Ries­gos en las re­des.

Ries­gos en las re­des so­cia­les A me­di­da que cre­cen las ven­tas on li­ne, se in­cre­men­tan los ries­gos de­ri­va­dos de ex­po­ner cier­ta in­for­ma­ción sen­si­ble. Qué re­cau­dos hay que to­mar.

Pymes - - PYMES - por Jo­sé Ma­ría La­mor­te

Las py­mes que po­seen una pla­ta­for­ma de ven­ta on li­ne en sus si­tios web, se­gu­ra­men­te ya la pro­mo­cio­na­ron a tra­vés de las re­des so­cia­les. Y aque­llas que to­da­vía es­tán pen­san­do en ar­mar una tien­da on li­ne, más tar­de o más tem­prano se­gui­rán el mis­mo ca­mino.

A me­di­da que cre­ce la ven­ta por In­ter­net, las mo­da­li­da­des de robo, co­mo el phis­hing (a tra­vés de emails o de fal­sos si­tios web) u otras téc­ni­cas de in­ge­nie­ría so­cial, bus­can apro­ve­char la oca­sión y apun­tan al es­la­bón más dé­bil de la ca­de­na de co­mer­cia­li­za­ción: el clien­te.

En la Ar­gen­ti­na, uno de los paí­ses don­de los usua­rios pa­san ma­yor can­ti­dad de ho­ras co­nec­ta­dos a las re­des so­cia­les, las transac­cio­nes elec­tró­ni­cas cre­cie­ron un 20% en el pri­mer se­mes­tre de 2017, en com­pa­ra­ción con el mis­mo pe­río­do del año an­te­rior. En tan­to, la fac­tu­ra­ción pro­ve­nien­te de las ven­tas on li­ne cre­ció un 30% y al­can­zó los $ 59.000 mi­llo­nes.

¿Quién no en­tró al me­nos una vez a un si­tio de e-com­mer­ce a tra­vés de un link de al­gu­na pro­mo­ción que vio en al­gu­na red so­cial? Es una prác­ti­ca co­mún pa­ra to­do con­su­mi­dor que bus­ca ofer­tas en In­ter­net, y la so­lu­ción no es aban­do­nar las re­des so­cia­les sino to­mar los re­cau­dos ne­ce­sa­rios.

Co­mo pri­me­ra me­di­da, los es­pe­cia­lis­tas en se­gu­ri­dad in­for­má­ti­ca re­co­mien­dan no sub­es­ti­mar a los ci­ber­de­lin­cuen­tes y con­fi­gu­rar co­rrec­ta­men­te los na­ve­ga­do­res web y los per­fi­les en las re­des.

Ac­tual­men­te, más del 70% del trá­fi­co en In­ter­net se ori­gi­na a tra­vés de dis­po­si­ti­vos mó­vi­les y, de acuer­do con un es­tu­dio re­cien­te ela­bo­ra­do por Hoot­sui­te y We Are So­cial, el 90% de los usua­rios com­par­te in­for­ma­ción di­gi­tal. Su­bir fo­tos o dis­tin­tos ti­pos de in­for­ma­ción per­so­nal si­guen sien­do las ac­ti­vi­da­des más rea­li­za­das. Es evi­den­te que es­ta cos­tum­bre es­tá arrai­ga­da en­tre los usua­rios de las re­des, por lo tan­to, la re­co­men­da­ción es ase­gu­rar­se que lo que se com­par­te só­lo lo pue­dan ver los con­tac­tos de con­fian­za.

PO­TEN­CIA­LES VÍC­TI­MAS

Se­gún un re­le­va­mien­to del fa­bri­can­te de an­ti­vi­rus Kas­persky, el 44% de los usua­rios de re­des so­cia­les com­par­te su in­for­ma­ción pú­bli­ca­men­te, y uno de ca­da cin­co com­par­te in­for­ma­ción pri­va­da con per­so­nas que no co­no­ce.

Pa­ra Fernando Spet­to­li, vi­ce­pre­si­den­te de Se­gu­ri­dad de Equi­fax pa­ra Amé­ri­ca La­ti­na, una ex­pli­ca­ción a es­te com­por­ta­mien­to es­tá en que “cues­ta con­si­de­rar a nues­tra in­for­ma­ción per­so­nal co­mo un ac­ti­vo im­por­tan­te a pro­te­ger. Es más fá­cil te­ner con­cien­cia de la im­por­tan­cia de cui­dar in­for­ma­ción re­fe­ri­da a nues­tras cuen­tas ban­ca­rias, con­tra­se­ñas de ac­ce­so o PIN, que in­for­ma­ción que pue­da es­tar con­te­ni­da en una foto o en un co­men­ta­rio inocen­te”, re­fle­xio­na.

