Que los cum­pla fe­liz

La po­lí­ti­ca social em­ble­ma del kirch­ne­ris­mo, va­li­da­da por la ges­tión Ma­cri, ya tie­ne nue­ve años. Los da­tos que mues­tran el desa­rro­llo de una he­rra­mien­ta cla­ve.

Río Negro - Pulso - - Portada - DIE­GO PENIZZOTTO die­go­pe­niz­zot­to@rio­ne­gro.com.ar CORRESPONSALÍA CI­PO­LLET­TI

Po­cas ve­ces en la his­to­ria ar­gen­ti­na se re­gis­tra una po­lí­ti­ca que ha­ya si­do em­ble­ma de un go­bierno y una épo­ca, y que más tar­de ha­ya si­do va­li­da­da, con­fir­ma­da y sos­te­ni­da por el go­bierno si­guien­te, ca­rac­te­ri­za­do por una vi­sión so­cio eco­nó­mi­ca dia­me­tral­men­te opues­ta. Ese es el ca­so de la Asig­na­ción Uni­ver­sal por Hi­jo (AUH), que es­ta se­ma­na aca­ba de cum­plir nue­ve años des­de su im­ple­men­ta­ción.

Se tra­ta de una he­rra­mien­ta que des­de no­viem­bre del año 2009 fun­cio­nó co­mo pri­me­ra ba­rre­ra de con­ten­ción con­tra la de­sigual­dad, per­mi­tió des­ac­ti­var el sin nú­me­ro de pla­nes so­cia­les que exis­tían des­de la cri­sis de 2001, e igua­ló la con­di­ción de to­dos los ni­ños fren­te a la pro­tec­ción social, sean es­tos o no, hi­jos de asa­la­ria­dos en re­la­ción de de­pen­den­cia. Pre­ci­sa­men­te ese fue el es­pí­ri­tu ori­gi­nal de la po­lí­ti­ca, en tan­to las ‘Asig­na­cio­nes Fa­mi­lia­res’ pa­ra los hi­jos de los trabajadores re­gis­tra­dos exis­tían des­de la dé­ca­da del 50’, pe­ro los hi­jos de los trabajadores no re­gis­tra­dos, ca­re­cían de con­ten­ción.

Des­de el prin­ci­pio, la AUH tu­vo ad­he­ren­tes y de­trac­to­res.

Las prin­ci­pa­les crí­ti­cas in­di­can que mi­les de fa­mi­lias sub­sis­ten gra­cias a la asig­na­ción, y la mis­ma des­in­cen­ti­va el in­gre­so al mer­ca­do laboral.

Del otro la­do, el pro­gra­ma na­ci­do en el kirch­ne­ris­mo y con­fir­ma­do du­ran­te la ges­tión Ma­cri, es va­lo­ra­do in­clu­so en el ex­te­rior, co­mo ca­so de es­tu­dio en re­la­ción a una po­lí­ti­ca social que fa­vo­re­ce la in­clu­sión, otor­ga un in­gre­so mí­ni­mo de sub­sis­ten­cia, y me­jo­ra los ín­di­ces de es­co­la­ri­dad y sa­lud. En es­te sen­ti­do, es de­ter­mi­nan­te la con­di­cio­na­li­dad res­pec­to a la obli­ga­to­rie­dad de con­tro­les mé­di­cos y es­co­la­ri­dad de los ni­ños, un as­pec­to cla­ve que tra­za la lí­nea que di­fe­ren­cia la AUH de un ‘sub­si­dio’. Le­jos de ser una me­di­da asis­ten­cia­lis­ta, se tra­ta en pri­mer lu­gar de un de­re­cho, y en se­gun­do lu­gar de un be­ne­fi­cio con­di- cio­na­do al cum­pli­mien­to de la in­clu­sión de los ni­ños en el si­te­ma edu­ca­ti­vo y de sa­lud. Po­drá se­ña­lar­se la ne­ce­si­dad de es­tric­tos con­tro­les, un detalle que no in­va­li­da la per­ti­nen­cia del sis­te­ma. Da­da la re­ce­sión que afec­ta la eco­no­mía na­cio­nal, y la zo­zo­bra que ello genera en los sec­to­res más pos­ter­ga­dos, la AUH se ha tor­na­do im­pres­cin­di­ble pa­ra mi­les de fa­mi­lias re­ci­ben un in­gre­so mí­ni­mo.

Nú­me­ros que ha­blan

Trans­cu­rri­dos nue­ve años des­de su im­ple­men­ta­ción, es va­lio­so ob­ser­var cier­tos nú­me­ros que ha­blan de la di­ná­mi­ca de una he­rra­mien­ta que ha lo­gra­do tras­cen­der las ba­rre­ras ideo­ló­gio­cas.

