Trac­ción con­su­mo

El con­su­mo in­terno re­pre­sen­ta tres cuar­tas par­tes del Pro­duc­to Bru­to. La in­ver­sión pro­duc­ti­va re­tro­ce­de y ga­na par­ti­ci­pa­ción el mer­ca­do ex­terno.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar

Des­de prin­ci­pios del Si­glo XX, cuan­do hi­cie­ra su apa­ri­ción el aná­li­sis ma­cro­eco­nó­mi­co y las teo­rías key­ne­sia­nas lo­gra­ran un lu­gar pro­ta­gó­ni­co en la es­ce­na mun­dial, una de las for­mas de cuan­ti­fi­car el Pro­duc­to Bru­to In­terno (PBI) es me­dian­te los com­po­nen­tes de la De­man­da Agre­ga­da. Es la for­ma que uti­li­za ac­tual­men­te el Instituto Na­cio­nal de Es­ta­dís­ti­ca y Cen­sos (Indec). El mé­to­do mi­de la di­ná­mi­ca de la pro­duc­ción de bie­nes y ser­vi­cios en el país a lo lar­go del año, me­dian­te la evo­lu­ción de cua­tro com­po­nen­tes. El con­su­mo pri­va­do, que ha­ce re­fe­ren­cia a los bie­nes y ser­vi­cios ad­qui­ri­dos por las fa­mi­lias y los par­ti­cu­la­res. La in­ver­sión, que re­fie­re al gas­to de las em­pre­sas pri­va­das. El gas­to pú­bli­co, que re­fle­ja la in­ci­den­cia del Es­ta­do en su con­jun­to. Y por úl­ti­mo la di­fe­ren­cia en­tre ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes, que mues­tra la in­ci­den­cia (po­si­ti­va o ne­ga­ti­va) del res­to del mun­do en la de­man­da do­més­ti­ca.

Ha­bi­tual­men­te, el fo­co del aná­li­sis re­cae so­bre el cre­ci­mien­to del PBI en su con­jun­to. Es la me­di­da que de­ter­mi­na el gra­do de ‘cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co’ al que re­fie­ren los eco­no­mis­tas.

Sin em­bar­go, es muy va­lio­so con­si­de­rar la evo­lu­ción de ca­da una de las com­po­nen­tes del pro­duc­to, a fin de eva­luar los re­sul­ta­dos de las di­fe­ren­tes po­lí­ti­cas no so­lo en tér­mi­nos dis­tri­bu­ti­vos, sino a fin de iden­ti­fi­car cual es el sec­tor más di­ná­mi­co, o aquel que si se po­ne en mar­cha pue­de trac­cio­nar la de­man­da y po­ner en mar­cha la eco­no­mía.

La aper­tu­ra, el prin­ci­pal res­pon­sa­ble

Las es­ta­dís­ti­cas pue­den te­ner en ge­ne­ral, al me­nos dos lec­tu­ras po­si­bles, y es muy co­mún que un mis­mo da­to sea uti­li­za­do pa­ra sus­ten­tar po­si­cio­nes an­ta­gó­ni­cas. Exis­ten otras oca­sio­nes en que los nú­me­ros son elo­cuen­tes, y dan por tie­rra con fun­da­men­ta­cio­nes que tie­nen ma­yor res­pal­do en la ideo­lo­gía que en las de­mos­tra­cio­nes em­pí­ri­cas. Un ejem­plo cla­ro es aque­lla pre­mi­sa que in­di­ca que es el gas­to pú­bli­co el res­pon­sa­ble del aho­go ma­cro­eco­nó­mi­co. El inusi­ta­do cre­ci­mien­to del gas­to en los úl­ti­mos diez años, y del dé­fi­cit fis­cal en los úl­ti­mos cin­co, es inocul­ta­ble. Pe­ro los datos re­fe­ri­dos a la eco­no­mía na­cio­nal du­ran­te la ac­tual ges­tión, no so­lo dan por tie­rra con el ar­gu­men­to re­fe­ri­do al aho­go que pro­du­ce el gas­to so­bre el cre­ci­mien­to. De­mues­tran ade­más, que el prin­ci­pal mo­ti­vo de las se­rias di­fi­cul­ta­des que atra­vie­sa la eco­no­mía na­cio­nal, es la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca in­dis­cri­mi­na­da apli­ca­da por el go­bierno de Cam­bie­mos.

