“En la in­ter­net de la información, la ca­rac­te­rís­ti­ca es la abun­dan­cia”

Die­go Gu­tié­rrez Zal­dí­var, es­pe­cia­lis­ta en tec­no­lo­gía

Río Negro - Pulso - - Entrevista - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar

Ex­per­to en tec­no­lo­gías y en nue­vas ten­den­cias, Die­go Gu­tié­rrez Zal­dí­var fue un pio­ne­ro en el desa­rro­llo de he­rra­mien­tas web en nues­tro país. Es­pe­cia­lis­ta en pla­ta­for­mas de có­di­go abier­to y pro­mo­tor de la tec­no­lo­gía “peer- to­peer”, ac­tual­men­te pre­si­de RSK Labs. Par­ti­ci­pó del “En­cuen­tro pa­ra el Desa­rro­llo del Co­mer­cio y los Ser­vi­cios” or­ga­ni­za­do por la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de Co­mer­cio, y brin­dó su pa­re­cer so­bre el es­ce­na­rio que vie­ne pa­ra la eco­no­mía y los negocios.

PRE­GUN­TA- ¿Qué desafíos ofre­ce el es­ce­na­rio ac­tual?

RES­PUES­TA- Asis­ti­mos a una trans­for­ma­ción de la so­cie­dad. En los úl­ti­mos 20 años, una se­rie de in­dus­trias co­mo la co­mu­ni­ca­ción o el co­no­ci­mien­to, han si­do trans­for­ma­das. Des­de la pal­ma de la mano, po­de­mos co­mu­ni­car­nos a cos­to ce­ro con al­guien en otro lu­gar del pla­ne­ta. Eso era im­pen­sa­do ha­ce po­co tiem­po. Es­tos avan­ces tam­bién ha­bi­li­ta­ron el e-co­mer­ce ma­si­vo o la banca on­li­ne.

P- ¿Cuál es el lí­mi­te de esas trans­for­ma­cio­nes?

R- Hay una di­men­sión fun­da­men­tal del va­lor hu­mano que esa re­vo­lu­ción aun no ha po­di­do mo­di­fi­car, y es la trans­fe­ren­cia de va­lor. Al usar las pla­ta­for­mas de pa­go on­li­ne, el di­ne­ro no viaja por in­ter­net. Sen­ci­lla­men­te se de­le­ga en ‘ter­ce­ras par­tes’ de con­fian­za el pro­ce­sa­mien­to de pa­gos. Se le da una or­den al ban­co pa­ra re­ti­rar fon­dos de una cuen­ta y de­po­si­tar­los en otra. Es­tos in­ter­me­dia­rios, que en general tie­nen cien­tos de años de exis­ten­cia, fue­ron esen­cia­les pa­ra la ex­pan­sión de una so­cie­dad glo­bal. Pe­ro ope­ran con un cos­to al­to. En la era de la información, ope­rar en lí­nea de­be­ría te­ner un cos­to cer­cano a ce­ro. P- ¿Por qué la web no ha lo­gra­do trans­for­mar eso?

R- La ra­zón es que la información di­gi­tal pue­de re­pli­car­se in­fi­ni­tas ve­ces, ca­si sin cos­to. ¿Có­mo nos ase­gu­ra­mos que un mis­mo bi­lle­te di­gi­tal no se uti­li­za­do re­pe­ti­das ve­ces? Es muy di­fí­cil te­ner es­ca­sez, cuan­do la in­ter­net de hoy es una pla­ta­for­ma de abun­dan­cia. Al trans­fe­rir va­lor, la es­ca­sez, es lo más im­por­tan­te.

P- ¿Es po­si­ble re­vo­lu­cio­nar la trans­fe­ren­cia de va­lor?

R- La re­vo­lu­ción ya es­tá en mar­cha. Es una pla­ta­for­ma crea­da ha­ce diez años, y se lla­ma ‘bitcoin’. A di­fe­ren­cia de lo que mu­chos creen, bitcoin no se tra­ta so­lo de una mo­ne­da. Ya exis­ten com­pa­ñías que han na­ci­do lue­go de bitcoin, que ope­ran co­mo pla­ta­for­ma de pa­go re­ci­bien­do la crip­to­mo­ne­da, y me­dian­te pro­ce­sa­do­res de pa­go, la con­vier­ten a la mo­ne­da lo­cal. Es­te ti­po de transac­cio­nes tie­nen un cos­to cer­cano a ce­ro pa­ra los co­mer­cios que la uti­li­zan. Es al­go dis- rup­ti­vo, por­que per­mi­te ob­te­ner pa­gos des­de cual­quier lu­gar del mun­do, con­ver­tir a pe­sos, y es­tá a de­po­si­ción de cual­quie­ra ins­tan­tá­nea­men­te.

P- ¿Sir­ve el bitcoin co­mo de­pó­si­to de va­lor?

R- Se tra­ta de un sis­te­ma de de­pó­si­to de va­lor, que na­die ha po­di­do vul­ne­rar. En diez años de exis­ten­cia, na­die ha po­di­do hac­kear bitcoin. Eso es muy im­por­tan­te, por­que si ade­más de no exis­tir in­ter­me­dia­rios es se­gu­ro, em­pie­za a ge­ne­rar con­fian­za. Tie­ne co­mo con­tra, que se tra­ta de un ins­tru­men­to muy vo­lá­til.

P- ¿Pue­de bitcoin cam­biar la eco­no­mía glo­bal?

R- El pun­to es que de­trás de bitcoin se es­con­den tec­no­lo­gías muy dis­rup­ti­vas, que aun no lle­gan a ser ad­ver­ti­das y com­pren­di­das por la ma­yo­ría. Es el ca­so de block­chain por ejem­plo. Se tra­ta en la prác­ti­ca de un gran li­bro con­ta­ble in­vio­la­ble, con un sis­te­ma de au­di­to­ría ex­ce­len­te, en el que si al­guien mo­di­fi­ca una le­tra en el re­gis­tro, eso se pue­de de­tec­tar ins­tan­tá­nea­men­te. Eso per­mi­te que ya sea po­si­ble no so­la­men­te re­gis­trar bitcoin, sino re­gis­trar el tí­tu­lo de una ca­sa o ac­cio­nes de una em­pre­sa.

P- Se abre to­do un aba­ni­co de nue­vos mer­ca­dos...

R- En efec­to, por­que eso per­mi­te con­ver­tir en lí­qui­dos ac­ti­vos que an­tes no lo eran. Por ejem­plo, se pue­de re­gis­trar una ca­sa y co­men­zar a ven­der frac­cio­nes de esa ca­sa, en lu­gar de ven­der la ca­sa completa. P- ¿No exis­te ries­go?

R- El sis­te­ma ga­ran­ti­za que la información se ac­tua­li­za a to­da ho­ra en tiem­po real, y exis­ten mi­les de co­pias de la mis­ma información, con lo cual el res­pal­do de la mis­ma es muy fuer­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.