Des­de el ini­cio, una de las cla­ves de la efec­ti­vi­dad de la AUH pa­ra sos­te­ner el con­su­mo de las ca­pas ba­jas de in­gre­sos, fue la ac­tua­li­za­ción pe­rió­di­ca del po­der de com­pra de la asig­na­ción. Has­ta el año pa­sa­do en que se mo­di­fi- có la Ley de Mo­vi­li­dad Ju­bi­la­to­ria, la AUH re­ci­bía dos ac­tua­li­za­cio­nes anua­les. El in­fo­gra­ma ad­jun­to com­pa­ra las ac­tua­li­za­cio­nes re­ci­bi­das ca­da año con la in- fla­ción de ca­da pe­rio­do. Con al­ti­ba­jos, en­tre 2009 y 2015 el po­der ad­qui­si­ti­vo de la AUH, se man­tu­vo cons­tan­te. Sin em­bar­go, los sal­tos in­fla­cio­na­rios de 2016 y 2018, no fue­ron acom­pa­ña­dos en la mis­ma cuan­tía por la ac­tua­li­za­ción del mon­to, lo que genera que hoy la asig­na­ción ten­ga un me­nor po­der ad­qui­si­ti­vo que ha­ce tres

años. Tal di­ná­mi­ca se re­ve­la en el se­gun­do in­fo­gra­ma, pu­bli­ca­do por el Centro CE­PA, don­de se es­ti­ma que se­gún la nue­va fór­mu­la de ac­tua­li­za­ción, y da­dos los au­men­tos pau­ta­dos has­ta fin de año, la AUH ha­brá per­di­do ca­si un 13% de su po­der ad­qui­si­ti­vo en re­la­ción a 2015.

Por otra par­te, va­le com­pa­rar la di­ná­mi­ca de la AUH, con la va­ria­ble más re­le­van­te de la eco­no­mía ar­gen­ti­na en 2018, el ti­po de cam­bio. A ex­cep­ción de es­te año, du­ran­te los res­tan­tes ocho años de vi­gen­cia, la AUN siem­pre avan­zó a una ve­lo­ci­dad ma­yor que el pre­cio de la mo­ne­da es­ta­dou­ni­den­se. Ello per­mi­te por un la­do con­fir­mar el enor­me atra­so re­la­ti­vo que arras­tra­ba el dó­lar has­ta 2018 en re­la­ción a la ma­yo­ría de los pre­cios. Re­ve­la tam­bién la caí­da del po­der ad­qui­si­ti­vo en dó­la­res de la AUH, tras la co­rri­da cam­bia­ria y la de­va­lua­ción del 100% re­gis­tra­da des­de el mes de abril.

Un úl­ti­mo da­to que ha­bla de la evo­lu­ción de la asig­na­ción, y su va­lor en re­la­ción a la de­sigual­dad, es su com­pa­ra­ción con la lí­nea de la po­bre­za y la in­di­gen­cia.

Pa­ra tal ejer­ci­cio, y da­dos los cues­tio­na­mien­tos a la es­ta­dís­ti­ca ofi­cial de In­dec, pro­duc­to de la in­ter­ven­ción des­de 2006, se uti­li­za la Ca­nas­ta Bá­si­ca Ali­men­ta­ria ( CBA) ( in­di­gen­cia) y la Ca­nas­ta Bá­si­ca To­tal (CBT) (po­bre­za), pu­bli­ca­da to­dos los me­ses por la Fun­da­ción de In­ves­ti­ga­cio­nes Eco­nó­mi­cas La­ti­noa­me­ri­ca­nas (FIEL).

De la com­pa­ra­ción sur­ge que en 2009 eran ne­ce­sa­rias 4,9 AUH pa­ra no caer en la in­di­gen­cia y 9,9 AUH pa­ra no ser po­bre.

Ha­cia el año 2015, la si­tua­ción ha­bía me­jo­ra­do le­ve­men­te en re­la­ción a la in­di­gen­cia (se ne­ce­si­ta­ban 4,8 AUH) y em­peo­ra­do en tér­mi­nos de po­bre­za (se re­que­rían 10,6 AUH).

A tono con la pér­di­da de po­der ad­qui­si­ti­vo que sur­ge del res­to de los da­tos, la si­tua­ción em­peo­ra en 2018. El re­bro­te in­fla­cio­na­rio y la de­va­lua­ción im­pac­ta­ron con fuer­za en la va­lo­ri­za­ción de la CBA y la CBT, de­te­rio­ran­do la re­la­ción con la AUH. Con los úl­ti­mos da­tos dis­po­ni­bles (sep­tiem­bre), en la ac­tua­li­dad se ne­ce­si­tan 5,4 AUH pa­ra no ser in­di­gen­te y 12,4 pa­ra no ser po­bre.

De­re­cho. El be­ne­fi­cio social lle­ga a to­dos los ni­ños, sin dis­tin­ción de la con­di­ción laboral de sus pa­dres.

Ma­cri y Stan­ley. El go­bierno va­li­dó y con­so­li­dó la he­rra­mien­ta de po­lí­ti­ca social.

“RÍO NE­GRO” Fuen­te: Elab. pro­pia en ba­se a ANSES/Da­tos de mer­ca­do.

“RÍO NE­GRO” Fuen­te: Ela­bo­ra­ción CE­PA en ba­se a Anses e IPC CABA, IPC IN­DEC, REM-BCRA

Fuen­te: Ela­bo­ra­ción pro­pia en ba­se a ANSES/FIEL. “RÍO NE­GRO”

“RÍO NE­GRO” Fuen­te: Elab. pro­pia en ba­se a ANSES/Dir. Pcial. de Est. y Cen­sos de Neu­quén

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.