El “boom” de las fe­rias y fes­ti­va­les.

Las fe­rias tie­nen un for­ma­to más abier­to y con po­si­bi­li­dad de ser re­pli­ca­das va­rias ve­ces al año, a di­fe­ren­cia de las ex­po­si­cio­nes tra­di­cio­na­les. Su eje sue­le ser la con­vo­ca­to­ria al gru­po fa­mi­liar com­ple­to, pa­ra gran­des y chi­cos. Por Pa­blo Wi­no­kur

Pymes - - PYMES -

Ca­da vez más pro­pues­tas pa­ra to­da la fa­mi­lia que com­bi­nan stands de ven­tas de pro­duc­tos va­rios, es­pec­tácu­los cul­tu­ra­les, es­pa­cios pa­ra chi­cos y bue­na gas­tro­no­mía. ¿En qué con­sis­ten es­tas pro­pues­tas y có­mo se or­ga­ni­zan? ¿Có­mo se mo­ne­ti­zan? ¿Ne­go­cio en sí mis­mo o una uni­dad más de un ne­go­cio más in­te­gral?

En tiem­pos lí­qui­dos, don­de la gen­te ca­da vez más vi­ve vi­das vir­tua­les y se re­la­cio­na de ma­ne­ra vir­tual, cier­tos es­pa­cios em­pie­zan a ad­qui­rir más re­le­van­cia. Es­pa­cios don­de la gen­te se pue­de jun­tar, com­par­tir una ac­ti­vi­dad cul­tu­ral, re­crear­se y –ya que es­ta­mos– co­mer.

No se tra­ta de una opo­si­ción al mun­do vir­tual. De he­cho, la ma­yo­ría de es­tas pro­pues­tas se co­mu­ni­can vía In­ter­net: por­ta­les, re­des so­cia­les, mai­lings… Las nue­vas tec­no­lo­gías per­mi­ten lle­var las pro­pues­tas al ni­cho se­lec­ta­men­te bus­ca­do.

Se tra­ta de fe­rias y fes­ti­va­les que, a di­fe­ren­cia de las ex­po­si­cio­nes tra­di­cio­na­les –Fe­ria del Li­bro, Ex­poMue­bles, Ex­po­di­se­ño–, plan­tean

pro­pues­tas mu­cho más chi­cas en vo­lu­men, con me­nor du­ra­ción en el tiem­po, pe­ro más cons­tan­tes (un fin de se­ma­na al mes, por ejem­plo), en lu­ga­res pú­bli­cos o se­mi­pú­bli­cos y con la gas­tro­no­mía co­mo un eje fun­da­men­tal, sino el prin­ci­pal.

LA VUEL­TA DE LAS FE­RIAS

Has­ta prin­ci­pios de la dé­ca­da de

1990, era muy co­mún que la gen­te com­pra­ra sus ali­men­tos en fe­rias ba­rria­les. En ca­da ba­rrio ha­bía una en que ha­bía car­ni­ce­rías, ver­du­le­rías, po­lle­rías, pes­ca­de­rías, al­ma­ce­nes, en­tre otros ru­bros. En los ’90, flo­re­cie­ron las ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos y las fe­rias –en ge­ne­ral pre­dios mu­ni­ci­pa­les– fue­ron ce­rran­do. Unas po­cas que­da­ron en pie.

Hoy, el con­cep­to de com­prar ali­men­tos en es­te ti­po de fe­rias es­tá vol­vien­do en una ver­sión más so­fis­ti­ca­da. Sea en las vie­jas fe­rias que que­da­ron en pie, o en las fe­rias iti­ne­ran­tes ba­rria­les, o en aque­llas que se ar­man y se des­ar­man pa­ra even­tos pun­tua­les.

És­te es el ca­so de Sa­be la Tie­rra, una fe­ria de ali­men­tos que se re­pli­ca en dis­tin­tas zo­nas de la Ciu­dad y del Co­nur­bano pe­rió­di­ca­men­te. La or­ga­ni­za­ción na­ció en 2010 pa­ra pro­mo­ver la sus­ten­ta­bi­li­dad a tra­vés de un mer­ca­do de pe­que­ños pro­duc­to­res. “Di­fun­di­mos to­do lo que tie­ne que ver con el co­mer­cio jus­to, el con­su­mo res­pon­sa­ble, la ali­men­ta­ción sa­lu­da­ble, el desa­rro­llo sus­ten­ta­ble y el desa­rro­llo lo­cal. Pro­mo­ve­mos el pa­ra­dig­ma de la sus­ten­ta­bi­li­dad”, ex­pli­ca An­gie Fe­rraz­zi­ni, de 48 años, or­ga­ni­za­do­ra de la pro­pues­ta.

