Más por me­nos

Aper­tu­ra eco­nó­mi­ca fue la pre­mi­sa pa­ra “vol­ver al mun­do” des­de el 2016. El dó­lar se de­va­luó 100% pe­ro aún así el de­te­rio­ro de la cuen­ta co­rrien­te con­ti­núa.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIEGO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar CO­RRES­PON­SA­LÍA CI­PO­LLET­TI

La or­to­do­xia eco­nó­mi­ca, sos­tie­ne una ma­triz con­cep­tual, que da sus­ten­to al mar­co nor­ma­ti­vo so­bre el que la teo­ría clá­si­ca ba­sa to­do su aná­li­sis. Sin em­bar­go, los da­tos que sur­gen de la apli­ca­ción de ta­les pre­cep­tos a la eco­no­mía real, arro­jan a me­nu­do con­clu­sio­nes muy di­fe­ren­tes a las que sos­tie­ne la teo­ría.

Uno de esos con­cep­tos, in­di­ca que la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca es fun­da­men­tal pa­ra que una eco­no­mía crez­ca. Se ha­ce hin­ca­pié en la ne­ce­si­dad de eli­mi­nar to­do ti­po de con­tro­les a la en­tra­da y sa­li­da de ca­pi­ta­les, a la in­ver­sión ex­tran­je­ra, qui­tar aran­ce­les a la im­por­ta­ción y a la ex­por­ta­ción, y fo­men­tar el li­bre co­mer­cio. Sue­le afir­mar­se que la pro­tec­ción aran­ce­la­ria ge­ne­ra in­efi­cien­cia y em­pre­sa­rios adic­tos al pa­ra­guas es­ta­tal, mien­tras que la aper­tu­ra es la con­di­ción ne­ce­sa­ria pa­ra ge­ne­rar com­pe­ti­ti­vi­dad y es­pe­cia­li­za­ción pro­duc­ti­va, en aque­llos sec­to­res don­de el país tie­ne ven­ta­jas com­pa­ra­ti­vas.

Es pre­ci­sa­men­te la vi­sión que im­pe­ra en el seno del go­bierno, la cual se vio re­fle­ja­da en la po­lí­ti­ca apli­ca­da des­de 2016. Las pri­me­ras medidas adop­ta­das por la ges­tión Ma­cri, fue­ron la eli­mi­na­ción de las re­ten­cio­nes a la ex­por­ta­ción de gra­nos, a la ex­por­ta­ción mi­ne­ra, la re­duc­ción y eli­mi­na­ción de aran­ce­les a la im­por­ta­ción de di­fe­ren­tes pro­duc­tos, el des­man­te­la­mien­to de los con­tro­les a la en­tra­da y sa­li­da de ca­pi­ta­les, la eli­mi­na­ción de los pla­zos de per­ma­nen­cia mí­ni­ma de los ca­pi­ta­les que lle­gan pa­ra in­ver­tir en el país, y de los lí­mi­tes a los mon­tos de com­pra de di­vi­sas.

Pro­me­dian­do el man­da­to, y cuan­do en el mun­do se de­ba­te cuál es la me­jor for­ma pa­ra so­bre­lle­var la gue­rra co­mer­cial ini­cia­da por EE.UU. y Chi­na, los da­tos re­ve­lan que nin­guno de los po­ten­cia­les efec­tos vir­tuo­sos que pro­po­ne la teo­ría se ve­ri­fi­can, y Ar­gen­ti­na si­gue pa­de­cien­do la mis­ma di­fi­cul­tad en­dé­mi­ca pa­ra ge­ne­rar di­vi­sas. No so­lo ello, sino que la po­si­ción ex­ter­na del país se ha de­te­rio­ra­do a los peo­res ni­ve­les de la his­to­ria en tér­mi­nos de deu­da y dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te.

