te el año pa­sa­do tu­vi­mos re­gu­lar­men­te se­sio­nes con un es­pe­cia­lis­ta en em­pre­sas fa­mi­lia­res.”

“Mi pa­dre me pi­dió que me en­fo­ca­ra en la ges­tión de Ciu­da­de­la, con el ob­je­ti­vo de apren­der a ver una em­pre­sa en su to­ta­li­dad. Ciu­da­de­la es una mar­ca que lle­ga al con­su­mi­dor fi­nal y no quie­ro pen­sar la em­pre­sa só­lo des­de el en­fo­que in­dus­trial. Es­to im­pli­ca un cam­bio de pers­pec­ti­va to­tal y re­quie­re otro ti­po de es­tra­te­gias”, di­ce. En cuan­to a su rol, re­cha­za ser ci­ta­do co­mo CEO. “Pre­fie­ro que me re­co­noz­can co­mo lí­der del pro­yec­to y del equi­po”, di­ce son­rien­do.

EX­PE­RIEN­CIA

Ale­jan­dro Spa­do­ne es el me­nor de los cin­co hi­jos del em­pre­sa­rio men­do­cino Car­los Spa­do­ne. Tra­ba­jó en va­rias de las em­pre­sas de su fa­mi­lia y tam­bién tu­vo su eta­pa fue­ra de la ór­bi­ta fa­mi­liar. Hoy di­ri­ge TP Lo­gís­ti­ca, una de las mar­cas del gru­po.

“Re­cuer­do que es­ta­ba en la se­cun­da­ria y mu­chas ve­ces me iba al dia­rio La Ra­zón, que por aque­llos tiem­pos era de mi vie­jo. Pa­sé por va­rios sec­to­res, has­ta que en­con­tré mi lu­gar en el área de dis­tri­bu­ción”, cuen­ta. “Cuan­do el dia­rio fue vendido, tra­ba­jé en Bo­de­gas San Hu­ber­to, y lue­go en Ma­de­ras Pa­ta­gó­ni­cas.

En 2006, el me­nor de los Spa­do­ne se ale­jó. “Ne­ce­si­té to­mar un po­co de dis­tan­cia de la em­pre­sa fa­mi­liar y fui a tra­ba­jar co­mo em­plea­do a una em­pre­sa que se de­di­ca­ba al desa­rro­llo de mer­chan­di­sing de Ri­ver y Bo­ca. Ahí era uno más y fue una gran ex­pe­rien­cia, que me ayu­dó a ma­du­rar mu­cho en lo per­so­nal y pro­fe­sio­nal”, di­ce. “Cuan­do me fui de la em­pre­sa fa­mi­liar, la si­tua­ción no era la me­jor y las re­la­cio­nes fa­mi­lia­res se es­ta­ban com­pli­can­do por el tra­ba­jo”, re­la­ta. “Fue una eta­pa en la que yo no te­nía un lu­gar es­pe­cí­fi­co pa­ra ocu­par, don­de fue­ra real­men­te ne­ce­sa­ria y pro­duc­ti­va mi pre­sen­cia. Es­to se tra­du­cía en si­tua­cio­nes de dis­gus­tos pa­ra mi vie­jo y des­mo­ti­va­cio­nes per­so­na­les pa­ra mí, por lo que pre­fe­rí ha­cer­me a un la­do, pa­ra no se­guir de­te­rio­ran­do la re­la­ción con mi vie­jo y mi fa­mi­lia”, di­ce Spa­do­ne.

Qui­so pro­bar suer­te con un em­pren­di­mien­to pro­pio, del mis­mo ru­bro de mer­chan­di­sing don­de ha­bía in­cur­sio­na­do, pe­ro –cuen­ta– las co­sas no fun­cio­na­ron. “No es fá­cil ser em­pre­sa­rio”, con­fie­sa. Y la rue­da de au­xi­lio lle­gó de la em­pre­sa fa­mi­liar. “Mi vie­jo me vino a bus­car pa­ra que re­pre­sen­ta­ra su par­te ac­cio­na­ria en TP Lo­gís­ti­ca. Da­da la ex­pe­rien­cia an­te­rior en em­pre­sas de la fa­mi­lia y fue­ra de ella, te­nía cla­ro que, de vol­ver, te­nía que ser con un pro­yec­to pun­tual y con las re­glas cla­ras”, afir­ma. “No que­ría caer en la tram­pa de ocu­par un lu­gar por ser el ‘el hi­jo de’, y allí ha es­ta­do la cla­ve de mi ges­tión ac­tual en TP.”