En 2010, em­pe­za­ron con 30 pro­duc­to­res. Hoy tie­nen sie­te mer­ca­dos en mar­cha y una red de 350 pro­duc­to­res: se jun­tan los miér­co­les en Ca­llao y

“És­te es un es­pa­cio pa­ra que mi­cro­em­pren­de­do­res pue­dan ven­der de ma­ne­ra di­rec­ta, sin in­ter­me­dia­rios.”

En la dé­ca­da de 1990, con el au­ge de las ca­de­nas de su­per­mer­ca­dos, muy po­cas fe­rias que­da­ron en pie. Aho­ra es­tán re­tor­nan­do, en una ver­sión más so­fis­ti­ca­da.

La­va­lle, los vier­nes en Pla­za Hous­say y los sá­ba­dos en Bel­grano. Tam­bién tie­nen pre­sen­cia en el Co­nur­bano en Vi­cen­te Ló­pez y San Fernando, y una vez por mes se jun­tan en Ti­gre. Ade­más, tie­nen un mer­ca­do fran­qui­cia­do en un pre­dio en Pi­lar.

Qui­zá lo más com­pli­ca­do pa­ra arran­car fue con­se­guir los per­mi­sos pa­ra po­der ins­ta­lar­se en la vía pú­bli­ca. “No se cor­ta la ca­lle. En el ca­so de la Ciu­dad, te­ne­mos per­mi­so del Mi­nis­te­rio de Es­pa­cio Pú­bli­co del go­bierno por­te­ño. Hi­ci­mos un trá­mi­te que es bas­tan­te ágil y se re­nue­va ca­da tres me­ses”, cuen­ta Fe­rraz­zi­ni.

Aten­ción pa­ra quie­nes re­cién arran­can, el pri­mer per­mi­so les lle­vó un año con­se­guir­lo has­ta que lo­gra­ron pre­sen­tar los pa­pe­les y plan­tear cla­ra­men­te el con­cep­to.

“Hoy es­tá acei­ta­do, por­que te­ne­mos con­fian­za y el Go­bierno es­tá in­tere­sa­do en pro­mo­ver es­tas fe­rias y mer­ca­dos. No­so­tros nos ga­na­mos el lu­gar, por­que ha­ce­mos bien las co­sas”, acla­ra.

Sa­be la Tie­rra em­pe­zó con una in­ver­sión ini­cial de $ 50.000 en 2009. Fe­rraz­zi­ni desa­rro­lló la mar­ca y fue ge­ne­ran­do el pro­yec­to du­ran­te cin­co años, man­te­nien­do en pa­ra­le­lo otros tra­ba­jos. Des­de 2014, vi­ve de es­to. En la or­ga­ni­za­ción, tra­ba­jan 10 per­so­nas que rea­li­zan la coor­di­na­ción ge­ne­ral de los mer­ca­dos, y la ge­ne­ra­ción de con­te­ni­dos y ta­lle­res, en­tre otras ta­reas.

¿Có­mo se mo­ne­ti­za? Desa­rro­lla­ron un es­que­ma ba­sa­do en la con­fian­za. Ca­da pro­duc­tor que co­lo­ca un stand pa­ga en­tre $ 500 y 900 por día, o el 15% de su fac­tu­ra­ción de­cla­ra­da, se­gún el im­por­te más al­to. Fe­rraz­zi­ni ex­pli­ca que na­die es­tá fis­ca­li­zan­do, sino que con­fían en la pa­la­bra de los pro­duc­to­res. Si bien tu­vie­ron al­gu­na si­tua­ción in­có­mo­da al­gu­na vez, en ge­ne­ral –di­ce–, esa for­ma de tra­ba­jo le dio re­sul­ta­dos.

En cuan­to a cos­tos, el 30% de la re­cau­da­ción se lo lle­va la lo­gís­ti­ca de ar­ma­do, que per­mi­te que el pro­duc­tor pue­da lle­gar a la fe­ria só­lo con su mer­ca­de­ría. El res­to se va en co­mu- ni­ca­ción, pu­bli­ci­dad, desa­rro­llo de news­let­ters, en­tre otras cues­tio­nes.

