Los sa­té­li­tes y su uso en el agro

La po­si­bi­li­dad de ac­ce­der a in­for­ma­ción so­bre los re­cur­sos na­tu­ra­les sin ne­ce­si­dad de mo­vi­li­zar­se ha­cia el lu­gar de es­tu­dio y con­for­mar una ba­se de da­tos histórica son al­gu­nas de las ven­ta­jas que ofre­ce la tec­no­lo­gía es­pa­cial.

Río Negro - Pulso - - Portada - INTA DA­NIE­LA ECHEVARRIA - RI­CAR­DO ZAPATA - MI­GUEL SIL­VA

Al­re­de­dor de nues­tro glo­bo te­rres­tre or­bi­tan gran can­ti­dad de sa­té­li­tes con múl­ti­ples fun­cio­nes: de po­si­cio­na­mien­to (GPS), de comunicaciones (Ar­sat-1, de industria ar­gen­ti­na), me­teo­ro­ló­gi­cos (GOES) y de mo­ni­to­reo te­rres­tre (SAC-C, de industria ar­gen­ti­na).

Los sen­so­res que po­seen per­mi­ten cap­tu­rar más in­for­ma­ción de la que po­dría vi­sua­li­zar el ojo hu­mano. Un ejem­plo de ello son las imá­ge­nes en el ran­go in­fra­rro­jo o tér­mi­co del es­pec­tro elec­tro­mag­né­ti­co que sir­ven pa­ra di­fe­ren­ciar ele­men­tos apa­ren­te­men­te igua­les ba­jo la luz so­lar. Los avan­ces tec­no­ló­gi­cos en el desa­rro­llo de es­tos sen­so­res per­mi­tie­ron me­jo­rar la re­so­lu­ción es­pa­cial de las imá­ge­nes que ge­ne­ran: mien­tras que los más an­ti­guos abar­ca­ban ki­ló­me­tros, en la ac­tua­li­dad dis­cri­mi­nan ele­men­tos a es­ca­la de cen­tí­me­tros.

Los pro­vee­do­res de imá­ge­nes sa­te­li­ta­les más co­no­ci­dos son la NA­SA (agen­cia es­pa­cial de Es­ta­dos Uni­dos) y la ESA (Eu­ro­pa). Nues­tro país cuen­ta con su pro- pia agen­cia es­pa­cial: la Co­nae (Co­mi­sión Na­cio­nal de Ac­ti­vi­da­des Es­pa­cia­les). Es­ta ins­ti­tu­ción lan­zó el sa­té­li­te Sao­com 1A a prin­ci­pios de oc­tu­bre de es­te año jun­to con la em­pre­sa In­vap. Es­te sa­té­li­te pre­sen­ta la in­no­va­ción de con­tar con un sen­sor Ra­dar (o de mi­cro­on­das) que per­mi­te ope­rar tan­to de día co­mo de no­che, sin ser afec­ta­do por la nu­bo­si­dad.

La dis­po­ni­bi­li­dad de imá­ge­nes y su ac­ce­si­bi­li­dad al pú­bli­co en ge- ne­ral tam­bién se mo­di­fi­có con el tiem­po. Tal es así que hoy en día cual­quier usua­rio pue­de des­car­gar al­gu­nas imá­ge­nes sa­te­li­ta­les y tra­ba­jar con ellas sin in­cu­rrir en enor­mes gas­tos y/o so­li­ci­tu­des a or­ga­nis­mos pú­bli­cos que con­lle­van mu­cho tiem­po.

De­bi­do a la po­si­bi­li­dad de ob­te­ner in­for­ma­ción de ex­ten­sas áreas en for­ma pe­rió­di­ca, los sa­té­li­tes se han trans­for­ma­do en una he­rra­mien­ta im­por­tan­te pa- ra con­tro­lar y mo­ni­to­rear fe­nó­me­nos am­bien­ta­les e in­ven­ta­riar re­cur­sos na­tu­ra­les. En­tre los ob­je­tos de es­tu­dio se en­cuen­tra la ve­ge­ta­ción, el cre­ci­mien­to de la su­per­fi­cie urbana, mo­di­fi­ca­cio­nes en el ta­ma­ño y cur­so de los cuer­pos de agua.