La deu­da, a ni­ve­les ré­cord

En ge­ne­ral, la to­ma de deu­da tie­ne ma­la pren­sa. Sue­le eva­luar­se que to­mar deu­da ‘es ma­lo’ y de­be evi­tar­se. Lo cier­to es que la to­ma de cré­di­to pue­de ser sig­ni­fi­ca­ti­va­men­te po­si­ti­va si con­tri­bu­ye a me­jo­rar la po­si­ción pa­tri­mo­nial, es­truc­tu­ral o pro­duc­ti­va del país, ge­ne­ran­do una pla­ta­for­ma de cre­ci­mien­to fu­tu­ro.

El es­ca­so ni­vel de en­deu­da­mien­to re­la­ti­vo que pre­sen­ta­ba la eco­no­mía na­cio­nal a fi­nes de 2015, fue uno de los pi­la­res del mo­de­lo de po­lí­ti­ca eco­nó­mi­ca im­ple­men­ta­do por el equi­po eco­nó­mi­co de Mau­ri­cio Ma­cri. Por ese en­ton­ces, el ra­tio Deu­da/PBI as­cen­día al 45%. Ello po­si­bi­li­tó que la to­ma de deu­da sea la he­rra­mien­ta ele­gi­da pa­ra fi­nan­ciar el gra­dua­lis­mo. Tres años des­pués, y tras una me­ga­de­va­lua­ción que en so­lo cua­tro me­ses lle­gó al 100%, las acreen­cias ex­ter- nas re­pre­sen­tan más del 90% del PBI.

El pri­mer in­fo­gra­ma ad­jun­to, mues­tra la evo­lu­ción de la deu­da ex­ter­na bru­ta to­tal (pú­bli­ca y pri- va­da). Se ob­ser­va que el año 2015 cul­mi­nó con una deu­da de u$ s 152.000 mi­llo­nes, y que has­ta el se­gun­do tri­mes­tre de 2018, la mis­ma as­cen­día a u$ s 245.000 mi­llo­nes. Un cre­ci­mien­to del 60% en ape­nas 30 me­ses de ges­tión. A ello hay que agre­gar los u$s 57.000 mi­llo­nes com­pro­me­ti­dos con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal ( FMI) en sen­dos acuer­dos, lo que ele­va la deu­da ex­ter­na al día de hoy por en­ci­ma de los u$s 300.000 mi­llo­nes.

El pun­to en cues­tión, es que tras ha­ber du­pli­ca­do la po­si­ción acree­do­ra a ni­vel ex­terno, ni la po­si­ción fis­cal, ni la pro­duc­ti­va, ni la co­mer­cial del país han me­jo­ra­do, sino que por el con­tra­rio, las mis­mas se han de­te­rio­ra­do.

La con­tra­ca­ra, es el ju­go­so ne­go­cio fi­nan­cie­ro ge­ne­ra­do al ca­lor de las al­tas ta­sas de in­te­rés en pe­sos, y el enor­me flu­jo de ca­pi­ta­les ha­cia el exterior. Se­gún sur­ge del “In­for­me de Ba­lan­za de Pa­gos, Po­si­ción de In­ver­sión In­ter­na­cio­nal y Deu­da Ex­ter­na” que aca­ba de pu­bli­car el In­dec, re­sul­ta que so­lo en el pri­mer se­mes­tre de 2018, se fue­ron del país u$ s 16.000 mi­llo­nes, y que en los 30 me­ses de la ges­tión ma­cris­ta ya sa­lie­ron del país u$s 53.000 mi­llo­nes, una ci­fra si­mi­lar a la so­li­ci­ta­da co­mo au­xi­lio al FMI.

Dé­fi­cit con mi­ra­da se­lec­ti­va

La ma­yo­ría de los eco­no­mis­tas clá­si­cos, eva­lúa que el dé­fi­cit fis­cal es la raíz de to­dos los ma­les de la eco­no­mía na­cio­nal. Es im­po­si­ble sos­la­yar el pe­so del ro­jo de las cuen­tas es­ta­ta­les so­bre la es­truc­tu­ra pro­duc­ti­va, en es­pe­cial cuan­do el mis­mo se sos­tie­ne a lo lar­go del tiem­po.

