Ar­tis­tas que se le ani­man a la em­pre­sa.

Na­da de ar­tis­ta de no­che y con­ta­dor pú­bli­co de día: te mos­tra­mos his­to­rias de quie­nes ar­ma­ron su em­pren­di­mien­to des­de den­tro del ar­te, y lo­gra­ron ge­ne­rar in­gre­sos ex­tra. Nos cuen­tan có­mo lo hi­cie­ron.

Pymes - - PYMES - por MA­RIA­NA RO­LAN­DI shop­ping

Qué ni­vel de con­su­mo tie­ne el ar­te hoy? ¿Cuán­tos dis­cos com­pra­mos por año, cuán­tos cua­dros, cuán­tas es­cul­tu­ras? Sin du­das y por dis­tin­tos mo­ti­vos, ca­da vez me­nos. Por eso no es ex­tra­ño ver a tan­tos ar­tis­tas unir su pa­sión y su ta­len­to a una idea em­pren­de­do­ra que ha­ga mo­vi­li­zar ne­go­cios y ge­ne­rar in­gre­sos. “Los ar­tis­tas tie­nen un desa­rro­llo crea­ti­vo que les po­si­bi­li­ta cons­truir ideas des­de ce­ro, lo cual es el pun­to cla­ve pa­ra un em­pren­de­dor, so­bre to­do cuan­do se tra­ta de pro­yec­tos in­no­va­do­res, que im­pli­can po­ner a dis­po­si­ción to­da esa crea­ti­vi­dad”, co­men­ta la psi­có­lo­ga es­pe­cia­li­za­da en Re­cur­sos Hu­ma­nos Ca­ro­li­na Tu­lián.

Un gran ícono del ar­tis­ta que pu­do ar­mar una em­pre­sa al­re­de­dor de sus cua­dros es Mi­lo Loc­kett. Su­po ro­dear­se bien, co­mo afir­ma Tu­lián, pa­ra que la par­te más du­ra de la cues­tión fi­nan­cie­ra tam­bién fun­cio­ne. Sus imá­ge­nes se han vuel­to ma­si­vas y un fo­co de gran con­su­mo. Loc­kett na­ció en Re­sis­ten­cia, Cha­co, y su

for­ma­ción es au­to­di­dac­ta. Co­men­zó su tra­yec­to lue­go de tra­ba­jar va­rios años en la in­dus­tria tex­til. Hoy tie­ne tres ba­res te­má­ti­cos de­co­ra­dos con sus di­bu­jos, un es­pa­cio de ar­te y, ade­más, brin­da las li­cen­cias de sus di­se­ños, que ya es­tán re­fle­ja­das en más de 70 ob­je­tos di­fe­ren­tes. “No es fá­cil ser em­pren­de­dor; uno se en­fren­ta to­do el tiem­po con si­tua­cio­nes de ries­go y es­trés. La cla­ve es­tá en te­ner la va­len­tía su­fi­cien­te pa­ra ju­gár­se­la y arran­car”, ex­pli­ca Loc­kett.

Otra for­ma de em­pren­der con el ar­te es la que en­con­tró Ma­ría Inés Cá­ma­ra. Ella se vol­vió re­pre­sen­tan­te de una ga­le­ría de ar­te ita­lia­na y ge­ne­ra re­la­cio­nes con ex­po­si­cio­nes, fe­rias y otros even­tos. Tra­ba­ja ase­so­ran­do y guian­do a otros pin­to­res ar­gen­ti­nos pa­ra pre­sen­tar­se y tras­la­dar su obra has­ta tie­rra ita­lia­na. “No ten­go so­cios en el sen­ti­do es­tric­to de la pa­la­bra, pe­ro sí es­toy aso­cia­da al tra­ba­jo de es­tos gru­pos de ar­tis­tas: mi ta­rea es re­pre­sen­tar­los, ha­cer yo una pri­me­ra se­lec­ción bá­si­ca de pin­tu­ras y lue­go pre­sen­tar­la en Ita­lia, que tie­ne la úl­ti­ma pa­la­bra en lo que eli­ge y des­pués yo lle­vo”, ex­pli­ca.

Co­mo mu­chos otros mú­si­cos, Lean­dro Ál­va­rez ge­ne­ró su pro­pia pro­duc­to­ra y se­llo dis­co­grá­fi­co. Pe­ro, ade­más, sa­có una lí­nea de vi­nos. “A la par, me en­cuen­tro tra­ba­jan­do con tres ál­bu­mes en si­mul­tá­neo, con gran pro­yec­ción”, cuen­ta.

Ci­rue­lo es un ar­tis­ta in­ter­na­cio­nal de esos que han he­cho his­to­ria. Sus dra­go­nes lle­ga­ron a las fe­rias del mun­do y los mú­si­cos de rock han pues­to su ar­te en las ta­pas de sus dis­cos. Y ar­mó su pro­pia editorial: “Em­pe­cé a es­cri­bir pa­ra com­ple­men­tar mis pin­tu­ras. En 1998, fun­da­mos nues­tra editorial, DAC Edi­tions, pa­ra pu­bli­car mis li­bros sin in­ter­me­dia­rios. Es­ta­ble­ci­da esa pla­ta­for­ma, me abre im­por­tan­tes puer­tas en el mun­do pa­ra mis ex­po­si­cio­nes, pu­bli­ca­cio­nes y con­fe­ren­cias”.

Gas­tro­no­mía. El pri­mer bar fue en Re­sis­ten­cia, su ciu­dad na­tal. Lue­go, se su­ma­ron Cór­do­ba y Bue­nos Ai­res, con due­ños aso­cia­dos. Es­pa­cio de ar­te. Se lla­ma Mi­lo y, ade­más de ex­po­ner las obras que tie­ne en ven­ta, re­ci­be pro­yec­tos de otros ar­tis­tas. Gran­des clien­tes. Ade­más de los cua­dros, pro­mue­ve tra­ba­jos co­mo pin­tar las es­ca­li­na­tas del

Abas­to. Otro de los ob­je­tos que li­cen­cia Mi­lo son sá­ba­nas, con ilus­tra­cio­nes di­ri­gi­das a los más pe­que­ños. Li­cen­cias. “Da­mos la ima­gen de las obras pa­ra ha­cer ar­te apli­ca­do a ob­je­tos co­ti­dia­nos: va­li­jas, mo­chi­las, ter­mos, va­sos, et­cé­te­ra.”

Mi­lo Loc­kett Abrió un es­pa­cio de ar­te y tres ba­res te­má­ti­cos. Sus imá­ge­nes es­tán en 70 pro­duc­tos.

Has­ta en la Co­ca-Co­la. Loc­kett tie­ne tan­ta lle­ga­da al pú­bli­co, que fue el más vendido en una cam­pa­ña de la po­pu­lar ga­seo­sa.

Ci­rue­lo “En 1998, crea­mos con mi es­po­sa una editorial pa­ra pu­bli­car mis li­bros”, cuen­ta. Mo­vién­do­se. Lle­va la editorial a fe­rias de dis­tin­tos lu­ga­res del mun­do, con ex­po­si­cio­nes y con­fe­ren­cias.

En­tró al mun­do de la mú­si­ca ha­ce mu­chos años, cuan­do sus di­bu­jos lla­ma­ron la aten­ción de ban­das de rock y heavy me­tal.

Edi­tor. Ar­mó DAC Edi­tions y tie­ne en la ca­lle más de sie­te li­bros pro­pios, al­gu­nos só­lo con imá­ge­nes y otros con tex­tos su­yos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.