Por lo más delgado

Un in­for­me re­ve­la el al­to gra­do de po­bre­za in­fan­til, jus­to en el mo­men­to en que se plan­tea el re­cor­te de asig­na­cio­nes. Co­mo telón de fon­do, la dis­tri­bu­ción del in­gre­so.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar CORRESPONSALÍA CI­PO­LLET­TI

“Por la me­ta que quie­ro que se me juz­gue, es por si pu­de o no re­du­cir la po­bre­za. Ten­go dos ejes prio­ri­ta­rios: la niñez y nues­tros ju­bi­la­dos. Es­ta re­for­ma ga­ran­ti­za una fór­mu­la que los de­fien­de del peor mal: la in­fla­ción”. La fra­se pa­re­ce le­ja­na en el tiem­po, pe­ro fue pro­fe­ri­da por el Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri ha­ce ape­nas ocho me­ses, lue­go de san­cio­na­da la re­for­ma pre­vi­sio­nal. La sen­ten­cia re­su­me en un so­lo pá­rra­fo cua­tro va­ria­bles/ob­je­ti­vos cla­ve de política eco­nó­mi­ca y so­cial: po­bre­za, niñez, ve­jez e in­fla­ción.

Me­nos de un año des­pués, el con­tras­te con la co­yun­tu­ra que atra­vie­sa el país es fuer­te, pre­ci­sa­men­te en los cua­tro ejes que men­cio­nó el man­da­ta­rio.

Un do­cu­men­to re­cien­te­men­te pu­bli­ca­do por el Ob­ser­va­to­rio de la Deuda So­cial (ODSA), da cuen­ta de que la po­bre­za por in­gre­sos al­can­za al 48,1% de los ni­ños de en­tre 0 y 17 años en Ar­gen­ti­na. El in­for­me agre­ga que en­tre los tra­ba­ja­do­res mar­gi­na­les (no re­gis­tra­dos), el ra­tio as­cien­de has­ta el 78,3% de los ni­ños. El in­di­ca­dor agru­pa en una so­la me­di­ción dos de las va­ria­bles que el Pre­si­den­te se au­to im­pu­so co­mo evaluación en di­ciem­bre: po­bre­za y niñez. El OSDA, per­te­ne­cien­te a la Uni­ver­si­dad Ca­tó­li­ca Ar­gen­ti­na, es la ins­ti­tu­ción a la que el ofi­cia­lis­mo siem­pre le atri­bu­yó ma­yor ve­ra­ci­dad, en tiem­pos de in­ter­ven­ción kirch­ne­ris­ta en el In­dec. Al ob­ser­var la evo­lu­ción de la me­di­ción de ODSA, re­sul­ta que la po­bre­za in­fan­til era del 34,4% en el año 2011, cre­ció has­ta el 40,6% en 2015, y tre­pó ver­ti­gi­no­sa­men­te has­ta en 48,1% del pre­sen­te año.

En ese mar­co, el go­bierno de­cre­tó un fuer­te re­cor­te en las asig­na­cio­nes fa­mi­lia­res pa­ra los ni­ños de la zo­na pa­ta­gó­ni­ca y del nor­te del país. Se­gún da­tos de la ANSES, el ajus­te afectará a unos 400.000 chi­cos de ocho pro­vin­cias in­clui­das Neuquén y Río Ne­gro. El es­ta­do “aho­rra­rá” así unos $5.000 mi­llo­nes. La fuer­te repercusión ne­ga­ti­va, obli­gó a ‘sus­pen­der’ la me­di­da por 30 días.

Otra no­ti­cia que tras­cen­dió es­ta se­ma­na, es la in­ten­ción de eli­mi­nar el be­ne­fi­cio por zo­na pa­ta­gó­ni­ca que re­ci­ben los ju­bi­la­dos al sur del Río Co­lo­ra­do. Se tra­ta de un plus del 40% que se­ría qui­ta­do de for­ma gra­dual en acuer­do con los go­ber­na­do­res y a fin de al­can­zar la me­ta de re­du­cir el dé­fi­cit fis­cal has­ta el 1,3% del pro­duc­to bru­to en 2019. El im­pac­to so­bre el po­der ad­qui­si­ti­vo se­ría enor­me, si se con­si­de­ra que la in­fla­ción de es­te año no se­rá me­nor al 30%. Ve­jez e in­fla­ción, los otros dos ejes que se au­to im­pu­so el man­da­ta­rio.