El in­fo­gra­ma ad­jun­to, mues­tra que al ini­cio del año 2016 el con­su­mo re­pre­sen­ta­ba el 68% del PBI, la in­ver­sión un 16,4% el gas­to pú­bli­co un 17,2% y el res­to del mun­do un -1,6%, lo que im­pli­ca que las com­pras ar­gen­ti­nas al res­to del mun­do, eran ma­yo­res a las com­pras del res­to del mun­do a la Ar­gen­ti­na.

Dos años y me­dio más tar­de, re­sul­ta que el con­su­mo re­pre­sen­ta el 72,4% del PBI, la in­ver­sión un 14,4%, el gas­to pú­bli­co un 16,9% y el res­to del mun­do un -3,7%.

El ter­cer ren­glón del cua­dro ad­jun­to es elo­cuen­te. La par­ti­ci­pa­ción del con­su­mo cre­ce mo­to­ri­za­da por la caída de la in­ver­sión de las em­pre­sas, y prin­ci­pal­men­te por el fuer­te in­cre­men­to de las im­por­ta­cio­nes. La in­ci­den­cia del gas­to pú­bli­co en cam­bio, ape­nas se re­du­ce un 0,3%.

Pa­ra ex­pli­car tal ten­den­cia hay dos datos in­sos­la­ya­bles. El pri­me­ro es un con­tex­to des­fa­vo­ra­ble pa­ra la in­ver­sión pro­duc­ti­va. Las al­tas ta­sas de in­te­rés fue­ron una cons­tan­te du­ran­te 2016 y par­te de 2017, y re­gre­sa­ron con la co­rri­da cam­bia­ria de es­te año. Un es­ce­na­rio que pro­pi­ció la in­ver­sión fi­nan­cie­ra de cor­to pla­zo, en es­pe­cial la que lle­ga des­de el ex­te­rior, en de­tri­men­to de aque­llas in­ver­sio­nes que ge­ne­ran em­pleo a lar­go pla­zo. En es­te sen­ti­do, la aper­tu­ra vía eli­mi­na­ción de los con­tro­les a la en­tra­da y sa­li­da de ca­pi­ta­les, así co­mo de los pla­zos mí­ni­mos de per­ma­nen­cia en el país pa­ra los ca­pi­ta­les ex­tran­je­ros, fue de­ter­mi­nan­te. La ines­ta­bi­li­dad po­lí­ti­ca e ins­ti­tu­cio­nal, tam­bién su­mó pa­ra que aque­lla anun­cia­da llu­via de

La aper­tu­ra eco­nó­mi­ca in­dis­cri­mi­na­da im­pac­ta ne­ga­ti­va­men­te en la in­ver­sión pro­duc­ti­va y vuel­ca una par­te del con­su­mo na­cio­nal al ex­te­rior.

in­ver­sio­nes ex­tran­je­ras, so­lo se vol­ca­ra a las fi­nan­zas y no a la pro­duc­ción.

El se­gun­do, es el fuer­te atra­so cam­bia­rio ve­ri­fi­ca­do has­ta el pri­mer tri­mes­tre del pre­sen­te año, en com­bi­na­ción con el des­man­te­la­mien­to de la es­truc­tu­ra aran­ce­la­ria que ser­vía co­mo ba­rre­ra de con­ten­ción pa­ra las im­por­ta­cio­nes. El dó­lar ‘ba­ra­to’ en un con­tex­to de aper­tu­ra eco­nó­mi­ca, im­pli­có que una por­ción im­por­tan­te del con­su­mo do­més­ti­co se vuel­que a la ad­qui­si­ción de bie­nes y ser­vi­cios im­por­ta­dos. El re­sul­ta­do fue un ro­jo en cuen­ta co­rrien­te su­pe­rior a los u$s 30.000 mi­llo­nes en 2017, don­de un ter­cio co­rres­pon­de a dé­fi­cit co­mer­cial, y otro ter­cio al gas­to de los ar­gen­ti­nos por com­pras y via­jes al ex­te­rior.

