“El nue­vo plan eco­nó­mi­co es un tí­pi­co pro­gra­ma del Fon­do Mo­ne­ta­rio”

Li­lia­na Fran­co, eco­no­mis­ta y pe­rio­dis­ta

Río Negro - Pulso - - Entrevista - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar CO­RRES­PON­SA­LÍA CI­PO­LLET­TI

Co­no­ce­do­ra de los pa­si­llos de la Ca­sa Ro­sa­da, Li­lia­na Fran­co pue­de des­cri­bir el pul­so in­terno del go­bierno. En diá­lo­go con PUL­SO, la eco­no­mis­ta in­di­ca que el pro­gra­ma acor­da­do con el Fon­do Mo­ne­ta­rio In­ter­na­cio­nal (FMI) es muy du­ro, y que aun se ob­ser­va des­coor­di­na­ción en el área eco­nó­mi­ca.

PRE­GUN­TA- ¿Cuál es su sen­sa­ción res­pec­to al mo­men­to que vi­ve el go­bierno y la eco­no­mía?

RES­PUES­TA- Hu­bo mo­men­tos de mu­cha zo­zo­bra y con­fu­sión, du­ran­te aquel fin de se­ma­na en que pa­re­cía que iban a dar­se cam­bios gran­des en el ga­bi­ne­te, que fi­nal­men­te so­lo fue­ron re­agru­pa­mien­tos, con Mi­nis­te­rios que pa­sa­ron a ser se­cre­ta­rías. Lue­go el país cam­bió. Hay un nue­vo acuer­do con el FMI, que re­quie­re un ajus­te muy du­ro. In­clu­so el pro­pio Fon­do pre­vé que la re­ce­sión va a ser más fuer­te que lo que an­ti­ci­pa el go­bierno. Y cuan­do pa­re­cía que la cues­tión po­lí­ti­ca es­ta­ba en­ca­mi­na­da pa­ra el go­bierno, es­ta­lló el con­flic­to con Ca­rrió. Por to­do ello, la sen­sa­ción es que hay ‘bar­qui­na­zos’ per­ma­nen­tes.

P- ¿El nue­vo acuer­do es­tá he­cho a la me­di­da del FMI?

R- Es un pro­gra­ma tí­pi­co, he­cho en ba­se al pensamiento eco­nó­mi­co del Fon­do. El or­ga­nis­mo tie­ne una vi­sión fis­ca­lis­ta, y no se preo­cu­pa tan­to por el cre­ci­mien­to sus­ten­ta­ble o por el ni­vel de ti­po de cam­bio. Son te­mas pre­sen­tes, pe­ro que es­tán en un se­gun­do plano. La cri­sis de cuen­ta co­rrien­te, que en eco­no­mías co­mo la nues­tra siem­pre es­tá ín­ti­ma­men­te re­la­cio­na­da con los pro­ble­mas de ti­po de cam­bio, no es el eje del acuer­do. El eje es­tá pues­to en lo fis­cal, y en al­can­zar el ‘dé­fi­cit ce­ro’.

P- ¿Al­can­za con la de­va­lua­ción pa­ra so­lu­cio­nar el cue­llo de bo­te­lla ex­terno?

R- El mo­de­lo apun­ta a eso, un ti­po de cam­bio al­to que per­mi­ta re­ver­tir rá­pi­da­men­te la ba­lan­za co­mer­cial ne­ga­ti­va, pa­ra que in­gre­sen dó­la­res. Es la mi­ra­da que siem­pre ha te­ni­do el FMI. Lue­go los cos­tos so­cia­les, son un te­ma de los po­lí­ti­cos lo­ca­les.

P- ¿El FMI con­si­de­ra lo so­cial?

R- En otra épo­ca ja­más hu­bie­ra si­do una va­ria­ble en con­si­de­ra­ción. Hoy en día, lo so­cial no so­lo es con­si­de­ra­do, sino que es in­clui­do ex­plí­ci­ta­men­te en el acuer­do, y el FMI au­to­ri­za al go­bierno a in­cre­men­tar el pre­su­pues­to pa­ra la con­ten­ción so­cial. Yo creo que eso es pro­duc­to de lo ocu­rri­do en Gre­cia.

