“La úni­ca for­ma de ge­ne­rar con­fian­za es con una de­man­da que se ex­pan­de”

Río Negro - Pulso - - Entrevista - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar

Eco­no­mis­ta de pro­fe­sión, de lar­ga tra­yec­to­ria en la mi­li­tan­cia po­lí­ti­ca y ac­tual­men­te Dipu­tada Na­cio­nal por el Fren­te pa­ra la Vic­to­ria, Fer­nan­da Va­lle­jos se mues­tra pro­fun­da­men­te crí­ti­ca del rum­bo eco­nó­mi­co, y afir­ma que la cri­sis eco­nó­mi­ca es pro­duc­to de las po­lí­ti­cas ele­gi­das.

PRE­GUN­TA- ¿Cuál es su per­cep­ción res­pec­to al mo­men­to que vi­ve hoy la eco­no­mía ar­gen­ti­na?

RES­PUES­TA- Es­ta­mos an­te el fra­ca­so del pro­gra­ma de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca de Ma­cri, que es­tu­vo pla­ga­do de in­con­sis­ten­cias des­de su con­cep­ción, pe­ro que se sos­te­nía con el pul­mo­tor de la deu­da ex­ter­na que se ex­pan­dió en U$S 166.000 mi­llo­nes des­de di­ciem­bre de 2015 has­ta aquí. Li­be­rar los fren­tes cam­bia­rio, fi­nan­cie­ro y co­mer­cial, fue de­ter­mi­nan­te. Re­sul­tó en un “es­ta­do­co­la­dor”, lleno de agu­je­ros por don­de un pe­que­ño gru­po se lle­va los dó­la­res de la eco­no­mía, de­jan­do una deu­da que nos po­ne al bor­de de la in­sol­ven­cia. Lo sa­ben los acree­do­res y por eso de­ci­die­ron de­jar de pres­tar­le a al país. Eso es lo que lo lle­vó a bus­car de­ses­pe­ra­da­men­te al FMI, fir­man­do un acuer­do que lle­va a la eco­no­mía a una re­ce­sión con al­ta in­fla­ción.

P- ¿Qué opi­na de la po­lí­ti­ca “gra­dua­lis­ta” de re­duc­ción del dé­fi­cit fis­cal?

R- No veo gra­dua­lis­mo ni re­duc­ción del dé­fi­cit. El dé­fi­cit cre­ce, por­que se to­mó una deu­da mons­truo­sa. Los in­tere­ses es­te año re­pre­sen­tan, se­gún el pro­pio go­bierno re­co­no­ce, el 46% del dé­fi­cit to­tal, y el año pró­xi­mo pa­sa­rían a re­pre­sen­tar el 65%. Lo que ajus­tan es el mal lla­ma­do gas­to pri­ma­rio. Prin­ci­pal­men­te la seguridad so­cial, o sea las ju­bi­la­cio­nes, pen­sio­nes, AUH y la in­ver­sión pú­bli­ca. Sí es cier­to que el ajus­te vie­ne to­da­vía más fuer- te des­de que le en­tre­ga­ron el ti­món de la eco­no­mía al FMI. Fuer­te e inviable. El ajus­te so­bre las pro­vin­cias y los ar­gen­ti­nos más vul­ne­ra­bles es in­sos­te­ni­ble.

P- ¿Cuál fue el prin­ci­pal error del go­bierno en ma­te­ria eco­nó­mi­ca?

R- La li­be­ra­li­za­ción irra­cio­nal, que pro­vo­có un des­ba­lan­ce ex­terno enor­me, y una de­man­da de dó­la­res ili­mi­ta­da fren­te a una ofer­ta res­trin­gi­da, en el mar­co de un go­bierno con es­ca­sa ca­pa­ci­dad de res­pues­ta. Eso ge­ne­ró una fu­ga de U$S 3.000 mi­llo­nes por mes, que son los dó­la­res que fal­tan pa­ra fi­nan­ciar el cre­ci­mien­to y el desa­rro­llo, sin in­dus­tria, con des­em­pleo cre­cien­te, y una deu­da im­pa­ga­ble.

P- ¿Fue acer­ta­do es­ta­ble­cer la lu­cha con­tra la in­fla­ción co­mo prio­ri­dad?

R- Es­te go­bierno no lu­cha con­tra, crea la in­fla­ción. La in­fla­ción, hoy, en la Ar­gen­ti­na es una de­ci­sión po­lí­ti­ca del go­bierno, se lla­ma ta­ri­fa­zos y se lla­ma de­va­lua­ción.

P- ¿La ‘con­fian­za’ es de­ter­mi­nan­te, o es una va­ria­ble so­bre­va­lo­ra­da en eco­no­mía?

R- La con­fian­za la dan los nú­me­ros de una de­man­da que se ex­pan­de y que da pre­vi­si­bi­li­dad y con­di­cio­nes pa­ra la in­ver­sión.

P- Da­do el des­ba­lan­ce ac­tual ¿Cuál es la va­ria­ble que con­si­de­ra esen­cial pa­ra lo­grar la re­cu­pe­ra­ción?

R- De­vol­ver ca­pa­ci­dad de com­pra a los ar­gen­ti­nos. La eco­no­mía cre­ce trac­cio­na­da por la de­man­da. No se pue­de pre­ten­der in­ver­tir la ley de la gra­ve­dad. Por su­pues­to, sos­te­ner el círcu­lo vir­tuo­so que des­plie­ga la ex­pan­sión de la de­man­da exi­ge or­de­nar el fren­te ex­terno, po­ner­le lí­mi­te a los gran­des fu­ga­do­res de di­vi­sas, es­ta­ble­cer una po­lí­ti­ca co­mer­cial en sin­to­nía con el res­to del mun­do y no una ava­lan­cha im­por­ta­do­ra uni­la­te­ral, com­ba­tir la co­rrup­ción offs­ho­re y ga­ran­ti­zar que los dó­la­res de nues­tras ex­por­ta­cio­nes, en­tren a la eco­no­mía na­cio­nal.

P- ¿Cuál de­be­ría ser el ca­mino pa­ra que Ar­gen­ti­na su­pere la res­tric­ción ex­ter­na es­truc­tu­ral y ge­ne­re di­vi­sas ?

R- A lo que ya men­cio­né, agre­ga­ría una po­lí­ti­ca de desa­rro­llo só­li­da, in­te­li­gen­te­men­te pla­ni­fi­ca­da, pa­ra la in­dus­tria, la agroin­dus­tria, las eco­no­mías re­gio­na­les, y en ma­te­ria ener­gé­ti­ca y mi­ne­ra. Con el Es­ta­do co­mo agen­te y ga­ran­te del desa­rro­llo. Y en un mar­co de una geo­po­lí­ti­ca que re­to­me el eje sur-sur.

P- ¿Cuál fue el prin­ci­pal error del go­bierno an­te­rior en ma­te­ria eco­nó­mi­ca?

R- Pro­ba­ble­men­te de­bió ha­ber ge­ne­ra­do una agen­da de desa­rro­llo, en la sin­to­nía fi­na, más agre­si­va, en lí­nea con lo que men­cio­na­ba res­pec­to a la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va na­cio­nal.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.