Sal­va­vi­das de ce­men­to

El im­pul­so de la obra pú­bli­ca me­dian­te los pro­yec­tos de Par­ti­ci­pa­ción Pú­bli­co Pri­va­da (PPP) es la es­pe­ran­za del go­bierno en bus­ca de la reac­ti­va­ción.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar

Có­mo re­lan­zar la ges­tión eco­nó­mi­ca pa­ra re­ver­tir la di­ná­mi­ca por la que el programa siem­pre co­rre des­de atrás a los problemas. Ese es el gran desafío del go­bierno puer­tas adentro. Con esa pre­mi­sa, se pu­so en mar­cha es­ta se­ma­na la gran apuesta ofi­cial pa­ra la reac­ti­va­ción de la eco­no­mía, de ca­ra a la ca­rre­ra pre­si­den­cial de 2019. Se tra­ta de los pro­yec­tos de Par­ti­ci­pa­ción Pú­bli­co Pri­va­da ( PPP). Una ex­pe­rien­cia que tie­ne una lar­ga his­to­ria de cla­ros­cu­ros en el con­ti­nen­te eu­ro­peo, y en paí­ses de la re­gión co­mo Chi­le o Pe­rú.

La norma que ha­bi­li­ta es­te ti­po de pro­yec­tos fue san­cio­na­da ha­ce un año y me­dio, pe­ro re­cién es­ta se­ma­na se abrie­ron los so­bres pa­ra la li­ci­ta­ción de las pri­me­ras obras que se lle­va­rán a ca­bo con la mo­da­li­dad. Son 8.000 km de ru­tas por un mon­to to­tal de u$s 6.000 mi­llo­nes. En el go­bierno es­pe­ran, se con­vier­tan en la llu­via de in­ver­sio­nes que nun­ca lle­gó. La apuesta es ge­ne­rar un alu­vión de obra pú­bli­ca en los pró­xi­mos 12 me­ses. Ello per­mi­ti­ría mos­trar una ges­tión en mar­cha en ple­na cam­pa­ña elec­to­ral y en se­gun­do lu­gar mo­to­ri­zar la cons­truc­ción, lo que ten­dría im­pac­to in­me­dia­to en el ni­vel de em­pleo, en la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca y los da­tos de po­bre­za.

Va­le la pe­na en­ton­ces, ana­li­zar los por­me­no­res de es­te ti­po de pro­yec­tos, en­ten­der có­mo fun­cio­nan en la prác­ti­ca, y so­pe­sar sus ven­ta­jas y sus com­pli­ca­cio­nes, en ba­se a la ex­pe­rien­cia que pue­de re­co­ger­se en otros lu­ga­res del mun­do que ya apli­can la me­to­do­lo­gía.

¿Qué son los PPP?

Los pro­yec­tos de Par­ti­ci­pa­ción Pú­bli­co Pri­va­da (PPP) tu­vie­ron ori­gen en el Reino Uni­do du­ran­te la dé­ca­da del 70. En su concepción, el Es­ta­do se aso­cia con una em­pre­sa pri­va­da pa­ra la rea­li­za­ción de una obra en par­ti­cu­lar. Es el pri­va­do quien ini­cial­men­te apor­ta los fon­dos y asu­me el ries­go en el mer­ca­do de ca­pi­ta- les, mien­tras que el Es­ta­do es quién ga­ran­ti­za el re­pa­go y la amor­ti­za­ción del pro­yec­to, sea me­dian­te la emi­sión de un ins­tru­men­to fi­nan­cie­ro o me­dian­te la ren­ta­bi­li­dad que ge­ne­re la obra ter­mi­na­da (co­bro de los pea­jes en una ru­ta, por ejem­plo).

La Ley 27.328 que crea es­ta figura en nues­tro país, fue san­cio­na­da en no­viem­bre de 2016 y re­gla­men­ta­da en fe­bre­ro de 2017 me­dian­te el De­cre­to 118/2017. El tex­to de la ci­ta­da Ley re­za en su Ar­tícu­lo 1 que los pro­yec­tos a desa­rro­llar me­dian­te PPP “po­drán te­ner por ob­je­to, una o más ac­ti­vi­da­des de di­se­ño, cons­truc­ción, am­plia­ción, me­jo­ra, man­te­ni­mien­to, su­mi­nis­tro de equi­pa­mien­tos y bie­nes, ex­plo­ta­ción u ope­ra­ción y fi­nan­cia­mien­to”. El ob­je­to es am­plio y per­mi­te un aba­ni­co im­por­tan­te de po­si­bi­li­da­des de de­sa­rro­llo. En efec­to, si bien la ex­pe­rien­cia en Ar­gen­ti­na da­rá ini­cio con la cons­truc­ción de ru­tas, el mo­de­lo bri­tá­ni­co ya se uti­li­za en el mun­do pa­ra otro ti­po de obras co­mo hos­pi­ta­les, es­cue­las o re­par­ti­cio­nes.

