Más de tres dé­ca­das al vo­lan­te de un ca­mión

Omar es ca­mio­ne­ro des­de los 19 años y sos­tie­ne que pe­se a lo exi­gen­te de la pro­fe­sión la vol­ve­ría a ele­gir.

Río Negro - Especiales - - 4 - AN­DREA VÁZ­QUEZ cu­tral­co@rio­ne­gro.com.ar

“Hay mu­chos mitos so­bre los ca­mio­ne­ros, uno es que exis­te va­gan­cia y otras co­sas más, pe­ro es una vi­da muy sa­cri­fi­ca­da”, di­ce Omar, un ca­mio­ne­ro que co­men­zó a ejer­cer la pro­fe­sión a los 19 años.

Un po­co más de tres dé­ca­das al man­do de un vo­lan­te del ca­mión, per­mi­te acu­mu­lar mi­les y mi­les de ki­ló­me­tros pe­ro tam­bién su­mar ex­pe­rien­cias de las bue­nas y de las otras. Tal vez entre las más com­pli­ca­das es­tá la dis­tan­cia que se im­po­ne con la fa­mi­lia.

Omar tie­ne 52 años y em­pe­zó a tra­ba­jar co­mo ca­mio­ne­ro a los 19. “En esa épo­ca se ha­cía to­da­vía la ‘co­lim­ba’ (servicio mi­li­tar obli­ga­to­rio) y cuan­do ter­mi­né, em­pe­cé con el ca­mión”, re­cuer­da hoy. Des­de chi­co sin­tió pa­sión por to­do lo re­la­cio­na­do a ese mun­do: “me gus­ta­ba, me apa­sio­na­ba y por eso que­ría ser ca­mio­ne­ro”. Es­tar al man­do de un vehícu­lo de gran por­te, era si­nó­ni­mo pa­ra él de “li­ber­tad, de po­der co­no­cer lu­ga­res, de via­jar”.

Sin em­bar­go, po­co a po­co y con el pa­so del tiem­po, la reali­dad le fue de­mos­tran­do otra co­sa. “No es tan así”, re­fle­xio­na, pe­ro lo si­gue eli­gien­do.

Es­te tra­ba­ja­dor del vo­lan­te, pa­só por mu­chas ex­pe­rien­cias y aho­ra, ha­ce un año que es­tá de­di­ca­do al trans­por­te de car­gas pe­li­gro­sas, por lo que las con­di­cio­nes son otras. “Hay mu­chos mitos so­bre los ca­mio­ne­ros, uno es que exis­te va­gan­cia y otras co­sas más, pe­ro es una vi­da muy sa­cri­fi­ca­da, com­pli­ca­da, con mu­chas in­jus­ti­cias, y tie­ne su par­te li­bre: los via- jes, la li­ber­tad, pe­ro hay mu­cho sa­cri­fi­cio”, re­fi­rió.

Omar re­la­ta que al principio, “es to­do aven­tu­ra” y des­cu­bri­mien­to. Eso pa­sa a los 20 años. Sin em­bar­go, hoy, que tie­ne 52 años, y cuan­do ya for­mó una fa­mi­lia, “te das cuen­ta que se te pa­só la vi­da. Mis hi­jos cre­cie­ron y te das cuen­ta que los vis­te y les dis­te lo ma­te­rial, pe­ro es­tu­vis­te po­co con ellos”.

Ha­ce un año que es­tá en la em­pre­sa de­di­ca­da al trans­por­te de car­gas pe­li­gro­sas y lle­va me­ta­nol des­de Pla­za Huin­cul has­ta Ro­sa­rio. Es­te ti­po de sus­tan­cias, im­pi­de, por ejem­plo, que pue­da con­du­cir de no­che. Tie­nen un lap­so ho­ra­rio de­ter­mi­na­do pa­ra ma­ne­jar: des­de las 6 a las 22. Des­pués de eso, les es­tá prohi­bi­do.

ANDRÉA VAZQUEZ

Omar, de San Mi­guel del Mon­te (Bs. As.), junto a su ca­mión.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.