Los que ex­po­nen

Pymes - - DOSSIER -

La otra ca­ra del ne­go­cio de las fe­rias y fes­ti­va­les son los pues­te­ros, ex­po­si­to­res, food trucks, pues­ti­tos de co­mi­da, ven­de­do­res, pro­duc­to­res o feriantes, se­gún la de­no­mi­na­ción que le den en ca­da ca­so… es de­cir, los em­pren­de­do­res (o py­mes) que ven­den en ese mar­co.

Da­nie­la Car­ba­llo es ex­po­si­to­ra en Des­de el Pie, una fe­ria de di­se­ño que se rea­li­za men­sual­men­te en el Club Oes­te del ba­rrio por­te­ño de Ca­ba­lli­to. Allí, dis­tin­tos di­se­ña­do­res in­de­pen­dien­tes ex­po­nen in­du­men­ta­ria, ac­ce­so­rios, ar­te­sa­nías y ob­je­tos de ce­rá­mi­ca, en­tre otros. Tam­bién hay al­go de gas­tro­no­mía y es­pec­tácu­los o ac­ti­vi­da­des pa­ra chi­cos, aun­que el fo­co es el di­se­ño. En to­tal, son unos 40 feriantes mi­cro­em­pren­de­do­res.

“Uso una téc­ni­ca que se lla­ma fi­li­gra­na; tra­ba­jo con al­pa­ca ha­cien­do bi­joute­rie pa­ra mu­jer. Nos per­mi­te lle­gar a mu­cha gen­te, a la que de otra ma­ne­ra no lle­ga­ría­mos, sin co­mi­sión. Só­lo pa­ga­mos la me­sa”, cuen­ta Car­ba­llo.

Pa­ra po­der in­gre­sar a la fe­ria, le pi­die­ron dis­tin­tas mues­tras de su tra­ba­jo, aun­que nun­ca co­no­ció el cri­te­rio de se­lec­ción; pa­só un tiem­po has­ta que la acep­ta­ron. Así em­pe­zó a ex­po­ner y ven­der, siem­pre man­te­nien­do su tra­ba­jo en re­la­ción de de­pen­den­cia co­mo do­cen­te en el ám­bi­to del Go­bierno de la Ciu­dad.

La ven­ta­ja de ex­po­ner en es­te ti­po de fe­rias, di­ce, es que en ge­ne­ral los or­ga­ni­za­do­res se en­car­gan de la con­vo­ca­to­ria.

Eso da mar­gen pa­ra que el di­se­ña­dor se en­car­gue so­la­men­te del pro­duc­to. Por su­pues­to, exis­te mu­cha com­pe­ten­cia in­ter­na por­que son mu­chos pues­tos que ex­po­nen so­bre lo mis­mo. Por eso, Car­ba­llo su­gie­re apos­tar a lo vi­sual: te­ner un pues­to lin­do y lla­ma­ti­vo, or­de­na­do, con al­ta vi­sua­li­za­ción de la mar­ca, te­ner tar­je­tas siem­pre vi­si­bles y, cla­ro, no des­cui­dar las char­las con la gen­te.

“Mu­cha gen­te lo ve, le gus­ta y des­pués me con­tac­ta por In­ter­net; es una for­ma de mos­trar­me más allá de lo que ven­do en las fe­rias en sí. Mu­chas ve­ces un di­se­ño gus­ta pe­ro con otro ma­te­rial o pie­dra; en­ton­ces, ya me ma­ne­jo di­rec­to con el clien­te”, di­ce Car­ba­llo.

“Es­te nue­vo cir­cui­to de fe­rias in­de­pen­dien­tes que sur­gió ha­ce unos años mo­ti­va al pro­duc­tor a po­der mos­trar su tra­ba­jo sin lle­gar a los re­qui­si­tos de las fe­rias de ar­te­sa­nos ofi­cia­les de los par­ques. Son más abier­tas y per­mi­ten que uno pue­da ac­ce­der. Re­co­mien­do ha­cer uso de es­tos es­pa­cios. Em­pe­zar a en­con­trar es­tos es­pa­cios des­de los cua­les uno pue­da ar­mar­se”, con­clu­ye.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.