Pa­ra di­fe­ren­ciar­se

Pymes - - DOSSIER -

“Las na­no­tec­no­lo­gías re­pre­sen­tan una he­rra­mien­ta pa­ra di­fe­ren­ciar­se y ge­ne­rar va­lor agre­ga­do. En sí, no pro­po­nen un mo­de­lo de ne­go­cios, sino que ofre­cen la opor­tu­ni­dad de mejorar muy di­ver­sos pro­duc­tos, con prestaciones su­pe­rio­res, pa­ra dis­tin­tos mer­ca­dos”, sos­tie­ne Lau­ra To­le­do, res­pon­sa­ble del área de In­no­va­ción y Pro­mo­ción de la Fun­da­ción Ar­gen­ti­na de Na­no­tec­no­lo­gía (FAN).

Eso es, pre­ci­sa­men­te, lo que Adox vie­ne ha­cien­do de un tiem­po a es­ta par­te. Crea­da en 1990 co­mo co­mer­cia­li­za­do­ra, trans­for­ma­da en im­por­ta­do­ra en 1994 y lue­go en fa­bri­can­te, a par­tir del 2004, cuen­ta con 60 em­plea­dos y con ven­tas anua­les por 45 mi­llo­nes de pe­sos. Cons­tru­yó su de­par­ta­men­to de I+D en 2009, y allí in­vier­te el 15% de su pre­su­pues­to anual.

“La na­no­tec­no­lo­gía vino a ge­ne­rar va­lor agre­ga­do a nues­tra lí­nea de pro­duc­tos de lim­pie­za y de­sin­fec­ción. Em­pe­za­mos jun­to con la Uni­ver­si­dad Nacional de la Pla­ta. Lue­go in­cor­po­ra­mos una in­ves­ti­ga­do­ra a la em­pre­sa y ha­ce un tiem­po ve­ni­mos tra­ba­jan­do con pro­fe­sio­na­les de la Uni­ver­si­dad Nacional de San Martín, la FAN, la UBA, el Co­ni­cet, la Co­mi­sión Nacional de Ener­gía Ató­mi­ca y la Aso­cia­ción Ci­vil de Sis­te­mas Em­be­bi­dos”, ex­pli­ca Gon­za­lo Viqueira, so­cio del em­pren­di­mien­to fa­mi­liar, con se­de en Itu­zain­gó, eri­gi­do por su pa­dre Ja­vier.

De esa ma­ne­ra, los re­pre­sen­tan­tes de la fir­ma as­pi­ran a uti­li­zar sus co­no­ci­mien­tos en áreas co­mo las de in­su­mos mé­di­cos y pa­ra la in­dus­tria de ali­men­tos. “Nues­tros ob­je­ti­vos de cor­to pla­zo pa­san por ter­mi­nar los pro­yec­tos de na­no­tec­no­lo­gía en los de­sin­fec­tan­tes. A más lar­go pla­zo, apun­ta­mos a tra­ba­jar con na­noe­lec­tró­ni­ca pa­ra el desa­rro­llo de tests de diag­nós­ti­co rá­pi­do”, ase­gu­ra. Otro ca­so es Che­mi­sa, fa­bri­can­te de pro­duc­tos quí­mi­cos an­ti­co­rro­si­vos –en par­ti­cu­lar, des­en­gra­san­tes y fos­fa­ti­zan­tes–, con se­de en el Parque In­dus­trial La Can­tá­bri­ca, de Hae­do, don­de tra­ba­jan 15 per­so­nas.

“En 2008, se co­men­zó a di­fun­dir en Eu­ro­pa un ti­po de pro­ce­so de pre­tra­ta­mien­to ba­sa­do en si­la­nos, que per­mi­tía mejorar la ad­he­ren­cia de pin­tu­ras y las pro­pie­da­des an­ti­co­rro­si­vas”, ex­pli­ca Ma­rio Ami­trano, so­cio co­fun­da­dor de la em­pre­sa.

“Con só­lo una del­ga­da ca­pa de 20 na­nó­me­tros, en lu­gar de los 2 mi­cro­nes de los pro­duc­tos tra­di­cio­na­les, ade­más de ope­rar a tem­pe­ra­tu­ra am­bien­te y no pro­du­cir efluen­tes con­ta­mi­nan­tes”, agre­ga.

Ami­trano cuen­ta que des­de 2010 tie­nen la re­pre­sen­ta­ción ex­clu­si­va pa­ra el Mer­co­sur de la mar­ca Doll­mar SpA de Ita­lia, con el pro­pó­si­to de ela­bo­rar y dis­tri­buir es­tos pro­duc­tos na­no­tec­no­ló­gi­cos. Y di­ce que por lo no­ve­do­sos que re­sul­tan, hay que in­ver­tir tiem­po en ha­cer una ta­rea de re­con­ver­sión de con­cep­tos téc­ni­cos con los clien­tes.

En los he­chos, “la co­mer­cia­li­za­ción de es­tos pro­duc­tos, por unos 550.000 pe­sos anua­les, re­pre­sen­ta un 5% del to­tal de nues­tras ven­tas, aun­que ca­da vez hay más em­pre­sas in­tere­sa­das en su apli­ca­ción”, afir­ma el em­pre­sa­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.