La­gu­na Ne­gra

Cró­ni­ca de una ca­mi­na­ta en as­cen­so de 14 ki­ló­me­tros y seis ho­ras pa­ra lle­gar al re­fu­gio Ita­lia, en el Par­que Na­cio­nal Nahuel Hua­pi. ¿Nos acom­pa­ñás?

Río Negro - Voy - - Portada - INÉS BOU ABDO ines­bou@rio­ne­gro.com.ar

An­tes de ini­ciar el as­cen­so es ne­ce­sa­rio ano­tar­se en el re­gis­tro de trekking en el si­tio web del Par­que Na­cio­nal Nahuel Hua­pi.

Unos con más o me­nos ex­pe­rien­cia en mon­ta­ñis­mo y otros con ca­mi­na­tas en las bar­das del Al­to Va­lle co­mo úni­co en­tre­na­mien­to par­ten rum­bo a la la­gu­na Ne­gra, en el Par­que Na­cio­nal Nahuel Hua­pi. Su­men tre­ce –de­jan­do de la­do toda su­pers­ti­ción– en­tre ami­gos y fa­mi­lia­res.

Es di­ciem­bre y el día mues­tra to­do su es­plen­dor, con un sol que los acom­pa­ña­rá toda la tra­ve­sía. Las mo­chi­las tie­nen to­do lo ne­ce­sa­rio pe­ro sin ex­ce­der­se, por­que con el co­rrer de las ho­ras la ca­mi­na­ta se vuel­ve pe­sa­da.

La la­gu­na Ne­gra (1.650 msnm) se en­cuen­tra al fi­nal de un sen­de­ro de 14 km que co­mien­za en Co­lo­nia Suiza – a 25 km de Ba­ri­lo­che–. Se­rán en­tre cin­co y seis ho­ras de trekking de ni­vel me­dio, pe­ro con la cer­te­za de que el pai­sa­je y la ex­pe­rien­cia bien val­drán la pe­na.

Ho­ra ce­ro

Des­pués de re­gis­trar­se en el Par­que Na­cio­nal Nahuel Hua­pi, re­qui­si­to in­dis­pen­sa­ble pa­ra to­do aquel que sal­ga a la mon­ta­ña, co­mien­zan a ca­mi­nar por una huella an­cha, en una subida le­ve que pron­to se con­ver­ti­rá en un sen­de­ro más pe­que­ño. Y en­ton­ces sí el pai­sa­je se vuel­ve mon­ta- ño­so, con un bos­que en su ma­yo­ría de coihues.

A unos 3 km, apro­xi­ma­da­men­te, un cla­ro de­ja a la vis­ta el arroyo Go­ye y la sen­da continúa por de­re­cha, siem­pre bor­dean­do el cur­so de agua, en­tre coihues, pri­me­ro, y len­gas, ra­da­les, ci­pre­ses y ñi­res des­pués.

El so­ni­do del agua y el can­to de los pá­ja­ros acom­pa­ñan a los ca­mi­nan­tes. No se ven ani­ma­les, sal­vo al­gu­na la­gar­ti­ja cuan­do el sol em­pie­za a arre­ciar.

Sobre las pie­dras o al­gu­nos tron­cos se de­jan ver fle­chas o mar­cas de co­lor ro­jo in­ten­so que in­di­can que mar­chan por la sen­da co­rrec­ta. No es ne­ce­sa­rio ir con guía, só­lo es cues­tión de no ale­jar­se del sen­de­ro se­ña­li­za­do.

Más cer­ca de la me­ta

Al­gu­nos cla­ros los in­vi­tan a de­te­ner­se a des­can­sar, hi­dra­tar­se y plas­mar con la cá­ma­ra de fo­tos una na­tu­ra­le­za de be­lle­za in­des­crip­ti­ble. Y lue­go re­to­man la mar­cha, sa­bien­do que la me­ta no

es­tá tan le­jos.

El pai­sa­je em­pie­za a cam­biar con la al­tu­ra. A los 1.100 msnm só­lo que­da len­ga que se va acha­pa­rran­do ca­da vez más y em­pie­za a ver­se el cie­lo. La mi­ra­da se am­plía y se apre­cia la enor­me cas­ca­da que, con las aguas de la la­gu­na Ne­gra, da ori­gen al arroyo Go­ye.

Las fle­chas ro­jas in­di­can que hay que cru­zar el cur­so de agua y sa­ben que a par­tir de es­te mo­men­to la di­fi­cul­tad se ha­ce ma­yor.

El ca­ra­col

Ve­ge­ta­ción ba­ja y ro­cas es­car­pa­das de­fi­nen lo que vie­ne. El subida se vuel­ve más abrup­ta y hay nie­ve en bue­na par­te del tra­yec­to.

