Có­mo evi­tar cos­tos ocul­tos

No po­cas py­mes vuel­ven a co­lo­car la ex­por­ta­ción en su ra­dar. El au­tor ad­vier­te so­bre los ries­gos de tri­bu­tar un mis­mo im­pues­to en los dos des­ti­nos: la “do­ble im­po­si­ción”.

Pymes - - COLUMNISTA INVITADO -

En los úl­ti­mos años se han co­men­za­do a in­cre­men­tar las ope­ra­cio­nes que las dis­tin­tas com­pa­ñías rea­li­zan con em­pre­sas o su­je­tos del ex­te­rior. Ya sea por una aper­tu­ra del mer­ca­do a es­ca­la in­ter­na­cio­nal, por efec­tos de una glo­ba­li­za­ción que tien­de a fa­ci­li­tar la con­cre­ción de es­te ti­po de transac­cio­nes, por la cre­cien­te in­cor­po­ra­ción de la Ar­gen­ti­na en el ám­bi­to in­ter­na­cio­nal, por la ne­ce­si­dad de im­por­tar in­su­mos no fa­bri­ca­dos en el país, por ser­vi­cios es­pe­cia­li­za­dos brin­da­dos por expertos re­si­den­tes en el ex­te­rior, o por otras tan­tas cau­sas. Lo re­le­van­te es que las prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les ya no son al­go ajeno en una pe­que­ña o me­dia­na em­pre­sa, sino que se vuel­ve un pun­to fun­da­men­tal y mu­chas ve­ces ne­ce­sa­rio en to­da com­pa­ñía.

Pe­ro en to­da ope­ra­ción exis­ten im­pli­can­cias im­po­si­ti­vas a te­ner en cuen­ta. Hay que ve­ri­fi­car que efec­ti­va­men­te ha­ya exis­ti­do ga­nan­cia sus­cep­ti­ble de tri­bu­ta­ción, de­ter­mi­nar el país que po­see po­tes­tad tri­bu­ta­ria, a fin de gra­var la ope­ra­ción, de­fi­nir la alí­cuo­ta que de­be apli­car­se, exa­mi­nar las re­ten­cio­nes a con­si­de­rar en los pa­gos efec­tua­dos al ex­te­rior así co­mo su cálcu­lo, y mu­chos otros pun­tos. Aquí es don­de co­mien­zan a to­mar re­la­ti­va im­por­tan­cia los con­ve­nios pa­ra evi­tar la do­ble im­po­si­ción (CDI) que la Ar­gen­ti­na pu­do ha­ber ce­le­bra­do con los dis­tin­tos paí­ses.

Los con­ve­nios pa­ra evi­tar la do­ble im­po­si­ción son tra­ta­dos in­ter­na­cio­na­les fir­ma­dos en­tre dos paí­ses, cu­yo ob­je­to prin­ci­pal es de­li­mi­tar la po­tes­tad tri­bu­ta­ria que po­see ca­da uno de ellos en las ope­ra­cio­nes rea­li­za­das en­tre su­je­tos re­si­den­tes de uno y otro. Asi­mis­mo, se bus­ca ate­nuar la do­ble o múl­ti­ple im­po­si­ción que po­dría dar­se de apli­car los re­gí­me­nes tri­bu­ta­rios de ca­da país a una mis­ma ope­ra­ción, así co­mo evi­tar una po­si­ble no im­po­si­ción. Se sue­le se­guir un mo­de­lo de con­ve­nio (mo­de­lo OCDE) a fin de es­tan­da­ri­zar las dis­po­si­cio­nes y es­truc­tu­ra de los dis­tin­tos tra­ta­dos, pe­ro de to­dos mo­dos ca­da acuer­do es in­de­pen­dien­te y di­fe­ren­cia­do del res­to. Con ello pre­ten­de­mos pun­tua­li­zar que no es lo mis­mo ob­ser­var y ana­li­zar el

CDI fir­ma­do con Es­pa­ña que el fir­ma­do con Ale­ma­nia, a pe­sar de ser si­mi­la­res en for­ma­to. Hay que te­ner en cuen­ta, ade­más, que exis­ten otros mo­de­los de con­ve­nio cu­yos li­nea­mien­tos son ra­di­cal­men­te di­fe­ren­tes, el de Na­cio­nes Uni­das y el de Pac­to An­dino.

Por otro la­do, exis­ten cier­tas cláu­su­las a las cua­les pue­den ad­he­rir­se los paí­ses par­tí­ci­pes de los con­ve­nios y que ri­gen en la ma­te­ria.

Las más im­por­tan­tes son:

In­ter­cam­bio de in­for­ma­ción en­tre am­bos fis­cos res­pec­to de los con­tri­bu­yen­tes re­si­den­tes de ca­da país.

La no discriminación en ma­te­ria tri­bu­ta­ria, ga­ran­ti­zan­do que los in­ver­so­res ex­tran­je­ros no go­cen de tra­to des­fa­vo­ra­ble res­pec­to de los in­ver­so­res lo­ca­les.

La re­so­lu­ción amis­to­sa de con­tro­ver­sias que pu­die­re ha­ber en­tre los es­ta­dos fir­man­tes.

Las cláu­su­las an­ti­abu­so, que pre­ten­den evi­tar el “treaty shop­ping” o abu­so de tra­ta­dos me­dian­te la ar­ti­cu­la­ción ar­ti­fi­cio­sa de si­tua­cio­nes con el úni­co fin de be­ne­fi­ciar­se de los CDI.

De lo ex­pues­to se des­pren­de la im­por­tan­cia que re­vis­te la apli­ca­ción de los con­ve­nios pa­ra evi­tar la do­ble im­po­si­ción, ya que en ca­so con­tra­rio po­dría lle­gar a tri­bu­tar­se dos ve­ces so­bre la mis­ma ma­te­ria im­po­ni­ble. De es­ta ma­ne­ra, me­dian­te el uso de los mis­mos, pue­den lle­gar a re­du­cir­se las alí­cuo­tas de re­ten­ción en los pa­gos efec­tua­dos al ex­te­rior y has­ta evi­tar­se el pa­go del im­pues­to en de­ter­mi­na­do país.

La cla­ve. Ana­li­zar de­te­ni­da­men­te los con­ve­nios pa­ra evi­tar la do­ble im­po­si­ción que la Ar­gen­ti­na ten­ga vi­gen­te (o no) con el país al cual se es­tá pla­ni­fi­can­do la ex­por­ta­ción.

Se­nior ex­pe­ri­men­ta­do del área de Im­pues­tos en SMS, San Martín, Suá­rez y Aso­cia­dos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.