Hoy, en­tre las dis­tin­tas fe­rias tie­nen 727 pues­tos (al­gu­nos son pro­duc­to­res re­pe­ti­dos). “No­so­tros no so­mos una fe­ria mis­ma que rue­da por to­da la Ar­gen­ti­na, sino que desa­rro­lla­mos mer­ca­dos de pro­duc­to­res. Ha­ce­mos cu­ra­du­ría y pro­mo­ve­mos el desa­rro­llo lo­cal”, di­ce Fe­rraz­zi­ni. Y cuen­ta que mu­chos pro­duc­to­res se ini­cia­ron en Sa­be la Tie­rra y lo­gra­ron abrir sus pro­pios ne­go­cios, o desa­rro­llar catering pa­ra even­tos, en­tre otras po­si­bi­li­da­des. “Sa­be la Tie­rra se con­vir­tió en una vi­drie­ra muy im­por­tan­te pa­ra to­dos ellos”, sin­te­ti­za Fe­rraz­zi­ni.

NUE­VAS Y VIE­JAS TEN­DEN­CIAS

Una de las ex­po­si­cio­nes más tra­di­cio­na­les que exis­te en Bue­nos Ai­res es la Fe­ria del Li­bro, que ca­da año con­gre­ga a más de un mi­llón de per­so­nas en sus dos se­ma­nas de du­ra­ción. Ca­si co­mo con­tra­ca­ra de esa mul­ti­tud y co­mo una ver­sión re­no­va­da, sur­gió la Fe­ria Leer y Co­mer, que dos ve­ces por año or­ga­ni­za La Cor­ni­sa pro­duc­cio­nes, la pro­duc­to­ra del pe­rio­dis­ta Luis Ma­jul. “Pa­ra mí es una mar­ca dis­tin­ti­va. La pri­me­ra fe­ria li­te­ra­ria y gas­tro­nó­mi­ca con ca­rac­te­rís­ti­cas úni­cas. La gen­te se en­cuen­tra con los me­jo­res es­cri­to­res, co­ci­ne­ros, es­cu­cha mú­si­ca, co­me, se di­vier­te y, cuan­do ter­mi­na la ex­pe­rien­cia, no sien­te que le arran­ca­ron la ca­be­za”, des­cri­be Ma­jul.

Se tra­ta de una fe­ria que tie­ne stands de li­bre­rías y edi­to­ria­les, pe­ro tam­bién tie­ne mu­cho es­pa­cio pa­ra la gas­tro­no­mía. Par­ti­ci­pan del even­to, ade­más, es­cri­to­res y co­ci­ne­ros re­co­no­ci­dos. La en­tra­da es gra­tui­ta.

¿Có­mo sur­gió la idea? “Fe­rias gas­tro­nó­mi­cas hay mu­chas, li­te­ra­rias hay po­cas… La Fe­ria del Li­bro tie­ne otro con­cep­to, es de mu­cho im­pac­to, muy tra­di­cio­nal y muy rí­gi­da co­mo pro­pues­ta. Es es­pec­ta­cu­lar y lle­va mu­cha gen­te, pe­ro tie­ne otro es­ti­lo”, di­ce. Y acla­ra que Leer y Co­mer es una pro­pues­ta al­ter­na­ti­va que no bus­ca com­pe­tir con la del Li­bro.

“En el fon­do, es una ma­ne­ra al­ter­na­ti­va de co­mu­ni­car. Hi­ce ra­dio,

TV, agen­cia de no­ti­cias, re­vis­tas, en to­dos los for­ma­tos vin­cu­la­dos con los me­dios, an­tes y des­pués del boom de las nue­vas tec­no­lo­gías. Los pro­yec­tos cul­tu­ra­les que en­ca­ro tie­nen que ver con una mis­ma ac­ción, que es co­mu­ni­car de una ma­ne­ra crea­ti­va. En mo­men­tos de co­mu­ni­ca­ción vir­tual, la apues­ta es a cons­truir co­sas tan­gi­bles. Hay más ne­ce­si­dad de jun­tar­se, de que las co­mu­ni­da­des que tie­nen los mis­mos in­tere­ses se en­cuen­tren en co­sas que les pue­den ge­ne­rar iden­ti­fi­ca­ción”, ex­pli­ca el pe­rio­dis­ta.

“En los tí­tu­los de los li­bros, y los es­cri­to­res y no­ve­lis­tas que se

pre­sen­tan, ha­ce­mos es­tra­te­gia de cu­ra­ción muy fuer­te”, cuen­ta Ma­jul. La idea es que aque­llos que ex­hi­ban o ven­dan le ge­ne­ren un va­lor agre­ga­do al pro­yec­to; y que lle­gar a ex­po­ner ahí sea un mé­ri­to en sí mis­mo. Se los eli­ge en fun­ción de la pro­pues­ta, del pres­ti­gio o del apo­yo que se le quie­ra dar a un nue­vo co­ci­ne­ro o es­cri­tor.