Lla­ma la aten­ción sin em­bar­go, el es­ca­so én­fa­sis de la cá­te­dra

La es­tra­te­gia ele­gi­da des­de el 2016 fue la aper­tu­ra eco­nó­mi­ca. El de­te­rio­ro de las cuen­tas ex­ter­nas no se de­tu­vo ni aun lue­go de la de­va­lua­ción del 100%.

en re­la­ción al dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te. La cuen­ta co­rrien­te re­fle­ja la po­si­ción ar­gen­ti­na en re­la­ción a la en­tra­da y sa­li­da de di­vi­sas pro­duc­to del co­mer­cio, los ser­vi­cios, el tu­ris­mo, y las re­me­sas. La evo­lu­ción de la va­ria­ble se ob­ser­va en el se­gun­do in­fo­gra­ma que acom­pa­ña la no­ta.

El go­bierno re­ci­bió la eco­no­mía con un ele­va­do ro­jo en cuen­ta co­rrien­te de u$s 16.800 mi­llo­nes. Una ci­fra que re­fle­ja­ba las enor­mes di­fi­cul­ta­des del país pa­ra ge­ne­rar di­vi­sas pro­duc­to del ce­po cam­bia­rio, el atra­so del ti­po de cam­bio, y la fuer­te caí­da de los pre­cios de las com­mo­di­ties re­gis­tra­da lue­go de 2010.

En ba­se a los pre­cep­tos clá­si­cos, la eco­no­mía ar­gen­ti­na es­ta­ba “de­ma­sia­do ce­rra­da”, y la aper­tu­ra era la re­ce­ta in­di­ca­da pa­ra sa­lir del atra­so.

Tal fue la re­ce­ta uti­li­za­da, pe­ro el año 2017 cul­mi­nó con un dé­fi­cit de cuen­ta co­rrien­te por u$s 31.300 mi­llo­nes. La mi­tad de ese mon­to se ex­pli­ca por el pa­go de in­tere­ses y un ter­cio por el ro­jo co­mer­cial (la di­fe­ren­cia en­tre ex­por­ta­cio­nes e im­por­ta­cio­nes). El in­for­me pu­bli­ca­do por In­dec, mues­tra que si se con­ta­bi­li­zan los úl­ti­mos do­ce me­ses, el dé­fi­cit su­pera los u$s 35.300 mi­llo­nes, y en el pri­mer se­mes­tre de 2018 acu­mu­la u$s 17.800 mi­llo­nes, en­ca­mi­nán­do­se a un nue­vo ré­cord, pe­se a la fuer­te de­va­lua­ción re­gis­tra­da des­de ma­yo.

La di­fe­ren­cia en­tre aque­llo que Ar­gen­ti­na ven­de al exterior y aque­llo que com­pra, com­po­ne el sal­do co­mer­cial y pue­de apre­ciar­se en el ter­cer in­fo­gra­ma. La es­ta­dís­ti­ca mues­tra que el dé­fi­cit co­mer­cial fue ré­cord en 2017, lle­gan­do a los u$s 8.470 mi­llo­nes. En los pri­me­ros ocho me­ses de es­te año, el ro­jo lle­gó a u$s 6.993 mi­llo­nes, un 57% más que los u$s 4.335 re­gis­tra­dos en igual pe­rio­do de 2017. To­do in­di­ca que pe­se a la de­va­lua­ción, el dé­fi­cit co­mer­cial tam­bién ba­ti­rá un ré­cord en 2018.

Al mun­do en ro­jo. Tras el des­man­te­la­mien­to de los con­tro­les, el dé­fi­cit ex­terno no pa­ra de cre­cer.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.