DE­LE­GAR DE A PO­CO

Va­len­ti­na Gen­ti­li es la ac­tual ti­tu­lar de la agen­cia de tu­ris­mo Ama­deo Gen­ti­li, que su pa­dre ha­bía fun­da­do en 1987 en la ave­ni­da Cór­do­ba ca­si Flo­ri­da, una de las zo­nas don­de hay ma­yor con­cen­tra­ción de es­te ti­po de ne­go­cios. Ella cuen­ta que se tra­zó el ob­je­ti­vo de cre­cer a par­tir de la tec­no­lo­gía y el va­lor agre­ga­do en el ser­vi­cio, dos de los ac­ti­vos que he­re­dó de su pro­ge­ni­tor.

“Cuan­do em­pe­cé a tra­ba­jar en la agen­cia, la tec­no­lo­gía on li­ne só­lo exis­tía pa­ra las re­ser­vas y yo era la ca­de­te que se en­car­ga­ba de ir a bus­car los váu­chers. Mi pa­pá fue un pre­cur­sor del uso de la tec­no­lo­gía en su épo­ca y un in­no­va­dor”; y tam­bién con la de­ter­mi­na­ción, al me­nos en los he­chos, de ir pa­san­do a su hi­ja el ne­go­cio fa­mi­liar.

“No sé si mi pa­pá pen­só pun­tual­men­te en la su­ce­sión de la em­pre­sa, pe­ro a me­di­da que me iba in­vo­lu­cran­do con el tra­ba­jo de la em­pre­sa, de a po­co, ca­si sin dar­me cuen­ta, él me iba dan­do nue­vas fun­cio­nes y res­pon­sa­bi­li­da­des, a las que yo res­pon­día ca­pa­ci­tán­do­me”, ase­gu­ra hoy. “Siem­pre tu­ve cla­ro que la ma­yor par­te de los es­fuer­zos de mi pa­pá es­ta­ban di­ri­gi­dos a brin­dar un ser­vi­cio de ex­ce­len­cia y va­lor agre­ga­do a to­dos nues­tros clien­tes.” Si la de­ci­sión de se­guir en la em­pre­sa

fa­mi­liar en­tra­ña cier­ta com­ple­ji­dad, la de dar un pa­so al cos­ta­do y em­pren­der por cuen­ta pro­pia es aún más com­ple­ja. Pa­ra los es­pe­cia­lis­tas, es­ta al­ter­na­ti­va sue­le dar­se por cues­tio­nes de com­pe­ten­cia o de di­fe­ren­cias con el pa­dre em­pre­sa­rio; o un me­ca­nis­mo de de­fen­sa an­te la im­po­si­bi­li­dad de im­po­ner sus cri­te­rios, o la ne­ce­si­dad de ge­ne­rar su pro­pio es­pa­cio co­mo em­pre­sa­rio.

Jo­sé Be­rra, ti­tu­lar de la con­sul­to­ra Be­rra y Aso­cia­dos y di­rec­tor del Pro­gra­ma Hi­jos Em­pre­sa­rios, ase­gu­ra que son po­cos los hi­jos que tra­ba­jan en la em­pre­sa fa­mi­liar y un día op­tan por dar un pa­so al cos­ta­do. “En al­gu­nos ca­sos, cuan­do el pa­dre ha pa­sa­do los 60 años y el hi­jo, con más de 30, se da cuen­ta de que a pe­sar de te­ner los co­no­ci­mien­tos ne­ce­sa­rios, no lo­gra que su pa­dre le de­le­gue cues­tio­nes de im­por­tan­cia, o lo cri­ti­que y lo ato­si­gue con in­di­ca­cio­nes, es po­si­ble que em­pie­ce a to­mar dis­tan­cia. Tam­bién pue­den ser mo­ti­vos de ale­ja­mien­to as­pi­rar a una vi­da más tran­qui­la, en la que en el al­muer­zo de los do­min­gos no se ha­ble ex­clu­si­va­men­te de im­pues­tos, sin­di­ca­tos o de la caí­da de las ven­tas. Y una úl­ti­ma ra­zón es que el hi­jo ha­ya re­ci­bi­do edu­ca­ción uni­ver­si­ta­ria y desee com­ple­tar su desa­rro­llo pro­fe­sio­nal en un ám­bi­to de em­pre­sas de ma­yor en­ver­ga­du­ra, o di­ri­gir su pro­pia em­pre­sa”.

MIGUEL ZUCCARDI

SO­FÍA Y EN­RI­QUE PES­CAR­MO­NA

ALE­JAN­DRO SPA­DO­NE

FERNANDO DE LA OR­DEN

MA­NUEL CA­BRA­LES

EMI­LI­ANA MI­GUE­LEZ

VA­LE­RIA GEN­TI­LI

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.