¿Có­mo se mo­ne­ti­za la pro­pues­ta? Te­nien­do en cuen­ta que el even­to es gra­tui­to pa­ra el pú­bli­co, la re­cau­da­ción del even­to se da por el ca­non que pa­gan las edi­to­ria­les y food­trucks, y por el aus­pi­cio de dis­tin­tas mar­cas. “No per­de­mos di­ne­ro. Si co­brá­ra­mos en­tra­da, la ren­ta­bi­li­dad se­ría ma­yor”, re­co­no­ce Ma­jul.

PA­RA TO­DA LA FA­MI­LIA

Joa­quín Ney­ra es crea­dor y or­ga­ni­za­dor del fes­ti­val Wateke, que él mis­mo de­fi­ne co­mo un “pro­yec­to pa­ra to­da la fa­mi­lia”. “Creía­mos que era al­go que no ha­bía en for­ma­to fa­mi­liar. La idea era po­der mez­clar en un lu­gar pro­pues­tas de mú­si­ca, en­tre­te­ni­mien­tos y co­mi­da, al que pue­dan asis­tir pa­dres con sus hi­jos y que tam­bién hu­bie­ra ac­ti­vi­da­des pa­ra ellos”, cuen­ta.

“Que­ría­mos ha­cer un fes­ti­val dis­tin­to. Los fes­ti­va­les, en ge­ne­ral, son pa­ra ado­les­cen­tes. Acá bus­ca­mos atraer a las fa­mi­lias”, in­sis­te Ney­ra. A di­fe­ren­cia de otros fes­ti­va­les, Wateke apues­ta mu­cho a la es­truc­tu­ra de pro­duc­ción y la pues­ta en es­ce­na en el lu­gar: “Lo que lo ha­ce di­fe­ren­te, es la pues­ta en es­ce­na en el lu­gar. Es un fes­ti­val de li­festy­le (es­ti­lo de vi­da en in­glés) con mu­cho im­pac­to vi­sual. Apun­ta­mos mu­cho a fa­mi­lias jó­ve­nes, con hi­jos de en­tre 25 a 45 años, que es­tán muy co­nec­ta­das, que ven co­sas crea­ti­vas e in­no­va­do­ras y eso ge­ne­ra sorpresa y ale­gría. Y nos en­fo­ca­mos mu­cho en que se ge­ne­ren esas sen­sa­cio­nes”.

El fes­ti­val re­quie­re de una gran pre­pa­ra­ción. Arran­can en enero pa­ra un fes­ti­val que se rea­li­za­rá en no­viem­bre. Cuen­tan con tres es­ce­na-

Wateke, que se rea­li­za en no­viem­bre, co­mien­za a ser pre­pa­ra­do des­de enero. Tie­ne tres es­ce­na­rios y en­tre 50 y 70 shows du­ran­te cua­tro días.

rios y en­tre 50 y 70 shows en cua­tro días, que in­clu­yen a 160 ar­tis­tas iti­ne­ran­tes, que van cir­cu­lan­do por el even­to: cir­co, ma­gia, mú­si­cos, es­ce­na­rios es­ce­no­grá­fi­cos… “Lo que nos di­fe­ren­cia de otros fes­ti­va­les, es el con­te­ni­do.”

Es­te fes­ti­val va por su ter­ce­ra edi­ción. El pri­me­ro fue en Pi­na­mar y lue­go se mu­da­ron al Hi­pó­dro­mo de Pa­ler­mo, que tie­ne cin­co hec­tá­reas y les per­mi­te desa­rro­llar al má­xi­mo su pro­pues­ta. Co­mo as­pi­ran a ge­ne­rar ex­pe­rien­cias, es fun­da­men­tal pa­ra ellos que el es­pa­cio no se sa­tu­re: “Si la gen­te tie­ne que ha­cer una co­la de tres ho­ras pa­ra co­mer, no es­ta­mos cum­plien­do con el ob­je­ti­vo”, ex­pli­ca Joa­quín. Has­ta aho­ra, la re­la­ción pú­bli­co/es­pa­cio siem­pre cum­plió con el ob­je­ti­vo.

