Mer­ca­do cam­bia­rio en lla­mas

El dó­lar al­can­zó es­ta se­ma­na los $ 21,10, su má­xi­mo va­lor hos­tó­ri­co. Re­tro­ce­dió has­ta $ 20,85 gra­cias a la fuerte in­ter­ven­ción del BCRA que vendió más de u$s 3.000 mi­llo­nes en só­lo cin­co días y ce­rró la se­ma­na anun­cian­do una fuerte suba de ta­sas en pe­sos.

Río Negro - Pulso - - Portada -

La se­ma­na que cul­mi­nó el úl­ti­mo vier­nes, fue sin lu­gar a du­das, las más agi­ta­da que se ha­ya vi­vi­do en el mer­ca­do cam­bia­rio des­de que a fi­nes de 2015, el ac­tual go­bierno de­ci­dió li­be­rar el ti­po de cam­bio tras 4 años de ce­po.

El pre­cio del dó­lar, tre­pó has­ta $21,10, el má­xi­mo va­lor his­tó­ri­co, y gra­cias a la sis­te­má­ti­ca in­ter­ven­ción del Ban­co Cen­tral (BCRA), re­tro­ce­dió ha­cia el fi­nal de la jor­na­da del vier­nes, pa­ra ubi­car­se en $20,85 acu­mu­lan­do un in­cre­men­to del 1,7% en la se­ma­na.

Sin em­bar­go, el da­to más preo­cu­pan­te, es que el al­za de la co­ti­za­ción tu­vo lu­gar pe­se a la fuerte ju­ga­da del BCRA en el mer­ca­do cam­bia­rio. La má­xi­ma au­to­ri­dad mo­ne­ta­ria vendió ca­si u$s 1.500 mi­llo­nes en un so­lo día el úl­ti­mo miér­co­les to­ta­li­zan­do u$s 3.461 mi­llo­nes du­ran­te los cin­co días de la se­ma­na, y aun así no pu­do evi­tar el im­pac­to en el pre­cio del dó­lar. La in­ter­ven­ción del miér­co­les se tra­ta de la venta de re­ser­vas dia­ria más gran­de de la dé­ca­da, y su­pera con cre­ces las in­ter­ven­cio­nes del BCRA du­ran­te es­ta ges­tión.

So­bre el fin de se­ma­na, y an­te la evi­den­cia del es­ca­so efec­to que la ge­ne­ro­sa venta de re­ser­vas tu­vo so­bre la de­man­da, el BCRA anun­ció una co­rrec­ción en la ta­sa de in­te­rés de re­fe­ren­cia, ele­ván­do­la 300 pun­tos bá­si­cos, pa­ra lle­var­la des­de el 27,25% que ex­hi­bía des­de enero, has­ta el 30,25%.

El fuerte im­pul­so que mos­tró la de­man­da de di­vi­sas la úl­ti­ma se­ma­na, es muy inusual pa­ra el mes de abril, en que ha­bi­tual­men­te hay dis­po­ni­bi­li­dad ex­ce­den­te de dó­la­res por la li­qui­da­ción de los exportadores ce­rea­le­ros. En ese mar­co, la fie­bre ver­de tie­ne una cau­sa fi­nan­cie­ra, una com­po­nen­te es­pe­cu­la­ti­va, y un fun­da­men­to es­truc­tu­ral.

El mo­ti­vo fi­nan­cie­ro de la ace­le­ra­ción de la de­man­da, ra­di­ca en el ex­te­rior, y se re­la­cio­na con la suba de ta­sas anun­cia­da es­ta se­ma­na en EE.UU. El día mar­tes la Re­ser­va Fe­de­ral lle­vó a 3,02% el ren­di­mien­to de los bo­nos a 10 años del Te­so­ro de los EE.UU., al­go que no se ve­ri­fi­ca­ba des­de enero del año 2014. La noticia, im­pul­só in­me­dia­ta­men­te a los in­ver­so­res a po­si­cio­nar­se en dó­la­res. La di­ná­mi­ca es sen­ci­lla. In­ver­tir en un país de al­to ries­go co­mo la Ar­gen­ti­na so­lo es ren­ta­ble si la ta­sa de in­te­rés real es su­pe­rior a la ta­sa que pa­ga el ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro más se­gu­ro del mun­do: el bono del Te­so­ro de los EE.UU.

Con ta­sas en pe­sos del 27,25% y una pro­yec­ción anual de in­fla­ción en torno al 25% (se­gún los da­tos

La es­pe­cu­la­ción so­bre la suba del ti­po de cam­bio re­tro­ali­men­tó en ca­da jor­na­da la ten­den­cia del día an­te­rior, con­va­li­dan­do el au­men­to. Las in­ter­ven­cio­nes del BCRA son ca­da vez me­nos efec­ti­vas. Ello obli­ga a que ca­da en­tra­da de la en­ti­dad al mer­ca­do ne­ce­si­te ma­yor po­ten­cia.

pu­bli­ca­dos ha­ce 15 días por el In­dec), el ren­di­mien­to real de las Le­bac, os­ci­la­ba en­tre el 2% y el 2,5%, lo cual has­ta la se­ma­na pasada, se­guía sien­do atrac­ti­vo pa­ra los in- ver­so­res ex­tran­je­ros ha­bi­tua­dos du­ran­te los úl­ti­mos dos años al carry tra­de.