Par­ti­cu­lar­men­te, des­de el La­bo­ra­to­rio de Te­le­de­tec­ción de la EEA Valle In­fe­rior (INTA) se uti­li­zan to­das las imá­ge­nes que se en­cuen­tran dis­po­ni­bles de sa­té­li­tes de ob­ser­va­ción te­rres­tre (Mo­dis, Lan­dSat, Sen­ti­nel, SPOT, en­tre otros). Con es­te in­su­mo se rea­li­za el mo­ni­to­reo de la ve­ge­ta­ción en la re­gión del mon­te Orien­tal don­de se prac­ti­ca ga­na­de­ría ex­ten­si­va, ca­rac­te­ri­za­do por ser un sis­te­ma don­de co­exis­ten ar­bus­tos y gra­mí­neas.

Uti­li­zan­do la in­for­ma­ción ob­te­ni­da a cam­po so­bre el es­ta­do del pas­ti­zal se realizan ma­pas pa­ra di­fe­ren­ciar las zo­nas con ma­yor acu­mu­la­ción de bio­ma­sa (com­bus­ti­ble) y que po­drían au­men­tar la pro­ba­bi­li­dad de ser afectadas por in­cen­dios. Du­ran­te la épo­ca es­ti­val se mo­ni­to­rea en for­ma dia­ria el nú­me­ro de even­tos que ocu­rren, su avan­ce, in­ten­si­dad y la su­per­fi­cie que afec­tan. Ade­más las imá­ge­nes tam­bién son úti­les pa­ra es­tu­diar la evo­lu­ción de la su­per­fi­cie sem­bra­da con cul­ti­vos en el área irri­ga­da, el es­ta­do fe­no­ló­gi­co que pre­sen­ta la ve­ge­ta­ción y los cam­bios en la su­per­fi­cie des­mon­ta­da en el área de se­cano.

Otro as­pec­to a des­ta­car es la po­si­bi­li­dad de ar­mar se­ries his­tó­ri­cas de imá­ge­nes y vi­sua­li­zar có­mo su­ce­die­ron los pro­ce­sos que die­ron ori­gen al es­ta­do ac­tual en que se en­cuen­tra el pas­ti­zal na­tu­ral. Es po­si­ble ana­li­zar acon­te­ci­mien­tos del pa­sa­do sin ne­ce­si­dad de una má­qui­na del tiem­po. Las pri­me­ras imá­ge­nes sa­te­li­ta­les a las que te­ne­mos ac­ce­so co­rres­pon­den al año 1972 (Lan­dSat 1). Los sa­té­li­tes de me­nor an­ti­güe­dad, co­mo Mo­dis que co­men­za­ron a cap­tu­rar imá­ge­nes a par­tir del año 2000, pre­sen­tan una fre­cuen­cia de pa­so dia­ria so­bre nues­tro te­rri­to­rio y ge­ne­ran pro­duc­tos ca­da 16 días. La exis­ten­cia de ma­yor can­ti­dad de imá­ge­nes por pe­río­do de tiem­po fa­vo­re­ce la pre­ci­sión de los da­tos que se ob­tie­nen.

Los sa­té­li­tes brin­dan in­for­ma­ción útil a dis­tan­cia del ob­je­to de es­tu­dio, sin la ne­ce­si­dad de mo­vi­li­zar­se has­ta el lu­gar. En los úl­ti­mos años se han con­ver­ti­do en una he­rra­mien­ta in­dis­pen­sa­ble pa­ra el es­tu­dio y mo­ni­to­reo de los re­cur­sos na­tu­ra­les a ni­vel regional.

“Los sa­té­li­tes ofre­cen in­for­ma­ción de al­ta re­so­lu­ción es­pa­cial, es­pec­tral y tem­po­ral pa­ra el mo­ni­to­reo de los re­cur­sos na­tu­ra­les”. Da­nie­la Eche­va­rría, EEA Valle In­fe­rior INTA Un cla­ro ejem­plo de la for­ma en que el avan­ce tec­no­ló­gi­co pue­de me­jo­rar cua­li­ta­ti­va­men­te la pro­duc­ción.

Des­de el es­pa­cio. Un in­cen­dio vis­to a tra­vés del ojo de un sa­té­li­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.