P- Lue­go de va­rios tras­piés... R- En ge­ne­ral, no se pue­de de­cir que el FMI sea muy exi­to­so. Pe­ro es el úni­co pres­ta­mis­ta a ta­sa ba­ja que se pue­de con­se­guir en el mun­do. Es un Fon­do de ‘ca­pa caída’, que se ha que­da­do con po­cos clien­tes. Es por eso que el FMI va a ha­cer to­do lo po­si­ble pa­ra que es­to fun­cio­ne.

P- ¿Se ha en­du­re­ci­do el go­bierno en ma­te­ria so­cial?

R- Va a ser du­ro lle­gar a dé­fi­cit ce­ro... Y más en un año elec­to­ral, no hay an­te­ce­den­tes de se­me­jan­te co­sa. Creo que se han guar­da­do la po­si­bi­li­dad de ma­ne­jar los en­ca­jes ban­ca­rios co­mo pa­ra po­der in­yec­tar al­go de di­ne­ro a la ca­lle.

P- ¿Han ha­bi­do erro­res en la im­ple­men­ta­ción de las po­lí­ti­cas?

R- Uno lo que si­gue ob­ser­van­do es mu­cha des coor­di­na­ción. El Mi­nis­tro de Ha­cien­da es­tá ocu­pa­do de lo­grar el dé­fi­cit ce­ro pa­ra cum­plir con el FMI. El mi­nis­tro de Ener­gía, ocu­pa­do del te­ma ta­ri­fas. Ca­da uno en su “quin­ta”. Lo ló­gi­co se­ría que to­do es­té co­nec­ta­do. Se lla­ma ma­cro­eco­no­mía.

P- ¿Es un error anun­ciar suba de ta­ri­fas jun­to con po­lí­ti­ca de emi­sión ce­ro?

R- A ve­ces pa­re­cie­ra que hay cier­ta in­ge­nui­dad en el go­bierno. O que son “prin­ci­pis­tas” pa­ra al­gu­nas co­sas, y no pa­ra otras. Se es­ta­ble­ce un re­tro­ac­ti­vo en la ta­ri­fa de gas con ba­se en una ley de 1992. Pe­ro si se aca­ba de anun­ciar un pa­que­te mo­ne­ta­rio y fis­cal du­rí­si­mo co­mo es­te, qui­zá se­ría bueno lla­mar a las dis­tri­bui­do­ras, sen­tar­se, plan­tear una so­lu­ción. Pa­ra eso es­tán los go­bier­nos, pa­ra ne­go­ciar. Y por otra par­te el mo­men­to ele­gi­do pa­ra el anun­cio. Si el re­tro­ac­ti­vo se va a apli­car des­de enero, no se com- pren­de el anun­cio hoy, en un con­tex­to don­de el pro­gra­ma ne­ce­si­ta re­sul­ta­dos in­me­dia­tos, y es­to lo úni­co que ge­ne­ra es ma­yo­res ex­pec­ta­ti­vas de in­fla­ción.

P- ¿Fal­ta una me­sa de ne­go­cia­ción mul­ti­sec­to­rial?

R- Se ha he­cho mu­chas ve­ces a lo lar­go de la his­to­ria. Un ‘pac­to de ca­ba­lle­ros’, na­die pien­sa en el uso de la fuer­za. Pe­ro el go­bierno tie­ne la ca­pa­ci­dad de con­vo­car a los dis­tin­tos ac­to­res. A las ce­rea­le­ras, pa­ra pe­dir­les un ade­lan­to de re­ten­cio­nes co­mo ges­to de bue­na vo­lun­tad. A los for­ma­do­res de pre­cios de pro­duc­tos de la ca­nas­ta bá­si­ca, pa­ra lo­grar un acuer­do de pre­cios has­ta di­ciem­bre. Esa es la ba­se del éxi­to de es­te pro­gra­ma, que si no lo­gra ba­jar rá­pi­do la in­fla­ción, se con­ver­ti­rá en un gran pro­ble­ma.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.