Ca­mino de es­pi­nas

El pre­si­den­te se hi­zo car­go de dar a co­no­cer los cru­dos da­tos de la po­bre­za. La es­ta­dís­ti­ca tie­ne co­mo te­lón de fon­do la re­dis­tri­bu­ción re­gre­si­va des­de el 2016.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar

El un nú­me­ro re­fle­ja las tur­bu­len­cias que es­ta­mos atra­ve­san­do. No es una no­ti­cia fá­cil, qui­sié­ra­mos que fue­se dis­tin­ta. Los in­di­ca­do­res de mar­zo y sep­tiem­bre tam­bién van a mos­trar re­tro­ce­sos”. Así pre­sen­tó el pre­si­den­te Mau­ri­cio Macri, los cru­dos da­tos pu­bli­ca­dos es­ta se­ma­na res­pec­to a la po­bre­za, que as­cien­de al 27,3%. La in­di­gen­cia en tan­to, lle­ga al 4,9%. Sig­ni­fi­ca que en Argentina exis­ten 11 mi­llo­nes de per­so­nas que no lo­gran sa­tis­fa­cer sus ne­ce­si­da­des bá­si­cas y 2 mi­llo­nes de per­so­nas que no reúnen los re­cur­sos ne­ce­sa­rios pa­ra po­der co­mer.

Des­de el prin­ci­pio de la ges­tión, la re­duc­ción de la po­bre­za fue uno de los ejes que el pro­pio Macri le au­to im­pu­so a su ges­tión. El man­da­ta­rio vol­vió a re­afir­mar ese com­pro­mi­so, pe­se al re­vés de la es­ta­dís­ti­ca.

Los da­tos so­bre po­bre­za son siem­pre co­men­ta­dos y ana­li­za­dos. Po­co se ha­bla en cam­bio de otros da­tos, ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­dos, y tam­bién da­dos a co­no­cer es­ta se­ma­na. Se tra­ta de aque­llos que re­fle­jan la dis­tri­bu­ción del in­gre­so, y per­mi­ten ex­pli­car por un la­do la for­ma en que la ren­ta se re­par­te en­tre ca­da uno de los es­tra­tos so­cia­les, y por el otro, ob­ser­var el efec­to que las po­lí­ti­cas lle­va­das a ca­bo ge­ne­ran so­bre las re­mu­ne­ra­cio­nes.

Có­mo se re­par­te la tor­ta

Inequi­dad, es la me­jor pa­la­bra pa­ra des­cri­bir la for­ma en que se re­par­te la ri­que­za. No en Argentina, sino en to­do el mun­do.

El es­que­ma en el que unos po­cos usu­fruc­túan los be­ne­fi­cios a cos­ta del tra­ba­jo de la ma­yo­ría, es mar­ca re­gis­tra­da del sis­te­ma de acu­mu­la­ción ca­pi­ta­lis­ta. El úl­ti­mo da­to pu­bli­ca­do en 2018 por la ONG Ox­fam, de­di­ca­da a pro­mo­ver la erra­di­ca­ción de la po­bre­za a ni­vel glo­bal, in­di­ca que el 1% más ri­co de la po­bla­ción mun­dial se apro­pió del 82% de la ri­que­za ge­ne­ra­da en 2017, mien­tras que el 50% más po­bre (3.700 mi­llo­nes de per­so­nas), no re­ci­bió be­ne­fi­cio al­guno del cre­ci­mien­to pro­du­ci­do el año pa­sa­do.

Nues­tro país no es la ex­cep­ción. La inequi­dad en la dis­tri­bu­ción, es un da­to pro­pio de la eco­no­mía na­cio­nal des­de las épo­cas co­lo­nia­les. Exis­ten sin em­bar­go, pe­rio­dos en la his­to­ria en los que el re­par­to ha si­do mu­cho más igua­li­ta­rio, y otros en los que la de­sigual­dad se pro­fun­di­zó.

Pre­ci­sa­men­te esa es la di­ná­mi­ca que sur­ge del in­for­me “Evo­lu­ción de la Dis­tri­bu­ción del In­gre­so” re­fe­ri­do al se­gun­do tri­mes­tre de 2018, que aca­ba de dar a co­no­cer el In­dec es­ta se­ma­na. La se­rie de da­tos per­mi­te con­tras­tar la dis­tri­bu­ción an­tes y des­pués del cam­bio en la po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca que tu­vo lu­gar des­de el año 2016.

Exis­ten di­fe­ren­tes for­mas de me­dir el re­par­to. Con­cep­tual­men­te se tra­ta de cuan­ti­fi­car el in­gre­so que re­ci­be ca­da sec­tor, en com­pa­ra­ción con la ri­que­za to­tal que ge­ne­ra el con­jun­to de la so- cie­dad.

El pri­mer da­to fuer­te que sur­ge de la es­ta­dís­ti­ca ofi­cial, es que has­ta el pri­mer se­mes­tre de es­te año, un 10% de las per­so­nas ocu- pa­das te­nían un in­gre­so pro­me­dio men­sual de so­lo $2.239 y que el 30% de los ocu­pa­dos, re­ci­bía co­mo má­xi­mo, un pro­me­dio de $7.617 al mes. Asi­mis­mo, un 40% de los ho­ga­res ar­gen­ti­nos te­nía in­gre­sos que en pro­me­dio no su­pe­ra­ban los $17.503. Con es­te pa­no­ra­ma, es po­si­ble com­pren­der mu­cho me­jor la es­ta­dís­ti­ca re­fe-

ri­da a la po­bre­za y la in­di­gen­cia.

