Más Es­ta­do, ma­yor co­rrup­ción

El es­cán­da­lo de las coimas en la obra pú­bli­ca sal­pi­ca a gran­des em­pre­sa­rios y deja a la vis­ta la im­pu­ni­dad po­lí­ti­ca.

Río Negro - Pulso - - Opinión - DA­NIEL DARRIEUX da­niel­da@speedy.com.ar

Es in­dis­pen­sa­ble trans­pa­ren­tar las li­ci­ta­cio­nes y mo­der­ni­zar la ley de Obras Pú­bli­cas. Co­mo so­cie­dad, to­le­ran­cia ce­ro con la co­rrup­ción.

Pa­re­ce ser que al­go es­tá cam­bian­do en nues­tro que­ri­do país. Por pri­me­ra vez apa­re­cen es­cri­tos los nom­bres de quie­nes pa­ga­ron y re­ci­bie­ron coimas. Las de­cla­ra­cio­nes de Car­los Wag­ner, ex­pre­si­den­te de la Cá­ma­ra Ar­gen­ti­na de la Cons­truc­ción y de Clau­dio Uber­ti, ex­fun­cio­na­rio K, ava­lan los men­cio­na­dos re­gis­tros.

La co­rrup­ción ma­ta. El sa­queo a las ar­cas pú­bli­cas, equi­va­le a mi­les de mi­llo­nes que de­ja­ron de asig­nar­se a in­fra­es­truc­tu­ra vial, obras pa­ra pa­liar inun­da­cio­nes o a los fe­rro­ca­rri­les, en­tre otros. Las con­se­cuen­cias: muer­tos en las ru­tas, en las inun­da­cio­nes de La Pla­ta o en la tra­ge­dia de On­ce.

Re­sul­ta fun­da­men­tal en­ten­der la re­la­ción en­tre eco­no­mía y co­rrup­ción. En­ri­que Gher­si, eco­no­mis­ta pe­ruano, plan­tea que “el in­ter­ven­cio­nis­mo ge­ne­ra di­fi­cul­ta­des pa­ra ven­der fa­ci­li­da­des”. Ca­da ven­ta­ni­lla bu­ro­crá­ti­ca que pue­de pe­dir un “pea­je” es el cal­do de cul­ti­vo de la co­rrup­ción”.

Ejem­plo, las DJAI, un es­que­ma que re­que­ría de un fun­cio­na­rio pú­bli­co que au­to­ri­za­ra el re­ti­ro de mer­ca­de­rías de la adua­na. Hay em­pre­sa­rios de la re­gión a los que se les pi­dió una coima pa­ra ob­te­ner di­cha au­to­ri­za­ción.

La co­rrup­ción no es­tá en nues­tro ADN, se ha vis­to fa­vo­re­ci­da por la ar­bi­tra­rie­dad y el abu­so del po­der gu­ber­na­men­tal. Más Es­ta­do, ma­yor co­rrup­ción.

No es ca­sua­li­dad que los ma- yo­res ni­ve­les de co­rrup­ción de la his­to­ria ar­gen­ti­na se ha­yan da­do en un con­tex­to de fuer­te in­ter­ven­ción del Es­ta­do en la eco­no­mía. Es por ello que tam­bién mu­chos ad­hie­ren en for­ma in­tere­sa­da al es­ta­tis­mo: es un gran ne­go­cio pa­ra vi­vir pa­ra­si­tan­do a costa del sec­tor pri­va­do pro­duc­ti­vo.

Hay que di­fe­ren­ciar a los em­pre­sa­rios ge­nui­nos, que in­vier­ten y arries­gan su pa­tri­mo­nio, de los ca­za­do­res de pri­vi­le­gios, que ga­nan di­ne­ro por su cer­ca­nía con el po­der po­lí­ti­co.

Dos es­tu­dios em­pí­ri­cos re­fle­jan es­ta re­la­ción: el “Ín­di­ce de Li­ber­tad Eco­nó­mi­ca” (Wall Street Jour­nal y He­ri­ta­ge Foun­da­tion) y el “Ín­di­ce de Per­cep­ción de la Co­rrup­ción” (Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal). Los paí­ses con ma­yor gra­do de li­ber­tad eco­nó­mi­ca tie­nen los ni­ve­les de co­rrup­ción más ba­jos (Hong Kong, Sin­ga­pur, Nue­va Ze­lan­da, Sui­za, Aus­tra­lia).

La pro­pues­ta es más li­ber­tad eco­nó­mi­ca pa­ra mi­ni­mi­zar las po­si­bi­li­da­des de co­rrup­ción.

To­do es­que­ma eco­nó­mi­co se desa­rro­lla en un mar­co ins­ti­tu­cio­nal. Por ello es fun­da­men­tal res­pe­tar la di­vi­sión de po­de­res y me­jo­rar la efi­ca­cia de la Jus­ti­cia. El 92% de las cau­sas de co­rrup­ción de los úl­ti­mos 20 años no lle- ga­ron a jui­cio, se­gún una au­di­to­ría rea­li­za­da por el Con­se­jo de la Ma­gis­tra­tu­ra so­bre to­dos los ex­pe­dien­tes en los tribunales de Co­mo­do­ro Py. Es in­dis­pen­sa­ble ade­más, trans­pa­ren­tar las li­ci­ta­cio­nes y mo­der­ni­zar la Ley de Obra pú­bli­ca.

La fi­gu­ra del arre­pen­ti­do y la ley de res­pon­sa­bi­li­dad pe­nal em­pre­sa­ria re­pre­sen­tan un avan­ce en es­te sen­ti­do. A su vez, nues­tra res­pon­sa­bi­li­dad co­mo so­cie­dad ci­vil de­bie­ra ser la to­le­ran­cia ce­ro con la co­rrup­ción.

Co­mo se­ña­la mi co­le­ga Car­los Mi­ra: “(…) una de las lec­cio­nes que de­bié­ra­mos ex­traer de es­ta no­ve­la es­pe­luz­nan­te, es que so­lo la li­ber­tad, la com­pe­ten­cia, la in­te­gra­ción mun­dial y la eco­no­mía li­bre, re­du­cen las po­si­bi­li­da­des de que un con­jun­to de ham­po­nes a car­go del Es­ta­do se ro­ben el Te­so­ro Pú­bli­co”.

Pa­ra ter­mi­nar. ¿ Có­mo es­ta­mos en nues­tras provincias, en cuan­to a ni­ve­les de trans­pa­ren­cia (o co­rrup­ción) en la con­tra­ta­ción en­tre go­bierno y em­pre­sa­rios pro­vee­do­res del Es­ta­do?

Coimas. La ca­rac­te­rís­ti­ca dis­tin­ti­va en la obra pú­bli­ca K.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.