El as­cen­so es más len­to y al­gu­nas se­ña­les es­tán ta­pa­das por el man­to blan­co. En­ton­ces uno de los más ex­pe­ri­men­ta­dos va dan­do tips de dón­de pi­sar.

El ca­mino, al que lla­man “el ca­ra­col”, sube en for­ma de zig­zag pa­ra fa­ci­li­tar la ca­mi­na­ta. De to­dos mo­dos, es el tra­yec­to de ma­yor desafío fí­si­co y men­tal, no só­lo por lo em­pi­na­do y es­car­pa­do del te­rreno sino por­que hay al­gu­nos pre­ci­pi­cios y la nie­ve di­fi­cul­ta el agarre a tie­rra.

Y acá es don­de el gru­po se vuel­ve fun­da­men­tal. Ex­pli­can que “es muy im­por­tan­te pa­ra la con­ten­ción. El gru­po te da áni­mo cuan­do el ca­mino se vuel­ve di­fí­cil... se ge­ne­ra otro cli­ma”.

El pre­mio ma­yor

De pron­to lle­gan al pun­to más al­to y el pai­sa­je ma­ra­vi­lla y de­ja bo­quia­bier­tos a los ex­pe­di­cio­na­rios. Allí es­tá el pa­raí­so: la la­gu­na Ne­gra se abre al pie de los ce­rros Ne­gro y Bai­ley Wi­llis. Aún con­ge­la­da en al­gu­nos sec­to­res, es­tá ro­dea­da por pa­re­des de ro­ca ver­ti- ca­les que le dan una be­lle­za par­ti­cu­lar.

Tam­bién se ven los pi­cos ne­va­dos de los ce­rros Gor­do, Ma­rino y Ma­no­lo. Y ahí no­más, cru­zan­do la ría que da ori­gen a la cas­ca­da y al arroyo Go­ye, se le­van­ta el re­fu­gio Ita­lia.

Un ra­ti­to de des­can­so en el re­fu­gio per­mi­ti­rá sa­lir des­pués a re­co­rrer el lu­gar, ca­mi­nar por la la­gu­na he­la­da y gra­bar con la cá­ma­ra y en la re­ti­na ca­da rin­con­ci­to de es­te lu­gar de en­sue­ño.

Me­re­ci­do des­can­so

El re­fu­gio Ita­lia es­tá en la ori­lla es­te de la la­gu­na Ne­gra. Con ca­pa­ci­dad pa­ra 60 per­so­nas, ofre­ce el uso de la co­ci­na y el co­me­dor, ca­mas­tros con col­cho­nes y fra­za­das pa­ra dor­mir y tam­bién tie­ne ser­vi­cio de res­tau­ran­te y kios­co. Los va­lo­res son, por per­so­na, $ 850 pen­sión com­ple­ta, $ 570 me­dia pen­sión y $ 300 el per­noc­te.

El co­me­dor es el es­pa­cio de en­cuen­tro. Hay hoy al­re­de­dor de cua­ren­ta per­so­nas, en su ma­yo­ría jó­ve­nes. Tam­bién al­gu­nos ex­tran­je­ros. Es el mo­men­to de com­par­tir ex­pe­rien­cias y en­ri­que­cer­se con el in­ter­cam­bio en es­te lu­gar don­de lo co­ti­diano que­dó atrás y só­lo res­ta dis­fru­tar de es­te tiem­po sin tiem­po, has­ta que lle­gue el mo­men­to de em­pren­der el re­gre­so.

Con bue­na pre­pa­ra­ción fí­si­ca se pue­de su­bir y ba­jar en el día, pre­vien­do ini­ciar el re­gre­so a más tar­dar a las 15, pa­ra ase­gu­rar­se lle­gar a Co­lo­nia Suiza an­tes de la no­che.

En el úl­ti­mo tra­mo la subida es abrup­ta y to­da­vía hay nie­ve, que en­len­te­ce el as­cen­so.

Coihues, len­gas y ra­da­les for­man bos­ques es­pe­sos en el va­lle del Go­ye.

El arroyo Go­ye co­rre pa­ra­le­lo a la sen­da la ma­yor par­te del tra­yec­to.

FO­TOS FA­BIO NATALINI

La lle­ga­da. La ma­jes­tuo­si­dad de la la­gu­na, el re­fu­gio y los pi­cos ne­va­dos en­mu­de­cen a los ca­mi­nan­tes.

Unas cua­ren­ta per­so­nas com­par­ten en el co­me­dor del re­fu­gio.

El gru­po da áni­mo cuan­do el ca­mino se vuel­ve di­fí­cil.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Argentina

© PressReader. All rights reserved.