La ló­gi­ca de “man­ta cor­ta”, in­di­ca sin em­bar­go que por el sen­de­ro ac­tual, el ob­je­ti­vo de re­du­cir la po­bre­za, que­da­rá ca­da vez más pos­ter­ga­do. La re­le­van­cia de las Asig­na­cio­nes Fa­mi­lia­res

Las Asig­na­cio­nes Fa­mi­lia­res (AAFF), exis­ten en nues­tro país des­de 1958. El sis­te­ma ac­tual fue es­ta­ble­ci­do me­dian­te la Ley 24.714 en 1996, y pos­te­rior­men­te ac­tua­li­za­do por los su­ce­si­vos go­bier­nos. El be­ne­fi­cio al­can­za a los hi­jos de los tra­ba­ja­do­res en re- la­ción de de­pen­den­cia re­gis­tra­dos. En el año 2013, se creó la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo (AUH) cu­yo ob­je­ti­vo es equi­pa­rar el be­ne­fi­cio pa­ra los hi­jos de quie- nes no cuen­tan con un tra­ba­jo en blan­co.

El ci­ta­do in­for­me de OSDA, de­ta­lla que la co­ber­tu­ra de AAFF/AUH al­can­za so­lo al 71% de

Las asig­na­cio­nes fa­mi­lia­res y la asig­na­ción uni­ver­sal por hi­jo son un me­ca­nis­mo de con­ten­ción pa­ra la po­bre­za in­fan­til. La di­ná­mi­ca de las po­lí­ti­cas de los úl­ti­mos años ha im­pli­ca­do una am­plia­ción de la bre­cha de in­gre­sos en­tre quie­nes más y me­nos tie­nen.

los ni­ños en­tre 0 y 17 años (ver in­fo­gra­ma). Im­pli­ca que aun exis­te otro 29% que ni si­quie­ra cuen­ta con un in­gre­so de co­ber­tu­ra.

El se­gun­do in­fo­gra­ma ad­jun­to mues­tra la evo­lu­ción de la can­ti­dad to­tal de be­ne­fi­cia­rios en­tre 2013 y 2017. Se ob­ser­va con cla­ri­dad que la can­ti­dad de be­ne­fi­cia­rios de AAFF cre­ció un 47% en 4 años, mien­tras que la can­ti­dad de AUH lo hi­zo un 16,7% en el mis­mo lap­so.

Los efi­cien­tis­tas no tar­da­rán en se­ña­lar el in­cre­men­to re­sul­tan­te en el gas­to pú­bli­co. Pe­ro a los fi­nes del ob­je­ti­vo que el pro­pio Ma­cri se tra­zó en cuan­to a la re­duc­ción de la po­bre­za, las AAFF son una he­rra­mien­ta que sir­ve co­mo con­ten­ción pa­ra las ca­pas me­dias y ba­jas de la so­cie­dad. El im­pac­to del re­cor­te que pla­nea el go­bierno, tan­to en AAFF co­mo en ju­bi­la­cio­nes pa­ta­gó­ni­cas, no tar­da­rá en re­fle­jar­se en los in­di­ca­do­res de po­bre­za.

Otro de los fac­to­res que in­ci­de en es­te sen­ti­do, es la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo. El ter­cer in­fo­gra­ma de es­ta no­ta, mues­tra el va­lor de las AAFF/AUH a va­lo­res del año 2013. Des­de ese en­ton­ces, las ac­tua­li­za­cio­nes no al­can­za­ron a com­pen­sar el avan­ce de la in­fla­ción. En el grá­fi­co se ad­vier­te que las AAFF/AUH al­can­za­ron su má­xi­mo va­lor en ju­lio de 2015, y des­de ese en­ton­ces, el po­der ad­qui­si­ti­vo de­ca­yó. El va­lor en 2018, es un 8,2% me­nor al de 2015.