El sis­te­ma pa­re­ce sen­ci­llo: El pri­va­do to­ma la obra, con­si­gue los fon­dos en la ban­ca asu­mien­do el ries­go, y el Es­ta­do se eri­ge en fia­dor del re­pa­go a lar­go pla­zo. El es­que­ma fi­nan­cie­ro sin em­bar­go, es al­go más com­ple­jo. Las em­pre­sas ad­ju­di­ca­ta­rias de­be­rán apor­tar al ini­cio de la obra el 10% del cos­to del pro­yec­to, y ten­drán pla­zo has­ta fin de año pa­ra ob­te­ner el fi­nan­cia­mien­to to­tal. El go- bierno emi­ti­rá ca­da mes un Ac­ta de Re­co­no­ci­mien­to de Avan­ce de In­ver­sión (ARAI), pa­ra lo cual se uti­li­za­rán vehícu­los con cá­ma­ras que cer­ti­fi­ca­rán de forma feha­cien­te el avan­ce. Al fi­na­li­zar ca­da tri­mes­tre, la em­pre­sa a car­go po­drá cam­biar los tres ARAI por Tí­tu­lo de Pa­go por In­ver­sión (TPI), un ins­tru­men­to no­mi­na­do en dó­la­res que se po­drá ne­go­ciar en la ban­ca in­ter­na­cio­nal o con fon­dos co­mu­nes de in­ver­sión, per­mi­tien­do ob­te­ner li­qui­dez.

A fa­vor

Son va­rias las ven­ta­jas que mues­tran a prio­ri los con­tra­tos de ti­po PPP. La pri­me­ra de ellas, es fi­nan­cie­ra. En el es­que­ma tra­di­cio­nal, el Es­ta­do lla­ma a li­ci­ta­ción, ad­ju­di­ca la obra, y de­be apor­tar los fon­dos pa­ra que avan­ce el pro­yec­to a car­go de la em­pre­sa pri­va­da ad­ju­di­ca­ta­ria. En un es­que­ma PPP en cam­bio, el Es­ta­do na­cio­nal pue­de dar im­pul­so a la obra pú­bli­ca sin apor­tar los fon­dos des­de el ini­cio. Es la

em­pre­sa pri­va­da la que bus­ca el fi­nan­cia­mien­to en la ban­ca pri­va­da, exi­mien­do al Es­ta­do de en­deu­dar­se pa­ra ini­ciar las obras o de afec­tar las par­ti­das pre­su­pues­ta­rias del pe­rio­do en cur­so. El Es­ta­do se de­sen­tien­de ade­más de la ges­tión de la obra, la cual que­da en ma­nos de la em­pre­sa pri­va­da.

En se­gun­do lu­gar, el es­que­ma ha­bi­li­ta el re­pa­go de las obras me­dian­te car­gos tri­bu­ta­rios pro­gre­si­vos o me­dian­te el tras­la­do del cos­to de la in­ver­sión (ren­ta­bi­li­dad in­clui­da) a las ta­ri­fas futuras pa­ga­das por los usua­rios. Ello im­pli­ca un es­que­ma fi­nan­cie­ro mu­cho más equi­ta­ti­vo en tér­mi­nos in­ter­tem­po­ra­les, en tan­to el cos­to de la obra es afron­ta­do en el fu­tu­ro por quie­nes ha­rán usu­fruc­to de la mis­ma, y no por los con­tri­bu­yen­tes del pre­sen­te que con el es­que­ma tra­di­cio­nal, de­ben pa­gar hoy por una obra que se uti­li­za­rá ma­ña­na.

Por úl­ti­mo, los PPP son atrac­ti­vos pa­ra el sec­tor pri­va­do, al per­mi­tir­le a una em­pre­sa, par­ti­ci­par de pro­yec­tos de los cua­les que­da­ría mar­gi­na­da por es­ca­la, sin la par­ti­ci­pa­ción del Es­ta­do.

Luz de aler­ta

Los más crí­ti­cos y pu­ris­tas, di­rán que en la prác­ti­ca, los PPP no son otra co­sa que la pri­va­ti­za­ción de la obra pú­bli­ca. Lo que apa­ren­ta ser una con­fi­gu­ra­ción sa­lu­da­ble que per­mi­te la mu­tua colaboración del sec­tor pú­bli­co y el sec­tor pri­va­do en pro de la me­jo­ra de in­fra­es­truc­tu­ra y el de­sa­rro­llo de obras que me­jo­ren la pro­duc­ti­vi­dad y la lo­gís­ti­ca, tie­ne tam­bién su con­tra­ca­ra.

