Mau­ro des­ple­ga­rá su ar­te en Ca­na­dá

Tie­ne 17 años pe­ro su ta­len­to lo ca­ta­pul­tó al ex­te­rior. Aho­ra bus­ca­rá cre­cer en tie­rras ca­na­dien­ses.

Río Negro - De Bariloche - - Portada - LEO­NAR­DO CARRIZO

Mau­ro Cal­cagno to­ma im­pul­so, aco­mo­da las cu­chi­llas y sal­ta. Permanece al­gu­nos se­gun­dos en el ai­re, pa­re­ce po­sar pa­ra el fo­tó­gra­fo y vuel­ve a caer so­bre una ca­pa de hie­lo. Es­tá en su am­bien­te na­tu­ral. Allí don­de la tem­pe­ra­tu­ra es­tá siem­pre ba­jo ce­ro en­con­tró el co­bi­jo que ne­ce­si­ta­ba pa­ra des­ple­gar su la­do ar­tís­ti­co.

Con tan só­lo 17 años es­tá en un mo­men­to in­me­jo­ra­ble. Sus per­for­man­ces en tor­neos in­ter­na­cio­na­les lla­ma­ron la aten­ción de un en­tre­na­dor que lo in­vi­tó a for­mar par­te de un equi­po ju­ve­nil en Ca­na­dá, y así po­der desa­rro­llar to­do su po­ten­cial.

Lle­gó ca­si por ca­sua­li­dad a la pis­ta de pa­ti­na­je. A los 10 años le re­co­men­da­ron que eli­jie­ra una dis­ci­pli­na de­por­ti­va. “Siem­pre es­tu­ve pe­ga­do a la mú­si­ca y el ar­te”, re­co­no­ce.

Hoy la si­tua­ción es di­fe­ren­te. To­dos los días an­tes de ir a la es­cue­la, mien­tras sus com­pa­ñe­ros duer­men, Mau­ro lle­ga has­ta la pis­ta del Puer­to San Car­los pa­ra se­guir cre­cien­do. Una nu­tri­cio­nis­ta y un en­tre­na­dor per­so­nal com­ple­men­tan su en­tre­na­mien­to.

“Lo ar­tís­ti­co lo ten­go en la san­gre”, di­ce sin de­jar de re­co­no­cer que tie­ne que me­jo­rar sus ele­men­tos, se­cuen­cias de pa­sos y pi­rue­tas, pa­ra ha­cer cre­cer su pun­ta­je. La fal­ta de es­pa­cio fí­si­co pa­ra en­tre­nar ter­mi­nó por con­di­cio­nar­lo pe­ro pro­me­te re­cu­pe­rar el tiem­po per­di­do.

La lle­ga­da a otros paí­ses con pis­tas de hie­lo pre­pa­ra­das hi­zo que, en opor­tu­ni­da­des, Mau­ro en­fren­ta­ra cri­sis in­ter­nas que, por un ins­tan­te, lo hi­cie­ron du­das acer­ca de sus ca­pa­ci­da­des. “Lle­ga­mos muy le­jos con lo que te­ne­mos. Na­die apos­ta­ba ni un pe­so por es­te pro­yec­to”, ase­gu­ra con fir­me­za so­bre el re­co­no­ci­mien­to que le lle­gó des­de otro pun­to del Glo­bo.

El ob­je­ti­vo ya se fi­jó. Ter­mi­na­rá el año en Bariloche, em­pa­ca­rá al­gu­nas co­sas y par­ti­rá rum­bo a Ca­na­dá. “Te­nía cla­ro que me que­ría ir del país”, re­co­no­ce so­bre la po­si­bi­li­dad de cre­cer co­mo pa­ti­na­dor en otro lu­gar. Su pa­sión lo mo­vi­li­za, pe­ro el en­torno lo acom­pa­ña: “Ten­go un equi­po ex­ce­len­te, mi fa­mi­lia y mis ami­gos son in­creí­bles, siem­pre me em­pu­ja­ron a más”.

“El pa­ti­na­je es mi pa­sión, es lo que ha­go, dis­fru­to y soy fe­liz. Es­to es un es­ti­lo de vi­da y me tras­la­da el sen­ti­do de com­pro­mi­so a to­das par­tes”. Mau­ro tie­ne cla­ro que su fu­tu­ro de­por­ti­vo es­tá en otro país.

FOTOS MAR­CE­LO MAR­TÍ­NEZ

Mau­ro hi­zo his­to­ria en No­rue­ga y el Co­mi­té Olím­pi­co In­ter­na­cio­nal le guar­dó un lu­gar en su mu­seo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.