Den­tro del uni­ver­so de usua­rios de re­des so­cia­les, el seg­men­to más vul­ne­ra­ble es­tá re­pre­sen­ta­do por los jó­ve­nes, se­gún el es­tu­dio an­tes men­cio­na­do. El 61% de los jó­ve­nes de en­tre 16 y 24 años y el 64% de los que tie­nen en­tre 25 y 34 años com­par­te fo­tos pri­va­das y sen­si­bles de ellos mis­mos con otras per­so­nas, en com­pa­ra­ción con só­lo el 38% de los ma­yo­res de 55 años. Y más del 40% de los jó­ve­nes tam­bién com­par­ten sus de­ta­lles fi­nan­cie­ros.

ME­JOR PRE­VE­NIR

Las nor­mas de se­gu­ri­dad in­di­can que los dis­po­si­ti­vos mó­vi­les –smarp­ho­nes prin­ci­pal­men­te– que se uti­li­cen pa­ra co­nec­tar­se a las re­des so­cia­les o pa­ra na­ve­gar por In­ter­net de­ben te­ner las mis­mas me­di­das de se­gu­ri­dad que una compu­tado­ra de es­cri­to­rio. Des­de el pa­trón de des­blo­queo ini­cial pa­ra ac­ce­der a la pan­ta­lla prin­ci­pal, cual­quier pre­cau­ción ayu­da. En las tien­das de apli­ca­cio­nes de Ap­ple y de Goo­gle hay in­fi­ni­dad de he­rra­mien­tas pa­ra pro­te­ger apps, pa­ra ocul­tar­las o pa­ra po­ner a sal­vo in­for­ma­ción sen­si­ble de los más chi­cos.

Del la­do de los que tie­nen si­tios de e-com­mer­ce o tien­das on li­ne, la res­pon­sa­bi­li­dad pa­sa por to­mar las me­di­das de se­gu­ri­dad ade­cua­das. Un as­pec­to bá­si­co pa­ra cual­quier si­tio de ven­ta por In­ter­net es con­tar con un cer­ti­fi­ca­do SSL (Se­cu­re Soc­ket La­yer), un pro­to­co­lo que ga­ran­ti­za que la in­for­ma­ción –que via­ja des­de el usua­rio has­ta el ser­vi­dor don­de es­tá alo­ja­do el si­tio web que ven­de– que­de to­tal­men­te en­crip­ta­da. Ade­más, es una ma­ne­ra de ga­nar­se la con­fian­za de los clien­tes.

Otra me­di­da de se­gu­ri­dad es so­li­ci­tar­le a los usua­rios que se re­gis­tran, que uti­li­cen con­tra­se­ñas de ocho ca­rac­te­res co­mo mí­ni­mo, que in­clu­yan le­tras ma­yús­cu­las, nú­me­ros y sím­bo­los. Y tam­bién su­ma pro­te­ger los for­mu­la­rios con la prue­ba de

CAPTCHA. Es­ta si­gla –co­rres­pon­dien­te a Com­ple­tely Au­to­ma­ted Pu­blic Tu­ring test to tell Com­pu­ters and Hu­mans Apart, o Prue­ba de “desafío-res­pue­sa” com­ple­ta­men­te au­to­má­ti­ca y pú­bli­ca pa­ra di­fe­ren­ciar or­de­na­do­res de hu­ma­nos– es un test con­tro­la­do por una má­qui­na que ca­da vez es más usa­do en mu­chos si­tios web en los que se re­quie­re que el usua­rio se re­gis­tre.

Se tra­ta, en de­fi­ni­ti­va, de re­du­cir al mí­ni­mo las ame­na­zas de robo de con­tra­se­ñas, nú­me­ros de tar­je­tas de cré­di­to o in­for­ma­ción sen­si­ble cuan­do se na­ve­ga o se com­pra on li­ne.

Co­mo se­ña­lan en Equi­fax, “en el mun­do cor­po­ra­ti­vo se tra­ba­ja cons­tan­te­men­te ges­tio­nan­do los ries­gos a los que se ex­po­nen las com­pa­ñías pa­ra to­mar de­ci­sio­nes que re­duz­can las pro­ba­bi­li­da­des de su­frir in­ci­den­tes de se­gu­ri­dad”. Lo mis­mo apli­ca pa­ra las re­des so­cia­les: ca­da usua­rio de­be eva­luar el ries­go al que se ex­po­ne.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.