En ba­se a la ex­pe­rien­cia ob­ser­va­da en aque­llos paí­ses que ha­ce años uti­li­zan la he­rra­mien­ta, el pri­mer pro­ble­ma que sur­ge de los con­tra­tos PPP, tie­ne que ver con los so­bre­cos­tos y las re­ne­go­cia­cio­nes. Las gran­des obras se desa­rro­llan en pla­zos que van de los 2 a los 30 años. En ese lap­so sue­le su­ce­der que es el pro­pio Es­ta­do el que so­li­ci­ta mo­di­fi­ca­cio­nes al con­ce­sio­na­rio en el pro­yec­to ori­gi­nal, al eva­luar que el mis­mo ya no cum­ple con la fun­cio­na­li­dad pen­sa­da al ini­cio de la obra. Ello sin du­da ge­ne­ra costos no pre­vis­tos. Un cla­ro ejem­plo de ello es lo que su­ce­de en nues­tra re­gión con la obra en la Ru­ta 22. Un pe­rio­do tan lar­go de tiem­po, en un con­tex­to de al­ta in­fla­ción y de cons­tan­te ines­ta­bi­li­dad co­mo su­ce­de en nues­tro país, im­pli­ca que los pre­cios y las con­di­cio­nes del plie­go de obra, dis­tan mu­cho de los que se ve­ri­fi­can al mo­men­to de lle­var ade­lan­te el pro­yec­to. Las re­ne­go­cia­cio­nes y re­de­ter­mi­na­cio­nes de pre­cio re­sul­tan­tes, ter­mi­nan ele­van­do el cos­to ori­gi­nal de la obra. Las ga­nan­cias de efi­cien­cia que pre­su­po­nen los PPP al abrir el jue­go de la obra pú- bli­ca al sec­tor pri­va­do, no se com­pen­san con los ma­yo­res costos que a lar­go pla­zo afron­ta el Es­ta­do, por so­bre pre­cios, re­ne­go­cia­cio­nes o in­clu­so en ca­so de una con­tro­ver­sia le­gal.

La ex­pe­rien­cia in­di­ca ade­más, que al tras­la­dar­se ha­cia ade­lan­te el re­pa­go de la obra, lo cual in­clu­ye la ren­ta­bi­li­dad de la em­pre­sa con­ce­sio­na­ria, las ta­ri­fas que de­ben pa­gar los usua­rios de una ru­ta o au­to­pis­ta desa­rro­lla­da por PPP, son mu­cho más ele­va­das que las de una obra lle­va­da a ca­bo con el mo­de­lo con­ven­cio­nal.

Una prác­ti­ca ha­bi­tual en es­te ti­po de pro­yec­tos, es el tra­to im­po­si­ti­vo pre­fe­ren­cial. En el ca­so ar­gen­tino, se pre­vé que los PPP no pa­ga­rán Im­pues­to a las Ga­nan­cias ni IVA, y es­ta­rán ha­bi­li­ta­dos a rea­li­zar im­por­ta­ción tem­po­ra­ria de equi­pa­mien­tos. Sue­na ló­gi­co des­de la via­bi­li­dad de los pro­yec­tos, aun­que a to­das lu­ces se tra­ta de una no­to­ria de­sigual­dad pa­ra los con­tri­bu­yen­tes na­cio­na­les. Ello sin men­cio­nar que da­da la en­ver­ga­du­ra de las obras, el mon­to al que re­nun­cia el Es­ta­do por la exen­ción im­po­si­ti­va en un con­tex­to de al­to dé­fi­cit fis­cal, no es na­da des­pre­cia­ble.

Un úl­ti­mo pá­rra­fo, me­re­ce el punto re­fe­ri­do a las con­tro­ver­sias. La Ley 27.328 ha­bi­li­ta la po­si­bi­li­dad de que las em­pre­sas pri­va­das li­ti­guen con­tra el Es­ta­do na­cio­nal en los tri­bu­na­les in­ter­na­cio­na­les, lo que abre la puer­ta en el fu­tu­ro, a posibles con­flic­tos de un ca­li­bre si­mi­lar al que tu­vo lu­gar con los hol­douts.

Ru­tas ar­gen­ti­nas. El pri­mer pa­so de la nue­va mo­da­li­dad de pro­yec­tos de in­ver­sión me­dian­te Par­ti­ci­pa­ción Pú­bli­co Pri­va­da.

PPP. Uno de los ejes de la vi­si­ta de Ra­joy a la Ar­gen­ti­na.

Aper­tu­ra de so­bres. En­ca­be­za­da por el mi­nis­tro Die­trich.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.