Un fa­llo que mar­ca ten­den­cia

Las em­pre­sas sue­len uti­li­zar el mo­no­tri­bu­to pa­ra en­cu­brir una re­la­ción la­bo­ral per­ma­nen­te. La Cor­te Su­pre­ma aca­ba de emi­tir un fa­llo rec­tor, que orien­ta a fu­tu­ro en es­te ti­po de con­tro­ver­sias.

Río Negro - Pulso - - Portada - CR. MARIANO RAMELLO con­sul­to­rio@csb­ya.com.ar

Des­de ini­cios de la dé­ca­da del 90, y pro­pul­sa­do fun­da­men­tal­men­te por el na­ci­mien­to del ré­gi­men sim­pli­fi­ca­do pa­ra pe­que­ños con­tri­bu­yen­tes (mo­no­tri­bu­to), y la fle­xi­bi­li­za­ción la­bo­ral, mu­chas em­pre­sas y ex­plo­ta­cio­nes uni­per­so­na­les to­ma­ron co­mo con­duc­ta cua­si re­gu­lar, la con­tra­ta­ción de tra­ba­ja­do­res, que, en­cua­dra­dos ba­jo el mo­no­tri­bu­to, apa­ren­ta­ban ser pres­ta­do­res de ser­vi­cios in­de­pen­dien­tes, cuan­do en reali­dad eran sim­ple­men­te em­plea­dos en re­la­ción de de­pen­den­cia.

Por otra par­te, mu­chas de aque­llas en­ti­da­des, y con­for­me a la ley, con­tra­ta­ban es­tos tra­ba­ja­do­res au­tó­no­mos pa­ra la rea­li­za­ción de al­gu­na obra o ser­vi­cio, sin que ello im­pli­ca­ra el en­cu­bri­mien­to de una re­la­ción de de­pen­den­cia.

Des­ta­ca­mos es­to úl­ti­mo, so­bre to­do, de­bi­do a un re­cien­te fa­llo de la Cor­te Su­pre­ma de Jus­ti­cia de la Na­ción (CSJN), que po­ne blan­co so­bre ne­gro res­pec­to a es­tas si­tua­cio­nes, lue­go de ca­si dos dé­ca­das de una ca­ta­ra­ta de jui­cios tan­to con­tra em­pre­sas que con­tra­ta­ban ser­vi­cios a mo­no­tri­bu­tis­tas de acuerdo con la ley, co­mo con­tra aque­llas que abu­sa­ban de la figura del mo­no­tri­bu­to, en­cua­dran­do a mu­chos de sus em­plea­dos den­tro del ré­gi­men.

Va­le la pe­na re­cor­dar que re­sul­ta fun­da­men­tal ve­ri­fi­car, a la ho­ra de cons­ta­tar la exis­ten­cia o no de una re­la­ción de de­pen­den­cia, la pre­sen­cia de su­bor­di­na­ción en sus tres ni­ve­les: téc­ni­ca, ju­rí­di­ca y eco­nó­mi­ca.

Pa­ra ello basta pro­bar si la fir­ma es quién da las ór­de­nes al tra­ba­ja­dor, le fi­ja ho­ra­rios y ta­reas, có­mo ha­cer­lo o en qué mo­men­to, a tra­vés del pa­go de un suel­do.

Pre­ci­sa­men­te, so­bre eso ver­sa el fa­llo “Ri­ca c/ Hos­pi­tal Ale­mán s/ des­pi­do”, y en su sen­ten­cia, la CSJN re­vo­có la de­ci­sión de la sa­la VII de la Cá­ma­ra Na­cio­nal de Ape­la­cio­nes del Tra­ba­jo por­que es­ta ob­vió dis­tin­tos ele­men­tos que pro­ba­ban la inexis­ten­cia de las ca­rac­te­rís­ti­cas pro­pias de una re­la­ción de tra­ba­jo.

La re­duc­ción de las con­tri­bu­cio­nes bus­ca com­ba­tir las re­la­cio­nes la­bo­ra­les en­cu­bier­tas y fo­men­tar el em­pleo re­gis­tra­do.

Pun­tual­men­te se tra­tó de un pro­fe­sio­nal mé­di­co (neu­ro­ci­ru­jano), quien pres­tó sus ser­vi­cios du­ran­te más de sie­te años en fa­vor del Hos­pi­tal Ale­mán, a tra­vés de Mé­di­cos Aso­cia­dos So­cie­dad Ci­vil (MASC), y de­man­do al hos­pi­tal ar­gu­men­tan­do que con es­te úl­ti­mo lo unía una re­la­ción de de­pen­den­cia, y no una sim­ple pres­ta­ción de ser­vi­cios.