Telón de fon­do

Si hay un es­tig­ma que el Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri qui­so rom­per des­de el pri­mer día, es aquel que dic­ta que la ges­tión Cam­bie­mos es ‘un go­bierno de y pa­ra ri­cos’.

La his­to­ria per­so­nal del man­da­ta­rio, y la con­for­ma­ción de un equi­po pla­ga­do de em­pre­sa­rios, CEO y ex­rre­pre­sen­tan­tes del mun­do de las fi­nan­zas, co­la­bo­ra- ba a prio­ri pa­ra el pre­jui­cio fá­cil. Du­ran­te los dos pri­me­ros años de go­bierno, la pre­mi­sa fue mos­trar­se “sen­si­ble” a la cues­tión so­cial. Así que­dó plas­ma­do con la am­plia­ción de la co­ber­tu­ra de las AUH en 2016 o con la tarifa so­cial a la ho­ra de los ta­ri­fa­zos a la ener­gía. El ala or­to­do­xa in­ter­na del go­bierno sin em­bar­go, siem­pre re­cla­mó un rit­mo ma­yor en el re­cor­te del gas­to, y la apli­ca­ción de medidas más ra­di­ca­les, si­mi­la­res a las que se co­mien­zan a apli­car en es­tos días. El es­ca­so pla­fón so­cial pa­ra medidas co­mo es­tas, im­pi­dió al go­bierno avan­zar an­tes en es­te sen­ti­do. Fue la di­ná­mi­ca de la eco­no­mía en el se­gun­do tri­mes­tre de es­te año, la que obli­gó a aban­do­nar el gra­dua­lis­mo. La di­fe­ren­cia es que el con­tex­to de hoy, per­mi­te atri­buir la res­pon­sa­bi­li­dad política del ajus­te al Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal.

Co­mo le­jano telón de fon­do, una len­ta pe­ro cons­tan­te re­dis­tri­bu­ción re­gre­si­va del in­gre­so, ope­ra ca­si im­per­cep­ti­ble­men­te. Otros te­mas mu­cho más ru­ti­lan­tes de la agen­da pú­bli­ca, co­lo­can en un se­gun­do plano al pro­fun­do cam­bio que se re­gis­tra en la for­ma en que se re­par­te ‘la tor­ta’ del in­gre­so nacional.

Se­gún los da­tos del pro­pio In­dec, en el año 2015 el 20% de ma­yo­res in­gre­sos con­cen­tra­ba el 41,8% de la ri­que­za mien­tras que el 20% de me­no­res in­gre­sos se apro­pia­ba del 4,9%. Tres años des­pués en el ex­tre­mo su­pe­rior, el 20% más acau­da­la­do se ha­ce con el 49,1% de la ri­que­za, mien­tras que el 20% más po­bre re­ci­be el 4,6% (ver in­fo­gra­ma).

La re­dis­tri­bu­ción es evi­den­te. La si­tua­ción de hoy es me­jor pa­ra el ex­tre­mo su­pe­rior de los in­gre­so, y peor pa­ra quie­nes me­nos tie­nen. Una me­jo­ra es­truc­tu­ral y per­du­ra­ble en re­la­ción a los ejes de po­bre­za, niñez, y ve­jez, va exac­ta­men­te en el sen­ti­do opues- to. Na­da ha­ce pre­ver que en el mar­co de un se­ve­ro ajus­te, con la con­trac­ción de la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca en mar­cha y un es­ce­na­rio de al­ta in­fla­ción, la ten­den­cia pue­da me­jo­rar de ca­ra al año pró­xi­mo. Un año que se­rá de­ter­mi­nan­te no so­lo en tér­mi­nos eco­nó­mi­cos, sino prin­ci­pal­men­te po­lí­ti­cos.

Desigual. La ri­que­za se dis­tri­bu­ye de­for­ma re­gre­si­va, y la bre­cha de in­gre­sos se am­plía ca­da vez más.

Du­ra ima­gen. La mi­tad de los ni­ños ar­gen­ti­nos pa­de­ce po­bre­za por in­gre­sos.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.