Po­lé­mi­ca so­bre la plan­ta nu­clear

Río Negro - De Bariloche - - En Contacto -

Tal vez cuan­do Ma­cri y We­re­til­neck acor­da­ron em­pla­zar la quin­ta plan­ta nu­clear en Río Ne­gro –avan­zan­do en un acuer­do con el go­bierno chino, ini­cia­do por la ges­tión de Cris­ti­na Fer­nán­dez– no le ha­yan pres­ta­do de­ma­sia­da aten­ción a una cues­tión más que im­por­tan­te: la ciu­da­da­nía exi­ge par­ti­ci­par de es­tas de­ci­sio­nes y plan­tea se­rios cues­tio­na­mien­tos so­bre la con­ve­nien­cia y el po­ten­cial pe­li­gro de que se con­cre­te es­te pro­yec­to.

Ca­be se­ña­lar que, ade­más de la es­pon­tá­nea y sa­lu­da­ble mo­vi­li­za­ción que ha cau­sa­do es­ta no­ti­cia no só­lo en Río Ne­gro sino en to­do el país, exis­te una ley na­cio­nal (25.675/2002) que es­ta­ble­ce co­mo un de­ber de la po­lí­ti­ca ambiental “fo­men­tar la par­ti­ci­pa­ción so­cial en los pro­ce­sos de to­ma de de­ci­sión” (art. 2-inc. c).

Si bien exis­ten múl­ti­ples opi­nio­nes a fa­vor y en contra de la ins­ta­la­ción de una plan­ta nu­clear, los prin­ci­pa­les in­te­rro­gan­tes pa­re­cen gi­rar en torno a los si­guien­tes ejes te­má­ti­cos:

1) ¿Por qué la ne­ce­si­dad de pro­du­cir más ener­gía nu­clear, co­no­cien­do los gra­ves y po­ten­cia­les ries­gos que im­pli­ca es­te em­pren­di­mien­to? Si bien los de­fen­so­res de es­te ti­po de ener­gía mi­ni­mi­zan y re­la­ti­vi­zan los ries­gos, se que­dan sin respuesta fren­te a la pre­gun­ta so­bre el des­tino de los re­si­duos. En­ton­ces, ¿Río Ne­gro se con­ver­ti­ría tam­bién en un ba­su­re­ro nu­clear?

La Pa­ta­go­nia tie­ne con­di­cio­nes idea­les pa­ra la pro­duc­ción de ener­gías al­ter­na­ti­vas, co­mo la eó­li­ca, la so­lar y la ma­reo­mo­triz. ¿Qué pa­sa­ría si los mi­les de mi­llo­nes de dó­la­res que se anun­cian in­ver­tir pa­ra la construcción de la plan­ta nu­clear se des­ti­na­ran a es­te ti­po de ener­gías?

2) ¿Por qué en el gol­fo San Ma­tías? Es­ta re­gión –don­de abun­dan las áreas na­tu­ra­les pro­te­gi­das– se des­ta­ca por la ri­que­za de su bio­di- ver­si­dad, pla­ga­da de va­ria­das es­pe­cies de aves, de fau­na y flo­ra ma­ri­na; di­ver­sos eco­sis­te­mas que inevi­ta­ble­men­te se ve­rían afec­ta­dos por una obra de tal en­ver­ga­du­ra.

3) ¿ Por qué se to­ma es­ta de­ci­sión sin con­sul­tar a la po­bla­ción?

Es­te pro­yec­to me­re­ce un am­plio de­ba­te, don­de cir­cu­le la in­for­ma­ción y se es­cu­chen to­das las vo­ces. ¿No es un te­ma que ame­ri­ta aca­so que de una vez por to­das se efec­ti­vi­cen ins­ti­tu­cio­nes de con­sul­ta que en­ri­que­cen el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, co­mo lo es un ple­bis­ci­to vin­cu­lan­te? Ob­via­men­te de­be­ría par­ti­ci­par to­da la ciu­da­da­nía rio­ne­gri­na, que ha al­za­do su voz en dis­tin­tas zo­nas, ya que es­te te­ma in­vo­lu­cra en su im­pac­to y con­se­cuen­cias a to­da la pro­vin­cia y se­ría erró­neo res­trin­gir la vo­ta­ción só­lo a la lo­ca­li­dad don­de se pre­ten­de ins­ta­lar la plan­ta.

Se­gu­ra­men­te hay mu­chas otras pre­gun­tas y re­fle­xio­nes pa­ra ha­cer en torno a es­ta cues­tión.

Creo que el sis­te­ma ca­pi­ta­lis­ta tie­ne una ló­gi­ca de pro­duc­ción ex­trac­ti­vis­ta y con­su­mis­ta que inexo­ra­ble­men­te con­ta­mi­na y des­tru­ye el pla­ne­ta. Nos de­be­mos una de­cons­truc­ción de la eco­no­mía pa­ra ge­ne­rar una so­cie­dad más jus­ta y so­li­da­ria, en ar­mo­nía con nues­tra tie­rra y sus re­cur­sos na­tu­ra­les. En es­te cam­bio de rum­bo po­si­ble, es in­dis­pen­sa­ble plan­tear­se las for­mas de pro­duc­ción de ener­gía y, fun­da­men­tal­men­te, “pa­ra qué” la pro­du­ci­mos.

Más allá de las opi­nio­nes per­so­na­les, tal vez sea con­ve­nien­te que sea la pro­pia ciu­da­da­nía rio­ne­gri­na, con su vo­to, la que de­ci­da qué ha­cer con es­te pro­yec­to…

Jor­ge Luis Va­llaz­za

DNI 12.975453

Le­gis­la­dor FpV Río Ne­gro

La Pa­ta­go­nia tie­ne con­di­cio­nes idea­les pa­ra la pro­duc­ción de ener­gías al­ter­na­ti­vas, co­mo la eó­li­ca, la so­lar y la ma­reo­mo­triz.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.