La Cor­te, en de­fi­nit­va re­cha­zó el pedido del pro­fe­sio­nal fun­da­men­tan­do su de­ci­sión en los si­guien­tes pun­tos: 1) el pro­fe­sio­nal era un so­cio di­rec­to de una so­cie­dad ci­vil (MASC), que nu­tría de mé­di­cos al men­cio­na­do no­so­co­mio. 2) Exis­tía una guía operativa en la cual se es­ti­pu­la­ba la fi­so­no­mía y al­can­ces de las pres­ta­cio­nes de ser­vi­cios. 3) El mé­di­co tu­vo una pro­ta­gó­ni­ca par­ti­ci­pa­ción des­de una aso­cia­ción que co­ges­tio­na­ba jun­to al hos­pi­tal el programa de elec­ción de los mé­di­cos. 4) So­lo re­ci­bía con­tra­pres­ta­cio­nes eco­nó­mi­cas si acre­di­ta­ba ser­vi­cios efec­ti­va­men­te rea­li­za­dos, ex­clu­yen­do to­do ti­po de pa­go an­te su au­sen­cia y ade­más go­za­ba de una com­ple­ta au­to­no­mía pa­ra ne­go­ciar sus es­ti­pen­dios. 5) Emi­tía fac­tu­ras no co­rre­la­ti­vas cu­yo im­por­te di­fe­ría to­dos los me­ses por­que de­pen­día de las prác­ti­cas rea­li­za­das. 6) Nun­ca hi­zo re­cla­mo la­bo­ral de nin­gu­na na­tu­ra­le­za du­ran­te los sie­te años que du­ró la re­la­ción, y no in­vo­có ni pro­bó que ha­ya go­za­do de li­cen­cias o va­ca­cio­nes pa­gas. 7) Nun­ca ma­ni­fes­tó que­jas por el he­cho de que su re­mu­ne­ra­ción dis­mi­nu­ye­se (que era lo es­pe­ra­ble si la re­la­ción hu­bie­se si­do la­bo­ral).

Has­ta aho­ra, ha­bían trans­cu­rri­do años de sen­ten­cias con­tra­rias a la que hoy co­men­ta­mos de la CSJN que con­du­cían a una apa­ren­te des­apa­ri­ción (por lo me­nos en la reali­dad dia­ria), de la figura de la lo­ca­ción de ser­vi­cios, pe­se a que ella es­tá per­fec­ta­men­te le­gis­la­da por el de­re­cho ci­vil y comercial.

No obs­tan­te, lo no­ve­do­so del fa­llo, no de­be­mos per­der de vis­ta que, a pe­sar de las ad­ver­ten­cias de ase­so­res, y so­bre to­do, al ca­si ase­gu­ra­do re­sul­ta­do ad­ver­so en ins­tan­cia ju­di­cial, mu­chos em­plea­do­res han adop­ta­do (y se­gui­rán ha­cién­do­lo en el fu­tu­to), es­ta con­duc­ta ile­gal que con­lle­va con­tra­tar a un tra­ba­ja­dor pa­ra que reali­ce las ta­reas pro­pias y es­pe­cí­fi­cas del gi­ro nor­mal y ha­bi­tual de la em­pre­sa, por fue­ra de la Ley de Contrato de Tra­ba­jo.

La re­cien­te re­duc­ción de las con­tri­bu­cio­nes pa­tro­na­les in­di­rec­ta­men­te tam­bién bus­ca (en­tre otros ob­je­ti­vos), com­ba­tir es­te ac­cio­nar con­tra­rio a la ley, ya que pre­vé una re­duc­ción de di­chas car­gas pa­ra las em­pre­sas, y man­tie­ne en los fun­cio­na­rios la es­pe­ran­za de que aquel ali­vio, tien­da a fo­men­tar la re­gis­tra­ción o re­gu­la­ri­za­ción de los em­pleos que en mu­chos ca­sos es­tán dis­fra­za­dos de pres­ta­cio­nes de ser­vi­cios in­de­pen­dien­tes.

En­cu­bier­to. El mo­no­tri­bu­to sue­le en­mas­ca­rar el tra­ba­jo en re­la­ción de de­pen­den­cia.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.