“Ba­jar la in­fla­ción no es tan fá­cil co­mo de­cía el pre­si­den­te”

Río Negro - Pulso - - Entrevista - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar CO­RRES­PON­SA­LÍA CIPOLLETTI

Pa­ra di­ser­tar en el mar­co de una jor­na­da or­ga­ni­za­da por la Fun­da­ción Frie­drich Nau­mann pa­ra la Li­ber­tad Cí­vi­co Re­pu­bli­ca­na, vi­si­tó la ciu­dad de Neu­quén el ex Mi­nis­tro de Eco­no­mía Ri­car­do Ló­pez Murphy. En diá­lo­go con PUL­SO, el co­no­ci­do eco­no­mis­ta re­sal­tó la ne­ce­si­dad de ins­ti­tu­cio­nes sa­nas y se­ña­ló los erro­res co­me­ti­dos por la ac­tual ges­tión.

PRE­GUN­TA- ¿Cuál es el prin­ci­pal pro­ble­ma ar­gen­tino?

RES­PUES­TA- Los pro­ble­mas ins­ti­tu­cio­na­les de nues­tro país. Creo que esa es la cla­ve pa­ra ex­pli­car por qué te­ne­mos cri­sis re­cu­rren­tes, y no las tie­nen ni Uru­guay, ni Chi­le, ni Pe­rú. Hay una es­pe­ci­fi­ci­dad en Ar­gen­ti­na, li­ga­da a la fra­gi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal. El re­sul­ta­do es un cre­ci­mien­to ha si­do la mi­tad del cre­ci­mien­to de Chi­le en los úl­ti­mos 30 años, y eso a lar­go pla­zo tie­ne con­se­cuen­cias muy se­ve­ras.

P- ¿A qué atri­bu­ye esa fra­gi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal?

R- A un mal di­se­ño. Un ejem­plo cla­ro es Pe­rú. En es­te mo­men­to en Pe­rú hay cin­co ex pre­si­den­tes pre­sos y es­tán pre­sos los lí­de­res de la opo­si­ción. Hay una cri­sis po­lí­ti­ca for­mi­da­ble. Sin em­bar­go el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral, ha­ce do­ce años que no cam­bia. Pe­rú no se en­te­ra eco­nó­mi­ca y so­cial­men­te de su pro­pia cri­sis po­lí­ti­ca. Lo mis­mo su­ce­de en Chi­le, Uru­guay, EE.UU. o en cual­quier país de Eu­ro­pa. El úni­co lu­gar don­de cam­bia­mos el pre­si­den­te del Ban­co Cen­tral tres ve­ces en cin­co me­ses, es en Ar­gen­ti­na.

P- ¿Es un pro­ble­ma tras­ver­sal a to­dos los es­pa­cios po­lí­ti­cos?

R- Es ver­dad. No hay una preo­cu­pa­ción se­ria res­pec­to a la ca­li­dad ins­ti­tu­cio­nal y al di­se­ño de las po­lí­ti­cas pú­bli­cas. Eso nos lle­va a cri­sis re­cu­rren­tes, y a acep­tar que eso ‘es nor­mal’. P- ¿Esa es la cla­ve pa­ra cre­cer? R- En eco­no­mía, la cues­tión cru­cial son las ins­ti­tu­cio­nes. Con bue­nas ins­ti­tu­cio­nes se in­cre­men­ta el aho­rro, y se ge­ne­ra más ca­pi­tal per cá­pi­ta. Por otra par­te se acu­mu­la más ca­pi­tal hu­mano per cá­pi­ta. Y en ter­cer lu­gar, las ins­ti­tu­cio­nes per­mi­ten in­cre­men­tar la pro­duc­ti­vi­dad. Son los tres pi­la­res del cre­ci­mien­to.

P- ¿Es ade­cua­da la aper­tu­ra in­dis­cri­mi­na­da de la eco­no­mía?

R- Hay que mi­rar las ex­pe­rien­cias de aper­tu­ra eco­nó­mi­ca exi­to­sa, co­mo las del sud­es­te asiá­ti­co. To­das ellas se lle­va­ron a ca­bo con un ti­po de cam­bio real muy com­pe­ti­ti­vo, y con una es­tric­ta dis­ci­pli­na fis­cal. El pro­ble­ma que te­ne­mos en Ar­gen­ti­na, es que siem­pre he­mos pre­ten­di­do apli­car la aper­tu­ra con atra­so cam­bia­rio, con un enor­me dé­fi­cit fis­cal, y con en­deu­da­mien­to.

P- ¿Por qué fra­ca­só la po­lí­ti­ca an­ti­in­fla­cio­na­ria?

R- Si hay una me­ta co­mo la de 2017, pau­ta­da en 15% de in­fla­ción, pe­ro se emi­te di­ne­ro al 35% co­mo hi­zo el go­bierno, es im­po­si­ble lo­grar es­ta­bi­li­dad de pre­cios. Ba­jar la in­fla­ción no es tan sen­ci­llo co­mo de­cía el Pre­si­den­te Ma­cri en cam­pa­ña. Nues­tra in­fla­ción es­tá ín­ti­ma­men­te li­ga­da al des­equi­li­brio fis­cal. Si ba­ja la in­fla­ción, el des­equi­li­brio fis­cal ex­plo­ta. El go­bierno no ha he­cho nin­gu­na po­lí­ti­ca de co­rrec­ción fis­cal, so­lo se ha li­mi­ta­do a su­bir la in­fla­ción. Por eso es muy di­fí­cil creer que el año que vie­ne va a ba­jar la in­fla­ción.

P- ¿Sir­ve un pro­gra­ma de emi­sión ce­ro cuan­do a la vez suben las ta­ri­fas y el com­bus­ti­ble?

R- Ese es un des­or­den que se arras­tra des­de el ini­cio de la ges­tión. Yo hu­bie­ra in­ten­ta­do re­cu­pe­rar de en­tra­da las re­gu­la­cio­nes y los pre­cios re­la­ti­vos del año 2000. La ar­ti­fi­cia­li­dad es in­fi­nan­cia­ble. No se pue­de sa­lir con deu­da. Pa­ra po­der sa­lir, es ne­ce­sa­ria una pro­fun­da re­for­ma, y eso so­lo lo pue­de lo­grar un go­bierno ma­yo­ri­ta­rio.

P- Hay 3,5 mi­llo­nes de em­plea­dos pú­bli­cos ¿có­mo se ins­tru­men­ta una re­for­ma sin caos so­cial?

R- La re­for­ma im­pli­ca­rá trans­fe­rir par­te de esa gen­te al sec­tor pri­va­do.

P- ¿Hay so­por­te en el sec­tor pri­va­do pa­ra eso?

R- Va a ha­ber, bajo otras re­glas im­po­si­ti­vas, le­ga­les. Ha­brá que re­em­pla­zar deu­da por ex­por­ta­cio­nes y pro­duc­ción, y eso va a ge­ne­rar una enor­me de­man­da. En ese me­ca­nis­mo hay una opor­tu­ni­dad pa­ra la tran­si­ción.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.