Una se­gun­da me­di­da, re­fie­re a la bre­cha de in­gre­sos en­tre el 10% más ri­co de la po­bla­ción y el 10% más po­bre. La se­rie se re­fle­ja en el pri­mer in­fo­gra­ma ad­jun­to. Allí pue­de ob­ser­var­se que en 2018, la dis­tan­cia en­tre los que mas ga­nan y los que me­nos re­ci­ben es de 19,8 ve­ces, mien­tras que en igual pe­rio­do del año 2015, pre­vio al cam­bio de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca, la dis­tan­cia era de 16,3 ve­ces.

Una se­gun­da for­ma de re­fle­jar la de­sigual­dad en la dis­tri­bu­ción, es cuan­ti­fi­car la por­ción de la tor­ta que se apro­pia ca­da uno de los es­tra­tos so­cia­les. La es­ta­dís­ti­ca mues­tra que a me­dia­dos de 2018, el 20% más po­bre se que­da­ba con el 5% de la ri­que­za mien­tras que el 20% más ri­co se ha­cía con el 47,7%. Si se ob­ser­va el se­gun­do in­fo­gra­ma, se ad­vier­te una me­jo­ra res­pec­to a los re­gis­tros de 2017, en que la dis­tri­bu­ción era de 4,8% y de 48,2% res­pec­ti­va­men­te. Sin em­bar­go, si la com­pa­ra­ción se rea­li­za con el año 2015, nue­va­men­te sur­ge que la dis­tri­bu­ción se tor­nó mas de­sigual. Aquel año, el 20% más po­bre se que­da­ba con el 5,2% de la ri­que­za y el 20% más ri­co, con el 46,4%.

Por úl­ti­mo, la me­di­da más co­no­ci­da pa­ra me­dir la evo­lu­ción de la dis­tri­bu­ción, es el “coe­fi­cien­te de Gi­ni”. Se tra­ta de un nú­me­ro que os­ci­la en­tre 0 y 1, don­de 0 re­pre­sen­ta la dis­tri­bu­ción más de­sigual po­si­ble y 1 la dis­tri­bu­ción más equi­ta­ti­va po­si­ble.

En Argentina, el peor re­gis­tro des­de el ini­cio del Si­glo XXI, da­ta del ter­cer tri­mes­tre del año 2003, cuan­do a la sa­li­da de la cri­sis, el coe­fi­cien­te de Gi­ni mar­có 0,475. A lo lar­go de los años 2000, el ra­tio me­jo­ró pa­ra ubi­car­se en torno a 0,37, y co­men­zó a de­te­rio­rar­se nue­va­men­te lue­go de 2012.

El ter­cer in­fo­gra­ma ad­jun­to, mues­tra la evo­lu­ción de di­cho in­di­ca­dor en Argentina, en­tre 2014 y 2018. Se ad­vier­te que tras la de- va­lua­ción del año 2014, la dis­tri­bu­ción vol­vió a me­jo­rar has­ta re­gis­trar 0,41 a me­dia­dos de 2015. La si­tua­ción vol­vió a em­peo­rar tras la sa­li­da del ce­po cam­bia­rio, e ini­ció una nue­va sen­da vir­tuo­sa des­de el ter­cer tri­mes­tre de 2016. El re­gis­tro de me­dia­dos de 2018, mues­tra nue­va­men­te una me­jo­ra lle­gan­do a 0,422, aun­que si­gue sin em­par­dar al año 2015, pre­vio al cam­bio de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca.

In­cer­ti­dum­bre

Nin­guno de los da­tos pu­bli­ca­dos es­ta se­ma­na, al­can­za a re­fle­jar to­da­vía el im­pac­to del pa­que­te de po­lí­ti­cas eco­nó­mi­cas que se aca­ba de anun­ciar. Me­di­das co­mo el re­cor­te a las pen­sio­nes por dis­ca­pa­ci­dad, el ajus­te en re­la­ción a la ta­ri­fa so­cial del gas, o el tras­pa­so de la ta­ri­fa so­cial del trans­por­te a las ju­ris­dic­cio­nes pro­vin­cia­les, im­pac­ta­rán en los es­tra­tos más ba­jos de in­gre­so.

Al­go si­mi­lar su­ce­de­rá con las res­tric­cio­nes monetarias anun- cia­das, las cua­les no tar­da­rán en ge­ne­rar al­tas ta­sas de in­te­rés, y me­nor ac­ce­so al cré­di­to y al con­su­mo. Los efec­tos de ta­les po­lí­ti­cas, re­cién po­drán ob­ser­var­se en la me­di­ción del ter­cer tri­mes­tre, aun­que no es di­fí­cil ad­ver­tir que sig­ni­fi­ca­rán una dis­tri­bu­ción to­da­vía más de­sigual. Eso mis­mo es lo que ad­mi­tió el pro­pio Macri, an­ti­ci­pán­do­se a la ma­la no­ti­cia.

“No es una no­ti­cia fá­cil. No va­mos a de­jar de tra­ba­jar pa­ra erra­di­car la po­bre­za aun­que ten­ga­mos re­tro­ce­sos”. Pre­si­den­te Mau­ri­cio Macri en la pre­sen­ta­ción de los da­tos so­bre po­bre­za.

Ha­cer fren­te. Los mi­nis­tros Stan­ley y Si­ca ex­pli­ca­ron me­di­das con­tra la po­bre­za.

Con­tras­te. La vi­lla y la ciu­dad, la ima­gen que re­fle­ja la de­sigual­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.