Por los cua­der­nos, cre­ce el ries­go país

La so­bre­ta­sa que pa­ga Ar­gen­ti­na su­peró los 700 pun­tos bá­si­cos es­te vier­nes. Es un va­lor si­mi­lar al de fe­bre­ro de 2015. Las coimas en la obra pú­bli­ca kirch­ne­ris­ta, de­ter­mi­nan­tes.

Río Negro - Pulso - - Portada -

El ries­go país al­can­zó es­ta se­ma­na los 705 pun­tos bá­si­cos, su má­xi­mo ni­vel des­de el des­em­bar­co de la ges­tión Ma­cri, igua­lan­do el ni­vel re­gis­tra­do en agos­to de 2015, cuan­do aun re­gía el ce­po cam­bia­rio. En lo que va del año, la suba ya al­can­za los 358 pun­tos bá­si­cos, lo que re­pre­sen­ta un al­za del 103%. El pa­no­ra­ma se tor­na más di­fí­cil pa­ra el go­bierno de ca­ra a las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to pa­ra lo que que­da del año, y pa­ra 2019.

Ca­da vez que los in­ver­so­res con­si­de­ran la po­si­bi­li­dad de co­lo­car fon­dos en de­ter­mi­na­do ac­ti­vo, hay dos va­ria­bles que se ana­li­zan ca­si con ex­clu­si­vi­dad, y son la lla­ve de en­tra­da o sa­li­da pa­ra el flu­jo de ca­pi­ta­les. Se tra­ta de la ren­ta­bi­li­dad y el ries­go. Las mis­mas tie­nen una re­la­ción di­rec­ta­men­te pro­por­cio­nal. En ge­ne­ral los ac­ti­vos que son más se­gu­ros (me­nos ries­go­sos), ofre­cen una ren­ta­bi­li­dad me­nor a la in­ver­sión. Por el con­tra­rio, aque­llos ins­tru­men­tos fi­nan­cie­ros que pre­sen­tan un al­to gra­do de ries­go, pa­gan un pre­mio mu­cho más al­to.

Esa es la ló­gi­ca con la que fun­cio­na el Emer­ging Mar­kets Bonds In­dex (EMBI), pu­bli­ca­do por la ca­li­fi­ca­do­ra glo­bal JP Mor­gan, y co­mún­men­te co­no­ci­do co­mo “Ries­go País”.

Se su­po­ne co­mo pa­rá­me­tro que los bo­nos del Te­so­ro de los EE.UU. son el ac­ti­vo más se­gu­ro a ni­vel glo­bal. Por lo tan­to, pa­ra que un in­ver­sor de­ci­da no in­ver­tir en ta­les ac­ti­vos y eli­ja po­ner los fon- dos en un bono emi­ti­do por otro país, di­cho país de­be abo­nar un “pre­mio ex­tra” o “so­bre ta­sa” de in­te­rés. Es exac­ta­men­te eso, lo que cuan­ti­fi­ca el ries­go país, el cual se mi­de en “pun­tos bá­si­cos”. Si el ries­go país es de 500 pun­tos bá­si­cos, ese país abona una so­bre ta­sa de in­te­rés del 5%, por so­bre el ren­di­mien­to de los bo­nos del Te­so­ro de EE.UU.

Al bus­car las cau­sas por las que au­men­ta el ries­go ar­gen­tino, las re­ve­la­cio­nes acer­ca de la co­rrup­ción en la obra pú­bli­ca du­ran­te el go­bierno kirch­ne­ris­ta, sin du­da po­nen una se­ñal de aler­ta a los in­ver­so­res in­ter­na­cio­na­les, en un con­tex­to glo­bal don­de la ten­den­cia de los ca­pi­ta­les es des­ar­mar car­te­ras en paí­ses emer­gen­tes y apos­tar a lo se­gu­ro. En es­te sen­ti­do, no es me­nor que la cau­sa por coimas sal­pi­que al pri­mo del Pre­si­den­te, An­ge­lo Cal­ca­te­rra, y de for­ma in­di­rec­ta al ne­go­cio de la fa­mi­lia pre­si­den­cial. Los in­ver­so­res ya co­mien­zan a pre­gun­tar­se cuál se­rá la suer­te del go­bierno en las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les del año pró­xi­mo.

Un ries­go país ele­va­do, po­ne una tra­ba im­por­tan­te pa­ra ac­ce­der a los mer­ca­dos, da­do el al­to cos­to que im­pli­ca­ría. En enero de es­te año, Ar­gen­ti­na emi­tió deu­da por u$s 9.000 mi­llo­nes a una ta­sa del 6% anual. Si qui­sie­ra ha­cer­lo es­te mes, la ta­sa de cor­te se ubi­ca­ría por en­ci­ma del 9%. A com­pa­ra­ción, Bra­sil pa­ga el 5%.

La no­ti­cia, com­pli­ca el es­ce­na­rio in­me­dia­to. Se es­ti­ma que las ne­ce­si­da­des de fi­nan­cia­mien­to pa­ra lo que res­ta de 2018 es­tán cu­bier­tas con la deu­da que el go­bierno asu­mió en fe­bre­ro y con el prés­ta­mo stand by otor­ga­do por el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI). Sin em­bar­go, el pro­pio go­bierno asu­me que en 2019 ha­brá que en­fren­tar ven­ci­mien­tos por unos u$s 25.000 mi­llo­nes y se­ría ne­ce­sa­rio emi­tir nue­va deu­da por al me­nos u$s 15.000 mi­llo­nes.

“RÍO NE­GRO” Fuen­te: JP Mor­gan

Ries­go. Los in­ver­so­res eva­lúan que pa­ra in­ver­tir en el país es ne­ce­sa­rio un pre­mio ma­yor.

Con­duc­ción. Du­jov­ne y Capu­to co­man­dan el bar­co eco­nó­mi­co.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.