Fa­bián Ta­rrío

Es el mo­men­to jus­to pa­ra lan­zar una re­for­ma tri­bu­ta­ria

Pymes - - NEGOCIOS -

La pre­sión fis­cal so­bre la eco­no­mía en­con­tró un pun­to de sa­tu­ra­ción en los con­tri­bu­yen­tes. Es­pe­cial­men­te en­tre las pe­que­ñas y me­dia­nas em­pre­sas, que mien­tras pe­lean por so­bre­vi­vir en un mer­ca­do más chi­co, de­ben des­ti­nar bue­na par­te del di­ne­ro que de­bie­ran es­tar in­vir­tien­do en mejoras tec­no­ló­gi­cas, ca­pi­tal de tra­ba­jo, o am­plia­ción del ne­go­cio, a pa­gar im­pues­tos.

Pro­duc­to­res y co­mer­cian­tes de to­do el país pa­de­cen des­de ha­ce ca­si diez años subas re­cu­ren­tes de im­pues­tos. A es­ca­la na­cio­nal, por­que no se per­mi­te el ajus­te por in­fla­ción, y a ni­vel pro­vin­cial y mu­ni­ci­pal, por­que pro­li­fe­ran ta­sas y tri­bu­tos de to­do ti­po, se eli­mi­nan exen­cio­nes y se suben alí­cuo­tas.

Se­gún un tra­ba­jo re­cien­te que rea­li­za­mos en CAME, so­bre un re­le­va­mien­to de 151 mu­ni­ci­pios, en­con­tra­mos que en 75, uno de ca­da dos, se in­tro­du­jo al­gu­na ta­sa o con­tri­bu­ción nue­va en los úl­ti­mos tres años. Ade­más, en 30 de esas 75 ciu­da­des subie­ron sus ta­sas por en­ci­ma de la in­fla­ción, ge­ne­ran­do pre­sión fis­cal por do­ble vía: más ta­sas y subas abu­si­vas en las con­tri­bu­cio­nes vi­gen­tes.

Pe­ro eso no es to­do. En­tre las ciu­da­des don­de no se in­tro­du­je­ron nue­vas ta­sas, en 31 las con­tri­bu­cio­nes exis­ten­tes se in­cre­men­ta­ron “abu­si­va­men­te”, su­peran­do la in­fla­ción anual y el cre­ci­mien­to en la fac­tu­ra­ción de la em­pre­sa.

Las ciu­da­des re­le­va­das re­pre­sen­tan al 49,9% de la po­bla­ción del país: en ma­yor o me­nor me­di­da, en el 69,5% de las mis­mas subió la pre­sión fis­cal mu­ni­ci­pal des­de 2012. Si se mide des­de 2008, los au­men­tos de ta­sas se ex­tien­den a más ciu­da­des to­da­vía. Eso, sin in­cluir aque­llos mu­ni­ci­pios don­de las nue­vas ta­sas fue­ron in­tro­du­ci­das por el go­bierno pro­vin­cial. Las con­se­cuen­cias de esas subas, las es­ta­mos vien­do en las di­fi­cul­ta­des ac­tua­les de la eco­no­mía. ¿Qué ha­ce­mos en­ton­ces? Di­ver­sos tra­ba­jos e in­ves­ti­ga­cio­nes coin­ci­den en que en­tre 40 y 50% del pre­cio de un pro­duc­to en la Ar­gen­ti­na co­rres­pon­de a a im­pues­tos. Eso nos con­vier­te en uno de los paí­ses más ca­ros del mun­do, des­alien­ta la in­ver­sión, alien­ta la in­for­ma­li­dad y ha­ce más inequi­ta­ti­vo el sis­te­ma pro­duc­ti­vo.

La so­lu­ción es una e im­pos­ter­ga­ble: la Ar­gen­ti­na ne­ce­si­ta una re­for­ma tri­bu­ta­ria ur­gen­te que des­com­pri­ma la pre­sión fis­cal so­bre los que pa­gan im­pues­tos, am­plíe la ba­se de con­tri­bu­yen­tes y otor­gue pro­gre­si­vi­dad al sis­te­ma. Una re­for­ma que co­mien­ce reemplazando el im­pues­to a los In­gre­sos Bru­tos, que es uno de los más dis­tor­si­vos, y re­di­se­ñe el res­to en fun­ción de los ob­je­ti­vos de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca. Des­de CAME, ha­ce años, es­ta­mos em­pu­jan­do es­ta ne­ce­si­dad, con­ven­ci­dos de que con un sis­te­ma más equi­ta­ti­vo y ami­ga­ble pa­ra el em­pre­sa­rio, la eco­no­mía au­men­ta­rá su ta­sa de in­ver­sión, me­jo­ra­rá su com­pe­ti­ti­vi­dad, y eso se de­rra­ma­rá en un ma­yor bie­nes­tar de las fa­mi­lias.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.