Ki­te­sur­fis­tas, los ji­ne­tes del Nahuel Hua­pi

Más de cien ki­te­sur­fis­tas sur­can las aguas de los la­gos en Ba­ri­lo­che, uno de los me­jo­res des­ti­nos pa­ra la dis­ci­pli­na por la can­ti­dad y ca­li­dad del vien­to, ase­gu­ran. La gran ven­ta­ja: se pue­de prac­ti­car to­do el año.

Río Negro - De Bariloche - - Portada - LEO­NAR­DO CA­RRI­ZO

El vien­to so­pla con fuer­za so­bre la cos­ta del Nahuel Hua­pi. A pocos me­tros de la desem­bo­ca­du­ra del río Ñi­re­co, en­tre las olas que al­can­zan el me­tro de al­tu­ra, dos hom­bres gi­ran sus ve­las pa­ra des­li­zar­se so­bre el agua.

Fue­ra del agua un pe­rro aguar­da im­pa­cien­te­men­te a su due­ño. Fal­tan pocos mi­nu­tos pa­ra que Lu­ciano emer­ja del la­go des­pués de una jor­na­da de ki­te­surf. “Vie­ne mu­cha gen­te de afue­ra a bus­car es­to”, di­ce mien­tras ter­mi­na de do­mi­nar la ve­la de sie­te me­tros que le sir­vió pa­ra mo­ver­se has­ta que­dar ca­ra a ca­ra con el Cen­tro Cí­vi­co.

Lu­ciano es só­lo uno de los más de cien ki­te­sur­fis­tas que prac­ti­can es­te de­por­te en la ciu­dad. Só­lo en Ba­ri­lo­che con­vi­ven dos aso­cia­cio­nes: una en Puer­to Mo­reno y otra en Cos­ta Ki­te, el pre­dio a car­go de la Aso­cia­ción Pa­ta­gó­ni­ca de Ki­te­surf. La ve­ci­na lo­ca­li­dad de Di­na Hua­pi tam­bién en­gro­sa el nú­me­ro de de­por­tis­tas con su pro­pia or­ga­ni­za­ción.

En­tre las ven­ta­jas del ki­te, no du­da en se­ña­lar que es una prác­ti­ca que se pue­de man­te­ner du­ran­te to­do el año. “Me gus­ta ha­cer olas”, des­cri­be acer­ca de su es­ti­lo a bor­do de la ta­bla. Otros pre­fie­ren ha­cer acro­ba­cias apro­ve­chan­do los mo­men­tos en los que lo­gran em­bol­sar el vien­to.

Ha­ce tres años que Lu­ciano co­men­zó a es­quiar en el agua. Apa­sio­na­do de los deportes al ai­re li­bre –se de­fi­ne co­mo “pi­lo­to” de pa­ra­pen­tes–, le to­mó po­co tiem­po do­mi­nar el ar­te e in­clu­so aho­ra dis­fru­ta de ha­cer­lo jun­to a su familia.

La po­si­bi­li­dad de na­ve­gar en el mar ha­ce que, de vez en cuan­do, un gru­po de ki­te­sur­fis­tas lo­ca­les via­jen has­ta Ti­rúa (Chi­le) pa­ra apro­ve­char el bra­vo océano Pa­cí­fi­co. Aun así, y a par­tir de su ex­pe- rien­cia, ase­gu­ra que Ba­ri­lo­che es uno de los me­jo­res des­ti­nos pa­ra es­ta dis­ci­pli­na: “Es bueno por la can­ti­dad y la ca­li­dad del vien­to”.

Pe­ro la se­gu­ri­dad tam­bién es un pun­to a te­ner en cuen­ta. Ade­más del tra­je de neo­preno, pie­za obligatoria en los la­gos de la Pa­ta­go­nia, el equi­po está com­pues­to por un cha­le­co sal­va­vi­das, una ve­la su­je­ta­da por cua­tro o cin­co cuer­das, dos fi­jas a una ba­rra, y las res­tan­tes se su­je­tan al cuer­po me­dian­te un ar­nés que ro­dea la cin­tu­ra.

“An­tes era muy te­me­ra­rio”, re­cuer­da Lu­ciano so­bre los pri­me­ros equi­pos que lue­go fue­ron in­cor­po­ran­do me­jo­ras pa­ra brin­dar ma­yor tran­qui­li­dad. Sin em­bar­go, por so­bre to­das las co­sas, lo pri­me­ro que re­co­mien­da es un cur­so de ini­cia­ción pa­ra in­cor­po­rar téc­ni­cas y de­ta­lles an­tes de me­ter­se al agua.

El ki­te­surf co­men­zó a prac­ti­car­se a me­dia­dos de los años 80 co­mo al­ter­na­ti­va al wind­surf, cuan­do el vien­to no so­pla­ba lo su­fi­cien­te.

MAR­CE­LO MAR­TÍ­NEZ

Desafío a las olas, a pocos me­tros de la desem­bo­ca­du­ra del río Ñi­re­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.