“Bus­ca­mos ge­ne­rar una ex­pe­rien­cia real. Con­ver­ti­mos el Hi­pó­dro­mo en una gran es­ce­no­gra­fía que ge­ne­re gran im­pac­to en la gen­te. Y mu­chas ve­ces nos di­cen que no pue­den creer que al­go así se ha­ga en el país. Lo­gra­mos que ca­da lu­gar ten­ga su ob­je­ti­vo y su con­te­ni­do es­pe­cí­fi­co”, cuen­ta Ney­ra. Da­to im­por­tan­te: una de las for­mas de mo­ne­ti­za­ción tie­ne que ver con los spon­sors.

Pe­ro in­clu­so a ellos les exi­gen que ha­gan un apor­te a los con­te­ni­dos del even­to y des­car­tan, por ejem­plo, los stands pro­mo­cio­na­les. La idea es evi­tar la con­ta­mi­na­ción vi­sual.

“La mar­ca va en un lu­gar que ten­ga sen­ti­do”, di­ce.

La otra for­ma de mo­ne­ti­za­ción tie­ne que ver con los pues­tos de co­mi­da. A di­fe­ren­cia de otros fes­ti­va­les, ellos no co­bran ca­non sino que van a por­cen­ta­je. ¿Có­mo con­tro­lan que es­to se cumpla? En la en­tra­da le dan a ca­da asis­ten­te una pul­se­ri­ta mag­né­ti­ca que el pú­bli­co pue­de car­gar con di­ne­ro. Lue­go, ca­da com­pra den­tro del pre­dio se ha­ce con esa pul­se­ra. De ese mo­do, den­tro del even­to no ha­ce fal­ta usar plata. Aun­que al fi­nal del día la cuen­ta es la mis­ma, tam­bién su­ma a la ex­pe­rien­cia no te­ner que sa­car la bi­lle­te­ra. La en­tra­da, que es la ter­ce­ra vía de fac­tu­ra­ción, cues­ta al­re­de­dor de $ 100.

Ney­ra, de 32 años, es pro­duc­tor de even­tos y pu­bli­cis­ta. Hoy por hoy, re­co­no­ce, Wa­ke­ke le da más sa­tis­fac­cio­nes que di­ne­ro. “Por aho­ra, es más in­ver­sión que otra co­sa”, acla­ra. Y plan­tea que la ex­pe­rien­cia le es­tá sir­vien­do pa­ra po­si­cio­nar­se en el mer­ca­do co­mo pro­duc­tor; in­clu­so se ilu­sio­na con po­der, en po­co tiem­po, ex­por­tar es­ta idea a otros lu­ga­res del mun­do.

Wateke es or­ga­ni­za­do por 10 per­so­nas en to­tal, aun­que lue­go, pa­ra el even­to, se con­tra­tan per­so­nas pa­ra ca­da ne­ce­si­dad. En to­tal son

400 per­so­nas tra­ba­jan­do los días del even­to. El úl­ti­mo año, asis­tie­ron 40.000 per­so­nas en los cua­tro días del fes­ti­val.

PENSADOS PA­RA LOS CHI­COS

Fa­bián Sai­dón es di­rec­tor de la Re­vis­ta Pla­ne­ta­rio, una guía es­pe­cia­li­za­da que di­fun­de y pro­mo­cio­na ser­vi­cios de­di­ca­dos a pa­dres e hi­jos: ac­ti­vi­da­des re­crea­ti­vas, edu­ca­ti­vas, fies­tas in­fan­ti­les, pro­fe­sio­na­les, es­cue­las, in­du­men­ta­ria, en­tre otros ru­bros.

La pu­bli­ca­ción es un clá­si­co en­tre quie­nes es­tán tran­si­tan­do esa eta­pa del ci­clo de la vi­da. Ha­ce unos años, a Fa­bián se le ocu­rrió una idea: ha­cer un even­to que ma­te­ria­li­ce en vi­vo el con­cep­to que hay de­trás de su re­vis­ta: “Tie­ne mu­cho que ver con el con­cep­to editorial que te­ne­mos. La idea es po­ner en con­tac­to en vi­vo y jun­tar a las fa­mi­lias con los pro­duc­to­res de la ac­ti­vi­dad in­fan­til”, cuen­ta.

Así sur­gió, en 2002, la Pla­ne­ta­rio Fest, un even­to ins­pi­ra­do en los gran­des fes­ti­va­les mu­si­ca­les pe­ro orien­ta­do 100% a los chi­cos y sus pa­dres. “El con­cep­to del fes­ti­val tie­ne tres pa­tas: la co­mer­cial, con pro­duc­to­res que ofre­cen y mues­tran sus pro­duc­tos y ser­vi­cios; una pa­ta cul­tu­ral, que son los shows; y las ac­ti­vi­da­des par­ti­ci­pa­ti­vas o ta­lle­res, sean ofre­ci­dos des­de la pro­duc­ción del even­to o por los spon­sors”, ex­pli­ca Sai­dón.