El es­ce­na­rio cam­bió con la suba de ta­sas en EE.UU. Si el bono del Te­so­ro pa­ga lo mis­mo que un ac­ti­vo (cual­quie­ra sea) mu­cho más ries­go­so, la ra­cio­na­li­dad del in­ver­sor in­di­ca que lo ló­gi­co es vol­car la car­te­ra a los ac­ti­vos nor­te­ame­ri­ca­nos. Es pre­ci­sa­men­te ello lo que co­men­zó a ve­ri­fi­car­se es­ta se­ma­na, cuan­do los in­ver­so­res ma­yo­ris­tas co­men­za­ron a de­man­dar di­vi­sas en gran­de, bus­can­do una sa­li­da.

La com­po­nen­te es­pe­cu­la­ti­va, se re­tro­ali­men­ta de la pro­pia di­ná­mi­ca del mer­ca­do. Si en con­tex­to mues­tra que el ti­po de cam­bio to­ma im­pul­so, la de­man­da con­va­li­da ese im­pul­so en la ron­da si­guien­te, en la que ac­to­res mi­no­ris­tas que no te­nían en sus pla­nes co­lo­car­se en dó­la­res, co­mien­zan a com­prar pa­ra no que­dar des­cal­za­dos. Es exac­ta­men­te lo que ocu­rrió en­tre lu­nes y vier­nes, cuan­do pa­ra evi­tar que la co­ti­za­ción se dis­pa­re, el BCRA vendió re­ser­vas por u$s 214 mi­llo­nes el lu­nes, por u$s 422 mi­llo­nes el mar­tes, por u$s 1.472 mi­llo­nes el miér­co­les, por u$s 850 mi­llo­nes el jue­ves, y por u$s 500 mi­llo­nes el vier­nes, cuan­do fi­nal­men­te de­bió ad­mi­tir que li­qui­dar las re­ser­vas era in­su­fi­cien­te y de­ci­dió co­rre­gir la ta­sa de in­te­rés en pe­sos. En es­te as­pec­to in­ci­de ade­más la es­ca­sa en­tra­da de di­vi­sas de las ce­rea­le­ras, que pre­vien­do la pre­sión so­bre el ti­po de cam­bio, pre­fie­ren pos­ter­gar la li­qui­da­ción y ob­te­ner un di­fe­ren­cial. Du­ran­te el mes de mar­zo, las ce­rea­le­ras in­gre­sa­ron u$s 1.423 mi­llo­nes, un 15% me­nos que en igual mes del año 2017. Sin co­no­cer aún el da­to de abril, las li­qui­da­cio­nes ce­rea­le­ras del mes pa­sa­do, ter­mi­na­ron sien­do to­da una pre­mo­ni­ción de la di­ná­mi­ca del mer­ca­do cam­bia­rio.

En cuan­to a la es­pe­cu­la­ción, es im­po­si­ble sos­la­yar la to­ma de ga­nan­cia que sig­ni­fi­có pa­ra el sec­tor fi­nan­cie­ro la fuerte in­ter­ven­ción del BCRA. La en­ti­dad co­men­zó a li­qui­dar re­ser­vas con un ti­po de cam­bio a $20,50 y tres días des­pués el pre­cio su­peró la ba­rre­ra psi­co­ló­gi­ca de los $21. Los te­ne­do­res de bi­lle­te ver­de se hi­cie­ron con una ren­ta­bi­li­dad del 1,7% en dó­la­res en so­lo cua­tro días.

La com­po­nen­te es­truc­tu­ral, ra­di­ca en el atra­so que el ti­po de cam­bio ex­hi­be des­de ha­ce años. Aún des­pués del avan­ce de la co­ti­za­ción, el ti­po de cam­bio real es hoy un 35% más ba­jo que el que se re­gis­tra­ba en el año 2001, al mo­men­to de sa­lir de la con­ver­ti­bi­li­dad.

Un ele­men­to no me­nor, es la di­ná­mi­ca del en­deu­da­mien­to. La fuerte in­ter­ven­ción del BCRA a fin de con­te­ner el ti­po de cam­bio, so­lo es po­si­ble a raíz de la acu­mu­la­ción de re­ser­vas que se re­gis­tra des­de 2016 por la en­tra­da de ca­pi­ta­les des­de el ex­te­rior, vía deu­da. En efec­to, al mis­mo tiem­po que el BCRA ven­día u$s 1.472 mi­llo­nes el miér­co­les a fin de con­te­ner la co­ti­za­ción del dó­lar, el Te­so­ro na­cio­nal anun­cia­ba la co­lo­ca­ción de nue­va deu­da ex­ter­na por u$s 1.070 mi­llo­nes. Con ta­sas de in­te­rés más al­tas a ni­vel in­ter­na­cio­nal, se­me­jan­te di­ná­mi­ca no so­lo se­rá ca­da vez más di­fí­cil, sino tam­bién más cos­to­sa.

Ca­lien­te. El dó­lar se dis­pa­ró en una se­ma­na, al rit­mo de la ta­sa en EE. UU. y la es­pe­cu­la­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.