Fren­te a la re­ce­sión que vie­ne

“Vie­nen me­ses di­fí­ci­les, en los que ha­brá que de­cir po­cos sí, y mu­chos no”. Es lo que les ha­bría ma­ni­fes­ta­do el pro­pio Pre­si­den­te Mau­ri­cio Ma­cri a 68 in­ten­den­tes de la Pro­vin­cia de Bue­nos Ai­res per­te­ne­cien­tes al es­pa­cio Cam­bie­mos, y reuni­dos en la quin­ta de Oli­vos es­ta se­ma­na. No hay me­jor des­crip­ción del es­ce­na­rio pa­ra la se­gun­da par­te del año. Se tra­ta li­sa y lla­na­men­te de una re­ce­sión, en la que los prin­ci­pa­les com­po­nen­tes de la de­man­da de­cre­cen.

Se­gún el re­le­va­mien­to de la Cámara Ar­gen­ti­na de la Me­dia­na Em­pre­sa (Ca­me) en to­do el país, las ven­tas mi­no­ris­tas me­di­das en can­ti­dad ca­ye­ron un 5,8% en el mes de ju­lio. Se tra­ta de la ba­ja más pro­nun­cia­da des­de no­viem­bre de 2016. La mer­ma acu­mu­la un 3,2% en lo que va del año, res­pec­to al mis­mo lap­so de 2017, y de los 31 me­ses de la ac­tual ges­tión, el con­su­mo cayó en 28.

La in­ver­sión mues­tra una ten­den­cia si­mi­lar. Se­gún el Indec, la in­dus­tria re­gis­tró una ba­ja del 8,1% en ju­nio, mien­tras que la cons­truc­ción cayó un 0,1%. En el úl­ti­mo ca­so, se tra­ta de la pri­me­ra ba­ja en 16 me­ses. To­do in­di­ca que esa es la ten­den­cia en la ma­yo­ría de los sec­to­res pro­duc­ti­vos pa­ra el se­gun­do se­mes­tre.

En cuan­to al gas­to pú­bli­co, la re­duc­ción se­rá inevi­ta­ble de­bi­do al acuer­do fir­ma­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio. El re­cor­te de par­ti­das, se­rá to­da­vía más fuer­te ha­cia el fi­nal del año, y se­rá de­ter­mi­nan­te de ca­ra al pre­su­pues­to de 2019.

El sec­tor ex­terno es el úni­co que es­te año mues­tra una ten­den­cia fa­vo­ra­ble y la ra­zón es muy sen­ci­lla. La de­va­lua­ción del 38% re­gis­tra­da des­de abril po­ne freno a las im­por­ta­cio­nes y ge­ne­ra in­cen­ti­vos a la ex­por­ta­ción. Se­gún el úl­ti­mo da­to de Indec, el dé­fi­cit co­mer­cial de ju­nio as­cen­dió a u$s 382 mi­llo­nes, un 49% me­nos que en igual mes de 2017.

Co­mo co­ro­la­rio, res­ta el in­te­rro­gan­te res­pec­to a lo que vie­ne. Pe­se a la in­sis­ten­cia re­tó­ri­ca del go­bierno res­pec­to a la in­ver­sión, la reali­dad mues­tra que el con­su­mo si­gue re­pre­sen­tan­do tres cuar­tas par­tes del pro­duc­to, y que di­fí­cil­men­te un plan pa­ra ge­ne­rar cre­ci­mien­to pue­da ser sus­ten­ta­ble si no se cui­da el po­der ad­qui­si­ti­vo. Sos­te­ner el con­su­mo en me­dio de la cri­sis, con ta­sas de in­te­rés que se­gui­rán al­tas y un po­ten­cial pa­so apre­cios de la de­va­lua­ción, lu­ce co­mo la úni­ca for­ma de mo­to­ri­zar la de­man­da. La eli­mi­na­ción del di­fe­ren­cial pa­ta­gó­ni­co pa­ra ju­bi­la­cio­nes mí­ni­mas o el pos­ter­ga­do re­cor­te en las asig­na­cio­nes fa­mi­lia­res, pa­re­cen ir en la di­rec­ción con­tra­ria.

Mo­tor. Pe­se al én­fa­sis en la in­ver­sión, el con­su­mo es el que si­gue trac­cio­nan­do la eco­no­mía na­cio­nal.

Des­de afue­ra. Cre­ció el con­su­mo de im­por­ta­cio­nes.

Fuen­te: INDEC “Río NE­GRO”

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.