El Pla­ne­ta­rio Fest tu­vo ocho edi­cio­nes en Ca­pi­tal des­de 2002 has­ta 2009. Lue­go se dis­con­ti­nuó, prin­ci­pal­men­te por la fal­ta de un lu­gar ade­cua­do pa­ra rea­li­zar­lo. Es­te año, de la mano del boom de es­te ti­po de fes­ti­va­les, se ani­ma­ron a re­lan­zar­lo; ya no en un pre­dio de la ciu­dad de Bue­nos Ai­res, sino en Pi­lar. Y la res­pues­ta del pú­bli­co fue ines­pe­ra­da: “Fue una sorpresa pa­ra no­so­tros. Era la pri­me­ra vez que lo ha­cía­mos en Pi­lar y apun­tá­ba­mos ma­yo­ri­ta­ria­men­te al pú­bli­co

“La idea es jun­tar a las fa­mi­lias con los pro­duc­to­res de la ac­ti­vi­dad in­fan­til” (Fa­bián Sai­dón).

lo­cal. Pe­ro el 50% del pú­bli­co era de Ca­pi­tal”, re­la­ta Sai­dón, sor­pren­di­do por la mag­ni­tud de la mo­vi­li­za­ción.

Es­te úl­ti­mo even­to se hi­zo en el com­ple­jo La Al­dea de Pi­lar. La pro­pues­ta con­ta­ba con ta­lle­res de dis­tin­to ti­po pa­ra chi­cos (plás­ti­cos, cir­co, cons­truc­ción con la­dri­llos de ju­gue­te…), shows en vi­vo de las ban­das de mo­da pa­ra chi­cos (Mag­da­le­na Flei­tas, Los Ra­vio­lis, en­tre otros), jue­gos de pla­za e in­fla­bles y una am­plia ofer­ta gas­tro­nó­mi­ca.

“Nos aso­cia­mos con el lu­gar, no me co­bra­ron al­qui­ler del pre­dio, las ga­nan­cias fue­ron de a mi­ta­des y lo or­ga­ni­za­mos jun­tos”, ex­pli­ca. Los prin­ci­pa­les gas­tos fue­ron la con­tra­ta­ción de ban­das y ta­lle­res, la ar­tís­ti­ca y la in­fra­es­truc­tu­ra ex­tra con la que no con­ta­ba el pre­dio: es­ce­na­rio, ta­lle­res, al­qui­le­res, ca­ma­ri­nes, ba­ños quí­mi­cos, en­tre otros.

El even­to se mo­ne­ti­zó con la ven­ta de en­tra­das, el ca­non de los ex­po­si­to­res (al­re­de­dor de $ 10.000 los food­trucks y $ 4.000 los stands) y los spon­sors. “Nues­tra pro­pues­ta es di­fe­ren­cial por la can­ti­dad de con­te­ni­do que tie­ne. Las fe­rias gas­tro­nó­mi­cas son mo­das. Lo nues­tro es­tá muy en­fo­ca­do en los con­te­ni­dos, los ta­lle­res… La gen­te bus­ca sa­lir y ha­cer con­tac­to, con pro­pues­tas al ai­re li­bre y fa­mi­lia­res con pro­pues­tas eco­nó­mi­cas”, opi­na Sai­dón. Co­mo Wateke, el fo­co es­tá pues­to en el con­te­ni­do.

¿Cuá­les son las di­fi­cul­ta­des del ne­go­cio? Sai­dón con­si­de­ra que el ma­yor ries­go es el cli­má­ti­co; al ha­cer un even­to al ai­re li­bre, se co­rre el ries­go de te­ner que sus­pen­der por mal cli­ma, o que las fa­mi­lias no asis­tan en un cli­ma in­ter­me­dio. Siem­pre es com­pli­ca­do re­pro­gra­mar. La otra di­fi­cul­tad –que fue lo que lo obli­gó a sus­pen­der la pro­pues­ta du­ran­te más de diez años– es la fal­ta de lu­ga­res en Ca­pi­tal pa­ra ha­cer­lo. “Hu­bo una cri­sis de pre­dios. Ha­bía­mos he­cho tres en el Jar­dín Ja­po­nés, dos en El Do­rre­go y tres en el Cen­tro Mu­ni­ci­pal de Ex­po­si­cio­nes. Al­gu­nos nos que­da­ron chi­cos, otros ce­rra­ron y se su­mó el te­ma de Cro­mag­non, que achi­có la ofer­ta”, cuen­ta.

Sin em­bar­go, la bús­que­da de es­te ti­po de pro­pues­tas por par­te de las fa­mi­lias ge­ne­ró una nue­va opor­tu­ni­dad: la úl­ti­ma edi­ción del Pla­ne­ta­rio Fest le de­mos­tró a Sai­dón que la gen­te es­tá dis­pues­ta a tras­la­dar­se. Por eso no des­car­ta ha­cer es­te año una nue­va edi­ción del even­to.

FE­RIAS DE NI­CHO

Emer­gen­te se de­fi­ne co­mo una fe­ria de mar­cas in­de­pen­dien­tes. Em­pe­zó ha­ce cua­tro años y fue plan­tea­da ini­cial­men­te co­mo un es­pa­cio de ven­tas pa­ra gen­te que es­té arran­can­do con pro­yec­tos de di­se­ño, par­ti­cu­lar­men­te de in­du­men­ta­ria.

“Di­fun­di­mos el co­mer­cio jus­to y sus­ten­ta­ble, jun­to al desa­rro­llo lo­cal” An­gie Fe­rraz­zi­ni.

Por la es­té­ti­ca de la fe­ria, es­tá muy aso­cia­da a un pú­bli­co roc­ke­ro. In­clu­so co­mo par­te de la pro­pues­ta hay tam­bién ban­das de rock que to­can en vi­vo y –no pue­den fal­tar– stands de co­mi­da y de cer­ve­za ar­te­sa­nal. “Arran­ca­mos jus­ta­men­te en una vie­ja cer­ve­ce­ría, así que es­tá muy iden­ti­fi­ca­do con nues­tra pro­pues­ta”, ex­pli­ca Gus­ta­vo Lam­bre, su crea­dor y or­ga­ni­za­dor.

Hoy, más le­jos de sus ini­cios, la fe­ria se ha­ce ca­da cua­tro me­ses en El Es­pa­cio Cul­tu­ral Ju­lián Cen­te­ya, en el ba­rrio de Boe­do. “Al prin­ci­pio era men­sual, pe­ro pre­fe­ri­mos es­pa­ciar­la pa­ra no can­sar”, acla­ra.

Lam­bre co­men­ta que co­men­zó la fe­ria a par­tir de una si­tua­ción per­so­nal, que lo lle­vó pri­me­ro a desa­rro­llar­se co­mo se­ri­gra­fis­ta y a desa­rro­llar su pro­pia mar­ca de ro­pa: Ruby Soho. Vien­do que no exis­tían bue­nos pun­tos de ven­ta pa­ra co­mer­cia­li­zar­la, de­ci­dió lan­zar la fe­ria. La idea era ven­der lo que él co­mer­cia­li­za­ba. De a po­co, se fue­ron jun­tan­do dis­tin­tos pro­duc­to­res co­mo él. “Hoy, la fe­ria no es más de mar­cas que re­cién em­pie­zan. Los que se su­man tie­nen que te­ner un pro­duc­to bueno y acor­de a nues­tro pú­bli­co”, ex­pli­ca Lam­bre. El ca­non por po­ner el stand es de $ 1.500. “Es fi­jo y quie­nes po­nen un pues­to sa­ben que el pú­bli­co vie­ne y que vie­ne a com­prar”, ase­gu­ra. Ha­ce dos años, gra­cias a es­tos dos em­pren­di­mien­tos, lo­gró de­jar la re­la­ción de de­pen­den­cia.

Lo fun­da­men­tal pa­ra él es man­te­ner la iden­ti­dad de la fe­ria. Su prin­ci­pal tra­ba­jo co­mo or­ga­ni­za­dor es con­vo­car a la gen­te y desa­rro­llar la es­tra­te­gia de mar­ca de la fe­ria. “Hay que ha­cer mu­cha pu­bli­ci­dad, por­que si no la gen­te no va a nin­gún la­do. Vo­lan­tea­mos a la sa­li­da de re­ci­ta­les, en lo­ca­les ami­gos y en re­des so­cia­les”, ex­pli­ca. Ade­más in­vier­te mu­cho en la es­té­ti­ca de la fe­ria: “No es lo mis­mo que yo lo ha­ga, que con­tra­tar a un di­se­ña­dor grá­fi­co que tra­ba­je en la mar­ca”, con­clu­ye Lam­bre.

DES­DE EL BA­RRIO

Ma­ría de la Paz Mon­zón es, jun­to a Lu­cía Brau­de, or­ga­ni­za­do­ra de la fe­ria La Min­ga, una fe­ria-fes­ti­val de ar­te y di­se­ño que ha­cen ca­da dos me­ses en el Club Cul­tu­ral La Min­ga, en Boe­do.

“Ha­go fe­rias des­de ha­ce un mon­tón de tiem­po. Hay una mo­vi­da muy gran­de de cul­tu­ra y de mu­chas ac­ti­vi­da­des que se ge­ne­ra­ron en ese Cen­tro Cul­tu­ral y veía que se po­día

ha­cer una fe­ria im­por­tan­te y pre­sen­té un pro­yec­to”, re­la­ta Mon­zón. Pa­ra­le­la­men­te, la otra or­ga­ni­za­do­ra ha­bía he­cho una pro­pues­ta si­mi­lar y las jun­ta­ron.

“Es un es­pa­cio pa­ra que mi­cro­em­pren­de­do­res pue­dan ven­der de for­ma di­rec­ta. La idea es que pue­dan acer­car­se al con­su­mi­dor y que pue­dan ven­der más, al es­tar a la mano de to­do”, cuen­ta Mon­zón. Se tra­ta de una pro­pues­ta con una im­pron­ta bien ba­rrial, con ape­nas 24 stands en fun­cio­na­mien­to cuan­do se ha­ce den­tro del Cen­tro Cul­tu­ral. Dos ve­ces por año, or­ga­ni­zan la fe­ria en la ca­lle y lle­gan a 35 pues­tos.

Los pues­te­ros ha­cen una co­la­bo­ra­ción “a la go­rra”. Al­gu­nos pa­gan un bá­si­co y otros es­pe­ran a ver su fac­tu­ra­ción del día, y apor­tan en fun­ción de las ven­tas. “Las dos or­ga­ni­za­do­ras di­vi­di­mos en tres par­tes lo que se ge­ne­ra de esa ‘go­rra’: dos pa­ra las or­ga­ni­za­do­ras y una ter­ce­ra par­te pa­ra los gas­tos del Cen­tro Cul­tu­ral”, cuen­ta Mon­zón.

Con una mi­ra­da dis­tin­ta a la de otras “cu­ra­du­rías de fe­rias”, ellas tam­bién se­lec­cio­nan muy bien el per­fil de feriantes: “Bus­ca­mos mi­cro­em­pren­de­do­res que quie­ran sus­ten­tar­se de su mi­cro­em­pren­di­mien­to”, de­fi­ne. Pa­ra­le­la­men­te, in­ten­tan no te­ner más de dos ru­bros por fe­rian­te: tie­nen des­de ve­la­do­res, en­cua­der­na­ción, ce­rá­mi­ca, mu­ñe­cos re­ci­cla­dos con cha­ta­rra, en­tre otros.

¿Qué es lo más di­fí­cil a la ho­ra de ar­mar­la? “Lo que evi­ta las com­pli­ca­cio­nes es la ex­pe­rien­cia; es­ta­mos muy acei­ta­das en el ma­ne­jo del even­to. El pues­te­ro es muy exi­gen­te. Por eso, hay que de­ta­llar lo que ofre­cés y lo que co­brás… Hay que de­ta­llar mu­cho por es­cri­to, ex­pli­car cuál es el es­pa­cio que va a te­ner, cuál es la ho­ra a la que hay que ar­mar, que si te pa­sás de es­ta ho­ra no vas a po­der ar­mar…”, enu­me­ra Mon­zón. Es­te úl­ti­mo re­qui­si­to es co­mún a mu­chas otras fe­rias. In­clu­so al­gu­nas plan­tean ex­plí­ci­ta­men­te que aun­que el fe­rian­te ter­mi­ne de ven­der no se pue­de ir an­tes pa­ra no al­te­rar la es­té­ti­ca del even­to.

Con for­ma­to de fe­ria ba­rrial o con una apues­ta ma­yor, las fe­rias y fes­ti­va­les son más que una mo­da. Siem­pre in­ten­tan­do com­bi­nar tres pa­sio­nes fa­mi­lia­res: las com­pras, la co­mi­da y el en­tre­te­ni­mien­to. Son ne­go­cios que, en dis­tin­tas es­ca­las, lle­ga­ron pa­ra que­dar­se.

FE­RIA WATEKE

LA MIN­GA

PLA­NE­TA­RIO FEST

FE­RIA EMER­GEN­TE

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.